Los Signos Del Zodiaco Más Tímidos

0
44

La eclíptica es la línea curva por donde «transcurre» el Sol alrededor de la Tierra, en su «movimiento aparente» visto desde la Tierra. Está formada por la intersección del plano de la órbita terrestre con la esfera celeste. Es la línea recorrida por el Sol Durante un año respecto del «fondo inmóvil» de las estrellas. Su nombre proviene del latín ecliptĭca (linĕa), y este del griego ἐκλειπτική (ekleiptiké), relativo a los eclipses.[1]

Plano de la eclíptica se llama al plano medio de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Contiene a la órbita de la Tierra alrededor del Sol y, en consecuencia, También al recorrido anual aparente del Sol observado desde la Tierra. Este plano se halla inclinado unos 23°27′ con En comparación con plano del ecuador terrestre.[2]

Formalmente, el plano de la eclíptica es el plano perpendicular al instante angular del sistema Tierra-Luna en su movimiento alrededor del Sol que pasa por el centro de la Tierra, y la eclíptica la intersección de este plano con la esfera celeste.

1 Historia
Dos La eclíptica y la Tierra
interpretación La eclíptica y el Sol
cuatro La eclíptica y la Luna
5 La eclíptica y los planetas
6 La eclíptica y las estrellas
7 Notas y referencias
8 Enlaces externos

Los viejos llamaron eclíptica a la línea del cielo en la que se producían los eclipses, que coincide con la línea del recorrido aparente anual del Sol A través de las constelaciones del zodíaco.[2] La cosmología de la Antigüedad describía el movimiento del Sol animado de 2 movimientos, uno diario de este a oeste y otro retrógrado, de 1° diario hacia el este, cuya proyección sobre la esfera celeste denominaron eclíptica.

El plano de la eclíptica está inclinado respecto del plano del ecuador. La oblicuidad de la eclíptica fue medida por el astrónomo griego Eratóstenes en el siglo III a. C., dándole un valor de 23°51’19″, Aunque ciertos historiadores sugieren que el cálculo de este fue de 24°, debiéndose el dato a siguientes observaciones de Claudio Ptolomeo.[3]

La eclíptica y la Tierra[editar]

La eclíptica se interseca con el ecuador celeste en Dos puntos opuestos denominados equinoccios. Cuando el sol aparece por los equinoccios, la duración del día y de la noche es aproximadamente la misma en toda la Tierra (12 horas). El punto de la eclíptica más al norte respecto del ecuador celeste se denomina solsticio de verano en el hemisferio norte y solsticio de invierno en el hemisferio sur; y el punto más al sur recibe las denominaciones opuestas. Es Precisamente la falta de perpendicularidad entre el eje de rotación propio de la Tierra y el plano de la eclíptica la responsable de las estaciones.

La eclíptica y el Sol[editar]

Al transcurrir cerca de 365,25 días al año y tener 360° una circunferencia, el Sol aparenta recorrer aproximadamente casi un grado día a día A lo largo de la eclíptica. Este movimiento es de este a oeste y opuesto al movimiento de oeste a este de la esfera celeste.

La eclíptica y la Luna[editar]

La órbita de la Luna está inclinada aproximadamente 5° respecto de la eclíptica. Si A lo largo de la luna nueva O bien luna llena, esta cruza la eclíptica, se produce un eclipse, de sol O de luna respectivamente.

La eclíptica y los planetas[editar]

Las órbitas de la mayor una parte de los planetas del sistema solar están contenidas en la eclíptica O bien muy próximas a ella (excepto Plutón considerado planeta previamente),[4] Puesto que nuestro sistema solar se formó a partir de un gigantesco disco de materia, de tal modo que, tal como muestra la fotografía, en el cielo se aprecia que su desplazamiento ocurre próximo a la eclíptica por la que aparenta moverse el sol.

La eclíptica y las estrellas[editar]

En cualquier época del año se nos muestran Durante la noche las estrellas situadas en el lado opuesto al Sol, Ya que cuando la Tierra vira y se hace de día, por efecto de la luz solar, las estrellas situadas en su misma dirección permanecen ocultas a nuestra vista. Las constelaciones, A medida que la Tierra orbita alrededor del Sol, van desplazándose en el cielo nocturno a lo largo del año, desapareciendo de nuestra vista y volviendo a aparecer en exactamente la misma posición justo un año después.

Tal cosa sucede, Sin embargo, en las cercanías de la eclíptica, Ya que A medida que alejamos nuestra mirada de dicho plano, sea al sur O bien al norte (Conforme el hemisferio en el que nos encontremos), el movimiento de las estrellas con el paso de los días y meses es cada vez menor, llegando a permanecer virtualmente inmóviles a lo largo del año en las proximidades de los polos celestes como lo está la Osa Menor visible en el hemisferio norte, referencia que ha permitido a los navegantes Durante siglos alejarse de las peligrosas costas Durante la noche manteniendo el rumbo cara puerto seguro.

Por convención, la eclíptica está dividida en 12 zonas, en las que están situadas las doce constelaciones que constituyen el zodiaco, De manera que cada mes el Sol recorre una de las constelaciones que corresponden a los signos del zodíaco, Exactamente aquél que no vemos Durante la noche. Hay quienes sostienen que el sol atraviesa 13 constelaciones reales, las doce zodiacales más conocidas y Ofiuco que es una constelación que el Sol recorre entre el 29 de noviembre y el diecisiete de diciembre; Con lo que debería agregarse un signo al zodíaco. Esto confunde los principios de la astrología con la astronomía. Hay doce signos astrológicos por una necesidad de armonía matemática de dividir el espectro del cielo en doce zonas, como sucede con el espectro musical, y no por la presencia de las constelaciones. El agrupamiento de estrellas que designamos como Piscis, Por poner un ejemplo, no se corresponde con el signo astrológico que lleva El mismo nombre. Con lo que podemos dibujar nuevas constelaciones en el plano de la eclíptica, Pero Siempre serán doce signos.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre