El Lehendakari Responde Por Whatsapp

0
219

El directivo de El Mundo en el País Vasco, Josean Izarra, recibió en la noche del sábado un whatsapp de Ajuria Enea cuyo obvio destinatario era yo. Decía lo siguiente, con la misma sintaxis y con sus signos de puntuación:

Josean me afirma el lhk (lehendakari) si le puedes hacer llegar esto a Santiago Gonzalez que El día de hoy escribe en tu Periodico

«-Primero, la gestión de la Declaración Institucional (el acto y su formato) han sido permanentemente comunicadas y comentadas anteriormente con las familias de Fernando Buesa, el propio José Ramón Recalde Como con la Secretaria General del PSE;

-Segundo, que yo era -en el momento del asesinato en aquella legislatura autonómica- parlamentario y miembro de la Comisión de Derechos Humanos en el Parlamento Vasco; [Esto lo recuerdo perfectamente, Si bien no sé muy bien a qué viene. No tengo mayores quejas de su paso por aquella comisión. Bueno sí, una, cuando al explicar la presencia en la Comisión de DDHH de Josu Ternera, parlamentario de Euskal Herritarrok que seguía siendo jefe de la banda terrorista, como supimos cuando abandonó el escaño si formalidades para volver a la clandestinidad, usted afirmó: «Es un dato esperanzador que desean el pasado se ha relacionado con los derechos humanos en negativo pueda participar y aceptar el juego de las mayorías».]

-Tercero, que, Aunque en aquella etapa yo no tuviera ninguna notoriedad, viví la noticia del atentado en Sabin Etxea y que promoví la reacción del PNV ante los medios de comunicación, que asistí a la «capilla ardiente» en el Parlamento Vasco y que viví, a mi forma, lo que Santiago González refiere de lo sucedido en la «capilla ardiente»; [desconozco lo que quiere decir «a mi forma». Puedo garantizarle que lo sucedido en la capilla ardiente (sin comillas) se corresponde estrictamente con mi relato, que me fue suministrado por los socialistas que lo vivieron en carne propia. Uno de dichos testigos, Ramón Jáuregui, contaba una versión coincidente el El Correo del sábado. Sería de mucho interés que proporcionara usted su versión].

-Cuarto, que, Pese a «mi juventud» tengo -por vivido y participado- muy presente todo lo sucedido. Como es lógico, todo lo referido a la manifestación a la que se refiere y su organización (de lo cual podría Charlar También un rato) [hágalo, por favor, no se prive] y las conversaciones en las horas previas con el PSE y la siguiente gestión indeseada de dicha manifestación; [en esto estoy más que de acuerdo con usted. La manifestación no fue solamente mal gestionada. Había sido mal concebida].

-Quinto, que por todo ello -por todos los puntos citados hasta ahora- son las referencias a la crítica y autocrítica mencionadas en la Declaración Institucional (me gustaría que Santiago González releyera exactamente la misma y reflejará todo lo dicho y no quedar se en la mención sustantiva de la «autocrítica»);[digo algunas cosas más en mi columna, lehendakari. Por servirnos de un ejemplo, esta oración: «Las palabras del lehendakari eran pertinentes, convenientes, justas, al calificar los atentados como «crímenes amparados en una estructura ideológica perversa». Un poco más adelante, antes de entrar en materia, he vuelto a reconocer un cambio en sus declaración: «Me va a permitir, lehendakari, que sin desdoro del avance que suponen sus palabras…»]

-Sexto, que la Declaración Institucional es de todo un Gobierno y su Lehendakari (por muy poco respeto que esto le merezca) [esta es una suposición sin base alguna, lehendakari. Mi respeto por las instituciones es total. Ya quisiese yo -y usted- que la televisión pública vasca, por poner un caso observara hacia las instituciones autonómicas un respeto parecido al mío] de EAJ-PNV y que la Declaración Institucional es «un todo», enviado También Más tarde a las familias de Fernando Buesa y José Ramón Recalde;

-Séptimo, que, así como se lo aclaré a la Secretaria General de PSE, es necesario corregir de forma terminante lo que O se tiene por equivocado (¿por qué razón cuando tan simple es recurrir a la hemeroteca?) O bien se miente en relación al Gobierno Vasco:

Yo no diré que miente, sino malinterpreta.

a) Esquelas el día 23 de febrero de 2000 en: «Deia», «El Correo», «El Diario Vasco», «El Planeta», «El País-País Vasco», «El Periódico de Alava», «Gara». [Vamos a ello, lehendakari. No miento, lo cual no quiere decir que no me confunda, y creo que la mentira es el sacrilegio de mi oficio y uno de los del suyo. Pero vuelva a leer mi columna. Yo no diré que miente, sino malinterpreta. No me refería a las esquelas que a buen seguro insertó el Gobierno vasco al día siguiente del asesinato en los periódicos que usted cita. Lo que yo escribí y sostengo es lo siguiente: «El 22 de febrero de 2001 y en exactamente la misma fecha de 2002, los periódicos vascos publicaron una esquela con el marbete del Departamento de Interior en la que se recordaba al ertzaina Jorge Díez Elorza, asesinado en El mismo atentado que su ‘principal’, Fernando Buesa, cuya seguridad teníe encomendada. La consejería de Interior no explicaba las causas del óbito: «falleció el veintidos de febrero de 2000″, decía escuetamente. Ni la Presidencia, ni la Vicepresidencia, ni el Departamento de Interior publicaron aquellos días una esquela por Fernado Buesa.»

Esta es la cuestión y me semeja grave. Un año después, el Departamento de Interior recordaba en una esquela al ertzaina Díez Elorza, explicando su asesinato con un «falleció», que me parece infame por esconder a la víctima y negar su condición De tal. Mas no hubo esquela que recordara a Buesa, ni con «falleció», ni «con Muerto en accidente».]

b) El texto de la corona de flores en el oficio funeral por Fernando Buesa.[Es de oficio, lehendakari. Claro que aquel día enviaron una corona con un texto adecuado y que enviaron un telegrama a la viuda de Buesa y otro al PSE,(c) que se decretaron 3 días de luto (d) y que el Gobierno vasco hiciera una declaración institucional (g). Que el lehendakari asistiera a un acto convocado a las puertas de Lakua (punto f) me semeja irrelevante.]*

c) Los telegramas enviados a la viuda de Fernando Buesa y al PSE-EE/PSOE.

d) El Decreto del G.V. por el que se declaran 3 días de luto oficial y la colocación de las banderas a media asta y con crespón negro.

Y también) La responsabilidad del protocolo por parte del Parlamento Vasco y no del Gobierno Vasco tanto en la capilla ardiente del propio Parlamento como También en el oficio-funeral. Y, por último.

-f) La asistencia del propio Lehendakari J.J. Ibarretxe al acto de diez minutos de silencio convocado en Lakua-Dos y

-g) La lectura de la Declaración Institucional por parte del Gobierno Vasco en exactamente la misma tarde del asesinato.

Dicho todo ello, insisto en que explicado por mí a la Secretaria General de PSE, reitero palabra a palabra (Todas y cada una y cada una de ellas) lo reflejado en la Declaración Institucional del G.V. leída en el día de 20 de febrero de 2020″.

* La cuestión no es si el Gobierno vasco observó el protocolo adecuado en las veinticuatro horas siguientes al crimen, llevó flores y dio pésames. El Inconvenientes es que de eso no quedaba nada cuatro días Después, cuando todo el nacionalismo, el institucional y el nacionalismo comunión organizaron una manifestación que no esperó a los socialistas y a los familiares de las víctimas. Que el nacionalismo fue movilizado desde las instituciones vascas lo prueba el correo que se difundió por los ordenadores de las empresas públicas y la red de Osakidetza. Llevaba por título «Animo Juanjo» y afirmaba lo que sigue:

«Ante la campaña de acoso a la que determinados medios y partidos políticos están sometiendo a nuestro Lehendakari, en estos bastante difíciles instantes que vivimos todos y cada uno de los vascos, os ruego envieís unas palabras de ánimo a Juanjo Ibarretxe a esta dirección de correo electrónico: LEHEN-BEGO@ej-gv.es Muchas gracias.»

La dirección del correo electrónico correspondía a la Lehendakaritza (Presidencia) de EJ-GV (Eusko Jaurlaritza-Gobierno Vasco, con toda seguridad a una secretaria llamada Begoña. (Los acentos De esta manera en el original).

Como le he dicho antes no descalifico la declaración institucional del Gobierno que usted preside, aplaudo la reivindicación de las personas de Buesa y Recalde, Aunque me semeja claramente insatisfactoria. Voy a reproducir 2 párrafos para ver si me explico:

«Desea manifestar que deseamos mirar al pasado de un modo autocrítico. Las instituciones y las fuerzas políticas debemos compartir una reflexión crítica sobre lo que no se ha hecho, O se ha hecho de manera silente O se ha hecho tarde; O sobre lo que nos ha dividido en frente de lo que nos une del modo más real y auténtico: el rechazo a la violencia y la solidaridad con las víctimas.»

Quince años después la perífrasis «deseamos mirar al pasado de un modo autocrítico» sabe a poco, no es prácticamente nada. Autocrítica fue a finales de los años ochenta aquella expresión del presidente del PNV, Arzalluz: «Hemos confundido vasco con nacionalista y esa ha sido una actitud injusta, antidemocrática y agresiva». No era más que una raya en el agua Por el hecho de que de forma inmediata después siguieron a lo mismo, Pero sí era una autocrítica. El problema es que en exactamente la misma Declaración Institucional viene este otro párrafo:

«El tiempo y la perseverancia en la defensa de la política como compromiso con las vías exclusivamente pacíficas y democráticas, han puesto cada cosa en su sitio. Hoy no hay ninguna duda. [¿Pudo haberla alguna vez?] El error no estaba en las imperfecciones del sistema democrático, [¿Cuándo se dio cuenta de eso, lehendakari?] el error estaba en la pretendida «pureza» del dogmatismo que amparó y promovió el recurso sistemático al terrorismo».[El error no estaba en la pretendida pureza, el error era el terrorismo y el crimen].

Sí era un error añadido que los nacionalistas se empeñaran en distinguir entre la comunidad de fines que tenían con los terroristas y su objeción ética a los medios. Uno de sus antecesores, el lehendakari Ardanza supo verlo hace tiempo, en el Debate de Política General de 1987: lo que nos aparta de ETA no son solo los medios, sino También los fines, Pero esto fue otra raya en el agua.

Sigo abierto a sus consideraciones, lehendakari, desde el respeto que institucional y personalmente le profeso por más que tenga algunas discrepancias con su valoración de los hechos y del tiempo transcurrido. No dude en hacerme llegar sus precisiones O sus críticas, Si bien sea Por medio de whatsapp, que debemos Hablar de muchas cosas, lehendakari del Ánima, lehendakari.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre