Origen Y Etimología De Los Signos Del Zodiaco

0
54

Ya los pueblos viejos, desde babilonios y egipcios hasta griegos y romanos, sentían admiración por las estrellas que brillaban en el firmamento, Puesto que la predisposición de estas servía, entre otros fines prácticos, para la orientación y la medición del tiempo. El trazo de líneas entre las que formaban grupos, las constelaciones (del latín cum stellae, ‘estrellas reunidas’), sirvió para facilitar su identificación.

El resultado de esas composiciones fueron diversas formas, algunas de las cuales entraron a formar parte de los doce signos del Zodiaco O Zodíaco. Esta palabra halla su origen en el griego: a partir de zoon, ‘animal’, se forma zodion, ‘figurita de animal’, y zodiakós, ‘relativo a las figuritas animales’. Y dado que desde tiempos remotos se creía en la influencia de las estrellas en el destino del hombre, podría decirse que cobró una importancia trascendental la figura del astrólogo (del griego astron, ‘estrella’, y logos ‘palabra, razón’), esto es, el que habla sobre las estrellas O bien el que lee el horóscopo, vocablo asimismo procedente del griego: horóskopos, ‘que observa la hora’ del nacimiento para predecir el futuro. Vestigios de este viejo vínculo entre los astros y los sucesos humanos quedan reflejados en nuestra lengua en voces como desastre O estrellarse O dichos Como nacer con estrella, tener buena O mala estrella O unos nacen con estrella y otros estrellados.

Y Pese a que el influjo de los elementos que componen la bóveda celeste en nuestro destino carece de aval científico, bastante gente sigue consultando los horóscopos para saber qué le depara el futuro Según su signo zodiacal. Este es el origen de Cada uno de ellos de sus nombres:

Aries (20 de marzo-19 de abril). El carnero. De esta manera llamado Pues los carneros formaban la ofrenda a Ares, dios griego de la guerra. Es el primer signo zodiacal, de elemento fuego y regentado por el planeta Marte. Según las astrología, al coincidir con el comienzo de la primavera, las personas correspondientes a Aries tienen un carácter renovador y gran fuerza vital, A veces Incluso excesiva, aparte de cualidades de líder.

Tauro (20 de abril-veinte de mayo). Derivado del latín taurus, ‘toro’, el segundo signo del Zodiaco, ubicado entre el equinoccio de primavera y el solsticio de verano, pertenece al elemento tierra y simboliza la armonía con la naturaleza. De este bóvido destacan su vigorosa presencia y sensualidad y su espíritu calmado y paciente, así como su furia cuando es provocado.

Géminis (veintiuno de mayo-20 de junio). Es representado por Dos figuras humanas iguales, Pues simboliza hermanos gemelos (geminis en latín). Por ello, se dice que quienes están marcados por este signo de aire, cuyo planeta es Mercurio, tienen Dos caras, O sea, Sufren bajo una dualidad interna, que A veces los vuelve contradictorios. A cambio, poseen una gran capacidad mental.

Se trata de un signo de agua y está regido por la Luna.

Cáncer (veintiuno de junio-22 de julio). Este signo, cuyo nombre procede del latín cancer, ‘cangrejo’, ocupa el cuarto lugar en el Zodiaco, de manera inmediata tras la entrada del verano. Se trata de un signo de agua y está regido por la Luna. El cangrejo de río O bien de mar que lo representa vive bajo su duro caparazón, que protege su sensibilidad interior y que le sirve de refugio para su timidez. Los nativos de Cáncer destacan supuestamente, Pues insisto en que no hay relación entre los astros y la personalidad, por su paciencia, Puesto que, como el crustáceo, para avanzar se ven obligados a pasear de lado.

Leo (23 de julio-22 de agosto). Los astrólogos lo llaman el León y se considera un signo de origen egipcio; en Babilonia se conocía como Gran Cánido. Perteneciente al elemento fuego y regido por el Sol, se halla estrechamente unido a la cosecha, a la plena madurez del ciclo primavera-verano, de ahí La gran seguridad que se les atribuye a los nacidos bajo la influencia de este signo. Esta es una característica propia del animal que representa, una de las criaturas más poderosas, llena de energía y vitalidad, arquetipo del valor, la nobleza y el dominio. Aseveran los astrólogos que no soportan los fracasos y que son susceptibles de rayar en la arrogancia y la soberbia.

Virgo (23 de agosto-22 de septiembre). El sexto signo zodiacal pertenece al elemento tierra y es regido por el planeta Mercurio. Su nombre procede del latín virgo, ‘virgen’, y es el único representado por una mujer. Al hallarse al final del periodo estival, simboliza la cosecha, de ahí que Virgo sea representada A veces sosteniendo 2 espigas en la mano, por ser laboriosa, meticulosa y fiable en sus actividades. A los nacidos bajo el influjo de este signo, los astrólogos les atribuyen esplendidez y disponibilidad para con el resto. Puede no ser muy amiga de cambios ni aventuras.

Libra (23 de septiembre-22 de octubre). Esta voz significa en latín ‘balanza’, que representa la justicia, el arte y la espiritualidad. Se afirma de los nacidos en Libra, el séptimo signo y de elemento aire, localizado en el justo medio del año astronómico, que son equilibrados y moderados -Si bien En ocasiones Existe una cierta oscilación entre Dos extremos- y amantes de la armonía y la belleza Pero También del refinamiento, A veces con tendencia a la superficialidad.

Escorpio (veintitres de octubre-veintiuno de noviembre). Las estrellas que conforman Escorpio, del latín scorpius, ‘escorpión’, se hallan situadas entre las de Libra, Ofiuco y Sagitario. Este signo, del elemento agua y regido por el planeta Marte, evoca el otoño y, con él, la muerte y la transmutación, lo que viene asociado a la melancolía Y también intensidad sentimental. Asimismo, la fuerza, la decisión y la valentía son propios de este arácnido, que puede resultar peligroso O bien amenazante por su aguijón.

Sagitario (veintidos de noviembre-21 de diciembre). Sagittarius en latín, es el que lanza sagittas, ‘saetas’. Por esta razón, se acostumbra a representar por un centauro empuñando un arco cara las estrellas, símbolo de la síntesis activa del hombre que vuela hacia su transformación de ser animal en ser espiritual. Gobernado por el planeta Júpiter, constituye el noveno signo, cuyo elemento es el fuego. En víspera del solsticio de invierno, las sociedades ancestrales, habiendo concluido las labores agrícolas, se entregaban a la caza. Esta actividad se reflejaría en los sagitarios: son dichosos al aire libre O recorriendo nuevos territorios y bien organizados para lograr su objetivo. A veces pecan de impaciencia si los demás no les siguen el paso.

Capricornio (22 de diciembre-diecinueve de enero). Corresponde a la tierra, su planeta es Saturno y simboliza las montañas nevadas, el invierno de la vida, la vejez. Acostumbra a ser representado por una cabra (A veces con cola de pez), que es lo que viene a significar su nombre, derivado del latín capricornus, y este, a su vez, de capra, ‘cabra’, y cornu, ‘cuerno’. Así, las personas que nacen bajo Capricornio se supone que son tenaces y superan fácilmente cualquier obstáculo. Si bien sanamente ambiciosas y responsables, ocasionalmente se ven acechadas por la taciturnidad y el pesimismo.

Es el encargado de engendrar las lluvias en el hemisferio norte.

Acuario (2o de enero-17 de febrero). La penúltima constelación zodiacal está regida por Urano. Amo de Júpiter es el nombre que le dan los astrólogos, Aunque tradicionalmente es conocido como el Aguador, que es lo que significa aquarius en latín. Este portador del líquido elemento suele estar representado por un hombre cargado con una O 2 ánforas con las que derrama a chorros el agua de su interior. Es el encargado de engendrar las lluvias en el hemisferio norte. Por esta razón se afirma de los nacidos bajo este signo que son humanitarios y sociables, amantes del progreso y los descubrimientos y, por consiguiente, abiertos a los cambios. Tal es su entrega a el resto que En ocasiones Suelen sentirse defraudados O bien engañados.

Piscis (18 de febebrero-diecinueve de marzo). Duodécimo y último signo del Zodiaco, su nombre significa ‘pez’ y está representado por 2 de estos animales. Nos hallamos en las semanas anteriores al equinoccio de primavera, en época de crecidas que hacen que los ríos vayan cargándose de agua, elemento de los piscis. De ahí que a estos se los asocie con la fluidez -en el sentido de moldeabilidad e inconsistencia-, contraria a lo estanco y encorsetado. Los astrólogos los caracterizan por ser Además de esto muy intuitivos, creativos y románticos.

Nota: este artículo lo publiqué en la sección «El Zodiaco» de la revista Preguntas & Contestaciones de Muy interesante, n.º treinta y cinco (2015). Más detalles sobre este reportaje, en el weblog Tapas de Ciencia.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre