Fórmulas Que Cambiaron El Planeta

0
82

Si hay algo peor visto que contar las cosas con los dedos, es medirlas por docenas. Que una partida de jurel en mal estado afecte a “decenas de consumidores” tiene un pase, Pero como afecte a “docenas de consumidores” terminan despedidos el pescadero y el periodista. Las masas acríticas no estan octamerizadas, sino adocenadas, y el redactor de la Wikipedia ha tenido que sudar tinta para encontrarle un ángulo positivo a la cosa: “La docena es una expresión muy usada en el momento de Charlar de huevos de aves, Singularmente de gallina, debido a que son envasados en envases que tienen una capacidad de una docena O bien de media docena”. ¿A qué viene, entonces, la docena?

Prácticamente todo el Mundo echa la culpa a la luna, que lleva 4.Quinientos millones de años dando una docena de vueltas anuales a la Tierra: de ahí que tengamos 12 meses y doce signos del zodiaco. Con un poco de indulgencia, se puede adjudicar al mismo fenómeno -O bien al “ya puestos, total”- que tengamos una docena de horas En todos y cada mitad del día.

Comenzamos a patinar con la “docena del fraile”, definida por la Academia como “conjunto de trece cosas”. ¿Insólito? No lo crean. Los ingleses También tienen su baker’s dozen, O docena del panadero, compuesta por trece bollos, a ser posible muffins de pasas para rellenar de mermelada en un instante de debilidad otoñal. La razón de esta última extravagancia hay que buscarla en la geometría: es más fácil encajar trece muffins que doce en una bandeja rectangular.

Como un pie tenía 12 pulgadas, una libra doce onzas y un chelín 12 peniques, los mediterráneos solemos suponer que las docenas son cosa de los bárbaros del norte, Pero de eso nada. En los buenos tiempos del imperio, los romanos usaban una moneda que valía lo que pesaba: una libra (en la época, 327 gramos), y se llamaba Por esta razón as libralis. Si algo cabe imputar a los bárbaros es que pusieran en apuros al imperio y el as empezara a perder peso, convirtiéndose en as trientalis (un tercio de libra), as quadrantalis (un cuarto) y as uncialis: un doceavo, Esto es, una onza. Tanto la palabra inch (pulgada) como ounce (onza) vienen del latín uncia, que significaba 1/12 de lo que fuera. En el declive de la República se llegaron a ver ases semiuncialis, Aun. Once, por cierto, no viene de onza, sino más bien de undecim.

La docena no es antigua ni bárbara: es un buen número Porque tiene buenas bases: Dos por 2 por 3 da una docena. 3 por cuatro También. Oh, y treinta docenas hacen 360: la cuadratura del círculo.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre