] Diosa De La Estrella Sirius

0
159

La astrología occidental tiene sus orígenes A lo largo de los tiempos precristianos en Babilonia y en el antiguo Egipto.[5] En la astrología moderna occidental son reconocibles las bases y principios de interpretación Como Asimismo los cálculos, que son heredados de la astrología helenística que a su vez los heredó de la grecoegipcia Alejandría. Es a partir de ese entonces que brota la astronomía como un sistema de observación y detección matemática del cielo libre de interpretaciones, manteniéndose A lo largo de mucho tiempo como una ciencia auxiliar de la astrología.[6]

La astrología tiene en Europa una historia accidentada. Fue atacada y marginada tras la elevación del cristianismo como la religión de estado del imperio romano. Mas en las postrimerías de la Edad Media recuperó su reputación, y desde el Renacimiento hasta el siglo XVII, era aceptada como una ciencia. No obstante y a raíz de la Ilustración, perdió verosimilitud entre los académicos. Desde 1900 brotó un nuevo interés en la astrología y desde 1960, merced al movimiento de la nueva era que apareció en el hemisferio occidental, ella recuperó su popularidad.[7]

La ciencia moderna estudia a la astrología actual desde la perspectiva de las ciencias de la religión y de la historia cultural.[8] Se han llevado a cabo estudios empíricos para llegar a la conclusión de que las interpretaciones de la personalidad hechas desde la astrología son estadísticamente insignificantes y que los mismos resultados pueden ser logrados por azar.[9]

1 Etimología
Dos Historia 2.1 Antigüedad 2.1.1 Egipto helenístico
2.1.2 Grecia y Roma
2.1.Leída Objeciones en la antigüedad

2.2.1 India
2.2.2 Planeta musulmán
2.2.Ojeada Europa
2.2.4 Objeciones medievales

3.1 Occidental
3.2 Hindú
3.Lectura China y Este asiático

4.1 Antigüedad
4.Dos Medioevo
4.Recitación Renacimiento
4.4 Modernos

6.1 Eficacia
6.Dos Ausencia de mecanismos y consistencia

7.1 Política y sociedad occidentales
7.2 India y Japón
7.Interpretación Literatura y música

11.1 Libros 11.1.1 Astrológicos
11.1.Dos Científicos y filosóficos
11.1.Repaso Conferencias
11.1.Cuatro Enciclopedias
11.1.5 Históricos

11.2.1 Astrológicas
11.2.2 Científicas
11.2.Recitación Filosóficas
11.2.Cuatro Históricas

11.3.1 Enciclopedias
11.3.Dos Diccionarios
11.3.Lectura Conferencias 11.3.3.1 Científicas

La palabra astrología proviene del latín astrologĭa /astrologuía/ y esta del griego ἀστρολογία /astrologuía/.[10] Está compuesta por las palabras άστρον /ástron/ ‘estrellas’, que por su parte viene de ἀστῆρ /astḗr/ ‘estrella’, ‘constelación’, y λόγος /lógos/ ‘compendio’, ‘tratado’, ‘discurso’; en este caso su significado se relaciona más con «discurso», Puesto que λογία /loguía/ es un sufijo que denota, Por norma general, disciplina O bien material de enseñanza.[10]

El lexema ἀστῆρ /astḗr/ está vinculado con las raíces protoindoeuropeas *ster~/*~stel (sust.) ‘estrella’ presente en la palabra castiza «estrella» que llega desde la latina «stella». También puede vérsele en: astronomía, asteroide, asterisco, desastre, desastroso y muchas otras.[11]

El lexema ~λογία /logíā/ viene de λόγος /lógos/ ‘palabra’, ‘expresión’ y está vinculado a la raíz indoeuropea *leg~ ‘coger’, ‘escoger’, más el lexema ~ία /~íā/ ‘acción’, ‘cualidad’. Este vocablo pasó a significar «discurso» y después «tratado» y «ciencia». Puede vérsela en: biología, cardiología, dermatología, enología, meteorología, metodología y muchas más.[12]

Etimológicamente hablando la astrología es «el discurso sobre las estrellas», que se centra en mayor medida en el sol, la luna y los planetas del sistema solar y, en menor medida, en las estrellas; como Por poner un ejemplo: Espiga, Antares y Regulus, y en galaxias como Andrómeda.

Muchas culturas, como la hindú,[b] la china, la maya y otras más, le han atribuido importancia a los acontecimientos astronómicos Por lo que desarrollaron elaborados sistemas para predecir los eventos terrestres basándose en las observaciones de la bóveda celeste. En Occidente, la astrología muy a menudo consiste en un sistema de horóscopos —diagrama que representa al cielo al momento de algún evento—, y en la interpretación O bien lectura de la carta astral —gráfico que representa al firmamento al instante del nacimiento de una persona—, lo que les permite a La mayoría de astrólogos de oficio comprender el pasado, conocer el presente y predecir el futuro,[13] buscando De esta forma explicar las características de la personalidad de un individuo basándose en las posiciones del sol, la luna y otros cuerpos celestes.

Después del trescientos treinta y dos a.

Se estima que la astrología existe desde por lo menos el segundo milenio ya antes de nuestra era y sus raíces parecen ser los calendarios agrícolas que se empleaban para predecir los cambios estacionales y para interpretar los ciclos celestes como señales de comunicación divina.[14] Una forma de astrología se practicaba A lo largo de la primera dinastía mesopotámica (1950-1651 a. C). La astrología china se desarrolló A lo largo de la dinastía Zhou (1046-256 a. C). Después del trescientos treinta y dos a. C. la astrología helenística se mezcló con la astrología decánica de origen egipcio, concretamente de Alejandría, creando lo que se conoce como el horóscopo astrológico. La conquista de Asia Menor por Alejandro Magno permitió la propagación de la astrología a las antiguas Grecia y Roma. En esta última, la astrología fue asociada con la «sabiduría caldea». Tras la conquista de Alejandría por una parte de los musulmanes, en el siglo VII, la astrología fue estudiada por los eruditos islámicos quienes tradujeron los textos helenísticos al árabe preclásico y al persa medio. A lo largo del siglo XII los textos árabes fueron importados a Europa y traducidos al latín, lo que ayudó a comenzar el Renacimiento europeo cuando los primordiales astrónomos como Galileo Galilei (1564-1642), Tycho Brahe (1546-1601) y Johannes Kepler (1571-1630); fungían como astrólogos de las respectivas cortes reales de sus países. En la literatura renacentista aparecen referencias astrológicas en las obras de poetas como Dante Alighieri (1265-1321) y Geoffrey Chaucer (1343-1400) y de dramaturgos como Lope de Vega (1562-1635), Christopher Marlowe (1564-1593), William Shakespeare (1564-1616) y Pedro Calderón de la Barca (1600-1681).

Durante su historia, la astrología fue aceptada en los contextos políticos y académicos como una tradición erudita y era parte integral de otros estudios como la astronomía, la alquimia, la meteorología y la medicina.[15] Hacia el final del siglo XVII, nuevos conceptos como el heliocentrismo de la astronomía y la mecánica newtoniana de la física, pusieron en duda los fundamentos de la astrología, logrando con ello que exactamente la misma perdiese su posición académica y teórica, y por esto la creencia común en ella se ha ido reduciendo en gran medida.[16]

Antigüedad[editar]

La astrología, en su acepción más amplia, es la busca de la lógica O el sentido del cielo.[17] Las primeras evidencias de esta busca datan desde hace veinticinco 000 años y consisten en marcas en huesos y en paredes de cuevas, que demuestran que los ciclos lunares habían sido estudiados por los humanos en un intento consciente para medir, registrar y predecir los cambios estacionales.[18] Este fue el primer paso para registrar la influencia de la luna sobre las mareas y los ríos; y un primer paso para la creación de un calendario común a estos Dos tipos de influencias.[19] Los Problemas agrícolas se resolvieron con el aumento de los conocimientos de los momentos en los que las constelaciones aparecen Durante las distintas estaciones del año, lo que permitió relacionar la presentación en el cielo de ciertos conjuntos de estrellas con las inundaciones anuales O bien los instantes estacionales propicios para ciertas actividades.[20] Ya para el tercer milenio antes de Cristo, varias civilizaciones tenían un sofisticado conocimiento de los ciclos celestes que usaron para orientar los templos De semejante manera que quedasen alineados con el orto helíaco de las estrellas.[21]

Tablilla de Venus de Ammisaduqa fue recopilada en Babilonia aproximadamente en el año 1700 a.

Hay evidencias dispersas que sugieren que las inmemoriales y conocidas referencias astrológicas son copias de textos Aún más ancestrales escritos Durante la antigüedad. Existen reportes realizados durante el reinado del rey Sargón I de Acad (2334-2279 a. C.) que afirman que la Tablilla de Venus de Ammisaduqa fue recopilada en Babilonia aproximadamente en el año 1700 a. C.[22] Una serie de rollos, los textos de los tiempos del Viejo Testamento (alemán: Texte aus der umwelt des Alten Testaments), documenta el empleo temprano de la astrología electiva, dubitativamente atribuido al gobierno de Gudea de Lagash (c. 2144-2124 a. C.), en el que se describe De qué forma los dioses le revelaron en sueños cuáles constelaciones le serían más favorables para construir su planeado templo.[23] Sin embargo, existe controversia sobre si Verdaderamente estos rollos registran fielmente los hechos O si simplemente fueron atribuidos a esos gobernantes en temporadas posteriores. La evidencia más remota Y también indiscutible del uso de la astrología como un sistema integrado de conocimiento es, Por consiguiente, la que se le atribuye a los registros de la primera dinastía mesopotámica (1950-1651 a. C). Esta astrología tenía cierto paralelismo con la helenística —conocida El día de hoy como astrología occidental—, incluyendo al zodiaco, un punto vernal cerca a los 9° de Aries, el aspecto trígono, las exaltaciones planetarias y las doce divisiones de 30° cada una (dodecatemoria).[24] No obstante, los babilonios consideraron a los eventos celestes como posibles señales más que como causas de eventos físicos.[24]

El sistema astrológico chino fue confeccionado A lo largo de la dinastía Zhou (1046-doscientos cincuenta y seis a. C.) y prosperó A lo largo de la dinastía Han (siglos ii a. C. al ii d. C). En este sistema todos los elementos conocidos en la tradición china: la doctrina del yin y el yang, la teoría de los 5 elementos, el Cielo y la Tierra, la Moral confuciana; fueron unidos para formalizar los principios filosóficos de la medicina tradicional china, el feng shui, que en la antigua china era una suerte de geomancia, la astrología y la alquimia chinas.[25]

Egipto helenístico[editar]

Tras la ocupación de Alejandro Magno en el 332 a. C., la cultura en Egipto pasó a ser helenística. Tras su conquista éste funda la urbe de Alejandría, convirtiéndose en el sitio en donde la astrología babilónica se mezcló con la astrología decánica egipcia y generó la astrología horoscópica. Esta última abarcaba al zodiaco babilónico con su sistema de exaltaciones planetarias, a las triplicidades de los signos y a la importancia de los eclipses. Se utilizó el concepto egipcio de dividir el zodiaco en treinta y seis decanatos de diez grados Cada uno de ellos, con énfasis en el decanato ascendente y el sistema griego de los dioses planetarios, signo solar y los cuatro elementos.[26] Los textos del siglo II a. C. predecían las posiciones de los planetas en los signos del zodiaco en el instante de la salida de ciertos decanatos, particularmente Sotis,[27] diosa de la estrella Sirius. El Tetrabiblos, obra del astrólogo, astrónomo, químico, geógrafo y matemático Claudio Ptolomeo (90 O 100-ciento sesenta y ocho O ciento setenta a. C) quien vivió en Alejandría; se configuró como la base de la astrología occidental y fue considerada obra de referencia entre los escritores astrológicos Durante más de mil años.[28] Durante el siglo I a. C. el zodiaco de Dendera compartió con la astrología babilónica 2 signos: Libra y Escorpio. En el 525 a. C., Egipto fue conquistado por los persas.[29]

Grecia y Roma[editar]

La conquista de Asia Menor por Alejandro Magno, expuso a los griegos a las ideas provenientes de Siria, Babilonia, Persia y Asia Central.[30] Alrededor del doscientos ochenta a. C., Beroso el Caldeo, sacerdote de Bel en Babilonia, se trasladó a la isla griega de Cos para enseñar la astrología de la cultura babilónica.[31] Para el siglo I a. C., existían 2 variedades de astrología; la que usaba horóscopos para describir el pasado, presente y futuro; y la astrología teúrgica que hacía hincapié en la ascensión del Ánima cara las estrellas.[32] La influencia griega cumplió una función crucial en la transmisión de la teoría astrológica a Roma.[33]

La primera referencia clara sobre la astrología en Roma, viene del orador Catón el Viejo (234-ciento cuarenta y nueve a. C.), quien en el ciento sesenta a. C. advirtió a los capataces agrícolas de no consultar a los caldeos[34] a quienes describió como los «observadores de estrellas».[35] Babilonia —conocida También como Caldea— fue tan identificada con la astrología que entre los griegos y los romanos la expresión «sabiduría caldea» se convirtió en sinónimo de adivinación Mediante la observación de los planetas y las estrellas.[36] El poeta y satírico romano Décimo Junio Juvenal del siglo II, se quejó de la permanente influencia de los caldeos, diciendo «[…] Mas en los caldeos Va a ser mayor la confianza: todo cuanto diga un astrólogo creerán que ha sido traído de la fuente de Ammón, […]».[37]

Uno de los primeros astrólogos que llevó la astrología hermética a Roma fue el gramático de la lengua griega, de la lengua egipcia y comentarista literario egipcio Trasilo de Mendes (c. Segunda mitad del siglo I a. C.-Primera mitad del siglo I), astrólogo del emperador Tiberio[33] (42 a. C.-Treinta y siete d. C.), quien fue el primero en tener un astrólogo en su corte,[38] Aunque su predecesor el césar Augusto (sesenta y tres a. C.-Catorce d. C.) se apoyó en la astrología para legitimar sus derechos imperiales.[39]

Objeciones en la antigüedad[editar]

El jurista, político, pensador, escritor y orador Cicerón (106-cuarenta y tres a. C.) postuló la objeción de los gemelos, los que nacen con poca diferencia de tiempo Pero sus personalidades pueden ser realmente diferentes. Este postulado fue desarrollado Después por San Agustín.[40] Cicerón sostuvo que, la influencia de los planetas que están alén de la Luna podrían tener solo una pequeñísima influencia en la Tierra en comparación con su satélite.[41] También argumentó que si la astrología explica todo sobre el destino de una persona, entonces se omite, erróneamente, el perceptible efecto de las capacidades heredadas y la crianza de los hijos sobre el destino de los individuos; los cambios en la salud merced a las medicinas O los efectos del clima en las personas.[42]

El pensador griego sofista Favorino (80-160) argumentó que era absurdo imaginar que las estrellas y los planetas afectan a los cuerpos humanos de exactamente la misma forma en que afectan a las mareas,[43] y es igualmente absurdo que pequeños movimientos en los cielos ocasionen grandes cambios en el destino de las personas. El médico y filósofo griego del escepticismo pirroniano Sexto Empírico (c.160-c.210) arguyó que era absurdo vincular atributos humanos con los mitos sobre los signos del zodiaco.[44] El filósofo y orador griego Carnéades (c. 214-c. Ciento veintinueve a. C.) alegó que la creencia en el destino niega el libre arbitrio y la ética; que las personas nacidas en diferentes instantes pueden Morir Todas en El mismo accidente O batalla; y que, contrariamente a las uniformes influencias de las estrellas, tribus y culturas son Todas y cada una diferentes.[45]

El filósfo griego neoplátonico Plotino (205-270) planteó que, En tanto que las estrellas fijas son mucho más distantes que los planetas, es risible imaginar que el efecto de los planetas sobre la humanidad deba depender de su posición con Con respecto al zodiaco. Asimismo sostuvo que es falsa la interpretación que afirma que las conjunciones de la Luna con los planetas, sean tan benéficas como llena esté la Luna, y maléficas como menguante esté; Según Plotino esto es Evidentemente falso, Puesto que desde el punto de vista de la Luna, la mitad de su superficie Siempre y en toda circunstancia va a estar iluminada por la luz solar. Debido a la perspectiva desde la Tierra, menguante debería ser mejor, Pues la Tierra recibe algo de luz de Luna, Mas cuando desde nuestra perspectiva ella está llena, la faz que mira a la Tierra está oscura, Por lo tanto debería ser malo.[46]

Medievo[editar]

India[editar]

Los principales textos sobre los que se basa la astrología clásica de la India son las primeras recopilaciones medievales, Especialmente la Brihat Parashara Hora Sastra (AITS: Bṛhat Parāśara Horā Śāstra) y la Saravali (AITS: Sārāvalī), esta última fue escrita por Kalyanavarman (AITS: Kalyāṇavarman). La Hora Sastra es una obra compuesta de 71 capítulos, de los que la primera parte, capítulos 1 a 51, data entre el siglo VI hasta principios del VII; y la segunda parte, capítulos cincuenta y dos a 71, data del siglo VIII en adelante. Del mismo modo la Saravali puede fecharse alrededor del año 800 d. C.[47] Las traducciones al inglés de estos textos fueron publicadas por N. N. Krishna Rau y V. B. Choudhari en 1963 y 1961, respectivamente.

Planeta musulmán[editar]

Tras la conquista de Alejandría por los árabes en el siglo VII y la fundación del califato abasí en siglo VIII, la astrología fue estudiada por los eruditos árabes. El segundo califa abasí Al-Mansur (712-775), fundó la urbe de Bagdad A fin de que fuese un centro de aprendizaje, incluyendo en su diseño una biblioteca de traducciones que fue conocida como la «Casa de la sabiduría» (en árabe en árabe, بيت الحكمة /Bayt al-Hikmah/), que fue la encargada de continuar desarrollando la herencia cultural y promovió ampliamente la traducción de los textos astrológicos helenísticos al árabe preclásico y al persa medio. Los primeros traductores incluyen a Mashallah ibn Athari, que ayudó a seleccionar el momento propicio para la fundación de Bagdad,[48] y a Sahl ibn Bishr, Asimismo conocido como «Zael», cuyos textos tuvieron directa influencia sobre los astrólogos europeos posteriores como Guido Bonatti del siglo XIII y William Lilly del siglo XVII.[49] Los conocimientos habidos en los textos árabes, llegaron a Europa merced a las traducciones al latín en el siglo XII. Estos saberes fueron uno de los impulsores del Renacimiento europeo.

Europa[editar]

El primer libro astrológico publicado en Europa fue el Liber Mundi Planetis et Climatibus (Libro de los planetas y zonas del Mundo), que apareció entre el 1010 y el 1027, y que pudo haber sido escrito por Gerberto de Aurillac (c. 945-1003), papa Silvestre II.[50] El Tetrabiblos de Claudio Ptolomeo fue traducido al latín por Platón de Tívoli en 1138.[50] El teólogo dominico Tomás de Aquino (1224 O bien 1225-1274) siguió la propuesta aristotélica de que las estrellas gobiernan el imperfecto cuerpo «sublunar», en un intento por conciliar la astrología con el cristianismo que afirmaba que Dios gobierna el Alma.[51] Diríase que el matemático, astrónomo, astrólogo y médico italiano del siglo XIII, Campano de Novara (1220-1296), fue quien ideó el sistema de las casas astrológicas que divide la prima vertical en «casas», Todas ellas en arcos iguales de 30°,[52] Si bien este sistema ya estaba siendo usado en el Oriente.[53] El astrónomo del siglo XIII Guido Bonatti escribió el Liber Astronomicus (Libro astronómico), del que Enrique VII de Inglaterra era propietario de una copia hacia finales del siglo XV.[52]

En la cántica del Paraíso, que es la parte final del poema medieval la Divina Comedia, el poeta italiano Dante Alighieri hace referencia a los planetas astrológicos con lujo de detalles,[54] Si bien adaptando la astrología tradicional a su opinión del cristianismo. Por ejemplo: usa el pensamiento astrológico en sus premoniciones sobre la reforma a la cristiandad.[55]

Objeciones medievales[editar]

En el siglo VII, Isidoro de Sevilla (c.556-636) en su Etimologías (Etymologiae O bien Originum sive etymologiarum libri viginti) sostuvo que la astronomía describe los movimientos de los cielos, Al tiempo que la astrología tenía Dos partes: una era científica, que describe los movimientos del Sol, la Luna y las estrellas; y la otra que hace predicciones es teológicamente errónea.[56][57] En contraste, en el siglo XIV John Gower (1330-1408) definió a la astrología como esencialmente limitada a la elaboración de predicciones.[56][58] La influencia de los astros estaba dividida por su parte en astrología natural, Por poner un ejemplo: los efectos en las mareas y el crecimiento de las plantas, y la astrología judiciaria, con sus predicciones de los presuntos efectos en las personas.[59][60] No obstante, el incrédulo del siglo XIV Nicolás Oresme (c. 1323-1382), incluyó la astronomía como una parte de la astrología en su Livre de divinacions (Libro de adivinaciones).[61] Oresme sostuvo que los enfoques de su época sobre la predicción de plagas, guerras y sobre el clima, eran inadecuados, Mas que tales predicciones eran un campo válido de investigación. Sin embargo, atacó el uso de la astrología para escoger el momento de las acciones —la llamada astrología judiciaria— como completamente falsa, y rechazó que la acción humana esté sujeta a la determinación de las estrellas debido a la existencia de la libre voluntad.[61][62] El fraile Laurens Pignon (c. 1368-1449)[63] rechazó asimismo Todas las formas de adivinación y determinismo, incluyendo el astral, en su obra Contre les devineurs (En contra de los adivinadores; 1411).[64] Esto estaba en oposición a la tradición llevada por el astrónomo árabe Albumasar (787-886) cuyas obras Introductorium in astronomian (Introducción a la astronomía) y De magnis coniunctionibus (Sobre La gran conjunción), sostenían el enfoque de que tanto las acciones individuales como la historia a gran escala son determinadas por las estrellas.[65]

Renacimiento[editar]

Los eruditos del Renacimiento a menudo practicaban la astrología. Gerolamo Cardano (1501-1576) levantó el horóscopo del rey Eduardo VI de Inglaterra (1537-1553); a su vez John Dee (1527-1608 O bien 1609) fue el astrólogo personal de Isabel I de Inglaterra (1533-1603). En 1566, Catalina de Médici (1519-1589) le pagó a Nostradamus (1503-1566) Para que verificase la predicción hecha por su consultor astrológico el obispo Luca Gaurico (1475-1558), sobre la muerte de su esposo el rey Enrique II de Francia (1519-1559). Los primordiales astrónomos que fungían como astrólogos para las cortes reales incluyen a Tycho Brahe (1546-1601) para la corte real de Dinamarca, Johannes Kepler (1571-1630) para los Habsburgo y Galileo Galilei (1564-1642) para los Médici. El astrónomo y astrólogo espiritual Giordano Bruno (1548-1600) fue quemado en la hoguera en Roma en 1600 acusado de herejía;[66] el fundamento procesal se basó en múltiples puntos, entre los que se hallan: «Decir que existen múltiples mundos; tener opiniones convenientes sobre la metempsicosis y sobre la transmigración del espíritu en otros humanos después de la muerte; y por ocuparse en asuntos de magia y adivinación».[67] La distinción entre astrología y astronomía no era completamente clara en este tiempo. Con cierta frecuencia, los avances en astronomía se debían al deseo de prosperar la exactitud de la astrología.[68]

Durante la época isabelina en Inglaterra, fueron muy populares las efemérides, que contienen complejos cálculos astrológicos y astronómicos; y los almanaques, que interpretaban los sucesos celestes para su empleo en medicina y para la elección de los instantes propicios para el sembradío.[69] En 1597, el matemático y médico inglés Thomas Hood (1799-1845), fabricó un conjunto de instrumentos de papel que utilizó para superponer las órbitas de los cuerpos celestes, dichos instrumentos dejaban a los estudiantes conocer las relaciones de las estrellas fijas O constelaciones con el medio cielo y las doce casas astrológicas.[70] Las herramientas de Hood Asimismo ilustran, con fines pedagógicos, las relaciones entre los signos del zodiaco, los planetas y las partes del cuerpo humano que se creían gobernadas por planetas y signos.[70][71] Si bien, la presentación de Hood fue innovadora, su información astrológica era en gran medida la ya conocida, la cual fue O tomada del disco astrológico de Gerardus Mercator (1512-1594) que este último elaboró en 1551, O bien de una fuente utilizada por Mercator.[72][73]

En Inglaterra la astrología alcanzó su cenit en el siglo XVII.[74] Los astrólogos eran los teóricos, los estudiosos y los ingenieros de la sociedad, Asimismo daban asesoramiento personal a cada monarca. Entre otras cosas, estos aconsejaban sobre el mejor instante para hacer un viaje O bien recoger la cosecha, diagnosticaban enfermedades físicas O mentales y hacían prescripciones médicas; y predecían desastres naturales. Todo esto se sustentaba en un sistema en el que el Todo —la gente, el Planeta, el universo— está interconectado. La astrología coexistió tranquilamente con la religión, la magia y la ciencia.[75]

Ilustración y Edad Moderna[editar]

La astrología fue considerada por los pensadores de la Ilustración como el ejemplo arquetípico de la superstición, la creencia en fuerzas ocultas y superiores.[76] Para ellos, la lucha contra la astrología parecía ser una batalla general, Como un compromiso político con el secularismo y el racionalismo en contra del oscurantismo. Paradójicamente, los argumentos críticos contra la astrología parecen más retóricos que lógicos, utilizando principalmente argumentos polémicos[77] O bien de autoridad,[78] en sitio de un enfoque razonado.

Cara finales del siglo XVIII, época del triunfo racionalista, es cuando se da el divorcio definitivo entre la astronomía y la astrología. El siglo XIX es científico. En Francia, la astrología quedó limitada a círculos esotéricos clandestinos como espiritistas, cabalistas, teósofos y otros.[79] En el Imperio británico, su estado evolucionó con el teósofo Alan Leo (1860-1917), quien realizó un análisis más categórico para las predicciones, basándose en que el carácter forja el destino.[80] Por el contrario, un compilador inglés de almanaques, Richard Saunders, siguió el espíritu de la temporada e imprimió un irónico Discourse on the invalidity of astrology (Discuso sobre la invalidez de la astrología); Mientras que en Francia el Diccionario de Pierre Bayle de 1967 sostenía que el tema era pueril.[81]

En el siglo XX, la astrología pasó por un renacimiento popular como parte del espiritualismo y Después, como una parte de la filosofía de la nueva era, y Por medio de almanaques, gacetas y programas de radio y TV.[82] Las nuevas versiones incorporan afirmaciones sobre los valores simbólicos de los planetas que orbitan más allá de Saturno y de los asteroides, así como nuevas teorías, como la astrología estadística[83] A principios de este siglo, la astrología reaparece en el campo científico Mediante la Psicología profunda desarrollada por Carl Gustav Jung (1875-1961),[84][85] A lo largo de su exploración de los símbolos antiguos, dijo descubrir, Pese a todo, una fuerte relación entre la astrología y la Sicología:

Principios y práctica[editar]

Los partidarios de la astrología la han definido como un lenguaje simbólico, una forma de arte, una ciencia y un método de adivinación.[86][87] Aunque La mayoría de los sistemas culturales con raíces comunes, comparten las filosofías antiguas astrológicas que influyeron en unos y en otros; muchos tienen metodologías únicas que difieren de las desarrolladas en Occidente. Tales sistemas incluyen la astrología hindú, conocida Asimismo como astrología india y en tiempos modernos se le refiere como astrología védica; y la astrología china. Estas Dos últimas civilizaciones han influido en la historia cultural del Mundo.

Occidental[editar]

La astrología occidental clásica es el estudio de los efectos de los cuerpos celestes como el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno; las estrellas fijas y algunas veces los nodos lunares en relación con el Mundo «sublunar». Presupone un Universo geocéntrico y finito. La influencia de los cuerpos celestes es diversamente considerada como el absoluto determinante de todos y cada uno de los movimientos de los 4 elementos «sublunares», que la física aristotélica acepta como base para la descripción de esta influencia —sobre los 4 humores—, algo modificada por los conceptos neoplatónicos. Tal influencia puede ser direccional, Esto es, que las tendencias pueden ser cambiadas por las futuras influencias astrales O por la intervención de un ente sobrenatural, por lo general el hecho de preguntar O bien preguntar a un astrólogo O a un sacerdote. También puede ser meramente indicativa de la voluntad divina. Así definida, la astrología occidental no pudo haber existido ya antes de la temporada helenística y, desde Luego, no es la misma que la babilónica, la egipcia O bien la hindú.[88]

Los movimientos de los cuerpos celestes son analizados por su desplazamiento A través de los signos del zodiaco, el Como consiste en doce divisiones espaciales de la eclíptica; y por sus aspectos, que son las relaciones angulares entre estos cuerpos celestes. Asimismo se estudia su ubicación en alguna casa astrológica, que son las doce divisiones espaciales del cielo.[89] La imagen que se tiene de la astrología en tiempos modernos, se deriva de la que hacen los medios masivos de comunicación, que por lo general reducen la astrología al signo solar, O sea, solo consideran al signo zodiacal en el Como el Sol se hallaba a la fecha de nacimiento de un individuo. Esto solo representa el ocho % del horóscopo total.[90]

Visualmente, el horóscopo es un mapa circular del cielo, llamado técnicamente radix, con la tierra en el centro que expresa el conjunto de relaciones para la hora y sitio en que tuvo lugar el evento elegido. Estas relaciones contemplan los «siete planetas», los doce signos del zodiaco y las doce casas, que indican tendencias hacia la guerra, el amor, entre otras.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre