CIENCIAS OCULTAS Y ASTROLOGÍA

0
129

El humano, Como Generalmente lo interpretamos, es la parte perceptible del verdadero Espíritu, Así mismo, los planetas y todo el Universo son el aspecto perceptible del Espíritu Planetario que le gobierna y de las Jerarquías Divinas que crean y dirigen sus fuerzas. El auténtico Espíritu se manifiesta como un triple espíritu Como su Padre -Espíritu Divino, Espíritu de Vida y Espíritu Humano- y este utiliza cuatro cuerpos para poder evolucionar en los mundos inferiores y más concretamente en el físico, estos son: Cuerpo mental, de deseos, vital O etérico y físico. En total forman 7 vehículos, como siete son los planetas de nuestro sistema solar Si bien la influencia sobre la tierra proceda de doce con sus correspondientes signos del zodíaco. Los cuerpos inferiores del ser humano tienen doce centros O bien chacras -Si bien los más predispuestos para el desarrollo interno sean 7-, el cuerpo físico tiene 7 glándulas de secreción interna que están relacionadas íntimamente con las Jerarquías Creadoras llamadas por la iglesia católica: Ángeles, Arcángeles, Principado, Potencias, etc. y Ángeles, Arcángeles, Señores de la Psique, de la forma, de la Personalidad, etc. Conforme las enseñanzas esotéricas, y más concretamente con los Espíritus Planetarios de los planetas Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Saturno y Júpiter. Cada planeta emite su propia nota-clave que, a su vez, repercute sobre los diferentes cuerpos, los cuales Según el desarrollo de Cada uno de ellos, van sintonizándose En cada renacimiento.
El gran Ser que En general llamamos Dios es el Creador de nuestro sistema solar, Mas detrás de ese sistema físico existen 7 mundos O bien planos con los que están relacionadas las Jerarquías Creadoras, los 7 vehículos del Espíritu y los siete centros y glándulas que he mencionado. Por tanto, Dios ha creado, con la colaboración de las Jerarquías y de los 7 Espíritus Planetarios ante el Trono, diferentes grados de densidad de “materia” Cada uno de ellos como campo de desarrollo y progreso para sus hijos.
El humano evoluciona en el Planeta físico que es el más denso de los 7, Sin embargo, está relacionado con todos ellos y, por consiguiente, con Dios A través de esos Mundos, Jerarquías, Espíritus Planetarios, sus propios cuerpos, y la conciencia adquirida en vidas pasadas. El Ego es el ser que reencarna en los cuerpos físicos, el que siembra y recoge, y el que adquiere el progreso espiritual A través de la toma de conciencia de sus actos buenos y malos. Pero este Ego, Aunque libre en su voluntad, está aprendiendo a colaborar con Dios y con las estrellas y Todavía es ignorante de las leyes que Dios y las Jerarquías administran como lo es un pequeño que no entiende porqué le prohíben muchas cosas Aún siendo por su bien. Estas Leyes condicionan el destino de Cada uno de ellos Según sus necesidades de aprendizaje y Conforme los efectos de sus actos pasados, No obstante, lo mismo que un niño puede desobedecer cuando se le advierte de un riesgo y aprende la lección sufriendo un daño, De esta manera la humanidad evoluciona más por sus fallos y maldades que por su buena voluntad.
Ya hemos visto de una forma muy resumida, que el verdadero humano está evolucionando en el planeta Tierra Mas bajo la influencia de toda una serie de fuerzas astrológicas y espirituales que le facilitan su progreso Hasta que, en un futuro Aún muy lejano, sea un Dios Autor “como su padre que está en los cielos.” Dios, a su vez, está íntimamente relacionado con otras esferas mayores de las que utiliza sus fuerzas para su creación y perfección. Su primordial fuente hacia nosotros es el Sol espiritual así como los planetas -los que actúan de forma similar a nuestros chacras- Mas a su vez y como auxilio para Su Obra Asimismo hace uso de otras fuerzas como son: La Constelación de la Osa Mayor, las Pléyades, la Estrella Sirio y las doce Constelaciones del Zodíaco. Esas fuerzas constituyen Rayos, los que así como los planetas, emiten una serie de aspectos que en el horóscopo se reflejan como virtudes espirituales. Dicho de otra forma, representan los medios Y también ideales que el ser humano debe adquirir Por medio de lo que siembra y cosecha En cada renacimiento.
No cabe la menor duda de que cuanto más atrasada la humanidad más fallos y más maldades ha cometido y comete y, Por tanto más se ve limitada por los planetas encargados de que tome conciencia de ello, por su parte, esa línea de conducta impide la relación O sintonización con los planetas más elevados y con las vibraciones que más nos pueden beneficiar. Eso, Al fin y al cabo, era lo que ocurría en las primeras temporadas de desarrollo, y Si bien nos hemos puesto en sintonía con otros planetas benéficos, la verdad es que Solo estamos a mitad de camino. Por consiguiente, quien procura practicar y desarrollar las virtudes astrológicas no Solo se libera de las restricciones, sino También se pone en contacto con esas grandes jerarquías que están deseosas de ayudarnos. Por todo esto, la evolución de la humanidad está unida a la obra de las Jerarquías Divinas que rigen los planetas y los signos del Zodíaco, y podemos asegurar que el Zodíaco y los planetas son la clave anteriormente, presente y futuro de la humanidad.
La evolución de la humanidad se produce gracias al movimiento “hacia atrás” del Sol, lo que También se conoce como “precesión de los equinoccios.” Esta precesión del Sol A través de los signos -2150 años naturales por signo aproximadamente- es la que trae consigo las posibilidades de progreso. Los signos Capricornio y Cáncer que representan muerte y nacimiento respectivamente, son los signos que marcan las etapas más importes por donde la humanidad debe transcurrir, y cuando digo etapas me refiero Aun a las relacionadas con la religión, la ciencia, el arte, etc. Por consiguiente, podemos representar a la humanidad simbolizada por el Sol partiendo como tal cada año en Capricornio donde comienza un nuevo ciclo, Mas También comenzó De este modo su evolución hace miles de años para pasar después por precesión a Sagitario.
Este signo, mitad hombre mitad animal representa el paso de la humanidad por un estado de conciencia similar al animal. En Escorpio, símbolo de la astucia, obtuvimos los primeros principios mentales; en Libra aumentamos el entendimiento y la responsabilidad como individuos de nuestros actos para hacer frente a la justicia del karma -Ley de Consecuencia- Si con los signos precedentes adquirimos cierto progreso ética, mental y físico, con Virgo estábamos preparados para percibir el impulso de Cristo en nosotros, Esto es, preparar nuestro cuerpo-templo Para que en un futuro pueda nacer Cristo en él, Por eso Virgo representa a la Madre Inmaculada. En Leo dimos un paso más en nuestra evolución desarrollando determinados aspectos personales que nos prepararían para entrar en la temporada atlante de Cáncer. Desde el signo de Cáncer hasta los últimos grados de acuario la humanidad va a haber completado esta vuelta alrededor del Zodíaco, la que podría ser muy fácilmente la última y anterior a la Sexta Época. Por consiguiente, es posible que la segunda venida de Cristo se genere ya antes de que entremos en esa Sexta Época, ya antes de regresar a comenzar en Capricornio y ya antes de 3000 años aproximadamente.
Cuando el Sol por precesión pasó por Cáncer -signo de Agua- nos encontrábamos al principio de la Época Atlante. Aquí comenzamos a dejarnos llevar por las pasiones de Lucifer y a practicar el sexo para procrear cuerpos físicos, Por consiguiente fuimos siendo conscientes de la vida -Cáncer- y de la muerte de nuestro vehículo físico -Capricornio- A mitad de la Época Atlante, en el signo de Géminis, se desarrolló en gran parte la personalidad egoísta y trajo consigo las luchas y el derramamiento de sangre simbolizado por Caín y Abel. Tauro representa la última una parte de la Atlántida -cubierta por el agua- donde fue adorado el Toro como se representa en la Biblia respecto a los Diez Mandamientos. Cuando el Sol entró en Aries, el cordero, Empezaron a formarse las religiones y Así nació la Época Aria como sobreviviente de la Atlante donde recibimos la enseñanza que nos va a llevar a hacer que el Cristo místico nazca Dentro de nosotros antes de que Cristo tenga su segunda venida. En la época de Cristo se llamó “pescadores de hombres” a los apóstoles y el pez tuvo gran importancia Aun bastante tiempo después en la iglesia que nos prohibía comer carne en determinada fecha Para que comiéramos pescado; debíamos y Aún debemos, dominar el “deseo de la carne” y dejarnos llevar por el signo contrario de la Virgen -Virgo-
Cuando el Sol entre en Acuario En unos quinientos años aproximadamente, vendrá una nueva etapa En la religión exotérica del Cordero y el hombre imitador de Cristo, el que dio Su Vida por la humanidad, va a poder alcanzar un nivel muy respetable en su evolución espiritual preparándose De esta forma para otra etapa superior de progreso.
Las Jerarquías O bien Guías de la humanidad emiten su ayuda en forma de Rayos, los que afectan Solo a quienes han desarrollado ese grado de vibración en sus vehículos internos, Mas cuando estas Jerarquías desean limitarnos lo hacen A través de los aspectos planetarios que se reflejan en nuestro horóscopo el Como, como sabemos, es confeccionado por los Ángeles del Destino antes del renacimiento. En la Época Lemúrica, cuando la humanidad no había logrado Aún su autoconciencia, ésta tenía una “mente” más bien instintiva O infantil A través de la influencia de la Luna. Por otro lado, Marte También tenía una gran influencia En tanto que representa la energía activa que necesitamos para nuestras acciones diarias. Por último, Saturno, el obstructor que nos hace responsables, Asimismo tenía un tercer papel astrológico, Mas ni uno Solo más podía influir Por el hecho de que la humanidad no estaba preparada para ello.
Si observamos las razas, sub-razas, los continentes, la capacidad Y también ingenio de ciertos frente a otros, etc., podemos ver que hay una gran variedad de grados de desarrollo físico, ética y mental en todo el planeta. Esto quiere decir que hay personas que viven sin apenas hacer esfuerzos por progresar, que se han adaptado a su forma de vida pasiva y con tan poco razonamiento que prácticamente mueren con las pocas cualidades y muchos defectos que nacieron. Por otro lado, hay otros que se esfuerzan en trabajar, crear y responder a las circunstancias de la vida, De este modo crean muchas causas nuevas y hacen en frente de los efectos de causas pasadas. Para los primeros sobran todos los planetas excepto los tres mencionados en la temporada Lemúrica, para los segundos, ya están en juego otros planetas de los cuales han sabido aprovechar su influencia y con los cuales se identifican cada vez más. Los primeros prácticamente viven en sus emociones, sentimientos y deseos materiales, los segundos saben utilizar su psique para controlar esos aspectos, para razonar y para crear los más modernos inventos y tecnologías.
En la Época Atlante hubo otros conjuntos que, además de la mente, Comenzaron a sentir la vibración de Venus, la que representa las cosas bellas de las personas y de nuestro entorno, Mas otros muchos entonces y Aún ahora, no han conectado lo bastante con Venus y se dejan llevar por el deseo descontrolado de placeres de Marte. Unos ven belleza en la mujer Al paso que otros Sólo ven un objeto de deseo para la satisfacción de sus pasiones. Venus trajo las preciosas artes, el refinamiento ética y la elevación de la conciencia para valorar a el resto de forma distinta a la acostumbrada. La Jerarquía de Mercurio nos ayudó a desarrollar la psique, lo que hizo que, junto a la influencia de Venus, nos capacitáramos par razonar las emociones y deseos. Venus fue y es indispensable para dominar la influencia marciana Mas, para elevar a Mercurio, la mente personal, necesitamos la influencia de otro planeta mental de grado superior, este es Urano. Venus y Urano transforman la forma de pensar y de amar en un sentido casi universal.
Naturalmente que En todos y cada renacimiento vamos progresando en el dominio de las fuerzas astrológicas, Mas Asimismo Es verdad que en determinadas vidas estamos más apoyados por unos rayos que por otros Según el karma que tengamos que afrontar, Sin embargo, eso no impide la utilización inteligente y razonada de otras fuerzas gracias al conocimiento de la astrología. Hace unos años se valoraba el machismo, la fuerza bruta, el poder dominar a otros, etc. Mas El día de hoy está decayendo todo eso -sobre todo en occidente- Mientras que Todavía existe en otros continentes, razas y tribus. Hoy La enorme mayoría de los occidentales perciben y colaboran con los rayos del Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte y Saturno Mas Aún se nota mucho la influencia combinada y egoísta de Marte y Saturno Pues miramos más por nosotros, nuestra familia y nuestras cosas que por el resto, Por consiguiente debemos trabajar más con Júpiter que representa otros ideales más elevados. Según seamos capaces de sentir y poner en práctica las virtudes de Júpiter, Urano y Neptuno De esta manera nos acercaremos a la Iniciación la que nos traerá un nuevo concepto de vida en todos los sentidos, entonces amaremos con la psique y pensaremos con el corazón. Ese grado, que ciertos pocos ya han asimilado, hace Mudar nuestra aura De tal forma que, Aunque una persona no la pueda ver, sí percibirá un desarrollo espiritual notable.
Como podemos ver, el hombre va respondiendo cada vez más a las vibraciones de los planetas, va colaborando más y aprendiendo a emplear de manera voluntaria sus cualidades Mientras que da de lado sus “defectos”. No hemos tomado conciencia de todos los rayos planetarios y Actualmente, los más difíciles de asimilar, comprender y trabajar son Urano y Neptuno, Pues Plutón y el planeta que queda por descubrir no pueden influir en la humanidad Pues no estamos en se grado de vibración. La luz del Sol -Dios- llega a todos los planetas, bien de manera directa O bien reflejada, y desde allí irradian sobre la Tierra su influencia acompañada del grado de amor correspondiente a esas Jerarquías, Entonces entonces, nosotros estamos bañados por Todas esas bendiciones; la capacidad de captación y absorción va a depender del desarrollo conseguido y del esfuerzo que hagamos en el presente.
Es conveniente que los lectores sepan que cuando charlamos de Jerarquías Planetarias no nos referimos al aspecto físico de las estrellas y planetas sino a las conciencias divinas que utilizan estos cuerpos para manifestarse como nosotros lo hacemos a través del cuerpo físico. Cada una de las inteligencias planetarias tiene su propia nota-clave O virtud y color como reflejo de la única Luz procedente del Sol de donde ellos proceden. De esta forma ellos irradian su nota-clave hacia los demás cuerpos y muy específicamente al planeta Tierra, donde repercute en su aura y en el aura de los cuerpos de las personas.
Cada uno de los Espíritus Planetarios También influye sobre los reinos, las razas, sub-razas, especies, notas musicales y un largo etc. Es necesario decir para una mejor comprensión que “como es arriba es abajo”, Es decir, en la humanidad el Ego es la Luz, Dios en capacitación, y Dios se manifiesta A través de sus 7 cuerpos y, cuando llega al físico, tiene gobierno Incluso sobre las células y todo el organismo hasta el día de su muerte.
Cada espíritu reencarnante pertenece a un Rayo desde su ingreso en el proceso de individuación y desarrollo A través de los mundos. En todos y cada encarnación renace con otros rayos como Por ejemplo el de raza, Pero el Espíritu como tal, tiene tres primordiales aspectos que son los de Dios y que debe desarrollar a lo largo del proceso involutivo cara la materia y evolutivo de vuelta cara su hogar. Estos 3 aspectos son: Voluntad, Sabiduría y Actividad, y estos por su parte están relacionados con las cualidades representadas por las 3 cruces del horóscopo llamadas Fijas, Comunes y Cardinales en ese mismo orden. De estas tres cualidades generales brota una nueva división de cuatro Triplicidades -en total forman 7 aspectos- relacionadas cada una con los cuatro elementos del horóscopo -Aire, Fuego, Agua y Tierra- que representan a los mundos inferiores donde la humanidad evoluciona.
En realidad todo el horóscopo representa el estado de conciencia y evolución del individuo, Mas ese estado de conciencia está formado por muchos aspectos y elementos del mismo. Así, cada una de las cruces Cardinal, Fija y Común está compuesta de 4 signos que representan la Actividad, la Estabilidad y la flexibilidad en ese mismo orden y las 4 triplicidades están compuestas cada una de ellas por 3 signos del mismo elemento ya mencionados.
El elemento Aire -Géminis, Libra y Acuario- es mental y representa el más elevado grado de razonamiento y percepción de la psique y En realidad sintetiza las otras tres triplicidades; es la manera independiente y original de meditar separada del común de la humanidad, el genio. El elemento Tierra está representado por Tauro, Virgo y Capricornio y estos son los signos de la acción en el Planeta físico Porque el deseo material de Tauro, el servicio y trabajo de Virgo y la posición elevada y honor logrados en Capricornio merced a su esmero y absorción De esta manera lo resumen. La triplicidad de Agua -Cáncer, Escorpio y Piscis- se relaciona con los sentimientos, instintos y emociones del hombre y, como en las otras triplicidades, son signos Cardinal, Fijo y Común, que indican diferentes grados de conciencia y desarrollo personal. Pueden representar a la perfección al ánima que progresa desde los sentimientos personales activos y cambiantes de Cáncer hasta los sentimientos y emociones profundas de Piscis donde cabe el altruismo y el amor fraternal y poco el odio. Cuando estos signos son estimulados desde fuera actúan de forma personal y cuando son estimulados desde dentro actúan como iniciativa del ánima en sentido más elevado. Estos signos son los que nos ayudan a conectar con las regiones superiores Pero También son peligrosos para quienes no saben nada del auténtico significado de la magia negra. Los signos de Fuego facilitan la elevación de la conciencia y de la personalidad gracias a sus signos complementarios y mentales de Aire. La iniciativa y actividad de Aries junto a la voluntad y auto confianza de Leo llevan al individuo a buscar los ideales más elevados y a desarrollar una mente Sobre la común gracias a Sagitario.
En consecuencia podríamos resumir el significado de las Cruces como representantes de los tres poderes del Espíritu: Voluntad, Sabiduría y Actividad, y las 4 triplicidades como: Fuego, que representa al Ego; Aire, que representa el cuerpo mental; Agua, que representa el cuerpo emocional O bien de deseos; y Tierra que representa al cuerpo físico. Dicho de otro modo representan al Ego y sus cuerpos En cada renacimiento evolucionando en el Sendero de Perfección.
Estos son ciertos de los aspectos que demuestran la relación existente entre la astrología, el esoterismo y el misticismo, y Si bien podría aportar algún dato más, solo Deseo expresar mi deseo de que los lectores capten la siguiente idea: La humanidad está evolucionando desde su aspecto más animal hasta su futura perfección espiritual, lo hace a través del renacimiento y principalmente bajo la Ley de Consecuencia que devuelve a Cada uno la cosecha de lo que sembró desde el punto de vista del amor y de la Justicia Divina. Una vez admitido esto Sólo nos queda comprender que el horóscopo es una de las grandes ayudas que tenemos En cada vida Toda vez que veamos en él nuestra relación con Dios y las ayudas divinas que recibimos en nuestro peregrinaje A través de la materia.
Por tal motivo afirma la Biblia que “Dios es Luz” y que “EN Dios vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre