De Esta Manera

0
62

El acto Será presentado por el artista y Maestro de Escultura, Ignacio Guerra y tendrá sitio a las 20:00 horas en la Fundación Segundo y Santiago Montes. En su exposición, Alonso va a traer a la memoria de los asistentes un género de literatura, “denostado y vilipendidado”, a su juicio, y en la que, No obstante, aparecen cientos de autores que vendían miles de ejemplares -200.000 O bien 300.000 unidades por tirada- hasta convertirse en el momento de la historia de España que “más se ha leído”, ha señalado.

Entre los temas investigados por este escritor figuran temas como el erotismo O bien la pornografía, el psicoanálisis, los inventos y cultismos de la época, anécdotas, momentos históricos, enfrentamientos ideológicos, el esoterismo, la llegada de la República, la Guerra de África O los nuevos conocimientos, y se reflejaban la forma en la que eran sentidos por el pueblo entonces.

La mayor parte de estos escritores eran periodistas, Si bien También componían la nómina de autores abogados, notarios, mujeres que escribían bajo pseudónimo y, Generalmente, personas apasionantes que narraban historias sencillas, novelas breves, a Precios asequibles.

Para Enrique Alonso, esa etapa de la literatura fue el punto de partida de las reivindicaciones de los novelistas por sus derechos de autor hasta el punto de asociarse para proteger con “valentía” ese principio que Entonces “ha costado tanto” mantener, ha aseverado.

VIVIR DE LOA ESCRITURA

De esta forma, los autores empezaron a vivir de su trabajo como es el caso del abogado, escritor, periodista y editor albaceteño, Artemio Bello, que dirigiría la colección ‘La novela de Hoy’ y que editó más de 500 novelas cortas. Para el autor de ‘Algo más que palabras’, este emprendedor literario manchego pagaba 1.000 pesetas por novela, -la producción media era de 4 novelas cortas por año-, lo que, en opinión, de Alonso suponía que ganaba “más que un ministro”.

Asimismo, ha recordado al intelectual colombiano libertario y anarquista, José María Vargas Vila, que se hizo millonario con una larga lista de trabajos entre los que destacan El camino del triunfo, La conquista de Bizancio O bien su Diario personal.

Por otro lado, También ha destacado el caso de la poeta, feminista y anarquista Lucía Sánchez Saornil, que firmaba sus escritos como Luciano Sanz-Saor, para no infundir sospechas. Ella, en un principio trabajadora de Telefónica, publicó sus primeros poemas en gacetas como Plural, Manantial y la Gaceta literaria, sumándose al movimiento ultraísta y encargándose de los huérfanos de la Guerra Civil.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre