Jueza Pitonisa: La Zumba De La Juez (sin Sanción) Del Tarot

0
55

Jueza Pitonisa: La Zumba De La Juez (sin Sanción) Del Tarot

El día de hoy en sus manos está el destino de 1.300 presos y ya absolutamente nadie la acusa de ser ‘stripper’. En el gimnasio, que frecuenta, ahora se entrega a la zumba

Investigan si la juez de Vigilancia Penitenciaria de Lugo trabaja en una consulta de tarot

Pese a que su nombre y apellidos se han repetido en prácticamente todos los medios de comunicación acompañando a su rostro, cuesta localizar a alguien que la conozca por María Jesús García. «No sé de quién me habla usted, lo siento», es todo cuanto responde una lugareña. Mas basta nombrar algunas de las extravagancias que se le atribuyen y al instante todos le ponen cara (y algo más) a la mujer que buscamos.

-Ah, ya caigo, es la Pitonisa del juzgado, ya, ya…

Quien Así la describe con cierto regocijo es un vecino de al lado, entrado en años, que va de camino a Bakery Coffee, uno de los locales donde la jueza del tarot, nuestra protagonista, acostumbra a degustar el primer café de la mañana sentada en la barra y hojeando el periódico.

En su otra vida, como vidente y echadora de cartas, es, simplemente, María.

Es María Jesús García Pérez, cincuenta y cinco años, 25 en la carrera judicial, magistrada y titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Galicia, con sede en Lugo. De sus resoluciones dependen los permisos, el tercer grado y la libertad condicional de Cada uno de los cerca de 1.Trescientos reclusos que penan en las mayores prisiones gallegas. «Un cerebro» del Derecho y «muy humana», la retratan algunos de los juristas que han trabajado codo con codo con la magistrada madrileña. En su otra vida, como vidente y echadora de cartas, es, simplemente, María. A secas. Pelo rubio teñido y ligeramente alborotado, los labios de colorado intenso, sin pulseras ni collares, muy normal, sin ninguna vestimenta de corte esotérico.

-¿Qué Deseas saber… amor, salud, dinero?

Manel Freire, periodista local que se hace pasar por un marido atormentado, con Dos hijos y en proceso de divorcio, acudió a la jueza Adivina con una historia inventada. «El piso estaba bastante usado, parece que los inquilinos precedentes eran unos chicos de Lugo que lo empleaban para sus fiestas y encuentros los fines de semana», cuenta el reportero. «A ella [la jueza] se la veía suelta, con práctica en el manejo del tarot. Sacó sus 22 cartas de Misterios mayores (arcano, del latín arcanum, significa misterio O secreto)». Se trata de una variante adivinatoria que va al grano. «¿Qué Quieres saber…?», le insistió.

La magistrada no sospechaba entonces que aquella tirada de cartas iba a suponer el inicio de un calvario que Aún Hoy perdura. Freire y su compañero Miguel Olarte, experto en tribunales, firmarían en ‘El Progreso de Lugo’ (treinta y uno de mayo) una historia que abriría telediarios, programas de radio y portadas de periódicos en toda España. El propio Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, se vería obligado a tomar cartas en un tema que muchos calificaron de «escándalo».

A la magistrada García Pérez le abrieron un expediente disciplinario, a mediados de junio, por la supuesta comisión de una «falta muy grave» (prevista en el artículo 417.Seis de la Ley Orgánica del Poder Judicial, consistente en «el ejercicio de actividades incompatibles con el cargo de juez O magistrado») tras anunciarse en folletos publicitarios como tarotista y vidente, lo que lleva aparejada una investigación que tiene que estar concluida en el plazo de seis meses, a mediados de diciembre próximo. Mientras tanto, el promotor de la acción disciplinaria del CGPJ, el magistrado Ricardo Conde, pidió a la magistrada un informe. Ésta negó los hechos. María Jesús afirmó que es su asistente doméstico, y no ella, quien echa las cartas. Incluso se barajó la posibilidad de suspenderla de sus funciones como magistrada. Sin embargo, la jurista podrá seguir ejerciendo por ahora A pesar de que el Consejo General del Poder Judicial considera acreditado «indiciariamente» que cobra por echar el tarot y que siguió haciéndolo Aun cuando trascendió públicamente su actividad como vidente.

Cuando no pocos -incluida la propia magistrada: «Consulté el tarot y dice que mi futuro En la Justicia es bastante malo» (La Voz de Galicia el pasado martes)- daban por hecho que sus días estaban contados, la comisión disciplinaria del Consejo rechazó este miércoles, por cinco votos a 2, la suspensión temporal de la juez Durante seis meses como había solicitado la autoridad disciplinaria del órgano de gobierno de los jueces. Nos lo explican desde el CGPJ: «La suspensión se aplica cuando la falta que se imputa pueda estar afectando al trabajo jurídico de la persona implicada. Y en este caso se decidió no aplicarla». García Pérez lo tenía asumido y había meditado su resolución. «Si me suspenden, me jubilo», afirmó públicamente días ya antes la jueza y vidente tarotista. Por lo menos el futuro inmediato lo tiene despejado.

¿Qué lleva a toda una magistrada a cobrar quince O veinte euros por echar las cartas en sus horas libres conociendo el riesgo que acarrea? ¿Necesidad? ¿Echarle un pulso a la judicatura?

Ninguno de estos motivos estarían en la cabeza de la jueza. Y menos el económico. El sueldo de una magistrada como María Jesús García, al frente de un juzgado como el de Vigilancia Penitenciaria, no es Precisamente pírrico, Según fuentes de la judicatura. Más de 60.000 euros brutos por año, incluido el complemento de destino, el complemento específico, las pagas extra, etc. De hecho, la jueza Pitonisa vive en una de las calles más elitistas de Lugo, a unos trescientos metros de su despacho, con amplias zonas verdes alrededor y un enorme parque, el de Rosalía de Castro, por donde suele dar largos paseos y visitar la terraza de una cafetería que se halla en un lateral.

Mente inquieta

«No es que le guste ir a contracorriente, no, es que ella es Así, tiene une psique muy inquieta», afirma una de las estrechas colaboradoras, También letrada, de la jueza. «Desde muy joven le fascina lo esotérico. Tiene una enorme capacidad para asimilar cualquier cosa que lee, si algo le interesa se mete a fondo, lo estudia y, si puede, lo pone en práctica. A nivel intelectual es una mujer superdotada». En su currículo hay 21 matrículas de honor, de 25 asignaturas de la carrera de Derecho, al tiempo que se iba a recoger judías a Inglaterra para Ayudar a pagarse los estudios. Afirma que tras cumplir los treinta se hizo más espiritual. Antes era atea. Mas cuando la espiritualidad llamó a su puerta -en 1991, cuando accedió a la judicatura al primer intento- empezó a estudiar a fondo la astrología, el tarot y la magia y a meterse de lleno en las enseñanzas de la metafísica.

Guste O bien no, la otra vida de la Adivina de toga ha sido expuesta con crudeza y, Quizá, aderezada con elevadas dosis de escarnio. Que si se ganó la vida haciendo striptease cuando estaba destinada en Canarias. Que si llevaba a su gato a los juicios en su destino de Santiago de Compostela. Que si fumaba en su juzgado de Bilbao. Que dio permiso tras Solo ocho años en prisión a un descuartizador…

De los 7 destinos que tuvo hasta Hoy ha salido algún comportamiento que, unido a su consulta de tarot, la demoniza Aún más. Es la propia magistrada, ante lo que considera «disparates», quien días atrás, en ‘La Voz de Galicia’, respondía a las acusaciones. «En Collado Villalba [su segundo destino] me trajeron a un detenido que había cometido delitos conexos. El primero en Madrid. El segundo en Collado. Como el primero era en Madrid, yo no tenía que coger a ese detenido y me fui al gimnasio. Por entonces ascendía a magistrada y me trasladé a Las Palmas, y allá me notificaron las suspensión por un año y seis meses por lo de Collado. Me fui a la calle sin paro y con las limitaciones que imponen las incompatibilidades profesionales».

«Es totalmente falso», nos hace llegar la magistrada A través de una abogada.

Años después, en Santiago de Compostela, vendría lo del gato. De este modo lo justifica: «Yo tenía 2 gatos, uno de ellos lo había recogido de la calle. Y un día lo llevé A fin de que lo vieran. Fue una anécdota. Pero alguien, supongo que algún abogado, lo vería en un despacho O en un pasillo, Pero no en la sala, y entonces avisó a la prensa». El decano del Instituto de Abogados de Santiago, Evaristo Nogueira, tildó de «deplorable» el comportamiento de la jueza. «No es posible que donde se marcha a decidir si una persona entra O no en prisión la jueza esté con el gato». ¿Y eso de que hizo striptease en una sala de Las Palmas? «Es totalmente falso», nos hace llegar la magistrada A través de una abogada. «Están diciendo barbaridades que no pueden demostrar sencillamente Pues no han ocurrido». Hay que indicar que los funcionarios entonces salieron en defensa de la jueza restándole importancia a la presencia del gato en el Juzgado número 1 de lo Penal de Santiago.

Fuentes del Poder Judicial confirmaron a ‘Europa Press’ que en los últimos cuatro años y medio esta juez no ha tenido ninguna diligencia abierta. «Los antecedentes disciplinarios caducan», puntualizan desde el CGPJ al ser preguntados por el historial de la polémica magistrada.

Lo hace habitualmente, 4 horas a tope practicando zumba, del verbo «zumbar» (sinónimo de vibrar).

El jueves, María Jesús García estaba de vacaciones. Desayunó en la cafetería de Siempre y en toda circunstancia, su asistente doméstico sacó al Can al parque y por la tarde ella se fue al gimnasio. Lo hace habitualmente, 4 horas a tope practicando zumba, del verbo «zumbar» (sinónimo de vibrar). Afirman que la mantiene en plena forma física y mental. Se trata de una modalidad del fitness que usa ritmos latinoamericanos como la salsa, el merengue, la bachata O el reguetón.

Llamamos al móvil que aparecía en los primeros folletos que delataron a la jueza Pitonisa. Prosigue activo. Del otro lado nos atiende el asistente doméstico de la magistrada, el tal Francisco. Ya no recoge citas. Y «María» -como él llama a la Adivina a la que sirve- está de vacaciones fuera de Lugo, en el norte de España». Nos ha mentido. Esa misma tarde estaba haciendo zumba en la ciudad amurallada.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre