Libro De Zacarías

0
59

El libro de Zacarías es un libro del Antiguo Testamento perteneciente al canon de la Biblia y de la Tanaj judía, atribuido al profeta Zacarías. Se cree que fue escrito después del destierro, alrededor del año 520 a. C., cuando Zorobabel fue nombrado gobernador por los persas. El libro consta de catorce capítulos: ocho de la versión original, más 6 añadidos en temporada posterior, alrededor de 410 a. C.

1 Contenido 1.1 Capítulos 1 a 6
1.Dos Capítulos siete a 8
1.Recitación Capítulos nueve a 14

Contenido[editar]

El libro consta de Dos partes bien diferenciadas, la primera está formada, principalmente, por una introducción y ocho visiones y la segunda por 2 oráculos. La versión De España de la Biblia de Jerusalén proporciona los siguientes encabezados

Capítulos 1 a 6[editar]

El profeta empieza con una exhortación a la conversión (Zacarías 1:1-6[1]), que recuerda la predicación de los profetas anteriores al exilio con el propósito de dar un aviso solemne a la generación presente. Este prefacio señala la fecha del otoño del año 520 a. C. Entonces siguen una serie de ocho visiones, que comienzan en febrero de 519 a. C. Las visiones son, seguramente, una mirada simbólica a la historia de Israel, cuyo objetivo sea suministrar consuelo a los retornados del exilio y estimular la esperanza en su ánimo.

En el capítulo primero, Zacarías tiene la visión de un hombre montado en un corcel rojo, y detrás de él, caballos rojos, alazanes y blancos. Yahvéh afirma que Jerusalén y Sion van a ser consoladas.

El segundo capítulo trata de otra visión: 4 cuernos, que simbolizaban a los enemigos de Yahvéh, y cuatro herreros para abatirlos. A esta se añade otra visión más: Un hombre con una cuerda para medir Jerusalén -la cual Yahvéh protegería- siendo “muralla de fuego en torno, y gloria dentro”. Finalmente se advierte del castigo contra los babilonios enemigos de Sion: “El que toca a vosotros, a la niña de mis ojos toca”; “van a ser despojo de sus mismos esclavos”.

Las ropas viejas del sacerdote son cambiadas por otras nuevas.

En el capítulo tercero, Satán acusaba al Sumo Sacerdote Josué. El ángel de Yahvéh lo calla. Las ropas viejas del sacerdote son cambiadas por otras nuevas. Yahvéh afirma que traerá a su siervo “Germen” y que en una piedra con 7 ojos grabaría su inscripción. Este capítulo confuso se ha prestado a diversas interpretaciones mesiánicas.

Al capítulo cuarto corresponde la visión del candelabro con siete ojos y 2 ramos de olivo, que representaban a 2 Ungidos. Zorobabel reconstruirá el edificio derruido.

Otra visión se narra en el capítulo quinto: un rollo volando, el cual quiere decir que el ladrón y el que jura en vano serían expulsados. Y se añade una nueva visión: una mujer sentada sobre una medida que simboliza el mal. Dos mujeres con alas como de cigüeña se la llevan a Senaar.

El capítulo sexto trata de la visión de Dos montes de bronce de los que salen 4 carros; en el primero había caballos rojos; en el segundo negros; en en tercero blancos y en el cuarto, tordos. Zacarías afirma que Yahvéh le ordena coronar a Josué, al que llamaría Germen. Esto señala que es a él a quien se refería la anterior mención a un Germen, y no a Jesucristo O bien otro Mesías.

Capítulos siete a 8[editar]

Los capítulos siete y 8, acontecen 2 años Más tarde, y son una contestación a la cuestión de si los días de duelo por la destrucción de la ciudad deberían de continuar O bien no. Además de una mirada retrospectiva sobre el pasado nacional contiene un mensaje dirigido al pueblo asegurándoles la presencia de Dios y su bendición. Zacarías retrata un futuro mesiánico bajo la metáfora de una tierra próspera cara la que las naciones vienen en peregrinación, ansiosos de continuar al Dios de Israel.

En el capítulo séptimo se echa en cara al pueblo judío el haber sido castigado En tanto que habían maltratado “al extranjero, a la viuda, al huérfano, al pobre”. En esa temporada, las viudas eran personas Realmente desamparadas.

Un pronóstico de Felicidad para Jerusalén es el tema del capítulo octavo: se menciona que en la ciudad habrá niños jugando en las plazas, en las que se sentarían ancianos y ancianas con su bastón en la mano. Asimismo, se pronostica la hegemonía espiritual de los judíos:

Diez personas de Todas las lenguas de las naciones asirán de manto a un judío, diciéndole que saben que Dios está con ellos.

Capítulos nueve a 14[editar]

Esta sección consta de Dos oráculos:

– El primer oráculo (capítulos nueve al 11)[28] es difícil de interpretar tanto en su contenido histórico como en su doctrina. Ciertos autores opinan que el pasaje 9:1-8[19]hace referencia a la victoria de Alejandro Magno sobre Darío III en la batalla de Issos y las conquistas de Tiro y Gaza. Continúa (Zac 9:9-17)[29] con una visión de la llegada triunfante de un rey humilde montado en un asno cuya imagen mesiánica es tomada por los cuatro evangelistas para describir la entrada de Jesús en Jerusalén el domingo de Ramos.[30]

– El segundo oráculo proclama, en lenguaje apocalíptico, las pruebas y la gloria final de Jerusalén en los últimos tiempos.

En el capítulo 14 versículos 4 a cinco se dice que el monte de los Olivos se separaría en Dos y se allanaría el valle del Hinón como se allanó por un terremoto que ocurrió en tiempos de Ozías (O Azarías), rey de Judá que reinó desde el 809 al 759 a.C. En el registro de terremotos precedentes al siglo 20 cristiano, hay uno datado el 7 de octubre de 759 a.C. en Israel, y tal año es Exactamente el último año del reinado de Ozías en Judá. En fecha hebrea era el año 3002 de la Era Hebrea que comenzó un siete de octubre, Exactamente el mismo día y mes de ese terremoto en Israel.

Zacarías, זְכַרְיָה en hebreo, significa “Dios se acuerda”. No se conoce gran cosa sobre el profeta salvo lo que se deduce del libro; Aunque se cree que su abuelo Ido era el jefe de una familia de sacerdotes que regresó a Jerusalén con Zorobabel (Nehemías 12:1-4).[31] Se cree que era un sacerdote y un profeta. Estos detalles se deducen de su interés por el templo y el sacerdocio. El libro de Esdrás afirma que Zacarías era hijo de Ido y no de Baraquías.)(Esdrás 5-1 y 6-14))[32]

Autoría[editar]

Ciertos eruditos aceptan que el libro es el escrito de un individuo: el profeta Zacarías. Actualmente La mayor parte de los eruditos opinan que la primera una parte del libro fue escrita por el profeta y Posteriormente revisada por alguno de sus discípulos.

Referencias bíblicas[editar]

↑ a b Zac 1:1-seis
↑ Zac 1:7-diecisiete
↑ Zac 2:1-cuatro
↑ Zac 2:5-nueve
↑ Zac 2:10-17
↑ Zac 3:1-7
↑ Zac 3:8-diez
↑ Zac 4:1-6,4:10-catorce
↑ Zac 4:6-diez
↑ Zac 5:1-4
↑ Zac 5:5-diez
↑ Zac 6:1-6:8
↑ Zac 6:9-quince
↑ Zac 7:1-leída
↑ Zac 7:4-catorce
↑ Zac 8:1-16
↑ Zac 7:18-diecinueve
↑ Zac 8:20-veintitres
↑ a b Zac 9:1-8
↑ Zac 9:9-diez
↑ Zac 9:11-diecisiete
↑ Zac 10:1-Dos
↑ Zac 10:3-11:Interpretación
↑ Zac 11:4-17
↑ Zac 12:1-13:6
↑ Zac 13:7-13:9
↑ Zac 14:1-21
↑ Zac 9:1-11:9:Diecisiete
↑ Zac 9:9-diecisiete
↑ Mt 21:4-5,Mc 11:1-11,Lc 19:28-38:4-5,Jn 12:14-quince
↑ Nehemias 12:1-cuatro
↑ Esdras 5:1,Esdras 6:Catorce
Referencias[editar]

– Itinerario por el viejo Testamento, Service Biblique “Evangelie et Vie”, Editorial Verbo Divino, 1966.
– Biblia de Jerusalén, Editorial Desclée De Brouwer, 2006.
– La Santa Biblia, Ediciones Paulinas, 1966.
– Guía de la Biblia, Isac Asimov, Editorial Laia, 1985.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre