Experiencias cercanas a la muerte: una especulación meticulosa sobre la vida

0
52

¿Alguna vez has encontrado experiencias cercanas a la muerte en tu vida hasta ahora? Si no, aquí hay un artículo en el que describo varios pinceles de ahorro con la muerte basados ​​en experiencias de la vida real. Lo ayudan a reevaluar su vida y a hacer todas las cosas maravillosas que la vida tiene para ofrecerle, entendiendo el valor y el valor de la vida. Sigue leyendo para descubrir lo que tengo que revelar.

Estaba en el extranjero y mi dormitorio estaba a cinco minutos de la estación de tren subterráneo. Tuve que cruzar un carril lateral y también una carretera principal antes de poder dirigirme a la estación.

Una vez copiando la forma en que mi compañera extranjera cruzó la carretera principal descuidadamente, ignorando los semáforos, y también en cierta medida con un poco de destreza, estaba a punto de cruzar esta carretera en su camino. Caminé hacia la carretera principal y estaba a punto de dar otro paso más cuando un automóvil de alta velocidad pasó junto a mí a centímetros de mí. Un paso más ese mismo día en la carretera principal me habría quitado la vida; no había forma de que incluso un freno de automóvil hubiera podido ayudar. Me gusta creer que Dios me salvó la vida en una fracción de segundo.

Hubo otra ocasión en la que estaba al otro lado de esta carretera principal caminando de regreso al dormitorio. Llegué a la mitad de la isla cuando un automóvil detrás de mí se detuvo y una mujer me preguntó, bajando la ventanilla del automóvil, si sabía dónde estaba tal o cual lugar. Nunca escuché sobre ese lugar que quería conocer, y simplemente dije que sí lo sabía y que estaba a punto de seguir mi camino cuando la misma mujer detrás susurró algo en voz alta que me hizo volverme y mirarla, y en ese mismo momento, Un automóvil pasó a la velocidad de la luz justo delante de mí. Me gusta creer que Dios me salvó la vida una vez más a través de la precaución correcta de la mujer detrás de mí, que me salvó la vida una vez más en una fracción de segundo.

Me gustaría narrar una tercera ocasión sobre una experiencia cercana a la muerte que es así. Había venido al dormitorio para almorzar rápido y estaba de regreso a la estación de tren. Había tenido más cuidado al cruzar la carretera principal después de los dos primeros incidentes, y ahora estaba cruzando el carril lateral distraídamente donde rara vez veía pasar automóviles. Mi asignación de trabajo estaba en la programación PHP, y estaba teniendo algunos problemas al respecto sobre los cuales estaba reflexionando en mi cabeza mientras cruzaba el carril cuando algo pesado me tocó las piernas y me arrojaron al suelo con dureza. Traté de averiguar qué sucedió y finalmente me di cuenta de que una conductora me había golpeado con su automóvil. Ella inmediatamente vino a mi lado, diciéndome si estaba lastimada y si necesitaba ir al hospital. Bueno, pude levantarme, pero el conductor me decía si necesitaba su dirección o si podía ayudarme llevándome al hospital. No le presté atención. Mis pantalones estaban llenos de suciedad, y cojeando un poco, llegué a mi dormitorio para cambiarme de ropa mientras la mujer detrás gritaba diciendo que lo sentía, y estaba oscuro allí para que no me notara. Bueno, ¿dónde vio la oscuridad cuando era la luz del día? De todos modos, esa noche, después de regresar a casa del trabajo, compartí la experiencia del accidente con mis compañeros de habitación, y me aconsejaron que fuera al médico al día siguiente y me examinaran la pierna izquierda donde sentía algo de dolor. Bueno, en la oscuridad o la luz del día, Dios me salvó la vida una vez más, al darle a la conductora la visión correcta en una fracción de segundo, ¡de lo contrario, habría tenido todo el auto sobre mí y me habría matado!

Así que estas son algunas experiencias cercanas a la muerte que tuve en mi vida y cuando miro hacia atrás e imagino que fallecí en uno de esos momentos, realmente me doy cuenta de lo bendita que es ser vivo hoy y, por lo tanto, estoy agradecido con Dios por salvarme la vida más de una vez, y aunque he pasado por muchos desafíos desde entonces y todavía estoy siendo desafiado. Usted y yo tendemos a hacernos más fuertes y crecer con ellos, y también aprendemos con habilidad y meticulosidad a recolectar los dones que la vida tiene para ofrecer a través de las lecciones.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre