Misterios Del Tercer Reich Y El Esoterismo Nazi

0
81

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- He hablado en diferentes ocasiones de la fascinación que sentía Hitler hacía todo lo oculto, hacía todo lo secreto, hacía el esoterismo. Y no es una leyenda urbana, es una realidad, adolf Hitler se sentía un elegido, el “elegido del Dragón”, creía que en él se reunían Todas las fuerzas místicas para devolver el esplendor a la nación alemana y alcanzar y estado de evolución superior. Hitler se veía De esta manera mismo no como el dictador de la Alemania nazi sino más bien como el sumo pontífice de un Nuevo Orden que debía de llegar.

Fueran fantasías O delirios fue apoyado y animano por su Estado mayor, un Estado Mayor que comulgaba con esos mismo ideales nazis. Y todos y Cada uno de ellos de ellos buscaron y se instruyeron en las técnicas ocultistas, en la mitología, en las religiones y viejos ritos triviales germánicos. Era un conjunto de creencias, una nueva “religión” armada en torno a un sistema de opiniones, mantenido en secreto al pueblo alemán Mas de firmes convicciones en la élite del gobierno nazi.

Heinrich Himmler, Richard Walther Darré, Rudolf Hess y Alfred Rosenberg eran grandes aficionado al ocultismo y el contacto con Adolf Hitler hizo pasar el límite entre la afición y casi la profesionalidad en el terreno ocultista. El mismo Hitler era un amante de la astrología, de la mitología, de la mística medieval, de las reliquias, del yoga, Además contaba cerca de él con la presencia del denominado “Mago de los Guantes Verdes”, de Erik Hanussen, que inició al dictador alemán en Todas las prácticas ocultas y secretas, no es es fabulación, es un hechos contrastado y documentado. Alemania estaba en manos de un puñado de ocultistas que creían que tenían una misión mayor, una misión que implicaba a nación germana, y esas opiniones influyeron de forma decisiva en el futuro y en las resoluciones que se iban a tomar.

Desde que Hitler entra en contacto con el Partido Nacionalsocialista pone de manifiesto aquellos principios en los que creía, desde su particular visión de la mitología acomodada a los tiempos que corrían hasta la más rabiosas tradición ocultista.
Quizás en todo ello tuvo un peso decisivo la Sociedad Thule, una sociedad “secreta” creada por Rudolf von Sebottendorff, de claro carácter esotérico y de ideología antisemita, anticomunista y racista que tan bien se relacionaba con la ideología del propio Adolf Hitler y que sintió fascinación por la concordancia de ideas existente entre ambos. La Sociedad Thule sería la raíz de toda la cosmogonía nazi, su raíz espiritual y entre los que iban a contar como miembros al propio Hitler, Rudolf Hess, Heinrich Himmler, Dietrich Eckart, Gottfried Feder O bien Alfred Rosenberg.

Cuando el partido nazi sube al poder son prohibidos y eliminados todos y cada uno de los conjuntos de carácter esotérico, menos la Sociedad Thule. Se prohibe la masonería, penando a los masones con su confinamiento en campos de concentración. Se cierra la Sociedad Teosófica de Alemania, se prohibe el asociacinismo esotérico O bien ocultista. Se persiguió a los miembros de los grupos neopaganas Ásatru al negarse a jurar lealtad al nazismo, con lo que ello implicaba: ritos religioso, liturgia mística, adoración a Hitler…

Curiosamente se permitió el culto budista Dentro de territorio alemán, Tal vez por que los nazis buscaban a la raza aria en sus continuas expediciones al Tibet, ejemplo de ello es el congreso budista europeo celebrado en 1933 en Berlín. Entre tanto Himmler organizaba expediciones al Tibet en busca de la raza aria. La Ahnenerbe (Herencia de los Ancestros) investigaría en el castigado enclave entre 1931 y 1939 a las órdenes del biólogo Ernst Schäfer.

Alexander Berzin opinaba a este respecto: “La política nazi de tolerancia hacia el budismo no demuestra influencia alguna de enseñanzas budistas en Hitler ni en la ideología nazi. Una explicación más factible es el deseo de Alemania de no dañar las relaciones con Japón, su aliado budista. Al final de la guerra en la batalla de Berlín Aun hubo pequeñas formaciones de monjes budistas que lucharon contra los rusos. Al respecto de la situación religiosa en el Reich, se llegó a ver a la religión como una fuerza que podía contribuir a repeler al marxismo ateo, y se llegaba Incluso al punto de considerarlas como un instrumento de una dictadura antimarxista. El propio Hitler expresamente veía en las Iglesias cristianas «los más esenciales factores del mantenimiento de nuestro carácter nacional», y Por esta razón mismo trataba de colocarlas al servicio de una ideología nacionalista del todo opuesta al mensaje cristiano («El pueblo alemán no es heredero del pecado original, sino noble por naturaleza»). Esta ideología contenía, Cuando menos en sus rasgos fundamentales, elementos de una religión sui generis en competencia con el cristianismo, los cuales se reflejaban con toda claridad en el movimiento iniciado por Mathilde Ludendorff «en pro de un conocimiento alemán de Dios acorde con la raza» y su correspondiente organización Ahnenerbe. La cuestión de la religión vista como una manera de interpretar el Mundo estaba contemplada desde las ideas que relacionaban el código genético con el comportamiento espiritual de las razas y que sostenían la «adecuación racial» O bien grado de acomodación a la idiosincrasia de la raza que debía asumirla para la preservación de la identidad y la cultura nacionales. Así, bajo el régimen nazi, el programa de una «religión conforme a la raza» tuvo como una de sus metas, despojar al cristianismo de todo rasgo judaico”.

Todo en el sistema de propaganda nazi tenía una explicación, tenía una razón de ser, estaba estudiado milimétricamente. El llamado “Schwarze Sonne” O “Sol Negro” fue utilizado como diseño para el mosaico del Castillo de Wewelsburg, representanco un sol escondo de doces rayos, siendo la fuente de poder de los arios… Con ello se estableció un sistema de creencias ario como descendientes de los teutónicos.

En sus opiniones había un lugar destacado para lugares legendarios como la Atlántida, Thule, Hiperbórea, Shambala, Agartha O la estrella de donde decían que provenía la raza aria: Aldebarán.

Además trataban de eludir lo que le sucediera otrora a la llamada raza maestra (Herrenrasse) que fue avocada a la extinsión -Según sus creencias- debido al mestizaje con razas inferiores…

Hitler fue un obsesionado de la denominada “lanza del Destino”, A lo largo de su etapa como pintor de acuarelas en Viena no faltaba ningún día a su cita con la reliquia. La historia de leyenda afirmaba que quién la portó domino el Mundo, como lo hizo Carlomagno, y él ansiaba tener esa reliquia, a tal punto que una de las primeras acciones que llevó a cabo, respaldado por la cúpula del poder nazi al entrar en Viena tras la anexión, fue la de tomar la preciada reliquia, pensaba que con ella nada podría detener el avance nazi.

En el Partido Nazi se creía en el poder de las reliquias, no pertenece a una ficción cinematográfica que buscaran reliquias por todo el Planeta. El Arca de la Alianza, la Vara de Moisés O bien el Santurrón Grial fueron objetos codiciados por los nazis. Del Santurrón Grial se afirmaba tenía poderes sobrenaturales, De la misma manera que la Lanza de Longinos, afirmándose que quien bebiera de esa copa podría curarse de cualquier enfermedad que tuviera, Aun llego a afirmarse que la persona que bebiera de la misma lograría la inmortalidad.El estudioso Otto Rahn, a la sazón miembro de las SS, lo buscó con afán en Montsegur (Francia) O en Montserrat (Cataluña) el 23 de Cotubre de 1940 contando con el apoyo de mismo Himmler. En verdad al Fallecer Otto Rahn se distribuyeron ejemplares de su obra “La corte de Lucifer” entre los miembros de la SS de más alta graduación.

La reliquia más preciada, no obstante era la “Lanza de Longinos” O bien “Lanza sagrada”, la cual -Conforme las escrituras de la Biblia- fue usada por Cayo Longinos para probar la muerte de Jesús clavándosela en un costado tras ser crucificado. En ese momento, al estar en contacto con el fluido vital de Jesucristo, Conforme la tradición más vinculada al Planeta del misterio, la lanza adquiere poderes sobrenaturales, si a ello le añadimos esa leyenda que estaba vinculada a Carlomagno, tenemos todos los ingrediente Para que Hitler la hubiese ansiado desde su juventud.

Además de esto Himmler, claro exponente del esoterismo nazi, entregaba entre los elegidos el anillo de poder, el Totenkopfring,en el Como se ponía de manifiesto el grado en la escala iniciática esotérica nazi.

Pero Asimismo los nazis practicaron otros campos del esoterismo como el espiritismo, la doctrina de Allan Kardec que tanto se popularizó por la Inglaterra victoriana del siglo XIX, También el mesmerismo (magnetismo), las runas, la astrología… En el gobierno existía la premisa de aceptar tales prácticas públicamente, de puertas hacia dentro la realidad era bien diferente… Dentro de la cúpula nazi existían sus creencias y divergencias. Alfred Rosenberg creía en el neopaganismo frente al judeocristianismo.Himmler Además se creía la reencarnación de Enrique “El Cazador”, rey y fundador de la estirpe real de Sajonia allí por el siglo X y adorador del dios Wotan. Otto Rahn creía que los descendientes de los masacrados cátaros eran los guardianes del Grial y que ellos eran otra raza elegida, una raza conciliadora y unificadora. Diríase que Rahn falleció en las montañas de Wilden Kaiser, cerca de Kufstein, congelado por el frío cuando practicaba un suicidio ritual cátaro llamado Endura.

Hitler se entregaba en intensas sesiones de magia negra, de hipnotismo, decían que para influir en las masas, en el pueblo. Incluso se creía el elegido del Dragón con un pacto con los antepasados espirituales teutónicos para vender en las batallas contra los enemigos del régimen nazi… Hasta ese punto llegaba su locura. Tal vez influido por todos los que tenía a su alrededor, el propio Erik Hanussen le dijo: “el día que le conoció supe que lograría hacerse con el poder total de Alemania, quedando la nación absolutamente a su merced”.

Himmler era conocido por ser el aprendiz de brujo y, Más tarde, como el hechicero nazi, a él se be una gran parte de la liturgia secreta nazi y de las SS.

En sus emblemas se denotaba mucha se esa simbología y opiniones, la esvástica O cruz gamada, símbolo usado A lo largo de siglos por todo el Mundo y por diferentes etnias. La esvástica se convirtió en el emblema de la Alemania Nazi en el año 1920, y fue dibujada en color negro sobre un círculo blanco rodeado por un fondo de color colorado. La esvástica con la particularidad de estar invertida… La cruz alemana tenía un claro simbolismo en otras culturas, representaba:

-La eternidad.

-Los 4 elementos (fuego, agua, viento y tierra).

-Los 4 puntos cardinales (norte, sur, este y oeste).

-El Sol y su poder Creador.

-Símbolo de la buena suerte.Sin embargo, en los tiempos de la Alemania Nazi, la esvástica representaba los ideales del nazismo, y de la superioridad de la raza aria. Actualmente, la esvástica se considera un símbolo nazi, y esta prohibido su empleo en algunos países.

De este modo cada vez que había un acto público multitudinario, en la puesta en escena de las SS con sus negros uniformes y sus calaveras plateadas, más los gallardetes nazis y todos sus emblemas, había toda una parafernalia esotérica oculta en la cual creían firmemente los jerarcas del partido nazi. No temían a una contienda bélica, creían que el apoyo del pueblo más el apoyo de lo inmaterial, de sus creencias esotéricas, derrotarían al contrincante. Al principio de la IIª Guerra Mundial, y debido a las victorias nazis en el frente llegaron a opinar que Verdaderamente las doctrinas esotéricas de Hitler O Himmler, como máximos exponentes, era un realidad. Tan Solo una quimera, un castillo de naipes que iría cayendo A medida que la guerra comenzaba a desgastar a las tropas nazis y los estrategas de medio Mundo se afanaban en derrotar a aquella Alemania nazi que otrora se mostrara invencible.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre