Guillaume Rouille, Promptuarii Iconum Insigniorum, 1553

0
55

Eliseo fue un profeta hebreo que vivió en Israel entre 850 y 800 a.C. Fue escogido como el sucesor del profeta Elías a lo largo del reinado de los reyes Joram, Jehú, Joacaz y Joás.[1]

En hebreo, su nombre es Elisha (אֱלִישַׁע), una abreviación de Elishúa, que en español significa “Dios es mi salvación”.[2] Eliseo es considerado uno de los «Padres del Carmelo».

Sus milagros son narrados en la Biblia en el Segundo Libro de Reyes.[3]

Hijo de Safat, Eliseo era un pastor-agricultor que nació y habitó en Abel-mehola.[4]

Al parecer, Eliseo era un hombre calvo y poseía una gran fortaleza física Puesto que era capaz de arar la tierra dirigiendo doce yuntas de bueyes. Mientras que llevaba a cabo mencionada actividad, Eliseo fue llamado por Elías.[5]

1 Llamamiento
2 Personalidad
lectura Galería
4 Milagros y Portentos
cinco Referencias
6 Bibliografía
7 Enlaces externos

Llamamiento[editar]

De acuerdo con la narración del Primer libro de los reyes (capítulo 19), Elías huyó de Jezabel, la esposa del rey Acab quien lo había amenazado de muerte y huyó a Judá. En el camino se quedó dormido un par de veces y un ángel lo asistió y le ordenó que fuera al monte Horeb caminando A lo largo de cuarenta días y se quedara en una cueva. Es allá donde Yahvé-Dios lo consuela, mostrando su «espíritu» y le ordena que vaya a Damasco con la instrucción de ungir a Hazael como rey de Siria, a Jehú como rey de Israel y a Eliseo como profeta y También su sucesor.

Concluido esto siguió a Elías para estar a su servicio.

Al pasar Elías frente a Eliseo, Mientras este último araba la tierra con una yunta de doce bueyes, le colocó su manto y pasó de largo. Eliseo comprendió este gesto simbólico y se apresuró a alcanzar a Elías que se alejaba, rogándole que le permitiera ir a despedir a sus progenitores antes de irse con él. Sacrificó a los bueyes y; asando sus carnes en los asperes de la yunta, hizo un festín de despedida invitando a los lugareños. Concluido esto siguió a Elías para estar a su servicio. Elías lo consideró tal y como si fuera su hijo.

Personalidad[editar]

Si bien Eliseo fue el heredero profético de Elías, tenía un carácter muy diferente a este último: Elías era una figura solitaria, Mientras que Eliseo fue líder de varias generaciones de profetas; se vinculó con los soberanos de Israel pertenecientes a su temporada, amonestándolos, aconsejándolos en sus guerras y estimulando -cuando lo creyó preciso- la desobediencia cara ellos.[6] Dentro del cristianismo, Eliseo es considerado un esencial precursor de Jesús.[6] En el islam es conocido como Al-Yasa O Alyassa.

La Ascensión de Elías, fresco bizantino.

Ascendiendo a los cielos sobre un carro de fuego, el profeta Elías le da sus vestiduras a Eliseo. Escultura sobre un sarcófago cristiano de la Antigua Roma, siglo VI.[7] Sant’Ambrogio, Milán.

Eliseo en las Crónicas de Núremberg, 1493.

Eliseo multiplica los panes. Tintoretto, 1577-78. Scuola di San Rocco, Venecia.

Medallón con el Profeta Eliseo. Guillaume Rouille, Promptuarii Iconum Insigniorum, 1553.

El profeta Eliseo. Giorgio Vasari, 1566. Galleria degli Uffizi, Florencia

Eliseo rehusando los regalos de Naamán. Pieter Grebber, 1637. Museo Frans Hals, Haarlem.

Idem., detalle.

Con la ayuda de Eliseo, Guejazi intenta despertar al hijo de la mujer sunamita. Grabado de Bernhard Rode, c. 1775.

Eliseo resucita al hijo de la mujer sunamita, 1765.

Eliseo y la viuda en las Crónicas de Praga, 1350-1375.[8]

Eliseo resucita al hijo de la sunamita, en Horas de Anne de Montmorency, Francia, 1546. Musée Condé, Chantilly

Eliseo y la sunamita. Jan Pynas O bien Tengnagel, 1600-35.

Ícono del Profeta Eliseo; arte ruso, 1654. Iglesia de San Juan, Korovniki.

Ascensión de Elías en el cielo y Eliseo ante los osos atacando a los mancebos. Manuscrito francés, 1463.[9]

Milagros y Portentos[editar]

– El primer milagro de Eliseo fue dividir las aguas del río Jordán para Luego pasar en seco sobre su lecho. (2 Reyes 2:14)
– El segundo milagro fue sanear el manantial que era la fuente de agua de la urbe de Bet-el. Sus aguas eran malas, a punto que esterilizaban los cultivos, provocaban enfermedad y hasta muerte. Eliseo las saneó definitivamente arrojando una vasija de sal en el manantial, diciendo ‘Así ha dicho YHVH: Yo sané estas aguas, y no habrá más en ellas muerte ni enfermedad’. (2 Reyes 2:19-22)
– Al volver de los manantiales a la ciudad de Bet-el (de donde se deduce que el manantial se hallaba a las afueras de la urbe propiamente dicha) unos muchachos Comenzaron a burlarse de su calvicie, entonces Eliseo los maldijo. Acto seguido Dos osos de monte emergieron del mismo y atacaron a los muchachos a punto que murieron. (2 Reyes 2:23-24)
– Hizo brotar aguas del terreno y un torrente en el camino de Edom para aprovisionar de ella al ejército mancomunado de Israel, Judá y Edom que se hallaba en campaña contra Moab, el Como estaba camino a deshidratarse a causa de la falta de agua. (2 Reyes 3:13-20)
– Predijo la victoria del Israel sobre Moab y la asolación de sus ciudades e infraestructura. (2 Reyes 3:18-25)
– Multiplicó el aceite de una sola vasija llenándose varias tinajas con él para una mujer carenciada, a punto que la mujer pudo Abonar deudas que contrajo y vivir cierto tiempo de la venta del aceite restante. (2 Reyes 4:1-6)
– Brindó un hijo a una mujer de Sunam que no podía procrear, prediciéndole con un año de antelación el hecho, el Como se cumplió no obstante la incredulidad inicial de la mujer. (2 Reyes 4:14-17)
– Resucitó al hijo de la mujer sunamita (2 Reyes 4:27-37). Juzgando que el hijo se hallaba primeramente con unos segadores, y Después, previo a fallecer, presentó un fuerte dolor de cabeza (Dos Reyes 4:18-20) se deduce que habría Muerto de una grave insolación.
– En Gilgal, habiendo una hambruna, envió a su criado Guejazi a recoger algún vegetal silvestre comestible para él, el propio Guejazi y sus acompañantes. Guejazi recogió un fruto silvestre que resultó ser nocivo, y sin saberlo preparó un guisado con él. Al probar el nocivo potaje, los comensales clamaron a Eliseo: ‘¡Varón de Dios, hay muerte en esa olla!’. Eliseo echó un poco de harina al potaje Y también increíble Y también de forma inmediata se tornó de manera perfecta comestible y no se halló nada malo en él. (Dos Reyes 4:38-41)
– A lo largo de la hambruna multiplicó veinte panes que trajo un hombre de Baalsalisa, a punto que 100 hombres comieron y sobró. (Dos Reyes 4:42-44)
– Curó de lepra a Naamán, general del ejército del rey de Siria, haciéndole sumergirse 7 veces en el río Jordán. (Dos Reyes 5:8-14)
– Naamán llevaba consigo plata, oro y vestidos (2 Reyes 5:5). Quiso dárselos a Eliseo en agradecimiento por haberle curado, Mas este los rechazó. Luego se retiró, y Guejazi, criado de Eliseo, corriendo tras él, mintió a Naamán que Eliseo le enviaba a Pedirle plata y vestidos, a lo cual Naamán accedió. Eliseo lo supo por su espíritu, Pese a que Guejazi se lo ocultó, y en represalia le provocó lepra. (2 Reyes 5:15-27)
– Sobre el agua hizo flotar el hierro de un hacha prestada a uno de sus compañeros que se hallaba afligido por habérsele esta hundido al Jordán. (Dos Reyes 6:4-7)
– Desarrollándose una guerra entre Israel y Siria, predijo al rey de Israel que los sirios estarían en el sitio en el Como él tenía planeado instalar el campamento militar para tenderle una emboscada, advirtiéndole, no obstante, que no lo hiciera. Haciendo caso a la palabra de Eliseo, el rey verificó que efectivamente era De esta forma. (Dos Reyes 6:8-12)
– Causó ceguera al ejército sirio, el Como había sido enviado para capturarlo. (Dos Reyes 6:13-18)
– Ben-Adad, rey de Siria, sitiaba Samaria, no pudiendo ingresar a la ciudad alimentos al punto que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, causando una enorme hambruna (2 Reyes 6:24-27) y el rey de Israel se hallaba enclaustrado en la ciudad sin poder hacer nada (Dos Reyes 6:24-27). Exactamente el mismo día que el rey de Israel envió a matar a Eliseo, culpándolo en su desesperación por el hambre y el sitio, Eliseo predijo que al día siguiente, en ésa misma hora, valdría el sea de flor de harina un siclo, y 2 seas de cebada un siclo en la puerta de Samaria, y que un hombre que le contradijo lo vería Mas no comería de ello. En liberación milagrosa de Samaria su palabra se cumplió con exactitud, y aquél hombre lo vio Mas murió aplastado sin más por la horda de gente que se abalanzó en júbilo a la puerta de Samaria. (2 Reyes 6:31-33, 2 Reyes 7:1-2, 17-20)
– Predijo que Ben-Adad moriría y que Jazael, sirviente del mismo, tomaría el poder en su sitio, Pese a que Exactamente el mismo no tenía cabida como heredero y hasta se auto describió como ‘Cánido’ para describir su condición, prediciendo Además la hostilidad belicista de Jazael cara Israel. Jazael asesinó al rey y tomó el poder. (Dos Reyes 8:10-15, 28)
– Predijo con uno de sus siervos como vocero a Jehú, futuro rey, entonces siervo del mismo, que erradicaría la descendencia del rey Ajab, y que a Jezabel, esposa del ya difunto rey Ajab, la comerían los perros en el campo de Jezreel sin sepultura (Dos Reyes 9:1-11), lo que se cumplió. (Dos Reyes 9:33-35, 10:5-17)
– Predijo que el rey Joás derrotaría 3 veces a los bravos sirios. (2 Reyes 13:Diecinueve y 25)
– Al tomar contacto con las reliquias de Eliseo, el cadáver de un hombre resucitó. (2 Reyes 13:20-21)

Profeta de Israel

↑ Philip Wilkinson, Religiões [Religions, 2008], Río de Janeiro: Zahar, 2011, p. 299 (debido a un error de imprenta, el nombre del primero de los reyes citado en el texto de Wilkinson es incorrecto: en efecto, donde afirma “Jeroboão” debería decir “Jorão”).
↑ El= Dios [es] I= mi Shúa= salvación.
↑ Dicho libro forma parte de la Torá y se halla También en el Viejo Testamento.
↑ Abel-meholah (אָבֵל מְחוֹלָה; 1 Reyes 19:16) se ubica al sur de Betshean y fue allí donde Eliseo fue encontrado por Elías, cuando este último regresaba del monte Horeb (Matthew George Easton, Easton’s Bible Dictionary, T. Nelson e hijos, 1897: “Abel-meholah”).
↑ 1 Reyes 19:19: “Elías […] halló a Eliseo, hijo de Safat, que estaba arando. Delante de él iban doce yuntas de bueyes, y él conducía la última. Elías pasó ante él y echó sobre él su manto.”
↑ a b Wilkinson, Religiões, p. 299.
↑ Conocido como “Sarcófago de Stilicone”.
↑ Fulda, Hochschul- und Landesbibliothek, Aa 88., fol. 345r.
↑ Bodleian Library, Ms Douce 336.
↑ Tarjetón bíblico, 1900.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre