El Primer Pintor Del LSD

0
68

Resumen de Contenidos

El Primer Pintor Del LSD

Aun las personas más ajenas Y también indiferentes al Planeta del arte quedan atrapadas ante un cuadro de El Bosco. Sus visiones de engendros, seres híbridos, mitad hombres, mitad monstruos en escenarios oníricos e imposibles, constituyen un Cosmos único Y también inconfundible.

«El motivo de la fascinación que despierta la obra del pintor holandés en Todas y cada una de las temporadas de la historia la expresó realmente bien uno de sus críticos. Hyeronimus Bosch sabía pintar al hombre por dentro», dice el escritor Alfonso Domingo, que desde sus visitas juveniles al Museo del Prado quedó preso de esa fascinación.

Fruto De semejante deslumbramiento es ‘El espejo negro’, novela ganadora del Premio Ateneo de Sevilla, que presentó esta semana en Valencia. Sobre un sólido trabajo de documentación, viajes y estudios, Domingo levanta un complejo andamiaje literario que soporta un tríptico hecho de palabras en honor a El Bosco.

Leticia Sánchez y Alfonso Domingo, finalista y ganador del ‘Ateneo de Sevilla’.

La propia historia del artista holandés se trenza con la de Jerónimo Díaz, un pintor anarquista al que un misterioso magnate europeo le encarga la copia de un cuadro desaparecido de El Bosco, y la de Javier Carreño, comisario responsable de organizar una muestra antológica sobre el autor de ‘El jardín de las delicias’.

3 tiempos históricos que se intercalan para construir un relato de intriga con ingredientes esotéricos de alquimia y tarot, y el trasfondo de la guerra civil y la Mundial, que Domingo ha estudiado a fondo.

«Para recrear la vida de El Bosco, sobre la que existen ciertos datos históricos, Pero Asimismo muchas lagunas, he mezclado realidad y ficción», afirma Domingo. «Lo que sí es cierto es que el pintor sufrió el fuego de San Antonio, como se llamaba en la Edad Media al ergotismo, una enfermedad producida por el consumo de pan de centeno infectado de hongos, que además de gangrenas y otros males físicos muy graves, producía visiones terribles. Esas visiones que después reflejó en sus cuadros».

Desde estos hongos, el cornezuelo del centeno, el químico Albert Hofmann sintetizó muchos años Más tarde el alucinógeno acido lisérgico O bien LSD, droga consumida por Numerosos artistas e intelectuales.

El cuadro ‘Jonás y la ballena’ es uno de los muchos desaparecidos de El Bosco, de quien Solo se conserva un tercio de su creación; y el espejo negro que da título a la novela, un artilugio que usaban los artistas para descansar la vista, son otros elementos importantes de la obra.

‘El gran juego’, de Leticia Sánchez, periodista de Oviedo, es la novela finalista de este año. «Está ambientada en un bar cualquiera de una urbe cualquiera de los años sesenta», afirma Sánchez. «Los protagonistas son un anciano centenario y una niña de diez años a la que este deja su plaza en lo que lleva por nombre el gran juego. Se trata de un relato misterioso y un homenaje a las lecturas para Todas y cada una de las edades, desde Lewis Carroll a Julio Verne».

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre