O bien Es Llano O Es Cuesta

0
69

Hay una expresión ciclista que Siempre y en todo momento me intrigó: falso llano. Jamás la comprendí del todo. O bien es llano O bien es cuesta. Asimismo hay misterios insondables como esos que aparecen de cuando en cuando en gacetas como Más Allá, u otras dedicadas al esoterismo, la magia O los hechos inexplicables. Son esas cuestas en las que colocas un vehículo en punto Muerto y sube en lugar de bajar, O bien Cuando menos da esa impresión.

Pues bien: entendí lo que significa “falso llano” la primera vez que viajé desde Edolo hasta Aprica, O sea, en El mismo trayecto que tuvieron que hacer los ciclistas al final de la etapa.

La primera vez fue en 1994. Bajé impresionado del Mortirolo, del gentío, del colorido y en singular, de los porcentajes. Recorrí los casi veinte quilómetros hasta Aprica, lo mismo que hizo después Indurain, así como Pantani y Cacaito Rodríguez. Era, Obviamente, un falso llano, que cinco años Después volví a recorrer, sobrecogido por la noticia de la eliminación de Pantani por un valor excesivo de su hematocrito. Ese día era mejor no pasar por el Mortirolo, Por el hecho de que los tifossi echaban humo. El camino hasta Aprica desde Edolo fue un martirio, agravado Aun más por las barricadas que los más exaltados habían plantado en la meta.

La tercera vez fue hace Dos años -lo hice un par de veces-, siguiendo a Alberto Contador. Tras subir y bajar el Mortirolo, esos quilómetros son interminables. Ese día la etapa no terminaba en Aprica, sino más bien en Tirano, un sitio al que se llega tras bajar por cuestas interminables y curvas imposibles.

David Arroyo sabía que la ruta de Edolo es interminable. Lo que no esperaba es perder allá todo el trabajo del día. En el Mortirolo perdió menos de Dos minutos, en el descenso recuperó más de la mitad de la desventaja, y en los veinte kilómetros finales perdió el jersey rosa.

Justo, cuando se había juntado con un grupo de ciclistas con interés en recortar diferencias. Mas no se entendieron, O les fallaron las fuerzas en un falso llano.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre