‘Dragolandia’ Abre Las Puertas De Su Planeta

0
245

Resumen de Contenidos

‘Dragolandia’ Abre Las Puertas De Su Planeta

MADRID.- Un semaforo de espera, eran las 15.Cuarenta y cinco horas y el teatro Canal se atisbaba próximo. A sus alrededores la gente no Sólo pasaba como cualquier otro día, Asimismo aguardaba de pie, apoyada rellenando una hoja O conversando. Diez, veinte, treinta,… Más de 100 personas, cada una de su padre y de su madre, se disponían a entrar organizadas en conjuntos y al son de una ‘voz dominante’ en su interior. El propósito estaba logrado, la convocatoria actual y de días anteriores en internet había surtido efecto y el primer elemento preciso para encajar el puzzle televisivo era una realidad: ¡Habemus público!

Dentro, los líos propios de un comienzo aguardan. Las conversaciones rápidas, los paseos y exactamente la misma voz organiza como tropas romanas a los asistentes a las puertas de un Mundo diferente. Un Mundo rodeado de cámaras, cascos, telepronters y gente de un lado a otro que tomaba conciencia del poco tiempo que restaba para transformar una sala de teatro sin función en todo un plató con estreno: el de Dragolandia, el nuevo programa que Telemadrid estrena el 20 de septiembre a las 22.00 horas.

La pregunta era inevitable, rondaba por los pasillos y asientos del sitio, De la misma manera que lo va a hacer en pocos días por la cabeza de los telespectadores: Pero, ¿Qué es ‘Dragolandia’? Su Creador lo destripa: «es un Mundo hecho de gatos, de libros, de determinadas sustancias, ciertas prohibidad y otras legales, de aventuras, de viajes, de respeto, de buena educación, de disidencia y si es preciso insolencia».

Para ello, qué mejor que hacer de la pequeña pantalla un camión de mudanzas en el que trasladar a este planeta a un grupo de buenos amigos: la japonesa Mine y su piano como sintonía, la magia y el tarot de Jodorowsky, la ‘curiosidad sexual’ de Silvia Grijalba, colaboradora de EL Planeta, el punto de vista de Jesús Neira y Carlos Rodríguez Braun, y el pagano dios del pueblo, Asimismo conocido Fernando Arrabal.

Con este título, esa definición y esta compañía, era difícil no identificar al gran protagonista y Autor. Tampoco el ‘personalizado’ y estudiado decorado dejaba sitio a las dudas. A la izquierda, un mueble estante propio de casa rural acumulaba frascos de contenidos desconocidos. A la derecha, una barra americana sustitutía las botellas de marca y el ‘garrafón’ por el libre tráfico de «toda clase de complejos vitamínicos». Primera pista desvelada.

Flanqueado por los dos, y ambientado en una tenue luz verde que convertía la sala en un psicodélico patio interior de presidio, el ying y el yang encancajaba a la perfección en una interminable mesa de media circunferencia que contenía desde setas medicinales O un clásico y reconocible atril (segunda pista), hasta un interior con sorpresa: un acristalado y botánico terreno (llenos de plantas, alguna valeriana y otras estimulantes) que servirá de ‘habitat’ para los ‘otros protagonistas’, sus 2 gatos.

Efectivamente, Solo podía ser él.

¿Ya saben quién es? Estaba claro. ¿Quién si no? Efectivamente, Solo podía ser él. Papel en mano, bolígrafo a modo de cigarro en la otra y en continuo ‘quita y pon’ de anteojos, Fernando Sánchez Dragó paseaba nervioso Mientras mantenía sus ojos pendientes de todo cuanto ocurría a su alrededor. Nada perturbaba su seriedad… Solo el beso de buena suerte de su hija Aixa le hacía esbozar una sonrisa. Su otra primogénita, Ayanta, permanecía concentrada ante el reto de compartir plano y conducción con su padre como co-presentadora.

«Vamos allí, ¿puedo dirigirme al respetable?», pedía Dragó ante un público que aguardaba su ‘speech’ y sus advertencias: «Nos estamos tirando a la piscina. Va a haber improvisación y va a ser como el rodaje de una película, va a salir como salga». Y es que él no desea llevar a equívocos, Ni tan siquiera a los asistentes. Para ello, las cosas claras.

Lo primero, un público ‘intelegente’: «No Deseo un público de burros y borregos, el que acostumbra a ir a los programas de ‘telebasura’. Deseo personas inteligentes, reflexivas que miren, escuchen y critiquen sin aullar ni balar». Lo segundo, nada de aplausos propios de «‘ciudadasnos'», «no hay mejor homenaje que el silencio, que ya marca una diferencia respecto a el resto programas». Lo tercero, un objetivo: «Quiero repescar a los que no ven la TV O que no les guste la que se hace Actualmente».

Aquí llega su oportunidad. Los focos brillan a su máxima potencia, las últimas indicaciones llegan a los oídos de un Dragó que responde en ‘rever’, el silencio anima la ‘subida de telón’ y el ‘pilotito’ colorado de las cámaras avisa del comienzo.

Y es que cuando Dragó deja caer hacia adelante sus gafas, levanta la mirada y esboza esa sonrisa, su Planeta empieza a girar y la función da comienzo a ritmo de ‘cue’: «2 mujeres ya en ‘Dragolandia’, cumplimos la cuota con creces. Zapatero va a estar contento». Ahora bien, ¿Cómo se llamaría la obra? «‘El sueño de una noche de verano’, ‘La comedia de las equivocaciones’ O qué diablos…’Fuenteovejuna’, todos a una contra la ‘telebasura'».

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre