Crítica A Jesús

0
131

Jesús de Nazaret es la figura central del cristianismo. Es una deidad para La mayor parte de las vertientes contemporáneas del cristianismo, Al tiempo que el islam lo considera profeta y mesías. Las enseñanzas atribuidas a Jesús han recibido críticas de otras figuras prominentes desde tiempos viejos, ciertos de los cuales han sido cristianos mismos.

Críticos tempranos de Jesús y del cristianismo son Celso en el siglo II y Porfirio en el III.[1][2] La crítica al cristianismo virtualmente desapareció de occidente en el siglo IV, cuando se convirtió en la religión oficial del estado romano. En el siglo XIX Dayananda Sarasvati y Friedrich Nietzsche fueron áltamente críticos de Jesús, con el último llegando a decir que la filosofía de Jesús era “contra natura”. Entre los críticos del siglo XX y XXI destacan Bertrand Russell, Sita Ram Goel, Ayn Rand, Christopher Hitchens y Héctor Ávalos.

1 Contemporáneos a Jesús 1.1 Judíos
1.Dos Magia y brujería

2.1 Esclavitud

3.1 Celso
3.Dos Porfirio de Tiro
3.Interpretación Friedrich Nietzsche
3.Cuatro Dayananda Sarasvati
3.Cinco Bertrand Russell
3.Seis Ayn Rand
3.Siete Sita Ram Goel
3.8 Christopher Hitchens
3.9 Sam Harris
3.10 Héctor Ávalos

Contemporáneos a Jesús[editar]

Judíos[editar]

Las comunidades fariseas y los escribas religiosos criticaron a Jesús y sus discípulos por no apegarse al judaísmo de Moisés. Ejemplos en los evangelios son la falta de rituales higiénicos (los dirigentes religiosos practicaban el lavado de manos hasta los codos, y enjuagar tazas y platos ya antes de comer—Marcos 7:1-23, Mateo 15:1-20.) Jesus es Asimismo cuestionado por comer con los publicanos (Marcos 2:15), y cosechar a lo largo del sabbat (Marcos 2:23-3:6).

Magia y brujería[editar]

En la mitad última del primer siglo y dentro del segundo siglo, adversarios judíos y paganos del cristianismo argumentaron que los milagros y exorcismos eran el producto de magia.[3]

Por tema[editar]

El teólogo y cardenal Avery Robert Dulles sostuvo la opinión de que “Jesús, Si bien denunciaba el pecado repetidamente como una forma de esclavitud ética, no dijo ni una palabra en contra de la esclavitud como institución social”, y cree que los escritores del Nuevo Testamento tampoco se oponían a la esclavitud. En un artículo publicado en el Evangelical Quarterly, el teólogo y sacerdote anglicano Kevin Giles nota que Jesús estaba siendo consciente de la esclavitud, “Pero ni una palabra dijo el Señor en su contra.” Por esto Giles cree que Jesús apoyaba la esclavitud como habría hecho cualquier persona de su temporada. Por otro lado, en ciertas traducciones (véase la Cornilescu) el primer sermón de Jesús en el evangelio Lucas es una llamada para liberar los esclavos: “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por el hecho de que me ha ungido para proclamar buenas noticias al pobre. Me ha enviado para proclamar libertad para los esclavos de guerra, …”[4][5]

Por autor[editar]

Celso[editar]

Conforme Celso, los antepasados de Jesús venían de una aldea judía.

Celso, pensador del siglo II que se opuso al cristianismo temprano, monta una crítica amplia en contra Jesus en cuanto a fundador de la fe cristiana. Celso menosprecia los recuentos evangélicos acerca de la ascendencia, concepción, nacimiento, infancia, ministerio, muerte, y resurrección de Jesús. Conforme Celso, los antepasados de Jesús venían de una aldea judía. Su madre era una pobre campesina que se ganaba la vida en la rueca. Sus milagros eran magia y su vida la de un hombre hogareño; En verdad, un rabino totalmente apegado a las prácticas judías, incluyendo sacrificios en el templo de Jerusalén. Reunió escasos seguidores a quienes enseñó los peores hábitos, como mendigar. Estos nada respetables discípulos llegaban a “diez pescadores y Dos recaudadores de impuestos”. Conforme Celso, los informes de su resurrección provinieron un mujer histérica, que Luego esparció la mentira con el resto de sus seguidores pobres y demenciales para llamar la atención.[6][7]

Celso escribe que Jesús era la más grande inspiración de los criminales contemporáneos.[8]

Celso declaró que Jesus era el hijo bastardo de un soldado romano de nombre Panthera O Pantera.[9]Hasta donde se sabe, estos cargos de ilegitimidad son el ejemplo más temprano de las declaraciones en el judaísmo que colocan a Jesús como el resultado del pecado del adulterio (véase Jesús en el Talmud). Panthera era un nombre bastante común entre los soldados romanos de aquel periodo. Resulta lingüísticamente interesante por su semejanza al adjetivo griego parthenos, que significa “virgen”.[10][11] Ciertos historiadores piensan que la tumba del soldado romano Tiberius Julius Abdes Pantera, encontrado en Malo Kreuznach, Alemania, pertenece al hombre descrito por Celso.[12]

Según Celso, Jesús no está cerca de encajar en las profecías de la biblia hebrea.

Porfirio de Tiro[editar]

El pensador neoplatónico Porfirio (c. 232-c. 304) es autor de un tratado de 15 volúmenes “Contra los cristianos”, prohibido por los emperadores Constantino y Teodosio II, del que Solo sobreviven fragmentos recolectados por Adolf von Harnack. Por ejemplo:

Incluso suponiendo que ciertos griegos fueran tan tontos como para creer que los dioses moran en las estatuas, Aun eso sería un concepto mucho más puro (de religión) que aceptar que el poder divino habría descendido al útero de la virgen María, para Luego transformarse en un embrión, ser envuelto en trapos tras nacer, alimentado con sangre y bilis, y lo que le sigue.[13][14]

Friedrich Nietzsche[editar]

Friedrich Nietzsche, filósofo del siglo XIX, hizo muchas críticas a Jesús y al cristianismo, En ocasiones llegando a usar el nom de plume de Anticristo. En Humano, demasiado humano, y El ocaso de los Ídolos Por servirnos de un ejemplo, Nietzsche acusa a Jesús y la Iglesia por su maltrato a las pasiones, particularmente sexuales: “Allá [En el sermón de la montaña] está dicho, Por ejemplo, con particular énfasis en sexualidad: ‘Si tu ojo te es motivo pensamientos impuros, ¡arráncatelo!.’ Afortunadamente, ningún cristiano obedece este precepto… El cristiano que sigue tal consejo y cree que ha matado su sensualidad se está engañando: se sostiene en la manera rara de un vampiro y tormenta en disfraces repulsivos.”[15][16] Nietzsche ve a Jesús como un mortal ultimádamente mal encausado, la antítesis de un verdadero héroe, a quien compara con la figura del héroe dionisiano. A Nietzsche le repugnaba la aclamación de Jesús a la bajeza: “¡Todo lo lastimoso, todo cuanto adolece de sí mismo, todo lo atormentado por sus sentimientos básicos, la totalidad del Mundo del ghetto, súbitamente se van arriba!”[17]

Aun Así Nietzsche afirmaba que Jesús había sido “el único cristiano De veras”. Presenta a un cristo cuya propia vida personal consistía en “bendición en la paz, en la gentileza, en la incapacidad para la enemistad”. Hay mucha crítica por Nietzsche cara la institución organizada del cristianismo y su clase sacerdotal.[18] “¿Qué son las ‘mareas de gracia’? La verdadera vida, la vida eterna se encuentra— no es prometida, está Acá, está En ti: como una vida vivida en amor…. El ‘pecado’, cada tipo de relación distanciadora entre Dios y el hombre, es abolida – Precisamente esto es el ‘la marea de gracia’. El ‘marea de gracia’ es Precisamente ya no quedan opuestos….”

Dayananda Sarasvati[editar]

Dayananda Sarasvati fue un filósofo del siglo XIX y el fundador del Arya Samaj. En su libro Satyarth Prakash criticó el cristianismo y describió a Jesús como una “gran cosa en un país de salvajes iletrados”:

“Todos y cada uno de los misioneros cristianos dicen que Jesús fue una persona muy mansa y amante de la paz. Mas En realidad él fue una persona iracible falta de conocimiento que se comportaba como un salvaje. Esto muestra que Jesús no era ni el hijo de un dios, ni tenía poder milagroso alguno. No tenía el poder de perdonar pecados. La gente virtuosa no necesita de mediadores como Jesús. Jesús vino a esparcir la discordia que aqueja al Planeta. Por consiguiente, es evidente que la farsa de Jesús como hijo de Dios, conocedor del pasado y el futuro, solvente del pecado, ha sido confabulada por sus discípulos. En realidad, él era un hombre ignorante ordinario, ni culto ni yogui.”[19]

Saraswati afirmó que Jesús no fue siquiera un hombre ilustre; mucho menos un ser divino, Puesto que una divinidad no habría mostrado su frustración en horas de agonía.

Bertrand Russell[editar]

En su ensayo de 1927, Por qué razón no soy cristiano, el filósofo y matemático Bertrand Russell señaló unas partes del evangelio donde Jesús anunció que su segunda venida ocurriría ya antes de que sus discípulos murieran (Lucas 9:27). Russell concluye que la predicción fracasó y Por tanto Jesús es un probado charlatán: “No tan sabio como otras personas han sido, y ciertamente no superlativamente sabio”.[20]

Russell creía que Jesús ‘tuvo un grado muy alto de bondad’, Mas que También había vicios notables en su carácter.[21] El ensayo reza:

A mi modo de ver hay un defecto muy serio en el caracter Moral de Cristo, y es que creía en el averno. Yo no pienso que alguna persona de manera profunda humanitaria pueda pensar en castigo eterno. Cristo tal y como es presentado en los evangelios ciertamente creía en el castigo eterno, y uno halla repetidamente una furia vengadora contra aquellos que no le prestan atención a su prédica — una actitud que no es inusual entre predicadores, Mas que de alguna forma resta de la excelencia superlativa. No encuentras Por poner un ejemplo esa actitud en Sócrates. Lo encuentras bastante tranquilo y urbanista cara la gente que no lo escuchaba; y eso es, a mi parecer, bastante más propio de un sabio tomar esa línea que tomar la línea de la indignación.[22]

Russell Asimismo expresó dudas Sobre la existencia histórica de Jesus y cuestionó la moralidad de la religión: “Digo bastante intencionadamente que la religión cristiana, tal y como se organiza en sus iglesias, ha sido y Todavía es el oponente principal del progreso ética en el Planeta.”[23]

Ayn Rand[editar]

La novelista y pensador Ayn Rand denunció la receta altruista que Jesús pasó a sus alumnos, y con ella la idea de la redención vicaria. A Rand le escandalizaba que los cristianos no sintieran indignación ante la idea de sacrificar la virtud (investida en la figura de Jesús) para expiar el vicio.[24] No sorprendentemente, la concepción que Rand tenía del amor Como consecuencia de la psique racional en busca del valor encarnado, imputa maldad a Jesús y el altruismo por el que se le conoce vulgarmente. Sirva de ejemplo el siguiente extracto de una entrevista de 1959 conducida por Mike Wallace:

Wallace: Cristo, cada dirigente ética esencial en la historia del hombre, nos han enseñado a amar al otro. ¿Por qué entonces es esta clase de amor en tu psique algo inmoral?

Rand: Es inmoral si es un amor colocado Sobre uno mismo. Es más que inmoral, es imposible. Porque cuando se te pide que ames indiscriminadamente, eso es querer sin algún estándar. Amarlos independientemente de si son buenos O malos. Se te está pidiendo que no ames a nadie.[25]

Pese a su denuncia de la fe y la existencia de la vida de ultratumba, Rand retomó la insistencia de Jesús en procurar la Dicha eterna de los individuos como una confirmación de que la ética de las religiones opera en la confusión y la inconsistencia, incluido el altruismo cristiano que pretende promover la autohumillación Acá en la Tierra.[26]

En el libro For the New Intellectual (Para el nuevo intelectual), Rand va más allá, acusando los principios judeocristianos como la doctrina del pecado original por su prominente inmoralidad. “Los males por los que lo condenan [al hombre] es la razón, la moralidad, la creatividad, la alegría — todos los valores cardinales de su existencia. No es explicar sus vicios aquello para lo que su mito de la caída del hombre fue diseñado. Lo llaman una Moral de la compasión y una doctrina de amor al hombre.” Y arremete contra los dirigentes religiosos por promover una cultura de la muerte: “No — dicen — no predican que el hombre sea malvado, el mal es ese objeto ajeno: su cuerpo. No — dicen — no desean matarlo, Sólo quieren hacer que pierda su cuerpo.”[27]

Sita Ram Goel[editar]

El historiador y activista hindú Sita Ram Goel acusó a Jesús de ser el autor intelectual del imperialismo occidental y del holocausto.[28] Goel más Aun escribe que Jesús “no es más que el artífice para legitimar la maliciosa agresión imperialista. No simboliza poder espiritual O bien rectitud Moral.”[29]

Ram Goel basó su caso en una lectura de los evangelios, que A veces retratan con desdén a los judíos que no se suscribieron al cristianismo (véase Juan 8:38-47 Por servirnos de un ejemplo). En ese marco Goel estableció paralelos entre Jesús y Adolf Hitler; siendo este último el primero en “comprender totalmente el veredicto que Jesús otorga a los judíos en los evangelios.”[30]

Ram Goel Asimismo ridiculizó lo que denominaba “el culto del Cristo desmembrado”, A través de el Como el revisionismo cristiano intenta escudar la figura de Jesús de los atroces resultados que él inspiró; como si el proselitismo de los misioneros y el expansionismo europeo tuvieran que ser entendidos por separado en calidad de pura coincidencia.

Christopher Hitchens[editar]

Autor y periodista, Christopher Hitchens crítico a Jesús y a las religiones Generalmente. En cuanto a las enseñanzas cristianas sobre el juicio final, Hitchens escribió:

“El dios de Moisés mandaba a otras tribus, incluyendo su favorita, a sufrir masacre y peste e incluso extirpación, Mas cuando la tumba se cerraba sobre sus víctimas esencialmente quedaba satisfecho a menos que se acordara de maldecir sus progenies. No es hasta el advenimiento del Príncipe de la Paz que escuchamos de la horrible idea de seguir castigando y torturando a los muertos.”[31]

Hitchens Asimismo sentía que un Jesús divino sería Aún más éticamente problemático, debido al problema del mal, preguntando:

“Si Jesús podía curar a la persona ciega que se encontraba por ahí, ¿entonces Por qué razón no curó la ceguera?”[32]

Si bien la siguiente se trata más bien de una crítica a una cristología fundamental para La mayor parte de las variantes del cristianismo, Hitchens consideró que la teología de la expiación era profundamente viciosa. En sus libro Cartas a un joven contrario afirma:

“No echaría mis pecados incontables a un chivo expiatorio ni esperaría que De este modo se fueran; apropiadamente nos mofamos de las sociedades barbáricas que practican esta repugnancia en su forma literal… [U]sted si Así lo desea puede adjudicarse la deuda del otro, O Aun ocupar su lugar en prisión. Eso sería autosacrificante. Pero no puedes asumir sus crímenes como si fueran tuyos; de entrada Porque es mentira que tú los hubieras cometido y preferirías Fallecer ya antes que haberlo hecho; en segunda Por el hecho de que esta acción imposible lo despoja de su responsabilidad individual. De esta forma todo el aparato de absolución y perdón me deja una impresión de algo confirmadamente inmoral.”[33]

Sam Harris[editar]

Sam Harris, neurocientífico y pensador, ha expresado posiciones ambivalentes en tanto a las enseñanzas de Jesús. Argumenta que A pesar de que Jesús podría haber sido un Maestro espiritual de la compasión En ocasiones, Asimismo instruyó a sus seguidores que cumplieran la salvaje ley del Viejo Testamento, y dejó detalles de De qué manera ejecutar a los herejes. Para Harris la frustración y odio que Jesús sentía cara los no cristianos va en contra de lo que los moderados religiosos contemporáneos imaginan que fue, y En verdad da mayor crédito a las interpretaciones más fundamentalistas y tradicionales donde sí se busca que los no cristianos perezcan en el averno. Dijo:

Aparte de exigir que cumpliéramos la ley del Viejo Testamento al pie de la letra, Jesús parece sugerir, en lugares como Juan 15:6, refinamientos adicionales a la práctica de matar herejes y no fieles: “Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman.” Si deseamos interpretar a Jesús metafóricamente es, Como es natural, tema nuestro. El problema con la escritura, Incluso Así, es que muchas de sus interpretaciones posibles (incluyendo La mayor parte de las literales) pueden ser usadas para justificar atrocidades en nombre de la fe.[34]

En Exactamente el mismo tenor Harris cita la versión del Evangelio Lucas de la parábola de los talentos, que termina con el personaje del rey diciendo:[35]

“Y a esos enemigos míos, que no querían que yo reinara sobre ellos, traedlos Acá y acribilladlos en mi presencia.”[36]

La exégesis acostumbra a interpretar este pasaje como un autorretrato de Jesús y sus deseos escatológicos,[37][38] y Conforme algunos defensores del cristianismo como C. S. Lewis, es debido a esta clase de declaraciones que el oyente debería sentirse lógicamente orillado a meditar que Jesús era O un lunático malvado O un Dios, más no otro filósofo O bien gurú.

Héctor Ávalos[editar]

Héctor Ávalos es Quizás el primer académico bíblico abiertamente ateo en escribir una crítica sistemática de la ética de Jesús en su libro, The Bad Jesus: The Ethics of New Testament Ethics (Jesús el malo: La ética de la ética del Nuevo Testamento). Koowon Kim, Maestro del Antiguo Testamento en Korea del Sur escribe en su reseña del libro:

Independientemente de si uno está de acuerdo O no con las conclusiones del autor, el libro es el primer desafío sistemático cara a la ética del Nuevo Testamento hecho por un académico ateo con una firme formación en la Biblia hebrea y su contexto en Próximo Oriente, aparte de versado en el Nuevo Testamento y el cristianismo temprano.

En una reseña para el Boletín de Teología Bíblica número 47 (2017): 127-128, la Dra. Sarah Rollens, académica del Nuevo Testamento en la Universidad de Rhodes, comenta:

Héctor Ávalos apunta no Solo a convencernos de que muchas representaciones de Jesús basadas en el Nuevo Testamento son ética y éticamente problemáticas, Asimismo intenta probar Cómo es que los hermenéuticos se han involucrado en tergiversaciones cuestionables para minimizar, desviar O ignorar cualquier evidencia textual que no se apegue a los estándares éticos modernos.

Por otras religiones[editar]

Crítica al cristianismo
Fiabilidad histórica de los Evangelios
Trilemma de Lewis
Inconveniente del Averno
Rechazo de Jesus
Tratado de los tres farsantes

↑ Chadwick, Henry, ed. (1980). Contra Celsum. Cambridge University Press. p. xxviii. ISBN 978-0-521-29576-5.
↑ Stevenson, J. (1987). Frend, W. H. C., ed. A New Eusebius: Documents illustrating the history of the Church to AD 337. SPCK. p. 257. ISBN 978-0-281-04268-5.
↑ Jews and Christians: the parting of the ways, A.D. Setenta to ciento treinta y cinco : the second Durham-Tübingen Research Symposium on Earliest Christianity and Judaism.
↑ Cardinal Dulles, Avery. «Development or Reversal?». First Things. Archivado desde el original el 31 de julio de 2010.
↑ Giles, Kevin. “The Biblical Argument for Slavery: Can the Bible Mislead? A Case Study in Hermeneutics.” Evangelical Quarterly sesenta y seis (1994): p. Diez http://www.biblicalstudies.org.uk/pdf/eq/1994-1_003.pdf
↑ Robert E. Van Voorst, Jesus outside the New Testament, Wm. B. Eerdmans Publishing, 2000. pp 65-sesenta y seis
↑ Raymond Edward Brown, Mary in the New Testament, Paulist Press, 1978. pp 261-262
↑ «Archived copy». Archivado desde el original el Dos de enero de 2011. Consultado el 14 de octubre de 2010.
↑ Origen, Contra Celsus1.Treinta y dos
↑ James D. Tabor, The Jesus Dynasty: The Hidden History of Jesus, His Royal Family, and the Birth of Christianity, Simon and Schuster, 2006. p 64
↑ Robert E. Van Voorst,Jesus outside the New Testament, Wm. B. Eerdmans Publishing, 2000. pp 67-sesenta y ocho
↑ James Tabor, The Jesus Dynasty (2006), pages. 64-72
↑ J. Stevenson, A New Eusebius: Documents illustrating the history of the Church to AD trescientos treinta y siete (Society For Promoting Christian Knowledge, 1957; New Edition, revised by W. H. C. Frend, page 257, 1987). ISBN 0-281-04268-ojeada
↑ Dominic Janes, Romans and Christians, page cincuenta y uno (Tempus, 2002). ISBN 978-0752419541
↑ Friedrich Nietzsche, 1895, Twilight of the Idols, Morality as Anti-nature, 1.
↑ Friedrich Nietzsche, 1878, Human all too Human: A Book for Free Spirits, The Wanderer and His Shado, aphorism 83.
↑ http://centretruths.co.uk/fahdtu/THE%20ANTICHRIST.htm
↑ The Antichrist, § 34
↑ “Hindu Nationalists of Modern India” by Jose Kuruvachira, p. Veinte
↑ Russel, Bertrand (1927). Why I am not a Christian in “Why I am Not a Christian: And Other Essays on Religion and Related Subjects,” 2004, Routledge Classics, p.13.
↑ Russell, Bertrand. «Why I am Not a Christian». www2fiu.edu. Consultado el nueve de febrero de 2017.
↑ Why I am not a Christian By Russell
↑ Russell, Bertrand. «Why I Am Not a Christian». Archivado desde el original el diecinueve de noviembre de 2006. Consultado el veinte de abril de 2007.
↑ Alvin Toffler (March 1964). «Playboy Interview: Ayn Rand». Playboy. Archivado desde el original el once de enero de 2016. Consultado el 18 de junio de 2016.
↑ . (Entrevista). Falta el |título= (ayuda)Falta el |título= (ayuda)
↑ A Critique of Ayn Rand’s Philosophy of Religion: The Gospel According to John Galt. Lexington Books. 2015. p. 33. ISBN 9780739190340. Consultado el dieciocho de junio de 2017.
↑ For the New Intellectual. Random House. 1961. p. 137. ISBN 0-451-16308-7.
↑ The Blackwell Companion to Jesus. p. 285.
↑ Freedom to build, not destroy: attacks on Christians and their institutions. Media House. 2002. p. 66.
↑ Jesus Christ: An Artifice for Aggression. 1994.
↑ Christopher Hitchens, God is Not Great, (2007) pages: 175-176
↑ Christopher Hitchens, God is Not Great, (2007) page: Recitación
↑ Christopher Hitchens, Letters to a Young Contrarian, (2001)
↑ Sam Harris, The End of Faith, (2004) page 83
↑ https://www.youtube.com/watch?v=82YIluFmdbs
↑ s:Bible (King James)/Luke#19:Veintisiete
↑ Finley, Tom. The Parable of the Talents and the Parable of the Minas (Matt. 25:14-treinta and Lk. 19:11-27). On line: «Archived copy». Archivado desde el original el 22 de febrero de 2016. Consultado el diecisiete de abril de 2015.
↑ Arland J. Hultgren, The Parables of Jesus: A Commentary, Eerdmans Publishing, 2002, ISBN 0-8028-6077-X, pp. 271-281.
Bibliografía externa[editar]

Toledoth Yeshu, traducción de Morris Goldstein Jesus in the Jewish Tradition (Jesus en la tradición judía) y Alan Humm.
– Avalos, Hector.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre