El Embrujo Que Terminó En Crimen

0
75

Un santero cubano, Carlos Oswaldo B. N. se encara a veinte años de cárcel por matar a Francisco Javier G. M., de veintiseis años, en el local de esoterismo que tenía en Pineda de Mar (Barcelona) Y también intentar acabar con la vida de Marcos Antonio C., un pescador de treinta y uno años, Asimismo procesado por la muerte de Francisco Javier.

Los 3 convivían en este local y formaban un triángulo amoroso, Según explicó el santero en el juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona. El fiscal considera que la muerte se produjo entre el catorce y el 16 de mayo de 2006 cuando los procesados golpearon a la víctima en la cabeza con un loro de piedra que pesa unos 20 kilos. Unas horas Después, Carlos Oswaldo, de cuarenta y nueve años, intentó matar a Marcos Antonio Asimismo dándole con exactamente la misma figura, Si bien este se resistió, Por lo que cogió una mano de mortero metálico para rematarlo.

En el juicio, los 2 se han acusado mutuamente de cometer el crimen. En su declaración, Marcos Antonio destacó “el embrujo” del santero para engañar a su familia, dedicada a la pesca, A lo largo de años y lograr pagarle 300 euros cada semana y el alquiler del local de esoterismo.

Este procesado explicó que Carlos Oswaldo llegó a abusar sexualmente de él más de veinte veces, y que le tenía “amenazado” con matar a su familia. De ahí que, le ayudó cuando “intento matarme” Mientras le hacía un rito “para quitar los malos espíritus”. Este procesado explicó que fue “por temor” Por lo que, tras el intento de homicidio, acompañó al santero primero a una ermita, donde quiso “suicidarse” y después a Barcelona dónde se refugiaron juntos en una sauna unos días, Hasta el momento en que su familia fue a buscarlo. Marcos Antonio aseguró que el santero los tenía dominados “como una secta”, que los controlaba “con la mirada” y que después de él captó a la víctima.

Por su parte, el santero declaró que Marcos Antonio fue quien mató a Francisco Javier, En tanto que le tenía “muchos celos” y Además “creía que explicaría los negocios de pesca en negro y de drogas” que tiene la familia. En este sentido, Carlos Oswaldo explicó que tenía una relación con Francisco Javier, de la que Marcos Antonio, “estaba al corriente”. El día del crimen, el santero explicó que encontró a Marcos Antonio cubierto de sangre en la tienda En tanto que había tenido una pelea con Javier, y que éste se había ido. También aseguró que el otro procesado le pegó una paliza y después intento inducirle a “suicidarse”, sin éxito, de acuerdo con su madre. Para Carlos Oswaldo la figura materna es “la que lo domina todo” y hasta explicó que lo acosaba sexualmente A lo largo de los años que vivió en su casa. Asimismo destacó que gracias a la familia de pescadores pudo sobrevivir en Barcelona tras el crimen Hasta que lo detuvo la policía. Muy emocionado, el vidente explicó que “amaba” a la víctima y que planeaban irse a vivir juntos.

El cadáver de Javier no apareció hasta el 20 de mayo, oculto en la trastienda, tras unas cajas. Un par de días antes, tras una denuncia del padre, los Mossos d’Esquadra estuvieron en el local buscando, junto a Marcos Antonio y la madre, sin localizar nada. Los médicos forenses destacaron en su informe que la víctima había Fallecido en El mismo sitio donde fue encontrada, y que tenía material genético de Carlos Oswaldo en un calcetín lo que demostraría que le habría arrastrado para ocultarlo. Además, la figura del loro tenía restos de la sangre de Marcos Antonio y la víctima.

Ante los detalles y las declaraciones de los acusados, el tribunal tuvo que interrumpir el relato A lo largo de muchos momentos para expresar sus dudas sobre como Marcos Antonio pudo estar en el local después del 14 de mayo, donde se supone que estaba el cadáver, sin verlo, O bien De qué manera este procesado pudo sobrevivir al golpe de una figura de piedra de veinte kilos. Precisamente, los magistrados se quejaron que la figura no ha podido ser trasladada a la sala Pues los funcionarios se quejan “de su peso” cuando es “una esencial pieza de convicción”. El tribunal espera que para la segunda sesión del juicio se pueda tener el arma del crimen.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre