«En 2018 Podremos Conectar El Cerebro a Otro Exterior Que Lo Va a hacer Más Potente»

0
116

Todo es superlativo en el currículum de Ray Kurzweil, entre cuyos inventos se hallan el primer lector electrónico para ciegos, el sistema de reconocimiento de voz que dio origen a Siri y el primer escáner digital. Desde hace unos meses radica en este apartamento lumínico con vistas a la bahía de San Francisco y ejerce como ingeniero para Google por petición expresa de Larry Page. “Es la primera vez que trabajo para otra persona”, explica entre dientes. “Solo lo hice Pues me prometieron plena libertad”.

Kurzweil acaba de publicar en España ‘Cómo crear una mente’ (Lola Books, 2013). Una obra en la que expone su teoría del cerebro y explica De qué manera se podrían recrear sus entresijos con la ayuda de un ordenador. Sus palabras son una ventana a un futuro en el que se difuminarán las fronteras entre la vida y la muerte y nuestros cerebros van a ser más poderosos con la ayuda de un ordenador.

P. ¿Por qué decidió escribir este libro?

R. Hace medio siglo escribí un ensayo en el que describía Cómo funcionaba el cerebro. Apenas tenía diecisiete años y gané un premio que me permitió conocer al presidente Johnson. Entonces los científicos apenas tenían pruebas sobre Cómo funcionaba el cerebro por dentro. Pero hubo un científico que se dio cuenta de que nuestro neocórtex era muy uniforme y todas sus partes tenían exactamente la misma estructura y la misma apariencia. Ésa es la única pista que tenía al elaborar aquel ensayo. Entonces describía el cerebro como un órgano con diferentes módulos capaces de reconocer un patrón, recordarlo y actuar en relación con él. Yo decía que esos módulos estaban organizados Conforme con una jerarquía que nosotros mismos creamos.

P. Suena muy similar a lo que usted describe en su libro medio siglo después.

R. De este modo es y ésa fue la base sobre la que desarrollé ciertos de mis proyectos. Pero recientemente volví a darle vueltas al neocórtex y a meditar En qué podíamos aprender sobre el modo en que funciona nuestro cerebro para crear inteligencia artificial. Mi tesis era exactamente la misma que en los años 60 Pero ahora tenía muchos estudios a mi alcance. La capacidad de escanear el cerebro crece de un modo exponencial y lo hacen También los datos y la capacidad de simular el funcionamiento de sus partes.

P. ¿A qué conclusiones llegó?

R. La primordial es que en nuestro neocórtex existen unos trescientos millones de módulos. Cada uno de ellos está compuesto por unas cien neuronas conectadas entre sí que establecen conexiones con otros módulos A través de unas redes cuyo diseño es una suerte de cuadrícula como la que forman las calles de Manhattan. Los adultos tenemos la mitad de conexiones que un recién nacido Pues aquéllas que no usamos desaparecen.

P. No todos esos módulos se dedican a lo mismo.

R. No. Mas El día de hoy tenemos muchas pruebas de que las unas partes del cerebro usan métodos muy similares y son intercambiables. Nuestro lóbulo frontal y el occipital tienen Generalmente funciones opuestas. El primero es el responsable del pensamiento abstracto y el segundo de reconocer los bordes de los objetos. ¿Pero qué ocurre con el lóbulo occipital de los ciegos de nacimiento? No se queda ahí sin hacer nada. Es reclutado por el lóbulo frontal para asistirle con el lenguaje, el humor O bien la ironía. Temas muy complejos que demuestran que Todas las zonas del cerebro funcionan con Exactamente el mismo lenguaje. Lo que marca la diferencia no es la morfología de esos módulos sino la jerarquía que aplica el cerebro.

P. Es el tamaño de nuestro neocórtex lo que nos hace humanos.

R. En cierto modo sí. Esa es La gran innovación con la que la evolución ha dotado al humano. Los primates no tienen nuestro lóbulo frontal y Por eso no tienen nuestra inteligencia. Los chimpancés pueden comunicarse con la lengua de signos y crear herramientas muy rudimentarias. Pero su lenguaje es muy sencillo y no pueden crear herramientas con las que crear otras herramientas más complejas.

P. ¿En qué se diferencia un cerebro de un ordenador?

R. Un computador no es capaz de hacer Dos cosas al unísono. Hace Sólo una cosa Mas la hace muy rápido y con mucha precisión. Hace miles de millones de operaciones por segundo y apenas se equivoca. El cerebro es un tanto lo opuesto. Apenas hace cientos de operaciones por segundo y es mucho más lento que un computador. Pero es capaz de hacer millones de operaciones al unísono y es mucho menos fiable que un computador. Cientos de módulos intervienen Por ejemplo cuando uno reconoce una A mayúscula. Ciertos fallan Mas esos fallos son irrelevantes Porque La mayor parte de ellos aciertan y reconocen esa vocal.

P. Usted trabaja para simular el funcionamiento del cerebro humano en un ordenador. ¿Qué obstáculos aprecia?

R. Muchos Mas no es imposible. El matemático británico Alan Turing dijo que cualquier forma de computación al final es equivalente. Un dispositivo con suficiente memoria puede simular el funcionamiento de cualquier otro dispositivo. Eso es válido para un PC, que podría simular el funcionamiento del cerebro humano haciendo exactamente las mismas operaciones de una en una Pero muy deprisa.

P. ¿Cuándo Será posible?

R. No nos queda mucho para llegar a ese punto. Hace unos años escribí en mi libro ‘La singularidad está cerca’ que haría falta un PC capaz de llevar a cabo entre 100 billones y 10.000 billones de operaciones por segundo para recrear el cerebro humano. El día de hoy existen ordenadores gigantes con esa capacidad y mi impresión es que en apenas una década costarán unos mil dólares y estarán al alcalde de cualquiera. Su teléfono ya es capaz de hacer un billón de operaciones por segundo y su capacidad no dejará de crecer.

Aprenderá cualquier cosa que merezca la pena leer en Internet.

R. Mis estimaciones son muy conservadoras. Mi impresión es que al final de esta década tendremos ordenadores muy baratos y con capacidad suficiente para simular el cerebro humano. Es algo que es ya posible con los medios de los que disponemos en Google. Lo que estoy haciendo allá es construir un modelo del cerebro capaz de manejar el lenguaje igual que los seres humanos. No Solo leer documentos sino más bien comprenderlos. En Google estamos creando un sistema que leerá decenas de miles y miles de millones de páginas. Aprenderá cualquier cosa que merezca la pena leer en Internet. Creará una base de conocimientos sobre el Planeta y uno podrá escribirle y hacerle preguntas. No Solo la altura de la Torre Eiffel sino temas más complejos como las polémicas que afectan a una persona.

P. Ustedes están creando una suerte de asistente personal capaz de contestar sobre cualquier cosa.

No Solo temas amplios sino más bien Problemas muy concretos.

R. Aproximadamente. Pero nuestro buscador no Sólo responderá a lo que usted le pregunte. Asimismo recordará aquello Con lo que usted le preguntó anteriormente y le dará novedades sobre el asunto sin que usted se las pida. No Solo temas amplios sino más bien Problemas muy concretos. Apuntará cualquier novedad sobre un problema que interesa a su interlocutor y Va a ser capaz de resumir cualquier artículo científico con unas palabras que cualquiera pueda comprender. El buscador en el que estamos trabajando También cambiará la forma en que funcionan los traductores informáticos. Nuestra intención es que el PC actúe como un humano, que primero comprende una frase en el idioma original y luego la articula en el segundo idioma. Nuestro objetivo es moldear todos los productos de Google comprendiendo mejor el lenguaje.

P. ¿Qué es lo más difícil de simular en el cerebro humano?

R. Supongo que el nivel de abstracción que es capaz de alcanzar. Piense en la ironía O en el sarcasmo. Implican múltiples niveles de interpretación y eso confunde a los ordenadores. Lo que el cerebro humano hace es crear esa jerarquía con su propio pensamiento. Ése es el secreto del pensamiento humano. Ahora tengo ciertas ideas sobre Cómo un ordenador puede crear esa jerarquía. Es un proceso que podemos interpretar y replicar También.

P. ¿Podrá un computador escribir una novela O bien componer una sinfonía?

R. Ésas son las creaciones más complejas de nuestro neocórtex y funcionan A través de metáforas. Cada género de música es un lenguaje que muy pocos seres humanos llegan a dominar. Sólo un puñado de genios alcanzan el nivel de un Mozart O de un Bach. Entre otras cosas Pues nuestro cerebro tiene una capacidad muy limitada: apenas 300 millones de módulos neuronales. Mas pronto vamos a poder progresar nuestro cerebro y tener una especie de neocórtex exterior que estará disponible en la nube y que nos permitirá eludir esa restricción. Es preciso un cerebro especial para llegar a ser un genio como Mozart y Todavía no comprendemos los procesos que intervienen en ese proceso. Mas las aptitudes serán menos esenciales que hasta el momento Por el hecho de que ya no tendremos un cerebro tan limitado.

P. ¿Por qué?

R. Porque nuestro neocórtex Será considerablemente más potente. Podremos conectarlo con ese cerebro exterior en torno por año 2030 y Va a ser un órgano flexible. Si usted precisa cien millones de módulos cerebrales más Porque su jefe se le está acercando y necesita decir algo inteligente, Va a ser capaz de tenerlos a su alcance. Nuestro cerebro Será un híbrido de nuestro neocórtex biológico y esa extensión no biológica a la que podremos acceder Mediante la nube. Esa extensión no biológica crecerá exponencialmente en los próximos años y Va a ser nuestro cerebro dominante en apenas una O Dos décadas.

P. ¿Tan pronto?

R. Lo más eficiente es tener ese cerebro no biológico en la nube, que está libre para todo el Planeta. No podemos acceder Todavía directamente desde nuestro cerebro. Mas nuestros teléfonos ya son una extensión de nuestra mente y son instrumentos muy democráticos Porque cualquier humano tiene en la palma de su mano más información de la que tenía a su alcance hace 15 años el presidente de EEUU.

P. ¿Tendremos un chip implantado en nuestro cerebro?

R. No Va a ser necesario. Habrá transmisores minúsculos del tamaño de nuestros leucocitos que podremos introducir sin cirugía en nuestro cerebro. Hoy día Solo podemos conectar nuestro cerebro a un ordenador A través de chips del tamaño de un guisante y A través de procedimientos muy invasivos que Solo se usan en enfermos de Parkinson y de epilepsia. Mas eso Asimismo cambiará En unos años.

P. Usted augura un Planeta donde podamos archivar nuestros conocimientos como ahora archivamos el contenido de un PC.

R. El primer paso sería extender nuestro pensamiento con ese cerebro no biológico en la nube. Ese neocórtex enseguida Será tan potente que va a poder comprender nuestro cerebro biológico y replicarlo. Nuestros recuerdos, nuestras habilidades y nuestros conocimientos estarán almacenados en la nube a salvo de cualquier enfermedad O cualquier accidente.

P. Usted augura que crearemos avatares afines a nosotros con esa información. Avatares capaces de vivir por siempre sin nuestras restricciones Pero que no serían nuestro ‘yo’.

R. Si arrojo mi teléfono ahora por la ventana, puedo recuperar su contenido. Mas no creemos que podamos hacer algo similar con un humano Porque no hemos llegado a ese nivel… Todavía. Yo auguro que dispositivos digitales como su teléfono alcanzarán el nivel de complejidad de un humano en torno a 2029.

P. Fue una predicción muy polémica cuando la hizo en 1999.

R. Lo fue y mis colegas la pusieron en solfa Durante un congreso que se celebró en Stanford. Una porción considerable afirmó que no ocurriría Nunca y La mayor parte afirmó que no ocurriría A lo largo de cientos de años. Hace siete años, en cambio, mis colegas habían alterado de opinión y situaban la creación de esos dispositivos digitales entre 25 y 50 años. No tan lejos de la fecha que yo había previsto. Mi impresión ahora es que habrá dispositivos capaces de desarrollar ciertas tareas humanas en apenas cinco años y dispositivos al nivel del ser humano en apenas 16. Pero el objetivo que deberíamos plantearnos no es crear cerebros que se asemejen al humano sino hallar la manera de extender nuestra inteligencia. Ése ha sido Siempre y en todo momento el objetivo del ser humano y ya ha empezado a acontecer. Apenas recordamos los números ni las direcciones de correo electrónico de nuestros amigos. Están Todas y cada una en nuestros teléfonos.

P. ¿En algún instante esos robots que usted describe tendrán derechos?

R. Eso requiere un paso previo: la creación de entes no biológicos que operen al nivel del ser humano. El día de hoy por Hoy nuestros ordenadores no tienen derechos. No tienen la inteligencia suficiente para exigirlos. Mas va a llegar el instante en que habrá dispositivos más inteligentes que los seres humanos capaces de enfadarse y de sonreír. Va a haber quien ponga en duda esos sentimientos y los defina como simulaciones de la realidad. Pero van a ser máquinas considerablemente más inteligentes que nosotros. Mi impresión es que no nos convendrá llevarnos mal con ellas y que les concederemos los mismos derechos que a una persona.

P. ¿Nos concederán derechos esas máquinas a nosotros?

R. Existen muchas novelas de ciencia ficción que recrean una guerra entre las máquinas y los humanos. Mas mi impresión es que todo Va a ser mucho más complicado. Los humanos serán mucho más inteligentes Pues sus cerebros estarán conectados a dispositivos digitales. Mire lo que ha ocurrido con nuestros teléfonos. No los controla ningún Gobierno. Están en las manos de miles y miles de millones de personas. La tecnología es muy democrática. Un par de adolescentes crearon Google con sus ordenadores portátiles y algo similar está ocurriendo en muchos lugares del Planeta.

P. Al comienzo Solo los más ricos podrán acceder a esa extensión de su cerebro y eso potenciará la desigualdad.

Ocurre constantemente con cualquier tecnología digital.

R. Es un argumento que me citan a menudo y Siempre digo lo mismo. Uno tenía que ser rico para tener un teléfono móvil hace veinte años. Mas aquellos teléfonos no funcionaban muy bien, eran carísimos y tenían el tamaño de una barra de pan. Los ricos tienen acceso a estas tecnologías cuando son imperfectas. En cuanto funcionan bien, bajan de precio y son prácticamente Gratis. Ocurre constantemente con cualquier tecnología digital. Podemos adquirir casi cualquier dispositivo por la mitad de costo un año tras su lanzamiento.

P. El escenario que plantea invita a meditar que nuestras escuelas no tienen mucho sentido.

R. Nuestras escuelas responden a un modelo obsoleto Porque ponen el énfasis en la memorización de unos datos que están a nuestro alcance en nuestro bolsillo. A nuestros hijos habría que enseñarles De qué forma solucionar Inconvenientes que Aún no se han resuelto y De qué manera acceder a la nueva información. Lo mejor sería Asistir a cualquier pupilo a llevar a cabo un proyecto por el que sienta una pasión especial. Solo Así aprenderán cosas esenciales. Aún precisamos maestros. Mas deben ser sobre todo guías y mentores capaces de estimular a sus alumnos.

P. ¿Cambiará nuestra percepción de la muerte?

R. Siempre y en toda circunstancia percibiremos la muerte como lo que es: una tragedia muy profunda que anima la historia del ser humano. Hasta hace muy poco absolutamente nadie podía desarrollar una estrategia para vivir lo bastante para llegar a un punto a partir del que pudiese vivir indefinidamente. De esta manera fue como comenzamos a racionalizar la muerte y a decir que era una liberación y que era precisa para dar sentido a la vida. Ese es el origen de La mayoría de nuestras religiones. Pero la muerte es una gran pérdida de todo cuanto da sentido a la vida: la belleza, el conocimiento, la sabiduría, el amor O bien la creatividad. Yo he escrito varios libros para hacer una llamada a mi generación, que no es consciente que estamos a las puertas de una revolución que disparará nuestra esperanza de vida en apenas diez O bien quince años.

P. ¿Hasta qué punto?

R. La gente no se da cuenta de la transformación que está ocurriendo en la medicina. Nuestra esperanza de vida andaba por los 19 años al inicio del segundo milenio y por treinta y siete al principio del siglo XX. Pero esa mejora se acelerará en los próximos años gracias a los avances informáticos y al proyecto del genoma humano. No Sólo hemos descifrado nuestra información genética. Somos capaces de Cambiar los fragmentos que causan enfermedades mortíferas. Estas herramientas son mil veces más potentes que hace una década y van a ser mil veces más potentes Dentro de diez años y un millón de veces más potentes en apenas 20. Ese es el motivo por el que creo que veremos cambios radicales en la medicina en las próximas 2 décadas. Yo tengo sesenta y cinco años y estoy predispuesto a sufrir diabetes y Inconvenientes cardiovasculares. Por eso tomo unas 150 pastillas con vitaminas y suplementos que me permitan mantenerme sano para el día en que lleguemos a lo que yo defino como ‘Puente 2’.

P. ¿A qué se refiere?

R. A la habilidad para corregir los defectos de nuestro genoma: aquellos genes que nos predisponen a padecer enfermedades como el cáncer O bien la demencia senil. El siguiente paso sería lo que yo llamo ‘Puente 3’: mejorar nuestro cuerpo con dispositivos no biológicos Por medio de la tecnología. Mi impresión es que seremos capaces de crear dispositivos capaces de llevar a cabo las funciones de nuestros órganos y de fortalecer nuestro sistema inmune con nanorobots capaces de advertir el sida O el cáncer que van a tener el tamaño de nuestros leucocitos. El último paso sería recrear literalmente todos los mecanismos de nuestro cuerpo al lado de la biología. Si bien eso Aún nos va a llevar más tiempo.

P. ¿Por qué los científicos no tan optimistas como usted?

R. Por el hecho de que asumen que el proceso es lineal y no exponencial. Nuestro cerebro está programado para pronosticar el futuro linealmente. Por eso son tan conservadoras las predicciones de científicos que han ganado el Nobel Pero no comprenden el ritmo al que avanza la tecnología. Yo empecé a estudiar este tema hace medio siglo y le aseguro que la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso. Treinta pasos lineales nos llevan de uno a 30. Treinta pasos exponenciales nos llevan hasta mil millones. No estoy especulando. El ordenador que tengo Aquí es miles de millones de veces más potente que el que usaba cuando era un adolescente.

P. He leído que usted desea devolver a la vida a su padre.

R. El proyecto es crear un avatar al que yo no pueda distinguir de mi padre. Es un objetivo poco a poco más simple Pues mis recuerdos de él empiezan a desvanecerse. Mi padre tenía el instinto de guardarlo todo. Tengo guardadas sus Fotos, la música que escribió, los vídeos caseros en los que aparece y Naturalmente su ADN, que es información genética. Tengo a mi alcance detalles suficientes para crear un avatar que tendrá una personalidad similar a la de mi padre. Usted dirá que no es mi padre. Pero si mi padre estuviese vivo tampoco sería exactamente la misma persona. Sería una persona distinta de la que era hace unos años. Nosotros cambiamos continuamente. No somos la misma persona que hace unos meses. Nuestras células no son las mismas y nuestro carácter va cambiando gradualmente. Mas he descrito esta idea a otras personas y la encuentran interesante. La gente piensa en recrear a su esposa, a su hijo O bien a su madre. Va a haber un instante en que vamos a poder copiar los recuerdos, los conocimientos y las habilidades de una persona y recrearlos en un avatar.

P. ¿Será esencial para nosotros que los robots tengan apariencia humana?

R. En el futuro habrá máquinas inteligentes que no la van a tener. Pero en algunos casos Va a ser útil que esas máquinas adopten la manera de un ser humano. Va a haber robots diseñados para cuidar a un enfermo O para ejercer como amantes. Aun Así mi impresión es que la idea de la apariencia humana También cambiará. Ya hemos empezado a modificar nuestro cuerpo con implantes y tatuajes y daremos cada vez más pasos en esa dirección. Pasaremos bastante tiempo en la realidad virtual y experimentaremos con nuestro cuerpo dentro y fuera de esa realidad. Es bastante difícil pronosticar De qué forma van a ser nuestros cuerpos entonces. Al fin y al postre, es como procurar predecir la moda.

P. ¿Algún día dejaremos de ser seres biológicos?

R. Poquito a poco dejaremos de depender por entero de la biología. Será bastante difícil apartarnos del todo de ella Porque Aún tenemos ADN y bacterias en nuestro organismo. Mas nuestra realidad se irá alejando Poco a poco de ella Conforme sus funciones las puedan llevar a cabo dispositivos artificiales.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre