Fernando Sánchez Dragó: “Los Reinos De Taifas Ya No Los Defiendo”

0
68

A Sánchez Dragó le fastidia (para decirlo con suavidad) que le califiquen de polémico, lo que no se considera en absoluto. Mucho menos, provocador. “No lo soy. Lo que sí tengo son ideas provocadoras”. Sus ideas provocadoras salieron a la palestra por primera vez en diciembre del 78, cuando se publicó Gárgoris y Habidis (Una historia mágica de España). Fue un bombazo que, a estas alturas, ha superado las 70 ediciones.

La que acaba de salir (en Planeta, como las últimas) le tiene En especial satisfecho por la oportunidad de regresar a plantear el ser de España en estos momentos. Que de eso va Gárgoris y Habidis, de lo que sea la problemática España. Y De ahí que su interpretación (¿provocadora?) platónico-junguiana removió las aguas como las removió. Recordemos, que ha llovido mucho: Dragó buceaba en una España oculta, mejor que mágica (a estas alturas, en que todo es mágico, él prefiere el primer término), en la que había cuajado la tradición de Oriente, la España de lo no oficial, lo marginal, lo subterráneo, de la alquimia, la oscura gente y las existencias orilladas.

Hasta ahí, bien, Más o menos, Si bien no eran éstos temas que hicieran furor en los departamentos de Historia. Mas, Además de esto, Dragó venía a reconocer una España primigenia en la noche de los tiempos, lo que levantaba sarpullidos. Y se sumergía en un inconsciente colectivo junguiano que terminaba de descolocar al personal. A cierto personal del establishment cultural, Pues muchos otros, a juzgar por las ventas del libro, debieron de reconocerse en ese inconsciente colectivo.

Dragó encontraba el sentido de la unidad de España Precisamente en su diversidad (eso sí caía bien en el naciente Estado de las Autonomías) y prefería Charlar de las Españas, Aunque hablara Asimismo de España: “omnia in unum” resume él. Gárgoris y Habidis le dio la vuelta a su vida como si fuera un calcetín, entre otras muchas cosas por granjearle una popularidad tan exagerada como indeseada. Sostiene, sin empacho y sin esperanza de que se le crea, que, si pudiera volver al momento precedente a su publicación, no lo publicaría.

Otro motivo de arrepentimiento es haber contribuido a potenciar “fuerzas demoníacas subterráneas, los nacionalismos”. Ya no defiende los reinos de taifas, como entonces, ni la España de las 3 etnias. “En los más de 40 años que han pasado desde que lo escribía han cambiado muchas cosas y la historia te fuerza a Mudar tus conclusiones. Los habitantes de la España de las 3 etnias estaban Siempre y en todo momento a estacazos entre ellos, y los árabes que entraron por el Sur, quisieron hacerlo por el Este y se les paró en Lepanto, y después por el Norte, vuelven Hoy a intentarlo en las pateras”.

Esos cambios de opinión aparte, Gárgoris y Habidis sigue siendo uno de los libros más personales suyos; por un motivo: “La mayor parte de mi exilio desde mediados de los 60 transcurre en Oriente. Allá descubro un Planeta que sigue siendo el mío. Me cautivó tanto lo que encontré que quise escribir un manual de iniciación y esoterismo en España”. En esa busca se encontró, Por poner un ejemplo, con que el Camino de Santiago (“que entonces no hacía absolutamente nadie, Asimismo contribuí a ponerlo de moda”) se superponía sobre un molde muy precedente de culto a Osiris.

Y eso, el tener proyectos entre manos, dice que le mantiene activo y joven.

Original, provocador, erudito, desmesurado, barroco, el libro arrasó. Vuelve ahora que el ser y el inconveniente de España están De nuevo en el tablero. Dragó se ocupó Luego en distintos libros de la España trágica, la España cutre O bien la España pícara (La canción de Roldán). Tiene pendiente un trabajo, Asimismo ambicioso y de largo aliento, sobre la España heroica, de Numancia a la Guerra Civil. Y eso, el tener proyectos entre manos, dice que le mantiene activo y joven. Sabe que va a cumplir ochenta años (la edad de otro escritor que, como él, tiene el premio Planeta y una novia oriental) Porque lo afirma el DNI.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre