Descubre la clave para abrir el cielo

0
18

Un cielo abierto es la respuesta a todas las necesidades humanas. Lo que sea que necesite: riqueza, poder, buena salud, éxito, cumplimiento o bendiciones generales, el Señor en el cielo puede suministrarlos. Sin embargo, la pregunta es: «¿Cómo hacer que los cielos se abran y viertan estos suministros?» Este artículo está dirigido a responder esta pregunta y más.

Cuando todas las personas fueron bautizadas, sucedió que Jesús también fue bautizado; y mientras oraba, el cielo se abrió – Lucas 3: 21 (NKJV)

Y Elijah subió a la cima del Carmelo; luego se inclinó en el suelo, puso la cara entre las rodillas y le dijo a su sirviente: «Sube ahora, mira hacia el mar». … Y siete veces dijo: «Vuelve otra vez». … el cielo se volvió negro con nubes y viento, y hubo una fuerte lluvia – 1 Reyes 18: 42 – 45 (NKJV)

Dios, el creador de todo el universo, es capaz de hacer llover suministros a todos los que puedan abrir el cielo. Y tan a menudo como puedas abrir el cielo, aun así el cielo lloverá tus deseos.

Y la oración es la clave para abrir los cielos sobre ti. Tan simple como suena, cada vez que oras a Dios en el nombre de Jesús en fe, las ventanas del cielo se abrirán para ti y lloverán lo que hayas pedido.

Cristo te animó en Mateo 7: 7 – 11 a tocar y pedir lo que desees, porque se te abrirá a ti y a ti recibirá lo que solicitó; que si los hombres pueden dar buenos regalos a sus hijos solo porque ellos lo pidieron, entonces tu Padre en el cielo te dará muchas más cosas buenas porque tú se lo pediste.

Jesús también dijo en Juan 16: 23 – 24, que cualquier cosa que le pidas al Padre en Su nombre te dará; que debes pedir y recibirás para que tu alegría sea plena. Y Santiago, en Santiago 4: 2, estuvo de acuerdo con Cristo al decir que no tienes porque no pides.

Todo lo que siempre desearás es en el cielo, solo necesitas orar con fe y el cielo se abrirá para ti. El diablo lo sabe muy bien. Es por eso que haría cualquier cosa para impedirte orar a Dios en el nombre de Jesús; él enviaría distracciones o dormiría cada vez que quieras orar. Por lo tanto, resístelo y él huirá de ti – Santiago 4: 7.

La oración es la clave para abrir el cielo, úsala y recibe todo lo que quieras para que tu alegría esté llena.

Elijah necesitaba la tierra para producir sus frutos. Entonces, oró una y otra vez hasta que el cielo se abrió y dio lluvia y la tierra produjo su fruto – Santiago 5: 18, 1 Reyes 18: 42 – 45

Cuando Salomón ofreció mil holocaustos a Dios, Dios le dio cualquier cosa; Llegó a Salomón y le dijo: «¡Pregunta! ¿Qué te daré? '' 1 Reyes 3: 5. Salomón pidió un corazón comprensivo para poder juzgar a los israelitas sabiamente. Dios le dio su deseo y luego agregó riquezas y honor (1 Reyes 3: 9 – 13), en línea con Efesios 3: 20, que dice que Dios puede hacer mucho más de lo que pedimos o pensamos, de acuerdo con el poder que actúa en nosotros. Entonces, primero debes pedir en oración lo que desees.

Además, Esther oró y el cielo se abrió para ella y le otorgó su inusual favor ante el Rey. En lugar de ordenar su muerte como la ley dice si alguien debe presentarse ante el rey sin ser invitado, el rey se ofreció a entregarle hasta la mitad del reino a petición suya, a pesar de que él no envió a buscarla. , 15 – 17 y Esther 5: 2-3

La oración es la respuesta a todas sus necesidades. Cuando oras desde el corazón, el cielo abre sus ventanas y puertas, derramando sobre ti todo lo que le hayas pedido al Señor. Por lo tanto, cualquiera que sea su necesidad, ore fervientemente como lo hizo Elijah (Santiago 5: 16 – 18) en el nombre de Jesús, y Te lo prometo, tendrás un cielo abierto y tu alegría será plena.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre