El ‘resbalón’ De Los Robos En Domicilios

0
110

Julio y agosto son los meses elegidos por La mayor parte de los madrileños para irse de vacaciones, en los que más viviendas vacías quedan y como consecuencia las datas en los que los robos en domicilios son más usuales.

Todos los veranos las autoridades lanzan campañas preventivas y de concienciación, Pero este año la atención está En especial puesta en los robos en domicilios Porque son un capítulo de la delincuencia que no deja de medrar. El motivo, la universalización de técnicas y herramientas para entrar en los hogares sin dejar rastro alguno y la facilidad con la que se puede acceder a ellas. La crisis, la falta de regulación y el desconocimiento por una parte del ciudadano de datos como que el 80% de las cerraduras del país no cuentan con las medidas de seguridad necesarias, agravan el inconveniente.

Con el comercio on line las puertas de internet se han abierto a la venta de todo tipo de productos, Incluso a aquellos que no deberían caer en manos de cualquiera. Las herramientas profesionales que utilizan los cerrajeros se venden en la página web y todo el Mundo puede acceder a ellos y utilizarlos para cualquier fin. Algo que en los últimos tiempos se ha convertido en una suerte de ‘barra libre’ para los delincuentes especializados en robos con fuerza en domicilios, que se hacen con estas herramientas sin mucho esmero y de manera legal, Aunque después las emplean para fines delictivos Y también ilegales.

En nuestro país no hay ninguna regulación que controle O bien restrinja la tenencia O empleo de estas herramientas solamente a los profesionales. No obstante, esto no desea decir que cualquiera pueda comprarlas y ponerse a abrir puertas. David Ormaechea, presidente de la Unión de Cerrajeros de Seguridad asevera que los robos que se están registrando son efectuados por profesionales expertos en cerrajería, con conocimientos en profundidad sobre el uso de estos aparatos.

“El delincuente busca lograr su objetivo en el menor tiempo posible, haciendo el menor estruendos y con el mínimo esfuerzo. Se dan casos de robos con este género de técnicas, Mas se pueden evitar en muchos casos actualizando las cerraduras de nuestras casas sin que suponga un desembolso excesivo”, cuenta el jefe del Conjunto once de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid.

Herramienta de impresioning

Su grupo ha participado en la última operación a gran escala. Hace apenas Dos semanas la Policía desarticuló una banda especializada en robos con técnicas profesionales de cerrajería, que se saldó con 7 detenciones en la Comunidad de Madrid y otras diecinueve en Sevilla. Los delincuentes eran auténticos expertos en ciertas técnicas más precisas para no dejar rastro: El bumping -que consiste en forzar la introducción de una llave maestra en la cerradura para alinear la combinación y abrir la puerta- el impresioning O empleo de unas plantillas adaptables para fabricar una llave idéntica a la original y el empleo de ganzúas.

El inconveniente, Muy frecuentemente, viene del descuido. Los datos que maneja la Policía revelan que un 60% de los robos en domicilios se producen sin signos externos de fuerza por el resbalón, A través de el uso de una lámina semirrígida para abrir una puerta que se ha cerrado sin vueltas de llave. “Muchos robos podrían evitarse si todo el Mundo echase la llave, sea por un período temporal corto O largo y estemos fuera O dentro”, prosigue el jefe del Grupo 11.

El robo con fuerza en domicilios es uno de los capítulos de la criminalidad madrileña que no dejan de acrecentar. La última estadística, del primer semestre de 2014, refleja que los golpes en viviendas crecieron un 12,2% con respecto al año pasado en la capital. Dato que se complementa y corrobora con el de las denuncias por este género de robos, que en el último año analizado -2013- crecieron También un 34% Conforme el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes ha dicho que confía “en una pronta reducción tras las recientes detenciones de bandas especializadas” y ha resaltado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “incrementarán los dispositivos contra este tipo de robos de ahora en adelante”.

Ponerle trabas al ladrón

Profesionales y fuerzas de seguridad coinciden en que la solución está en parte en manos del ciudadano. “Nosotros somos especialistas no Sólo en abrir, También en cerrar. El campo está concienciado con este inconveniente y queremos transmitírselo a la gente Para que ponga las medidas de seguridad necesarias en sus casas”, afirma Carlos Rodríguez, presidente de la Asociación de Cerrajeros de la Comunidad de Madrid (Asmace).

Según los consejos de los expertos, “toda cerradura tienen fecha de caducidad, cuando un fabricante diseña una nueva, en unos 6 O bien ocho años los delincuentes ya cuentan con sistemas de apertura que hacen que pierda su seguridad”. “Darle a una puerta estándar un nivel de seguridad aceptable puede Costar entre doscientos y trescientos cincuenta euros”.

Las recomendaciones de la Policía van en exactamente la misma línea. “El ciudadano debe adquirir productos certificados y de calidad, ponerse en manos de profesionales para informarse de los sistemas de seguridad más adecuados para su hogar”, recomienda el jefe del Grupo 11.

Las penas por este género de delitos oscilan entre los 3 y los cinco años de prisión. Y los criminales, En muchas ocasiones dejan pistas que el ciudadano También puede identificar. “Si vemos un simple plástico en nuestra puerta, O bien notamos que hay algo Dentro de nuestra cerradura, Aunque sea un papel, no hay que tocar nada más y llamar a la Policía”, recomiendan las fuerzas de seguridad.

“Siempre pensamos que a nosotros no nos va a pasar”, afirma el presidente de Asmace. A la espera de leyes que regulen el ámbito O bien la venta de este tipo de productos -que Sólo deberían estar al alcance de los profesionales-, la forma de eludir que un domicilio sea objeto de un robo es ponerle a los ladrones Todas y cada una de las trabas posibles A fin de que no consigan su propósito.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre