Francisco Peregrina A Fátima En El Centenario De Las Apariciones

0
112

Francisco viajó el día de ayer al santuario de Fátima, en Portugal, para celebrar El día de hoy el centenario de las apariciones de la Virgen y canonizar a 2 de los pastorcitos videntes, los hermanos Jacinta y Francisco Marto, fallecidos siendo Aún niños A consecuencia de la devastadora epidemia mundial de gripe de 1918 y 1919.

Jorge Mario Bergoglio prosigue la estela de los últimos papas con su presencia en uno de los lugares de mayor devoción mariana del catolicismo moderno y, a la vez, rodeado de un halo de misterio y de cierta superstición que la Iglesia trata de disipar desde hace años.

El Pontífice, que Jamás se concede un descanso, mantuvo por la mañana su agenda en el Vaticano y recibió a los participantes en un simposio sobre astronomía. Entonces, antes de abandonar la residencia de Santa Marta para dirigirse al aeropuerto de Fiumicino, Francisco saludó a seis mujeres “con Problemas personales de sufrimiento”, Según el portavoz vaticano.

Ya en el avión, el Papa se dirigió brevemente al séquito periodístico y confirmó que se trata de un viaje “algo singular, de plegaria, de encuentro con el Señor y con la Santa Madre de Dios”. Como es tradición, desde el aeroplano -un Airbus A321 de Alitalia- se enviaron telegramas de saludo y bendición a los jefes de Estado de todos los países sobrevolados: los presidentes de Italia, Francia y Portugal, así como el rey de España, Felipe VI.

El cardenal Parolin pide que no sigan las “especulaciones inútiles” sobre las premoniciones de la Virgen

Francisco ha querido circunscribir la visita al santuario, a la vertiente espiritual, y no ampliarla a Portugal como país, tal como hizo Benedicto XVI en el 2010. De ahí que haya optado por no incluir su paso por Lisboa. Pese a todo, no ha podido evitar, en su condición de jefe de Estado, cierto protocolo, Aunque mínimo. Tras aterrizar en la base aérea de Monte Real, mantuvo un breve en encuentro, en una sala de la torre de control del aeropuerto, con el presidente portugués, Marcelo Nuno Duarte Rebelo de Sousa. A continuación el Papa rezó en la capilla de la base, donde se esperaban ciertos militares enfermos y sus familias.

El Papa visitó la capilla de las apariciones y oró.

Francisco se trasladó en helicóptero a Fátima. En la explanada de la basílica le esperaban miles y miles de fieles. El Papa visitó la capilla de las apariciones y oró. El Pontífice se presentó ante la Virgen como “obispo vestido de blanco”, le rogó que se superen las fronteras, se derriben los muros y se pueda unir a todos “en una sola familia humana”. Por la noche estaba prevista la ceremonia de bendición de las Velas y la recitación del rosario.

Antes del viaje, el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, insistió en una entrevista en que no se sigan haciendo “especulaciones inútiles” sobre los secretos de Fátima. Según el purpurado, “aquello que Fátima nos quería decir lo ha dicho pública y abiertamente, Esto es, el anuncio que Jesús ha resucitado, que Jesús está vivo, que Jesús es el Señor de la historia”.

Los llamados “tres secretos de Fátima” fueron escritos por la tercer pastora vidente, Lucia Dos Santos, prima de los otros 2, que se hizo monja y falleció en el 2005, a la edad de noventa y siete años. Su proceso de beatificación empezó en el 2008.

Lucia reveló las Dos primeras premoniciones en 1942. Una era la visión del infierno como una gran mar de fuego, demonios y almas humanas. La segunda se interpretó como la predicción del final de la I Guerra Mundial y del comienzo del segundo conflicto planetario, durante el pontificado de Pío XI. La Virgen Asimismo se refirió a la conversión de Rusia, advirtiendo que, si esto ocurría, habría paz; de lo contrario se extenderían las guerras y la persecución a la Iglesia.

El tercer secreto, sobre el que hubo mucho misterio, no fue revelado hasta el año 2000 por el Vaticano. De ello se encargó el entonces cardenal Joseph Ratzinger -Hoy el papa emérito Benedicto XVI-. Describía un ángel pidiendo penitencia, Como el Papa, los obispos y otros clérigos subiendo una montaña. Todos ellos acaban muertos por las balas y las flechas de un conjunto de soldados.

Este tercer secreto alimentó muchas elucubraciones y leyendas. Aun se creyó que había alguna parte Todavía no revelada O bien un cuarto secreto. Benedicto XVI relativizó estas revelaciones y afirmó que no podían considerarse como las palabras de la Biblia.

El atentado del turco Ali Agca contra Juan Pablo II, justamente el 13 de mayo de 1981 -aniversario de las apariciones-, había generado inevitables comentarios relacionados con Fátima. El papa polaco Siempre y en todo momento creyó que se salvó gracias a la intervención de la Virgen. Un año después peregrinó al santuario y donó la bala que le habían extraído, la que fue insertada en la corona que adorna la figura de la Virgen. Karol Wojtyla volvería a Fátima en 1991 y en el año 2000.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre