La bifurcación en el camino siempre está ahí

0
113

Tu viaje en la vida tiene un principio y un final. Es todo entre esas líneas lo que determinará de qué se tratará tu vida. Todos nacemos con un espíritu justo, pero Dios nos permite elegir. Es tu fundamento que todo en tu vida se estructurará alrededor. Ahí están esas elecciones. Tú decides qué camino tomar. Si supiéramos lo que nos esperaba. Cuando aprovecha la oportunidad de mejorar el día siguiente al último día, tiene la mejor oportunidad de avanzar. Para avanzar en tu vida tienes que creer que eres digno de seguir adelante. Es fácil volver a la discordia, las tonterías y la maldad que alguna vez nos definieron. Se está desviando de ese camino que será el desafío. Permanecer en su carril es algo muy real. Si provees el sacrificio manteniéndote justo, Dios te dará la bendición. Menos de nosotros mismos y más de nuestro espíritu superior es lo que buscamos. Ore para que su búsqueda de conectarse con su espíritu superior lo lleve a una vida empoderada.

Tu vida es tu testimonio. Lo que logras y lo que fallas estará allí. Necesitamos practicar para ser lo mejor en todos los aspectos de nuestras vidas. Los caminos que elija seguir determinarán su fe. Cuando nos enfocamos en nuestro propósito, no en nuestra persona, nos mantenemos en el camino hacia el empoderamiento. No tiene sentido desperdiciar tu vida en un camino que no va a ninguna parte. En algún momento necesitas cambiar de rumbo. Nunca se puede pensar que es demasiado tarde, llegará su momento. Es lo que haces para prepararte lo que marcará la diferencia. No puedes controlar lo que te sucede, pero puedes controlar tu actitud hacia lo que te sucede y, en eso, dominarás el cambio en lugar de permitir que te domine. Deshacerse de los viejos hábitos y desarrollar nuevos y productivos nos da la mayor oportunidad de tener éxito.

Mateo 9: 17 dice Tampoco la gente vierte vino nuevo en odres viejos. Si lo hacen, las pieles explotarán; el vino se acabará y los odres se arruinarán. No, vierten vino nuevo en odres nuevos, y ambos se conservan. Deshacerse de lo viejo y abrazar lo nuevo es imprescindible para la tranquilidad que buscamos. No pudiste elegir la vida, pero sí pudiste elegir qué hacer con ella. Los que repiten el mismo error están condenados al fracaso. Todavía no he conocido a alguien que haya elegido la miseria y haya decidido que ese era el camino a seguir. Nuestras circunstancias no pueden ser un factor decisivo en cuanto a cómo avanzamos. La fe de una semilla de mostaza puede mover una montaña. Su viaje fue predeterminado, depende de nosotros cómo llegamos allí. Independientemente de las circunstancias o limitaciones, el camino hacia el empoderamiento siempre se decidirá por el camino que elija. Elegir sabiamente.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre