Disminuya la velocidad y haga mucho más en menos tiempo

0
138

¿Te sientes estresado y abrumado? Tal vez te estás esforzando demasiado. Tener prisa constante reduce tus niveles de energía y te niega la satisfacción. Estás marcando casillas en tu lista de trabajo en lugar de participar en experiencias significativas.

Es hora de comenzar a lograr más con mayor facilidad. Piensa en estas 3 acciones la próxima vez que te esfuerces por darte prisa.

Hacer menos

1. Establezca su prioridad. ¿Cuál es tu significado de éxito? Dedica la mayor cantidad de tiempo y energía posible a las experiencias que te importan. Reduzca la dedicación a cosas que no son importantes para sus objetivos. Aprende a decir con tacto no a las diversiones.

2. Presupuesta tu tiempo. Sea sensato sobre exactamente lo que puede lograr en un solo día. Si a menudo se está atrasando con el cronograma, haga un seguimiento de cuánto tiempo realmente toman algunas de sus tareas habituales. Bloquee su tiempo y ofrézcase un amortiguador entre compromisos.

3. Cambie sus requisitos. Sepa cuándo lo suficientemente bueno es aceptable. Tal vez desee aspirar a una A más cuando se trata de la crianza de los hijos, pero puede vivir con una B menos al lavar su automóvil.

Sé consciente

1. Planifica tu día. Sepa a dónde va su tiempo. Actúa deliberadamente en lugar de desviarte de una necesidad externa a la siguiente.

2. Residir en el presente. Presta toda tu atención a exactamente lo que estás haciendo actualmente. Silencia tu teléfono y resiste el impulso de buscar mensajes. Tome nota de su entorno y disfrute de sus experiencias.

3. Recuerda tu propósito. Estimule su interés recordando el razonamiento detrás de sus elecciones. ¿Tu tarea te permite ayudar a otros? ¿Le gusta ofrecer su ayuda por una buena causa o pasar tiempo de calidad con amigos?

4. Ejercicio. Un cuerpo sano es compatible con una mente fuerte. Mantenga tiempo en su horario para hacer ejercicio con frecuencia. Agregue más actividad física a su día. Te sentirás más vivaz y alerta.

5. Descansa y relájate. Un par de minutos de meditación, yoga o afirmaciones repetidas pueden ayudarlo a prepararse. Aprenda a sentirse cómodo tomando un descanso.

Solicite asistencia según sea necesario

1. Divida las tareas. Compartir las obligaciones familiares beneficia a su relación matrimonial y a sus hijos. Hable con su pareja sobre cómo pueden trabajar en grupo para mejorar las fortalezas de los demás. Elogie a sus hijos por realizar tareas apropiadas para su edad. Incluso los niños más pequeños pueden poner la mesa o guardar sus juguetes.

2. Sé un gran vecino. Cada hogar en el bloque podría comprar y quedarse con un quitanieves o podría juntar sus fondos para compartir uno, por lo que cuesta menos dinero y tiempo prepararse para la ventisca periódica de invierno. Únase a un comité comunitario o busque aplicaciones que ayuden a vecinos ocupados a apoyarse mutuamente.

3. Consulte a un especialista. Es posible que desee contratar a un especialista que pueda limpiar su casa o reparar sus electrodomésticos más rápido que usted. Si prefiere hacer las cosas usted mismo, aún puede buscar consejos sobre sugerencias y métodos para ahorrar tiempo.

4. Seguimiento. Quizás actualmente tenga amigos y familiares que se han ofrecido para ayudarlo cuando necesita un poco de ayuda. Acepte su amabilidad en lugar de aferrarse a su orgullo o la creencia de que necesita hacerlo todo por su cuenta. Prepárate para devolver el favor.

5. Sea específico. Dondequiera que solicite ayuda, es una buena idea para ser exactos. Deje que otros sepan lo que necesita hacer.

Reduzca la velocidad y haga más. Cuando te sientas bajo presión, altera tu estrategia en lugar de acelerar. Respira hondo y cuenta tus verdaderas bendiciones. Su orden comercial se verá menos complicado y usted será más productivo.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre