En Este Sentido Es El Concepto Opuesto A Esoterismo

0
207

Bueno, a ver qué tal va la ficha esta . No sé si la habré conjuntado bien, he intentado basarla en el trasfondo. Hasta he estado buscando una imagen que me gustase para el personaje, Pero no he visto ninguna. La que he puesto, se parece a De qué forma lo imagino, Pero en la foto el tio es demasiado guaperas

Nombre: Jean Alexander Sindey.

Foto:

Sexo: Varon.

Clan: Tremere.

Historia ya antes del abrazo (Transformación) y como pasó:

Había terminado el último curso de la carrera universitaria, Historia. Me había estudiado mucho, y me había ido mucho de fiesta. Aparte de eso, jugaba al futbol En ocasiones con los amigos, corría un tanto… y por otro lado, investigaba mucho todo lo oculto. Era algo que me agradaba desde pequeño, cuando me imaginaba siendo un terrible hechicero. Lo malo de esa época era el trabajo a tiempo parcial que me había cogido. El trabajo en sí era aburrido y un coñazo, Pero el jefe era un asqueroso en todos y cada uno de los sentidos. Con lo que mandé a la mierda al asqueroso, aproveché las opciones que había para viajar económico, y con 2 buenos amigos nos fuimos por el centro de Europa. Yo ya había estado en Alemania un curso, y me apetecía volver. Fue un viaje Fantástico. Estuvimos 3 días en Berlin, cinco en Hamburgo. Uno de mis amigos tenía una beca para hacer un curso de Posgrado en Leipzig, Conque estuvimos una semana allí Mientras él preparaba las cosas. Conocimos a unas chicas de Baviera, cada una de un pueblo distinto, Así que nos fuimos para allí 2 semanas. Luego, decidimos irnos a Viena. Durante todo el viaje nos dedicamos a lo mismo: por la tarde visitábamos algunos lugares de interés histórico u ocultista, tampoco muchos Porque ya conocíamos la zona, Entonces hacíamos deporte, jugando al fútbol O bien corriendo por los parques, y de noche nos íbamos de marcha, O bien jugábamos al poker con los lugareños hasta las tantas. Por la mañana, dormíamos la resaca. He de decir, que los 3 estábamos muy interesados en temas ocultistas,y estábamos recien salidos de la universidad, Con lo que cuando visitábamos alguna librería Siempre y en todo momento había algún libro que nos interesase, Mas no teníamos dinero para comprarlo. Con lo que decidimos no ir a librerías ni bibliotecas, Pues el viaje era para desfogarnos.

El ocultismo me llamaba más que la historia de esa gran ciudad, por alguna extraña razón.

Cuando llegamos a Viena, Sin embargo, sentimos una suerte de aura especial en la urbe. Más que los palacios, museos, monumentos, y todo eso, me atrajeron de inmediato sus bibliotecas y librerías. El ocultismo me llamaba más que la historia de esa gran ciudad, por alguna extraña razón. Tanto me llamaron, cada vez cada vez más y más, que en vez de regresar a mi país con mis amigos, me quedé allá a pasar una temporada. Me pasaba los días y las noches leyendo, curioseando, conociendo gente de círculos ocultistas; Mas También me pegaba unas juergas tremendas, cada noche con una chica distinta, unos cuantos litros de alcohol dentro, y A veces Aun una pelea que saldaba a puñetazo limpio. Claro, al final se me acabó el dinero, Mas tuve suerte. Entre la gente que conocí, estaba un tipo rico, que de ocultismo y magia sabía un rato. Él me dijo que unos amigos suyos muy ricos querían crear una suerte de grupo investigador sobre ciertas cuestiones históricas, relacionadas con el esoterismo. Ya habían reclutado a un Maestro de gran nivel, y este género me dijo que yo podría ser el segundo en unirme, ser el ayudante del Profesor. ¡Y encima me pagarían un poco! Claro, de inmediato dije que sí, y el tio me invitó a ir esa noche una fiesta, en una mansión alquilada a propósito, situada en las afueras. A las doce de la noche me recogió un vehículo de lujo, y me llevó a la mansión, atravesó el portón de acceso al terreno, y me depositó en la puerta. Había bastante gente, ciertos de ellos muy… curiosos. Todos, muy interesantes. Me llamaron a una habitación del ala derecha, y cuando entré, De repente me atacaron. En el primerísimo momento, estaba muy confundido, y después muy sorprendido. Sabía lo que me había pasado, y prácticamente no me lo creí… prácticamente. No había sido reclutado para ningún conjunto de estudio. Me habían llamado para mucho, considerablemente más, y ahora era un vampiro. Y más que eso, Aun.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre