Esoterismo Gnóstico Medieval • Gran Hermandad Blanca

0
27

Afortunadamente en nuestra época podemos Hablar de esoterismo en público, estemos a la luz del día O bien en la oscuridad de la noche. Mas pensemos que no Siempre y en toda circunstancia ha sido De esta manera. La Inquisición de la Edad Media persiguió desde todo punto de vista a cualquier género de esoterismo gnóstico y de toda condición.

Se recuerda a Cornelio Agrippa, a Felipe Teofrasto Bombastro de Hohenheim (Aureola Parecelso) y También al famoso Dr. Fausto, encantador y mago renombrado de la temporada.

Estos hombres fueron discípulos del venerable gran Profesor Abate Trithemius, que enseñaba esoterismo en su monasterio medieval y Jamás fue a parar a la hoguera.

Incluso estando vigentes las crueles y antihumanas prácticas de la Inquisición, dirigidas con extrema saña y perversión por la iglesia católica, el esoterismo gnóstico Siempre y en todo momento se mantuvo vivo Dentro de los monasterios.

En aquellos tiempos no era posible Hablar públicamente de estos temas como podemos hacer En la actualidad. Quien hablaba O bien procedía con sus actos, en ciertas acciones que la iglesia y sus desalmados representantes reprobaban, era juzgado por hereje y por brujo y quemado vivo en la plaza pública.

Esoterismo gnóstico medieval, la inquisición y la tortura

Las acciones llevadas a cabo por el Beato Oficio A lo largo de la Inquisición son espeluznantes y muy desagradables.

Los inquisidores aseveraban que al echar a las brujas al agua, no se hundían. Que flotaban Porque el Demonio las ayudaba y que entonces era absolutamente necesario someterlas a otro tipo de tortura física.

Los Inquisidores más imbuidos de religiosidad, y los más fieles católicos, proponían que se las amarrase las manos por detrás del cuerpo y que se las atara al púlpito, dejándolas colgando en el aire.

El Inquisidor decía que era un sistema infalible Puesto que el brujo O la bruja, al encontrarse en esas circunstancias, volvería por sí mismo y con la ayuda de su brujería y la del mismísimo Diablo, a colocarse sobre el púlpito y “cantar”, O sea, confesar su delito.

Esto es, de una manera O de otra Siempre se cumplía el mandato del inquisidor. Siempre y en toda circunstancia se terminaba en la hoguera.

La Inquisición ha basado desde sus inicios sus procedimientos en acciones fraudulentas y manipuladas. En una de las actas de fe de la inquisición se puede leer: “… por ahí hubo un sujeto en el país de la Alemania, que andando por un bosque encontró un conjunto de personas que estaban en el Sabath.

Cuando esas personas se vieron descubiertas se sumergieron completamente en la Cuarta Vertical y desaparecieron. Más dejaron en el terreno una copa en la que figuraban escritos en papel los nombres de varias personalidades de la época… “.

Obviamente, esa copa con los nombres de los implicados en esa “brujería” fueron a parar a las manos de los representantes de la Santa Inquisición. Y no tuvieron otra alternativa que quemarlos públicamente en una hoguera.

El esoterismo gnóstico Siempre y en todo momento fue perseguido y Especialmente en la Edad Media. A Turquía También llegó la Inquisición y los inquisidores no escatimaban maldad cuando decían que “levantar las uñas de las brujas y brujos y meterles clavos como A fin de que sientan dolor, O bien llevarlos a la torre del martirio O bien al pozo, O bien quemarles las plantas de los pies, etc. era una parte de la Justicia Divina, ordenada por Dios”.

La inquisición llegaba a extremos tales contra su lucha contra el esoterismo que creía sus mentiras y embustes. Un sacerdote tuvo que confesar, bajo tortura, que hacía más de cuarenta años que tenía cópulas sexuales con una mujer-Diablo.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre