Mirando Las Estrellas En Un Lago Suizo

0
133

A ORILLAS del lago de los Cuatro Cantones, muy cerca de Lucerna, hay un promontorio desde el que se puede ver un magnífico paisaje alpino. En la parte alta de la ladera que acaba en el lago, hay una casa de 3 pisos. Allá vivieron Durante seis años Richard Wagner y su mujer Cosima.

A lo largo de los veranos que pasé en Lucerna, terminaba muchas tardes en Tribschen, leyendo en el parque donde Wagner compuso Los maestros cantores. No había absolutamente nadie que visitara la mansión convertida en museo.

En el verano de 1871, Wagner recibió a un ilustre huésped: Friedrich Nietzs-che, que acababa de ser nombrado catedrático de Filología clásica en Basilea. Los dos ya se conocían y habían intercambiado correspondencia.

Nietzsche llegó a Tribschen con el manuscrito de El origen de la tragedia, su primer libro importante, en el que esboza los grandes conceptos de su filosofía a partir del análisis de la cultura griega.

La contraposición de lo apolíneo y lo dionisiaco, su teoría de los valores, la muerte de Dios y el nacimiento del superhombre están dibujados en este chispeante libro, escrito en una insuperable prosa que evoca las mejores páginas de Goethe.

El filósofo alemán veía en el arte una expresión superior del intelecto y, más concretamente, creía que la música de Wagner encarnaba los ideales de ese nuevo hombre que se hallaba mucho más cerca de los dioses paganos que del cristianismo que repudiaba.

Nietzsche y Wagner fueron los más esenciales creadores de su tiempo Pues el primero demolió la metafísica alemana y el segundo creó una revolucionaria estética musical que rompió los moldes del Romanticismo.

Me imagino a los 2 paseando por el lago y contemplando el espectáculo formidable de las estrellas brillando por encima del monte Pilatus, cuya sombra cubre al atardecer Tribschen.

Ese impresionante paisaje debió inspirar al autor de la tetralogía, tan dado a ensalzar las fuerzas telúricas de una naturaleza en estado primigenio. Nietzsche También acostumbraba a refugiarse en las alturas alpinas de Sils-Maria para escribir sus libros.

Nietzsche era un individualista que miraba hacia el interior. Su escritura está hecha de fragmentos y aforismos. Wagner quería conquistar el Planeta con una obra total. Uno y otro eran de manera profunda diferentes, Pero la posterioridad les ha unido Por el hecho de que los dos fueron manipulados por la ideología totalitaria del nazismo.

Es posible que Wagner se hubiera sentido complacido al oír sus operas bajo la batura de Furtwangler, Pero creo que hubiese despreciado a Hitler. En cuanto a Nietzsche, nada más lejano a su espíritu que el nacionalsocialismo. Era demasiado sutil como para comulgar con la vulgaridad destructiva de un Reich donde reinaban la superchería y el esoterismo. Disfrutemos de su música y sus escritos, que han triunfado sobre los prejuicios.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre