Cómo mantener tu fe en Dios

0
105

¿Cuánto confías en Dios? Especialmente durante tiempos difíciles, definitivamente tienes ganas de decir una oración para mejorar tu situación. Pero Dios no puede ayudarte a menos que te ayudes a ti mismo primero. Para obtener más información, sigue leyendo.

Sí, tendrás que cambiar a una mentalidad positiva antes y después de orar. Mientras oras, te comunicas con tu poder superior desde el núcleo de tu corazón y le dices a esta fuente de poder qué es lo que te está molestando y te da algunas señales o señales para ayudarte a guiar el camino correcto. Esto es lo que puedes hacer. Pero deja el resto a Dios y desapegarse, olvidando el ritual.

Nunca pierdas la fe en Dios. No quiero decir que al separarte del ritual, debas renunciar a Dios. ¡Nunca! ¡Nunca! Tenga fe y las cosas mejorarán a medida que se ayuda a contar sus bendiciones y cría con una nota positiva.

La vida no debe ser tomada en serio. Hay personas menos afortunadas que tú en esta tierra fértil y, por lo tanto, no permitas que el problema se convierta en una montaña fuera de una colina.

Sólo confía en Dios. Has orado y pedido una solución a tu problema. Todo debería funcionar bien. ¿Qué mejor manera hay que ayudar a otros y absorberlo completamente? Dios estará complacido y aliviará la carga sobre tus hombros.

Incluso en los buenos tiempos, debes recordar agradecer a Dios por cada buen evento / oportunidad / recompensa que recaiga en tu regazo. De esa manera estás bien equilibrado. Dios sabrá que simplemente no lo recuerdas en los malos momentos, sino también en los buenos. Serás una persona más feliz y los demás a tu alrededor captarán tu vibra y se volverán felices también.

Cuando ocurra una tragedia, no dejes que te moleste demasiado. Ora pero también sigue haciendo tus tareas diarias habituales, confiando en Dios. De esa manera, todavía te ayudarás a ti mismo y Dios será misericordioso contigo.

¿Qué mejor manera hay de alcanzar tu poder superior para la solución de un problema o simplemente decir gracias por un buen suceso en tu vida? Así que no pierdas tu confianza en Dios.

A veces Dios te pondrá a prueba severamente. Después de su primera oración, incluso puede arrojarle golpes más fuertes. Aparte de perder la fe en Él, mantén tu fe, sigue confiando en Él y sigue orando. Sus problemas seguramente se disolverán en poco tiempo y volverá a ser una persona alegre y feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre