Milagros significativos y curaciones de Jesús y lecciones extraídas de ellos

0
22

¿Qué milagros realizados por Jesucristo puedes contar? ¿Y qué lecciones de estos milagros has aplicado en tu vida? Cada milagro es puramente por el dedo de Dios porque nadie puede explicarlo; aun así, los milagros realizados por Jesucristo fueron puramente el dedo de Dios. Este artículo ofrece algunos de los milagros de Cristo y las lecciones extraídas de ellos que puedes aplicar a tu vida para experimentar milagros múltiples.

Y cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga. Y muchos al escucharlo se asombraron, diciendo: «¿De dónde sacó este hombre estas cosas? ¡Y qué sabiduría es esta que se le da, que tales poderosas obras sean realizadas por sus manos! – Marcos 6: 2 (NKJV)

Yo mismo no puedo hacer nada. Según escucho, juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi propia voluntad sino la voluntad del Padre que me envió – Juan 5: 30 (NKJV)

Jesucristo realizó grandes milagros y sanó a muchas personas, hasta el punto de que las personas se asombraron y se preguntaron qué tipo de sabiduría estaba operando en Él, que sus poderosas obras fueron realizadas por Sus manos. En total, Cristo dio gloria a Dios y testificó que por sí mismo no puede hacer nada.

Ahora, consideremos & # 39; s consideremos algunos de Cristo & # 39; s obras poderosas y qué lecciones podemos aprender de ellas:

1. El agua se convirtió en vino – Juan 2: 1 – 12

En una boda en Caná de Galilea, donde Jesús fue un invitado con su madre y discípulos, el vino terminó y la madre de Jesucristo vino a decírselo. al respecto Inicialmente, Cristo parecía no estar interesado, pero eso no disuadió a su madre. En cambio, ella les dijo a los sirvientes que hicieran lo que Él les ordenara. Jesús les dijo que llenaran las ollas con agua, lo cual hicieron. Después de lo cual les dijo que sacaran un poco y lo llevaran al maestro de la fiesta, y lo hicieron. Aparentemente, a medida que avanzaban, el agua se convirtió en vino que el maestro de la fiesta confirmó como un buen vino. Este fue el primer milagro de Cristo 39 y manifestó su gloria.

Lecciones:

  • Nunca olvides invitar a Cristo a lo que sea estás haciendo.
  • Si encuentra algún desafío, no lo dude 39; no dude en decírselo.
  • Siempre haz lo que Él te diga que hagas, incluso si suena tonto.
  • Jesús nunca llega tarde y sus propias cosas son siempre las mejores.

2. Nobleman & # 39; el hijo sanó – Juan 4: 46 – 54

Cierto noble, cuyo hijo estuvo enfermo hasta el punto de la muerte en Capernaum, escuchó que Jesús había salido de Judea a Galilea y vino e imploró a Cristo que viniera y sanara a su hijo. Jesús le pidió que siguiera el camino que vive su hijo, en lugar de ir con él como le había pedido. Creyó la palabra que Jesús le habló y se fue. En el camino, sus sirvientes lo encontraron y le dijeron que su hijo había sanado. Cuando preguntó por el momento en que mejoró, descubrió que era el mismo momento en que Jesús le dijo que su hijo vive. Y él y su familia creyeron en Cristo.

Lecciones:

  • Busca a Jesús donde sea que lo encuentres
  • Eres libre de preguntarle lo que desees.
  • Cree en cada palabra que te hable, incluso si no es lo que esperaba saber de Él, o no es lo que deseabas que dijera o hiciera.
  • Las formas de Cristo 39 son más altas y mejores que las nuestras.
  • La bondad de Dios 39 produce el arrepentimiento.

3. Alimentando a las multitudes – Juan 6: 1 – 14, Mateo 15: 32 – 39

En Juan 6: 1 – 14, Una gran multitud, incluyendo alrededor de cinco mil hombres, siguió a Jesús sobre el mar de Galilea. Cuando Jesús vio a la multitud, le preguntó a Felipe dónde podían comprar pan para alimentarlos, probándolo, porque Él mismo sabía lo que haría. Felipe le respondió que doscientos denarios de pan no serían suficientes para que ellos incluso mordieran.

Entonces Andrew, uno de sus discípulos mencionó que un muchacho tenía cinco panes de cebada y dos peces, y luego preguntó qué podía hacer eso entre tantos. Jesús les pidió que hicieran que la gente se sentara. Luego tomó los panes y los peces disponibles, dio las gracias y los distribuyó a Sus discípulos, y los discípulos a los que estaban sentados.

Comieron hasta que se llenaron. Entonces Jesús les pidió que reunieran los fragmentos que quedaban, para que no se perdiera nada. Llenaron doce cestas con los fragmentos de los cinco panes que dejaron los que habían comido. Entonces, la gente declaró que Jesús era verdaderamente el Profeta que había de venir al mundo.

También en Mateo 15: 32 – 39, ocurrió casi el mismo escenario. Jesús necesitaba alimentar a cuatro mil hombres, además de mujeres y niños, después de tres días de no tener nada para comer. Tenían solo siete panes y unos pocos peces pequeños. Jesús tomó esto y lo rompió y se lo dio a los discípulos para que lo distribuyeran a las personas sentadas como Él había ordenado. Todos comieron y se llenaron, y tomaron siete cestas grandes de los fragmentos que quedaban.

Lecciones:

  • Jesucristo está siempre preocupado por nuestro bienestar
  • A veces, Dios puede ponerte a prueba para saber cuánta fe tienes y cuánto sabes de Él.
  • Todo lo que tienes es suficiente para que Dios trabaje con
  • Cristo es muy ordenado y organizado , por lo que debe hacer lo mismo
  • El Día de Acción de Gracias es una clave para la multiplicación
  • El trabajo en equipo es esencial para el éxito en la vida
  • Jesús odia los desechos y la responsabilidad es una cualidad importante.

4. Lázaro resucitado de la muerte – John 11: 1 – 44

Cierto hombre estaba enfermo, Lázaro de Betania, hermano de María y Marta. Sus hermanas le enviaron un mensaje a Jesús de que estaba enfermo. Cuando Jesús lo escuchó, rápidamente declaró que la enfermedad no era hasta la muerte, sino para la gloria de Dios. Sin embargo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba, después de lo cual él y sus discípulos se fueron a Lázaro & # 39; sitio.

Cuando Jesús llegó al lugar, Lázaro ya había estado en la tumba por cuatro días. Después de una discusión perspicaz con Marta, preguntó por Lázaro & # 39; tumba. La gente alrededor se preguntó por qué Cristo, que podía abrir los ojos ciegos, no podía evitar que el enfermo Lázaro muriera.

Al llegar a la tumba, pidió que se quitara la piedra puesta contra ella. Martha le recordó que a estas alturas habría un gran hedor, porque había estado muerto cuatro días. Y Jesús le recordó lo que le dijo antes que si ella creía, vería la gloria de Dios.

Cuando quitaron la piedra, Jesús levantó los ojos y agradeció a Dios, el Padre. Entonces llamó a Lázaro en voz alta, y el que estaba muerto salió atado de pies y manos con ropa de sepultura, y Jesús les dijo: «Sueltalo y lo dejaste ir».

Lecciones:

  • Dios te escucha desde el momento en que oras en fe
  • Declarar lo que quieres frente a una situación opuesta fortalece tu deseo de suceder.
  • Dios nunca llega tarde.
  • Dios no siempre actuará como esperabas.
  • No hay una situación demasiado maloliente, desordenada, difícil o imposible que Dios no pueda intervenir para poner una sonrisa en su rostro.
  • Si crees, verás la gloria de Dios en esa situación.
  • Cada piedra que bloquea tu libertad o liberación necesita ser removida antes de que puedas salir; podría ser la piedra de la incredulidad o la duda, la desobediencia, el no perdón, etc.
  • Tu salvación no es con el hombre sino con Dios, así que mira a Jesús .
  • La acción de gracias a Dios es un paso vital para tu victoria.
  • Jesús siempre termina su trabajo en ti; hasta que te suelten y te dejen ir. No ha terminado.

5. Homenaje del dinero de un pez – Matthew 17: 24 – 27

Cuando Jesús y sus discípulos llegaron a Capernaum , los que recibieron el impuesto del templo vinieron a Pedro y le preguntaron si Jesús paga el impuesto del templo y Pedro respondió que sí. Inmediatamente, Pedro entró en la casa, sin que se le dijera nada. Jesús le preguntó a Pedro de quién cobraban impuestos los reyes de la tierra, sus hijos o extraños. Pedro respondió que es de extraños, y Jesús le dijo: «entonces los hijos son libres». Sin embargo, para que los recaudadores de impuestos no se ofendan, Jesús le pidió a Pedro que fuera al mar, lo enganche y tome el pescado que sale primero; que en su boca encontraría un pedazo de dinero. Le dijo que lo tomara y pagara sus impuestos (para Peter y para sí mismo)

Lecciones:

  • Dios escucha todas nuestras conversaciones
  • No siempre debes insistir en tus derechos.
  • Debes obedecer a las autoridades
  • Dios usará cualquier medio para bendecirte.
  • Las provisiones de Dios 39 nunca son insuficientes.

6. La mujer con problema de sangre sanó – Marcos 5: 25 – 34

Cierta mujer tuvo un flujo de sangre durante doce años. Había sufrido muchas cosas de muchos médicos, gastó todo lo que tenía pero nunca mejoró. Cuando se enteró de Jesús, fue detrás de Él y tocó su manto. Porque ella dijo: «Si tan solo pudiera tocar Su vestido, me sanaría».

Inmediatamente ella lo tocó, fue sanada. Jesús, sabiendo que el poder se le había ido, se dio la vuelta y preguntó: «¿Quién tocó mi ropa?» Los discípulos le dijeron que la multitud lo estaba abarrotando y todavía preguntaba quién lo tocaba. Luego vino la mujer y dio su testimonio y Jesús le dijo: « Hija, tu fe te ha sanado. Ve en paz y queda curado de tu aflicción.

Lecciones:

  • Jesús es la última parada de autobús para su desafío, porque Dios nunca lo referirá a otro médico . Él tiene la respuesta a ese problema.
  • Tu boca es la puerta de entrada a tu salvación. Tendrás lo que dices.
  • Cristo es el consultor más barato porque no cobra nada por ayudarte. Pero le encanta cuando lo recibes como tu señor y salvador.
  • Debes actuar con el mensaje de Cristo que escuchas para poder acceder a tus bendiciones de Dios.
  • Tu fe te cura.

7. Jesús camina sobre el mar – Mateo 14: 22 – 33

Después de alimentar a la multitud, Jesús los envió lejos e hizo que sus discípulos fueran al otro lado delante de Él, mientras Él iba al monte a orar. El viento se volvió contrario y el bote fue sacudido por las olas. Al anochecer, Jesús fue a los discípulos que caminaban sobre el mar, y cuando lo vieron, se turbaron. Pero inmediatamente Jesús les habló: «Diciendo». ¡Estar de buen ánimo! Esto soy yo; No tengas miedo. & quot;

Y Pedro le respondió que si realmente era Él, debía ordenarle que viniera. Entonces Jesús dijo: «ven». Y Pedro bajó y caminó sobre el mar. Pero cuando vio que el viento era bullicioso, sintió miedo y comenzó a hundirse. Él clamó a Jesús para salvarlo y Cristo extendió su mano y lo atrapó y lo reprendió de su poca fe. Cuando subieron al bote, el viento cesó. Entonces los que estaban en el bote vinieron y adoraron a Jesús y afirmaron que verdaderamente, Él era el hijo de Dios.

Lecciones:

  • Dios & # 39; la voz le da tranquilidad, el miedo desaparece y la audacia se establece.
  • Cuando actúas sobre Dios & # 39; s palabras, ves un milagro
  • Cuando miras lejos de Jesús a tu problema, el miedo instale y comenzará a hundirse.
  • No importa la etapa de tu vida, cuando te acercas a Jesús, Él siempre extenderá Sus manos para salvarte.
  • Las circunstancias se someten a la presencia de Dios.
  • Milagro te hace adorar a Dios

8. El viento y las olas obedecen a Jesucristo – Marcos 4: 35 – 41

Jesús y sus discípulos decidieron cruzar a otro lado en bote. Sin embargo, surgió una gran tormenta de viento y las olas golpearon el bote, por lo que ya se estaba llenando. Pero Jesús estaba dormido en la popa. Los discípulos fueron a verlo y le preguntaron si no le importaba que perecieran. Entonces Jesús se levantó y reprendió al viento y le dijo al mar: «¡Paz, quédate quieto!» Y el viento cesó y hubo una gran calma.

Entonces, Cristo les dijo: «¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Cómo es que no tienes fe? '' Los discípulos se preguntaron entre ellos quién era Él, que incluso el viento y el mar le obedecen.

Lección:

  • Jesús tiene la paz que sobrepasa todo entendimiento . Descansó en medio de una tormenta de fuego. Esta paz también está disponible para ti cuando tienes a Jesús en ti.
  • Toda cosa creada escucha las palabras de Cristo y le obedece
  • Por fe cualquier creyente cristiano puede hacer lo que hizo Jesús.
  • El miedo es un obstáculo para las hazañas que podemos hacer en Cristo.

9. Curación de los diez leprosos – Lucas 17: 11 – 19

Jesús entró en cierta aldea y se encontró con diez leprosos. Le clamaron misericordia y Él les pidió que fueran y se presentaran a los sacerdotes. A medida que avanzaban, fueron limpiados. Uno de ellos, un samaritano, cuando vio que estaba curado regresó para agradecer a Jesús. Jesús preguntó por los otros nueve que sí regresaron para darle gloria a Dios. Entonces, le dijo al samaritano: «Levántate, vete». Tu fe te ha curado bien.

Lecciones:

  • Un grito de misericordia Jesús nunca ignorará .
  • Cualquier cosa que Jesús te diga que hagas, hazlo por tonto que parezca.
  • Su respuesta llegará cuando obedezca las últimas instrucciones que se le dieron.
  • Es importante volver siempre para darle a Dios toda la gloria porque es cuando tu testimonio se perfecciona.
  • Tu fe siempre te hará completo.

10. Sanación de un siervo de centurión & # 39 – Mateo 8: 5 – 13

Un centurión fue a Jesús cuando entró en Capernaum y le suplicó que sanara a su siervo. Jesús se ofreció a ir y sanarlo. Pero el centurión dijo que no era digno de tener a Jesús bajo su techo, sino que solo debía hablar una palabra y que su siervo sería sanado. Que siendo un hombre bajo autoridad, tiene soldados debajo de él. Y que lo que sea que les diga que hagan es lo que hacen.

Cuando Jesús escuchó las palabras del hombre, se maravilló y lo llamó gran fe. Luego se volvió hacia el centurión y le dijo: «Sigue tu camino; y como has creído, que así se haga por ti. Y su criado fue sanado esa misma hora.

Lecciones:

  • Jesucristo siempre está listo para sanar a cualquiera .
  • Las palabras de Cristo están llenas de autoridad y todo lo que las escucha le obedece
  • Gran fe Dios le agrada
  • Es para ti según tu fe.
  • No le toma a Dios tiempo para responderle, pero su fe determina la velocidad con el que recibes tus respuestas.

En conclusión, estos milagros fueron documentados para que aprendamos de ellos y creamos que Dios hace lo mismo en nuestras vidas, en áreas donde los necesitamos. Jesús dijo en Juan 14: 12: que cualquiera que crea en Él que las mismas obras que Él hace, él también las hará; y obras mayores que las que hizo también las hará. Entonces, ¿estás listo para hacer un gran trabajo?

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre