Los Espers (invocaciones)

0
50

Las remasterizaciones, esas traídas de vuelta a la actualidad de títulos que O fueron un clásico en su día O bien se les presupone un nuevo recorrido comercial años tras su lanzamiento, protagonizaron intensos debates a comienzos de esta generación. Los catálogos de PlayStation cuatro y Xbox One se llenaban de ediciones GOTY, enhanced, remastered y otras tantas denominaciones que fueron criticadas Por el hecho de que muchos consideraban que los recursos utilizados por las compañías en ellos se restaban de los que podrían utilizarse en nuevas producciones.

Miremos un instante a otras industrias culturales que rodean a la del videojuego, como la literaria O bien la cinematográfica. ¿Acaso no llevan desde sus comienzos lanzando una y otra vez clásicos de las letras con ediciones en tapa dura O con prologuistas con renombre? ¿Conocerían los más jóvenes Blade Runner O bien Reservoir Dogs si no hubieran pasado por distintos cortes la primera, y por diferentes formatos la segunda?

La importancia de las remasterizaciones, fundamentalmente, es el que una audiencia que no pudo conocer una esencial obra del medio (por cuestiones de edad, por no contar con de una plataforma, por carencia de recursos económicos en cierto momento…) pueda acceder a ella adaptada a las posibilidades tecnológicas del instante; y si se da la ocasión, incluir algún elemento con el que los fans acérrimos del título en cuestión sientan que hay un nuevo motivo por el que volver a esos mundos de su infancia, a reconocer a aquellos personajes O a aquella propuesta jugable. Justo esto es Final Fantasy XII: The Zodiac Age.

El último Final Fantasy que mejores críticas ha recibido de la prensa especializada y que más divisiones ha causado en la opinión del público no se había vuelto a comercializar hasta la fecha. Lo hace cogiendo como base una edición que Square Enix lanzó en Japón como conmemoración del veinte aniversario de la franquicia, FFXII: International Zodiac Job System Pero añadiendo los necesarios cambios en lo referente a lo visual y lo sonoro, y Asimismo alguna novedad de peso en las mecánicas.

Al primer respecto, la poca riqueza poligonal de PlayStation 2, las simples expresiones faciales y la poca variedad cromática de algunas mazmorras y zonas hacen que el título no entre de manera directa por los ojos, Mas sí que se ve más nítido merced a la resolución 1080p y más fluido con esos sesenta fotogramas por segundo que, Al menos en nuestra partida, no chirriaron en ningún instante; asimismo, los tiempos de carga son ahora considerablemente más cortos de lo que recordábamos. Sin embargo, es en la parte auditiva donde el cambio se nota más. Las composiciones de Hitoshi Sakimoto para la banda sonora han vuelto a grabarse, sonando ahora mejor que Nunca y aprovechando los modernos sistemas de sonido 7.1.

En el evento de preview al que acudimos pudimos probar tres secciones diferenciadas del juego. La primera de ellas, situada aproximadamente 15 horas después del comienzo de la aventura de Vaan, Fran y compañía, estaba enfocada a que experimentáramos con las variaciones en el sistema de combate y la personalización que ofrece este The Zodiac Age. El sistema de subida de nivel de Final Fantasy XII se vio modificado en la anteriormente comentada edición internacional por el Zodiac Job; cada personaje puede seleccionar entre doce clases, calificadas por los signos del zodiaco, que le asignan de manera permanente un tablero donde ir escogiendo diferentes hechizos O potenciadores de estadísticas. La novedad en esta edición para PlayStation 4, y que añade una esencial capa de profundidad en la personalización de nuestros héroes y heroínas, es que Dentro de dicho tablero podemos adquirir un segundo Zodiac Job que nos desbloqueará una nueva mesa con potenciadores y magias.

A fin de que el juego no se convierta en un paseo con las nuevas posibilidades estratégicas, la inteligencia artificial de los enemigos se ha mejorado y ahora estarán más pendientes de molestarnos con cambios de estado y de atacar al elemento más débil de la formación. Exactamente a este respecto También hay novedades traídas de la edición japonesa: los personajes invitados ahora son controlables y se nos permite Mudar sus gambits (las tareas que realizarán automáticamente cuando se den ciertas condiciones en la batalla, como que un personaje baje de determinado nivel de salud O bien que se encuentre contagiado de algún cambio de estado).

Este sistema También se ha visto mejorado, con la incorporación de nuevas condiciones que no estaban en el título lanzado en 2007. Los Espers (invocaciones), funcionan de manera similar que en aquel: una vez invocados sustituyen al resto de personajes excepto a aquel que lo ha conjurado, Pero en esta ocasión podremos controlarlos de manera directa y Cambiar sus gambits.

Tras esta primera zona pudimos probar un modo inédito en nuestro continente hasta el momento: el Trial Mode. Se trata de una serie de cien batallas consecutivas donde podremos emplear los personajes, habilidades y gambits de la aventura y que, como es de esperar, va proponiendo retos cada vez más complicados para los que Va a ser preciso tener un conocimiento preciso del Zodiac Job System, los hechizos y las acciones asignadas a unos y otros.

Final Fantasy XII: The Zodiac Age, tras las primeras horas que hemos podido pasar con él, es la mejor manera de que los neófitos en la obra de Yasumi Matsuno e Hiroshi Managawa se introduzcan en el título que empezó a evolucionar la franquicia de Square Enix dando una vuelta de tuerca a la mecánica tan arraigada en esta saga tan longeva: los turnos. Para los que se conocen de arriba abajo el juego de PlayStation 2, el título propone una nueva adaptación y aprendizaje al sistema de levelling y los gambits, y les deja pasar por los momentos que ya conocen de la aventura a cámara veloz con tan solo pulsar un botón. Va a haber que ver si de Aquí a que el juego se ponga a la venta en PS4 el próximo once de julio nos sorprenden con alguna novedad más.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre