Operaciones Bajo Hipnosis

0
12

La reina Fabiola de Bélgica se sometió hace Dos semanas a una cirugía de tiroides. Hubiera sido una intervención convencional salvo por la forma en la que la ilustre enferma fue dormida. Su médico, la doctora Faymonville del Hospital Universitario de Lieja, recurrió a la hipnosis en combinación con una ligera sedación y anestesia local. De este modo pudo reducir la dosis de fármacos y evitar los riesgos añadidos de una anestesia general O bien sedación muy profunda en una paciente de 80 años, tan delicada como la reina Fabiola.
La decisión del Hospital de Lieja no es insólita. Las técnicas de hipnosis se utilizan en Medicina desde el siglo XVIII y Aunque perdieron esplendor con la aparición de anestésicos seguros, Poquito a poco han vuelto a entrar en el quirófano y en las Unidades del Dolor de un número creciente de hospitales, entre ellos algunos centros españoles.
No apto para todos
Su utilización es más frecuente de lo que se pueda meditar Aunque ciertos médicos prefieran referirse a estas técnicas con otros términos menos sospechosos como «relajación» O «visualización». «La hipnosis Aún se asocia a magia, esoterismo y a una intervención más propia del Planeta del espectáculo», explica Héctor González Orbi, Profesor de la Universidad Complutense de Madrid y directivo de cursos de capacitación. Estos cursos están pensados para psicólogos y médicos, no para hipnotizadores. «Enseñamos De qué manera emplear la sugestión en el sentido más positivo», indica.
No se emplean ni péndulos, ni artilugios mágicos. Sí mucha relajación, un entorno agradable con música, luz tenue Y también imaginación. «La eficacia depende de la capacidad de sugestión del paciente. Si está dispuesto a entrar en el juego y continuar las pautas. Igual que si tuviera que seguir un tratamiento médico». La hipnosis no marcha en todos las personas, Por eso precisa un ensayo previo «para no arriesgarnos a que no funcione el día de la cirugía». Ni tampoco se logra en Exactamente el mismo tiempo. Depende de cada persona, entre media hora y una hora.
Las técnicas de sugestión hipnótica se utilizan en combinación con anestesia local y una ligera sedación

Algunos pacientes muy entrenados pueden lograrlo en cuestión de segundos. El año pasado un conocido hipnotizador británico recurrió a la hipnosis ya antes de someterse a una operación en su mano derecha. Alex Lenkei, de sesenta y uno años, consiguió sedarse en treinta segundos para afrontar una cirugía que se prolongó A lo largo de ochenta minutos. Estuvo consciente A lo largo de toda la intervención.
Las técnicas de hipnosis se utilizan en cirugías que se pueden abordar con anestesia local O regional, como las intervenciones que se hacen en extremidades O bien en el cuello. También es un recurso en punciones lumbares, en partos y tratamientos dentales.
La hipnosis marcha, Pero tienen sus limitaciones, advierte Tomás Colón, jefe del Servicio de Anestesia del Hospital USP San José de Madrid. «Es esencial dejar claro que son técnicas complementarias que se deben combinar con una ligera sedación O bien anestesia local. Necesita personal entrenado, no es eficaz en todos y cada uno de los casos y tampoco podemos utilizarlo en cirugías de urgencia».
Los mejores candidatos serían aquellos dispuestos a colaborar, con una edad avanzada y mayor riesgo anestésico por haber sufrido alguna reacciones previa a la anestesia. «En estos pacientes puede ser útil disminuir la necesidad de sedantes y la sofocación del quirófano», apunta Colón.
En el Hospital USP San José se ofrece en la Unidad del Dolor, para reducir la intensidad de las molestias en procesos crónicos como el cáncer, trastornos musculares O bien fibromialgia. En estas enfermedades de larga duración, en las que los fármacos tampoco funcionan, la sugestión hipnótica logra reducir tanto la sensación como la intensidad del dolor.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre