El Político Espiritual

0
112

Las relaciones que podamos descubrir entre estos 2 conceptos-práctica van a depender, en gran medida, de Cómo comprendamos Cada uno de ellos de ellos. Dar unas ideas que se consideran aclaratorias con respecto a la visión común sobre lo que es esoterismo y lo que es la política Será el objeto de este texto. Al final se nos hará claro que hemos querido delinear un triángulo en el Como aparece en el vértice un concepto que sirve de faro a los que dan nombre a esta empresa. Somos concientes que cuando más, podremos resaltar algunos aspectos que servirán A fin de que Cada uno se construya una idea de sendos conceptos en relación con un integrador común, que pensamos nos ayuda a ponerlos en una perspectiva muy diferente a la tradicional. Agregamos un subtítulo con el seguimiento de algunos personajes en la historia que desde nuestro punto de vista unieron en una perspectiva “especial” el Esoterismo y la Política.

El Diccionario Etimológico nos dice que la palabra griega esôterikós es la que da origen a nuestra española esotérico. Nos interesa resaltar el prefijo ésô O bien éisô de la palabra griega, que significa adentro. Este adverbio contiene el sentido de la idea central que expresa la palabra esotérico, y en gran medida el sentido de las ideas primordiales de este escrito. Se refiere a lo interior de una cosa específica, y más figuradamente a lo interno, a lo anímico (anima=Alma) en los seres humanos. Lo que está adentro es lo que no está afuera, O bien lo que está oculto, velado O bien cubierto, Tal vez por apariencias, Tal vez por algo que impide verlo, O bien Pues el instrumento con que intentamos verlo no es el adecuado, está “sucio” O bien sencillamente no sirve. Este adentro conlleva la idea de íntimo, de interno, recóndito, contrario a lo externo, claro, manifiesto O bien de simple acceso, por su parte relacionado con lo exotérico de exo: afuera.

Consideramos oportuno recordar que el sentido que paradójicamente podemos llamar exotérico de la palabra esotérico alude a algo abstruso, enmarañado, limitado a pocos y excluyente. De determinado modo sí es De esta forma, Pero desde una perspectiva más amplia no. Toda ciencia de la que no conocemos sus principios, su terminología, su objeto y procedimiento puede parecernos como esotérica Si bien se hable en muchas partes de ella y Si bien haya universidades públicas para aprenderla. Todos hemos visto alguna discusión especializada, Por servirnos de un ejemplo de economistas, abogados O médicos, que Aunque sabemos que hablan nuestro idioma por más que nos esforcemos no entenderemos, Mientras que no conozcamos la conceptualización propia de sus disciplinas y los sentidos usados tras las palabras. Diferente Va a ser cuando nos empapemos del discurso de cada una de esas disciplinas a través del estudio. He ahí la solución a la exclusividad de lo esotérico, Verdaderamente es un campo abierto a quien esté dispuesto a adentrarse en él, a quien teniendo oídos desee usarlos para escuchar Realmente.

Sólo por el estudio profundo de las cosas pasaremos a estar incluidos en aquello de lo que ya antes estábamos excluidos. Pasaremos a ser “iniciados” en aquello que estudiamos, y lo que antes nos parecía abstruso y enmarañado se aclarará a la luz de nuestro conocimiento al respecto.

Si bien Es cierto que estamos hablando de las ciencias y disciplinas del Mundo Por norma general, surgidas en el proceso de desarrollo social y humano impulsado por la inquietud y deseo de conocer del hombre, También la analogía se aplica a La Ciencia de las Ciencias, (término al que nos referiremos más adelante) que es de lo que Realmente se ocupa, Conforme creemos, eso que se ha llamado esoterismo en su sentido más profundo.

LA POLÍTICA

Una cosa es la Ciencia Política y otra la política. La primera tiene como objeto la segunda. La Ciencia Política en su pretensión científica, observa la “realidad” política metódicamente y con pretensión de desapasionamiento, tratando de entenderla y de hallar en ella, en sus diferentes manifestaciones y cambios constantes, posibles generalizaciones que ayuden a entenderla y por ende a intervenirla y orientarla “mejor”. La política, por su parte, tiene más que ver con lo último que acabamos de mencionar, con la práctica misma de muchos actores, concientes e inconcientes, conocedores de la técnica política y no conocedores, que intervienen delineando y construyendo “realidad” política.

La raíz griega de la palabra política, polis, que significa urbe y la tradición democrática de la Grecia antigua pueden declararse como los fundamentos básicos del significado de la política que ha llegado hasta nosotros como el gobierno – manejo de los temas de la urbe. Sencillamente podemos ampliar la noción de ciudad a espacios y organizaciones sociales de diferentes tamaños, desde el gobierno mundial hasta el gobierno municipal, corregimental y veredal. Es de resaltar que aquella antigua concepción de ciudad tenía mucho que ver con la participación y la corresponsabilidad en los temas comunes, de “casi” todos; la ciudadanía era inherente a la ciudad. Esta discusión está vigente y de determinado modo una de las preocupaciones actuales de los “buenos” políticos tiene que ver con la creación de consciencia de la participación y de la corresponsabilidad en las sociedades que cogobiernan.

Vamos a citar 2 definiciones básicas de política, una antigua y otra reciente, para contribuir a la construcción de la idea en la mente de los lectores.

Platón consideró la política como el arte de gobernar, una definición que de ser considerada académicamente implicaría desembrollar lo que se entiende por arte y por gobierno, Pero que desde el punto de vista que podemos llamar pragmático, nos sirve para aproximar los 2 conceptos-práctica, objeto de esta reflexión.

Andrés Bansart, por su parte, afirma que la política es la cogestión del espacio donde nos toca vivir . Aventurándonos, podríamos Charlar del arte de la cogestión del espacio que habitamos, haciendo alusión a la capacidad de trabajar con otros, conjuntamente y cooperativamente para gestionar el futuro común; teniendo Siempre y en todo momento presente que futuro, presente y pasado son inseparables. Esta definición es interesante desde el punto de vista de la democracia moderna.

Se nos ocurre que podemos citar una tercera definición, que respetuosamente del autor que la promulgó, vamos a llamar espiritual, por consideraciones de diferenciación y de énfasis en uno de sus aspectos. Raimón Pannikar afirmó que la política es “el arte y la ciencia de gestionar la vida pública en vistas a la plenitud de la vida humana .” Aunque puede considerarse ambiguo aquello de la “plenitud de la vida humana” puede ser de gran valor considerarlo a la luz de las doctrinas místicas y esotéricas más conocidas y a la luz de la finalidad de este escrito.

ESOTERISMO Y POLÍTICA

Volviendo a Platón, más específicamente a su libro Politeia traducido como La República, podremos comenzar a relacionar nuestros Dos temas. De esta lectura se colige que la política está en función de su razón de ser, como Todas las artes; la medicina, Por ejemplo, existe para curar, no para el beneficio del médico, ni de los accionistas de la empresa médica. ¡Cuánta falta hace rememorar esto en nuestro tiempo!

En razón de esto es que Sócrates le dice a Trasímaco “…todo hombre que gobierne, considerado como tal y de cualquier orden que su autoridad sea, no se propondrá Nunca, en aquello que ordene, su interés propio, sino el de sus súbditos.” Como vemos, no se trata de un intrincado principio filosófico que requiera mucha discursividad para entenderse, se refiere a una enseñanza básica “universal ”: no hacer a los demás aquello que queremos no nos sea hecho, un principio básico de las correctas relaciones humanas. Solo que Acá se habla desde el punto de vista del verdadero político, que actúa en función de los gobernados, Como se entiende que el médico existe en función de los enfermos.

El hombre que ha incorporado estos principios y que tendría la capacidad de transformar un Estado normal en uno ideal es el pensador, Según Platón. Mas ¡cuidado! No basta ser filósofo de universidad, no se trata del filosofastro, más parecido al sofista, incapaz de ver más allá de lo que otros han dicho, limitado a sus opiniones; el rey-pensador, el único digno de gobernar el Estado Ideal es aquel que gusta de contemplar la verdad, “aquel que se aplica a la contemplación de la esencia de las cosas (…) ese tiene conocimiento no opiniones.” Este filósofo-político se parece más a un iniciado esoterista que a un político, en el sentido exotérico O bien común del término sustentado en las deducciones que se hacen al ver lo que hacen los políticos “profesionales”. Es un filaleteo, un amante de la Verdad, que tras vislumbrar el horizonte profundo de la Realidad ha ido tras ella. En este proceso es donde incluiremos nuestra perspectiva sobre el esoterismo, es De ahí que que hemos hablado de un concepto-práctica, que alude principalmente a una actividad O bien serie de actividades a efectuar por cada ser, en sí y por sí solo, en su laboratorio interno, que pueden dar como resultado La enorme Obra, hablando en términos alquímicos.

Todas se relacionan y en cierto modo son medio y fin.

Ha llegado el momento de decir unas pocas palabras sobre ciertas expresiones que hemos usado y que dejamos sin explicar. Nos referimos, básicamente a cuatro expresiones: Ciencia de las ciencias, Verdad, Realidad y La enorme Obra. Todas se relacionan y en cierto modo son medio y fin. Como fin, podríamos decir que, son el resultado del viejo conocido axioma Nosce te ipsum, Conócete a ti mismo, llevado a su máxima expresión. Este axioma tampoco requiere de complejos tratados para ser comprendido, y para darse cuenta que encierra grandes verdades: La Verdad en y tras de sí: La Verdad mejor expresada como experiencia mística. De alguna forma este autoconocimiento Siempre y en toda circunstancia Será algo esotérico, escondo, arcano, Porque debe ver con lo que somos Realmente, con la fuente de lo que pensamos y con la fuente que nos mueve a la acción. En esta línea de pensamiento es que pedimos se considere la noción de esoterismo, rescatando Siempre y en toda circunstancia su raíz éisô.

El esoterismo tiene todo que ver con las motivaciones. En nosotros, en Cada uno de ellos, en todo está el disolvente universal -continuando con el simbolismo alquímico- capaz de desentrañar el sentido de la vida, la verdad subyacente, el noúmeno tras nuestra realidad de oropeles sensoriales. Solo saltando en nuestra propia infinitud podemos esperar conocernos a nosotros mismos y correr el Velo de Isis que nos haga poseedores de la Auténtica Ciencia, La Ciencia de las ciencias, La Verdad, la única que capacita para poder ver la Realidad.

H. P. Blavatsky advirtió: no permitáis que os vendan la inmortalidad. Por consiguiente nosotros argumentamos que el esoterismo no es una receta, algo que alguien nos da, O algo que alguien puede hacer por nosotros, existen Acá y allá indicios, enseñanzas y métodos dejados como señal y prueba del camino que otros han andado. Además el Libro de la Naturaleza Siempre y en toda circunstancia tiene sus páginas abiertas para quien sepa observarlo. Todo lo podemos conocer, Pero al final, Solo en el propio tamiz de la conciencia es que debemos discernir aquello a seguir, Por el hecho de que, absolutamente nadie más que Cada uno de ellos Va a ser responsable de los resultados logrados.

En síntesis, La gran relación que queremos resaltar, alude al esoterismo como una base O bien sustento de la acción externa, que se puede generalizar a cualquier actividad a efectuar en el Planeta y no Solo a la política. En especial resaltamos la política por el impacto que genera sobre las sociedades, En tanto que como actividad en pro del bien común y que transversaliza prácticamente Todas las demás actividades humanas requiere de caracteres especiales en quienes la ejercitan. Generalmente, el Mundo de las decisiones, el Mundo de la política, incide de formas insospechadas en las líneas evolutivas individuales y sociales. En este sentido la política es un asunto sumamente complejo que apela a la responsabilidad de quien la ejerce, virtud a la vez relacionada con su consciencia. A mayor claridad en su conciencia mayor prudencia y previsibilidad en las decisiones del político y mayor capacidad inclusiva, O sea, en términos más de moda, mayor visión holìstica. Como food for thought sobre la responsabilidad del político bástenos citar 2 frases de Eliphas Levi, el gran ocultista del siglo XIX quien escribió: “El punto equilibrante entre el orden y la libertad es el gran arcano de la política” y “El punto equilibrante de la voluntad y de la pasión, de la acción y de la reacción, es el gran arcano del poder .”

ESPIRITUALIDAD, ESOTERISMO Y POLÍTICA

Aquel que intuye el adentro de todo el Mundo fenomenal, que se decide a conocerlo y que busca De qué forma hacerlo, que de cierto modo se ocupa de la “técnica” para descubrir lo interno, ese es el esoterista. Mas es posible que a este le falte algo. Puede haber desarrollado un conocimiento singular, capaz de hacer algunos avances en lo que al manejo de sus fuerzas mentales se refiere, puede haber alcanzado en su práctica y en su búsqueda cierto dominio de ciertas leyes naturales y de ciertos estados de conciencia especiales, Mas si carece de espiritualidad, de muy poco sirve a la humanidad como un todo. Se estará moviendo en aguas peligrosas, en el filo de la navaja entre lo “correcto” y lo “incorrecto” con el riesgo de ladearse hacia esto último, con las implicaciones que ello tiene para el progreso del Ser, Pues sus motivaciones Todavía no son totalmente incluyentes, Porque Todavía no se mueve con el latido de la Vida Una, Porque Aún no comprende lo que es la inmortalidad.

¿A qué llamamos espiritualidad? Como lo dijera Annie Besant, es una mayor entendimiento de la unidad de la vida, “es la consciencia de la unidad”, “…consciencia de que Sólo existe un solo y único ser en todo y para todo, que no se aparta absolutamente de nada, que ve al Uno en Todas y cada una partes” y Todas y cada una de las partes en el Uno. Bellamente expresado en el Baghavad Gita cuando Krishna dice: “Aquel que me ve en todos y cada uno de los objetos y a todos los objetos en mí, aquel puede ver, ve en verdad.” Aquel es Verdaderamente espiritual, agregamos nosotros. Debido a las confusiones existentes entre las personas, Aun muchos llamados “esoteristas”, con respecto a lo que es la espiritualidad, recomendamos la lectura del artículo de la Sra. Besant, titulado El Significado y el Método de la Vida Espiritual y el de la Sra. Clara Codd, titulado Crecimiento Espiritual .

La perspectiva de una Gran Totalidad ha de ser parte inherente del pensamiento de todo esoterista amante de la verdad, De la misma manera que todo buen político, al interiorizarla, puede hacer de la misma el mejor aliciente para trabajar sin menoscabo de esa Gran Vida O Uno de forma fraternal. Recordemos que es de esa idea abstracta de la Vida Una que se deriva la idea concreta de la fraternidad humana. Alguien definió esta última como “la aseveración de nuestro origen subyacente” que no es sino otra forma de expresar la verdad bíblica “Yo os dije: Vosotros sois dioses; todos vosotros sois hijos del Altísimo.” (Salmo 82:6).

De determinado modo nuestra perspectiva del esoterismo raya con la espiritualidad, hasta el punto en que pueden entrefundirse sin menoscabo de la idea que procuramos expresar.

Es posible que encontremos muchos personajes autodenominados esoteristas y muchos llamados De esta manera por otros, desde afuera; los podemos llamar De esta forma por varias razones, entre otras Por el hecho de que siguen alguna práctica O bien ciencia “oculta” particular, la astrología, la adivinación, la alquimia, la “magia” O Quizás Porque son sanadores O Porque manifiestan alguna actividad mental notoria etc, Pero es posible que a todos estos les falte esa “conciencia de unidad” que los saque de sí mismos y de sus intereses, para convertirlos en seres más concientes de su auténtica naturaleza y labor, indisolublemente unida a la de toda cosa y ser manifestado. Este es el punto de encuentro entre el esoterismo, la política y la espiritualidad.

ESOTERISMO Y POLITICA EN LA HISTORIA: UN PASADO Oscuro

De los datos conocidos brindados por la historia se pueden extraer algunos ejemplos muy interesantes de relaciones entre la tradición esotérica y el ejercicio del poder político, donde las dos prácticas son encarnadas por hombres concretos. Resaltaremos Singularmente ciertos a los que subjetiva y atrevidamente llamaremos espirituales por el carácter de algunas de sus actividades O bien enseñanzas, guardadas por la tradición O bien sus propias obras.
Si bien es muy posible que haya otros ejemplos, el primero que vamos a mencionar está bien referenciado, se trata de los pitagóricos, en concreto de Pitágoras (582-507 ac) de quien se sabe participó en la actividad política de Krotona , urbe en donde fundó su escuela, que hasta nuestros días se distingue como un enigma más de la historia antigua. Ciertos atisbos de las doctrinas enseñadas y que se han filtrado al tiempo Sólo sirven para afirmar el carácter esotérico de la misma. Se cuenta que varios pitagóricos estuvieron en el poder en varias ciudades de la temporada, incluida Krotona, del mismo modo diríase que su interés no era el poder mismo sino el mejoramiento social A través de la educación ética.

Más tarde en el tiempo nos podemos referir a ciertas relaciones políticas muy importantes de algunos neoplatónicos, Por servirnos de un ejemplo Plotino, el gran discípulo de Ammnonio Saccas. Plotino tuvo una escuela muy esencial con mucha influencia. Es conocida la reverencia y la estima que le tenían el emperador Galieno (218-doscientos sesenta y ocho dc) y su esposa Salonina, que Aun trataron de ayudarle a construir una suerte de “ciudad de filósofos”, basada en los principios platónicos, por algunos llamada Platonópolis .

Otro emperador También con influencia neoplatónica fue Juliano, (331?-363) Exactamente apodado por los historiadores de la iglesia romana “el apóstata” por haber declarado sus inclinaciones paganas y su interés por restaurar los pasados esplendores paganos, todo en contra del cristianismo creciente de su época. Aprovechamos para recomendar 2 breves lecturas de este emperador – filósofo, sus Dos oraciones, una al Sol Soberano y la otra a La Madre de los Dioses .

Podemos hacer un salto hasta Avicena (980-1037) cuya genialidad nos descresta al primer acercamiento. Aunque es exagerado, lo sabemos, da la impresión de haber escrito sobre Todas las ciencias “importantes” de su tiempo. Dice el biógrafo convocado que en la ciudad de Hamadhan, Irán, “He decides to take an openly active part in local politics.” En especial como médico sirvió a múltiples emires y hombres de poder.

Nicolas de Cusa (1401-1464), Aunque en gran medida conocido como teólogo cristiano, se desempeñó como legado papal lo que lo llevó a una ardua actividad en la política eclesiástica. Se relacionó de forma profunda con el platonismo y neoplatonismo y con la obra del descollante Raimundo Lulio, llamado el Doctor illuminatus. Nos cuenta uno de sus biógrafos “Nicolás de Cusa, como jurista y después como príncipe y cardenal, se vio envuelto en los grandes conflictos políticos de su época”, resaltando De esta forma su accionar político, que se conjuga con su accionar en muchos otros campos, Del mismo modo que Avicenna y ciertos de los que Aquí citamos; De nuevo nos afirma su biógrafo: “… Del mismo modo que Leibniz, sus intereses sobrepasaron Todas las fronteras de las especialidades. Cultivó las matemáticas y la astronomía; elaboró instrucciones para una mejor investigación de la naturaleza; proyectó una nueva cosmología. Negó que la Tierra estuviera en reposo en el centro exacto del Universo;…” y rematamos la cita con esto: “No era un “sabio de gabinete” (…) Subía a la tribuna literaria Y también intervenía en las grandes cuestiones debatidas en los años treinta (1430)…”

Muy entrado el siglo XV y de ahí en adelante, podemos encontrar un sinnúmero de personajes que unieron en sus vidas el esoterismo y la política. Muchos escribieron sobre política, Mas También sobre “esas cosas extrañas” que En general se incluyen en el término esoterismo. En su gran mayoría estaban relacionados con la tradición hermética, con la alquimia O con la Astrología.
Aleatoriamente escogimos ciertos: Tomás Morisco (1478-1535), bien conocido por su Utopía (1516), fue miembro del Parlamento inglés y tradujo al enigmático Pico de la Mirandola, del que recomendamos el precioso Discurso sobre la Dignidad del Hombre. Tomasso Campanella (1568-1639), Si bien no fue propiamente un político se vio obligado por la heterodoxia de su pensamiento a luchar contra la Inquisición, estuvo 27 años en prisión, fue un ferviente estudioso de la astrología, un ejemplo de su heterodoxia lo forma el hecho de que haya defendido a Galileo. Jean Bodin (Bodino) (1530-1596), miembro del Parlamento francés, más conocido en los ámbitos de la filosofía política por su libro traducido al De España como Los 6 Libros de la República. Escribió un extraño texto, entre otros, titulado en latín Colloquium Heptaplomeres de Abditis Rerum Sublimium Arcanis, (1588) que traduce Más o menos Coloquio de los siete sobre los secretos de lo sublime, en él presenta una conversación entre siete personajes, Cada uno en representación de las grandes religiones, para concluir que todos podrán convivir en tolerancia . Asimismo escribió un libro titulado Demonología y Brujería. Se cuenta de Bodin que creía en “La Verdadera Religión” la cual entendía como “… mirar a Dios con un espíritu purificado .” Otros Dos personajes dignos de mención son Giordano Bruno (1549-1600) y John Dee (1527-1608, 1609?) sobre los que se dispone de mayor información y más estudios.

Un tanto Después en el tiempo vendrá lo que se conoce como el inicio de la Masonería históricamente datable, siglos XVII y XVIII. Otra historia comenzará para la relación esoterismo y política, una historia poco clara que se sostiene hasta nuestros días.

Como va a haber notado el lector atento nuestra inquietud nos ha dirigido por un camino bastante diferente al tomado por quienes comúnmente, al Hablar de la relación esoterismo y política, reducen el asunto a Sociedades Secretas y sus intereses políticos. No negamos esta relación, estamos seguros de que ha habido y hay Sociedades Secretas O bien conjuntos En ellas con fines netamente políticos, tanto en Oriente como en Occidente. En lo que a la Masonería se refiere hay suficientes pruebas de logias que se han organizado con finalidades políticas, lo que no significa que la Masonería como tal, constitutivamente, tenga fines políticos; Sin embargo, como lo dijimos anteriormente, el camino que seguimos en este escrito no está de manera directa relacionado con el tema de las Sociedades Secretas y la política, ampliamos la noción de esotérico desde lo que se hace en privado O en secreto, en alguna sociedad secreta, lo que no significa que sea bueno ni malo, hacia lo que se hace en privado O en secreto Mas en nuestro propio ser emparentado con una busca profunda de las realidades internas. De ahí que es que en el breve recuento histórico que hicimos, hemos convocado algunos personajes considerados por nosotros como ligados a esa tónica especial del ejercicio de sus actividades exotéricas, mundanas, sustentadas en cierto conocimiento, en muchos de ellos no clarísimo y bastante difícil de determinar, Mas perceptible Al fin y al cabo.

Cuando charlamos de esoterismo y política no estamos hablando, Aunque pueda estar incluido ahí, de Sociedades Secretas y política, tampoco de astrología y política, menos de prácticas nigrománticas y de brujería para poder ver De qué forma se alcanza y se sostiene el poder. No hablamos de las relaciones del Nazismo con corrientes O bien sociedades ocultistas , no estamos hablando de las influencias de supuestos conjuntos masónicos en ciertos grandes cambios político-sociales de la historia moderna de la humanidad, tampoco nos referimos a complots para establecer gobiernos mundiales O establecer monopolios de la clase que se le atribuyen al denominado Club Bilderberg . No hablamos de nada de eso, sencillamente Porque muchas aspiraciones de esos grupos particulares se oponen meridianamente a la definición que de espiritualidad hemos aceptado para este escrito.

Para terminar, suficiente Será resaltar ciertos aspectos ya tratados. Bien pudiésemos haber puesto como título esoterismo y economía O esoterismo y ecología O cualquier otra actividad humana, Realmente en la que escojamos podemos ver con claridad que el esoterismo, tal y como lo expusimos Aquí, alumbrado por la espiritualidad puede brindar la suficiente inspiración a cualquier hombre para, A través de la profesión que elija, servir a la sociedad con gran provecho. Escogimos la política por lo ya dicho, la responsabilidad de quien la ejerce sobre quienes es ejercida la hace un arte de peculiaridades especiales, un arte real Conforme Platón; Además de esto, la política, constituye un espacio esencial para la construcción del cambio A través de lo que se denomina la voluntad política.

Recientemente han surgido intentos intelectuales que tratan de introducir en la política elementos que la hagan más humana, integral, holìstica, espiritual , etc. Se están haciendo esfuerzos por crear puntos de encuentro entre las ideologías políticas dominantes. Creemos que todo esto se hace tomando características propias de lo que se llama la Filosofía Perenne, en la que pretende enmarcarse esta reflexión, y que ha sido llamada de muchas maneras: Gnosis, Alaya Vijñana, Tradición, Brahmavidya, Guptavidya, Doctrina Secreta, Ciencia Oculta, Sabiduría de la Edades, Religión de la Sabiduría, Teosofía etc. Aunque estos intentos por espiritualizar la política son bien intencionados no debemos olvidar, desde la perspectiva de La Ciencia de las ciencias, que los principios morales básicos para el buen desempeño de la actividad política ya se conocen desde el más remoto pasado , consideramos que el punto a discutir debe centrarse en el tema de la educación ética de los ciudadanos y de los gobernantes, los políticos. Terminaremos, Puesto que, casi como empezamos, diciendo, con Platón: la verdadera fortaleza de un Estado radica en la virtud y la educación es la base de la virtud.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre