Otro Dato A Tomar en consideración

0
53

Este escrito, pretende dar a conocer una sencilla y eficaz teoría, que cambia absolutamente nuestra forma de pensar y enfocar la vida. Nos deja descubrir nuevos conceptos tanto de nosotros mismos como de nuestro ambiente, transformando positivamente nuestro modo de ser y de proceder, así como sus consecuencias.

Por haber experimentado en primera persona sus excelentes resultados, a continuación paso a relatar de modo resumido mis experiencias y conclusiones, con el único deseo de que mi testimonio pueda ser de utilidad.

Dando un breve repaso a mi vida, voy a decir que pertenezco a una familia media en la que mi infancia transcurrió de un modo relativamente feliz. Me eduqué en un colegio religioso hasta la temporada de mi juventud. Ni qué decir debe entonces era yo católica practicante y debido al exceso de rezos, misas, cánticos, etc., a que estuve condicionada, terminé apartándome de dichas prácticas.

Mi reacción fué de rebeldía cara una sociedad que me parecia hipócrita. No me gustaban los condicionamientos, ni los prejuicios sociales, con lo cual, prescindía En ocasiones de sus normas. A pesar de que me dolía ser mal vista, era más fuerte mi convicción que las consecuencias que acarreaban mis decisiones. Este hecho, teniendo en cuenta que vivía en un pueblo donde todos nos conocíamos, provocó que fuera señalada y criticada, Mas A pesar de eso no rectifiqué mi postura.

De esta manera fué pasando el tiempo hasta acabar con mi temporada de estudiante. Inicié mi trabajo en administración y contabilidad de empresas, me trasladé a una urbe y allí me convertí en esposa y madre, Mas mi vida seguía estando incompleta Pese a que tenía todo cuanto podía desear.

Esa inexplicada sensación me llevó a buscar cosas nuevas, temas como Por servirnos de un ejemplo: fenómenos paranormales, extraterrestres, esoterismo, religiones, filosofías, etc. No obstante pensé que Todas esas enseñanzas no habían logrado evitar que el Planeta se degradara. Lejos de apaciguar mis inquietudes, éstas aumentaron y fué entonces cuando pensé que en algún sitio, tenía que encontrar Respuestas a mis preguntas, ¿Quién podía contestarme?. Con la esperanza de que Alguien me escuchara, rogué que se me permitiera encontrar, conocer y comprender, los interrogantes que la vida me planteaba.

Muy pronto las circunstancias de mi entorno hicieron que conociera a una serie de personas con inquietudes similares a las mías, relacionadas con la trascendencia del ser. Poquito a poco fueron sucediendo una serie de hechos, que empezaron a Mudar el rumbo de mi vida y de ese modo pude comprobar que Verdaderamente existía Alguien extraordinario que no Sólo me había escuchado, sino También me ofrecía su ayuda.

Con las experiencias vividas, empezaron a llegar las Contestaciones. Mis inquietudes se apaciguaron y aprendí que no era necesaria una fe ciega para pensar, sino todo tenia su explicación y su razón de ser.

Hoy en día vivimos una época de progreso y desarrollo, al tiempo que nuestro Mundo se dirige sin antídoto a una lamentable decadencia, pérdida de valores, falta de respeto, etc. Lo normal hubiera sido Todo lo contrario, que si la sociedad avanzaba, lo hiciera tanto en el terreno material como en el personal, mejorando en todos y cada uno de los aspectos su calidad de vida.

La historia de nuestros días se escribe con guerras, apetito, pobreza, violencia, manipulación, etc., trayendo consigo un enorme sufrimiento. Entre tanto, nos llamamos a nosotros mismos sociedades desarrolladas y seres civilizados dotados de inteligencia, ante lo cual yo me pregunto, ¿qué clase de inteligencia es la nuestra que nos encamina a la autodestrucción?. Nuestras vidas están inmersas en un ritmo de connotaciones negativas; una vida acelerada, obsesionada por seguir las corrientes de moda, llegando al límite de nuestras posibilidades. Se desea hacer O tener lo que tienen el resto, sin mirar a qué O bien a quién se perjudica con tal de lograr nuestros fines egoístas. Es un estado de estrés permanente para poder efectuar a lo largo del día las actividades que se consideran ‘normales’, con lo que, la vida está programada, llena de retos y prisas En todos y cada jornada.

Ese estado de desequilibrio viene propiciado por el comportamiento al que inducen los diferentes medios: la política, los medios de comunicación, la tecnología, la publicidad…

En cuanto a la política se refiere, continuamente nos afirman lo beneficiosas y convenientes que son las democracias para los pueblos, cuando En realidad, se trata de favorecer Siempre y en todo momento a los mismos, en detrimento de la inmensa mayoría de la sociedad. Nos hablan a menudo de los derechos humanos, Mientras por otro lado, están dando sitio a un alarmante aumento del hambre en el Mundo, del paro laboral y de la pobreza, de la desigualdad entre países ricos y pobres, etc. A veces, emprenden campañas de ayuda a otros países, cuando En realidad es Sólo el pretexto para invadirlos. Anuncian guerras para imponer la paz y la paz es lo que menos importa; Pues lo único que se pretende, es deshacerse de un armamento obsoleto, para substituirlo por otro nuevo y considerablemente más destructor.

Proclaman a menudo los buenos propósitos de las naciones para cuidar el medio ambiente, Pero nuestro hermoso planeta está cambiando aceleradamente su clima, siendo provocado de forma deliberada y egoísta por el poder económico y La enorme industria. Aguas contaminadas, emisiones excesivas de gas a la atmosfera, talas masivas de árboles, lluvia ácida, destrucción de la capa de ozono, etc., son ciertas de sus consecuencias. Está comprobado como este cambio climático altera además de forma significativa el comportamiento de La mayor parte de los animales, de los vegetales, de los minerales… etc. La Naturaleza Por lo general se resiente gravemente del trato que recibe del Planeta ¿civilizado?. Por ese motivo el humano no debe olvidar que tarde que temprano deberá Pagar la una parte de irresponsabilidad que su comportamiento ha generado.

Otras veces dan O quitan importancia a ciertas noticias Según las conveniencias del momento.

Con respecto a los medios de comunicación, podemos decir que la influencia que ejercitan En nuestros días sobre nosotros, La mayoría de las veces es negativa. Podemos observar Por servirnos de un ejemplo, que las informaciones que nos dan son las mismas, vengan del medio que vengan, cambiando tan Solo el modo de difundirlas. Esto pone en evidencia que es un Sólo hilo invisible el que selecciona el qué, el De qué forma y el en qué momento, de esas informaciones que recibimos. Por otro lado, las cosas que suceden son meticulosamente estudiadas, diciéndonos Solo aquellas que interesa que conozcamos y ocultando las que no quieren que sepamos. Otras veces dan O quitan importancia a ciertas noticias Según las conveniencias del momento. Últimamente emiten programas que son aparentemente de solidaridad, de ayudas familiares, de reconciliaciones, etc., Sin embargo con esa excusa, exponen públicamente las debilidades y las miserias de los demás, que de una forma encubierta alimentan el morbo de la audiencia. Fomentan hasta el extremo el hedonismo, el culto a la imagen, la frivolidad, la promiscuidad, la vanalidad de ideas, etc., en detrimento de la educación y de la cultura.

En lo que a tecnología se refiere, el hombre apuesta por superar día tras día un nuevo reto, Y también procura demostrarse a sí mismo que es capaz de un enorme dominio en todos los campos, hasta tal punto que nuestro planeta se le está quedando pequeño y opta por la conquista del espacio exterior, Al paso que su interior le resulta formidablemente ignoto.

Un tema muy esencial El día de hoy día es la publicidad, que a Todas horas y en todo sitio pretende programar nuestras psiques, valiéndose de sofisticados estudios psicológicos para lograr una mayor efectividad. No se duda ni un momento en emplear agresivos métodos con tal de vender y conseguir ganancias Y también incitarnos a tener todo cuanto dictan las modas. La consecuencia de ello es un exceso de consumo que provoca importantes apuros económicos, el endeudamiento irracional establece retos personales innecesarios, crea competiciones desleales, estimula el egoísmo, etc.

Sobre esta base de mentiras y falsedades, la sociedad humana se dirige sin remedio a una extrema decadencia, siendo nosotros los responsables de que esto ocurra debido a tan egoísta comportamiento. Nuestra actitud se ha acomodado al sistema, permitiendo y tolerando un enorme insulto a nuestra capacidad de meditar y razonar, por ese motivo pagamos las consecuencias.

Ante todo esto, se encuentran personas de buena fe, que creen en la existencia de Dios, Mas protestan diciendo que no saben porqué Dios deja esto. Y digo yo a esas personas, que si es Dios el que ‘deja’, ese permiso se lo da a ‘alguien’, y ese ‘alguien’ es el humano; Luego somos los seres humanos los únicos responsables y no Dios, de que el Mundo se encuentre en la presente situación. Sin embargo otros no creen en la existencia de Dios, y con su postura vienen a confirmar, que Asimismo somos nosotros los responsables de que el Mundo se desmorone.

Viendo todo lo precedente, cabe destacar que el error que estamos cometiendo es Además absolutamente voluntario, Puesto que únicamente nos hemos preocupado de la parte externa, de las apariencias, del cuerpo, dejando completamente olvidada la parte principal, nuestro interior, nuestra identidad como ser, que es lo que Realmente importa.

El interés por nuestro Origen y nuestro ser, no debe considerarse un hecho excepcional, sino más bien una obligación que tiene todo humano y que por no cumplirla se ha llegado a la evidente decadencia de nuestra sociedad. Por consiguiente es primordial cumplir con este deber, en caso contrario, los valores seguirán invertidos y la degeneración Será progresiva.

Esta falta de conocimiento de nosotros mismos, es Exactamente la causa primordial del triste estado en el que se halla nuestra sociedad. La única forma de corregirlo es dar un giro total a la trayectoria que lleva, empezando por proseguir nuevos caminos, de los que, el primero y esencial es observar al humano desde su interior. Justamente lo opuesto de lo que hemos venido haciendo hasta el momento. Asimismo la parte externa tiene su importancia, Ya que es parte substancial del ser y Además de esto, el vehículo que usa la parte interna para manifestarse. Pero es la parte interna por excelencia, la que debe predominar en el ser y la que se ha descuidado, llevándonos de manera directa al gravísimo desequilibrio actual.

Una de las principales inquietudes que ha tenido el ser humano A lo largo de la historia, ha sido y es, el conocimiento de su origen O procedencia. Las Respuestas ‘oficiales’ sobre este tema, nos las proporciona la ciencia por un lado y por otro la religión.

Tanto una como otra hablan de un único origen, Mas cada cual contempla un aspecto diferente de exactamente la misma realidad.

Esta realidad está constituida por una materia prima O bien substancia, que es denominada con diferentes nombres; Energía, Dios, Espíritu, Mente…etc. Según el punto de vista que la contempla; un científico, un teólogo, un místico, un filósofo, etc.

La ciencia actual Por servirnos de un ejemplo, nos dice que la materia Realmente no existe, sino todo es energía en diferentes grados de vibración. Una energía única que permanece en constante proceso de transformación.

Esta energía en su estado natural es la substancia de vida que alimenta todo el Cosmos y Exactamente por ser emanación de substancia vital tiene un movimiento continuo de vibración. A menor intensidad de vibración, más baja y espesa es la manifestación de la energía y cuanto mayor es la intensidad de vibración más elevada y sutil.

Los infinitos grados de vibración que existen entre un extremo y otro (desde el más alto grado al más bajo), determinan las distintas manifestaciones de esta energía. La existencia de estos Dos extremos, confiere a la energía esa característica doble O dual, que queda reflejada dentro del gran orden universal en Todas y cada una y cada una de sus manifestaciones.

Por ejemplo, en un extremo de la dualidad encontramos una tendencia positiva, si se considera desde el punto de vista electromagnético. También masculina y emisora, desde el punto de vista genérico, y Así sucesivamente en todos los conceptos; activa, acelerada, constructiva, expansiva, atractiva, etc.

En el extremo opuesto, una tendencia negativa, femenina, receptora, pasiva, ralentizada, destructiva, contractiva, repulsiva, etc.

De manera que todo cuanto existe es dual, posee un mínimo de Dos posibilidades, opuestas y complementarias entre sí, por ser la característica de su energía de origen, predominando Siempre y en todo momento una de las 2 tendencias (positivo O bien negativo, masculino O bien femenino, etc.).

El ser humano, Por lo tanto, no es una excepción, Mas Además la dualidad queda reflejada en cuanto a que su constitución consta de una parte externa O bien cuerpo y otra parte interna O identidad.

El cigoto es la célula desde la que se forma un nuevo cuerpo humano.

En la formación del cuerpo humano hallamos al comienzo las células reproductoras masculina y femenina. La célula reproductora masculina (espermatozoide) se une con la célula reproductora femenina (óvulo), aportando cada una de ellas la información correspondiente. Esta unión dual (de 2) da sitio a una nueva célula (cigoto). El cigoto es la célula desde la que se forma un nuevo cuerpo humano. El cuerpo humano tiene atributos propios y únicos, con lo que, ningún cuerpo es igual a otro. De esta forma tenemos por un lado las Dos células reproductoras O los Dos extremos de la dualidad y por el otro, una nueva célula, fruto de la unión de ambos, lo que hace un total de 3 elementos. Por lo tanto, vemos que el cuerpo humano está formado por un principio trinitario.

Pasamos ahora a la parte interna, que es donde Verdaderamente se halla nuestro auténtico ser y donde están las características que nos permiten distinguirnos unos de otros, proporcionándonos nuestra identidad.

En la formación de nuestra identidad, hallamos en primer sitio los pensamientos y en su parte opuesta, las sensaciones. Los pensamientos se unen con las sensaciones (lo que percibimos Por medio de los sentidos), aportando los dos su información pertinente. Esta unión dual, da sitio a unas características que son las que definen nuestro modo de ser. Así tenemos por un lado pensamientos y sensaciones O bien los 2 extremos de la dualidad y por el otro, las peculiaridades de nuestro modo de ser, fruto de la unión de ambos, lo cual hace un total de 3 elementos. Por consiguiente, vemos que la identidad del ser está formada por un principio trinitario.

Resumiendo lo anterior diremos que tanto la constitución de nuestro cuerpo, como la de nuestra identidad, está basada en un principio trinitario O de 3 elementos.

Si observamos con atención la Naturaleza, veremos que todo contiene El mismo principio trinitario. Los animales Por poner un ejemplo, siguen El mismo proceso de la unión de los 2 géneros opuestos (macho y hembra), naciendo una cría con sus propias características, diferentes a las de sus progenitores. Igualmente ocurre con los vegetales, que combinan entre sí los Dos géneros, para dar sitio a otros nuevos y diferentes. Con los minerales sucede lo mismo, al estar También constituídos por substancia de vida (Si bien esa vida se desarrolle de un modo diferente a la nuestra), sus reacciones químicas producen nuevos elementos que por su parte poseen características propias.

Todo, todo cuanto existe, sigue Exactamente el mismo proceso; un principio de Dos que al unirse, da sitio a un tercero diferente a ellos, Es decir una trinidad, y por ser una incesante en la Naturaleza, se deduce que en la cúspide de exactamente la misma O bien Energía de origen existe También una Gran Trinidad, de la que todo por descender de Ella, hereda este principio trinitario.

Por su parte, viendo la Naturaleza, O bien la dificultad del Cosmos, es fácil darse cuenta como desde lo más colosal hasta el sistema celular más pequeño, funcionan con un orden y una armonía impensables para la psique humana, O sea, no es el azar sino la inteligencia la que ordena. Si hay inteligencia, desea decir que hay vida, Por consiguiente, Todas estas características que reune esa Energía son propias de una gran Identidad.

Recordando mis lecturas del pasado, caí en la cuenta de que en La mayor parte de las religiones y desde temporadas remotas hasta nuestros días, Siempre y en todo momento existían unos denominadores comunes. Se representaba a la Divinidad como una Trinidad; los egipcios con Osiris, Isis, Horus; los indúes con Brahma, Shiva, Visnú; los norteños con Odín, Frigga, Balder; la religión Católica con Padre, Hijo, Espíritu Santurrón, etc. Esas trinidades, acostumbraban a estar compuestas por un Padre (un extremo de la dualidad), una Madre (el extremo opuesto de la dualidad) y un Hijo (fruto de la unión de ambos).

De tal modo que en diferentes temporadas se ha venido definiendo a la Divinidad como una Trinidad. Sin embargo Conforme En qué etnias, se presenta a la Divinidad como un Ser único, Mas tal como hemos visto previamente, podemos confirmar que en los dos casos es correcto, Ya que se refieren a exactamente la misma Identidad. Unas veces representada como Unidad y otras representada por su principio trinitario (Trinidad).

Esta es la explicación de que el humano sea a imagen y semejanza de su Creador, Es decir, una identidad formada por un principio trinitario.

Nada existe fuera de Él, nada lo limita, encontrándose en Todas partes.

Asimismo, (tal como hemos visto previamente en la capacitación de nuestra identidad) el ser humano ‘genera’ en su mente todo cuanto lleva a cabo. De modo análogo, todo cuanto existe es creación mental de Dios. Nosotros existimos en la psique de Dios y Dios existe en nosotros, es inmanente en Todas y cada una de las criaturas de su Obra. Nada existe fuera de Él, nada lo limita, encontrándose en Todas partes. Él es el único que Verdaderamente ‘es’. Nosotros, sus hijos, dependemos exclusivamente de Él.

Para un mayor comprensión pongamos un ejemplo: Un escritor concibe una imagen mental del personaje de su próxima novela. Este personaje Sólo tendrá existencia en la psique del escritor. El escritor a su vez va a existir en el personaje dándole la acción. El escritor puede decir ‘yo soy el personaje’, Mas el personaje Nunca va a poder decir que es el escritor, con lo que, queda probado que es completamente improcedente hacer empleo de la famosa oración ‘yo soy Dios’, tan utilizada por determinadas teorías.

La diferencia que existe entre las personas que son felices y las que se sienten desdichadas, es la manera de enfocar las circunstancias de la vida. Para pertenecer al grupo de las primeras, uno de los requisitos más importantes es el autoconocimiento O conocimiento personal.

Por otro lado, si deseamos prosperar nuestro Planeta externo, debemos empezar mejorando nuestro Mundo interno, en cuyo caso Será También preciso un autoconocimiento. Algo que La mayoría de las personas no poseen, Exactamente por no haber dedicado tiempo en analizar sus anhelos y sus debilidades.

Teniendo en cuenta que, como hemos visto más atrás, las acciones que llevamos a cabo son el resultado de nuestros pensamientos, sabemos que si estos son correctos, nuestras acciones Asimismo lo serán, Como sus consecuencias. Mas si nuestros pensamientos son incorrectos, También lo serán nuestras acciones y sus consecuencias, tal como sucede Hoy día en nuestra sociedad, la cual se encuentra en un estado lamentable, por ser lamentables las acciones que nosotros los humanos estamos llevando a cabo, razón por la que es absolutamente preciso Cambiar nuestro modo de pensar y enfocar la vida.

Para ello, es ante todo indispensable sentir verdaderos deseos de conocer a Quién y qué Leyes naturales nos rigen para poder obrar en consecuencia. Además, dirigir una franca y humilde petición de ayuda al único Ser que Realmente nos la puede dar. Sin Él nada es posible y Solo con su ayuda lograremos progresar.

Naturalmente, Va a ser necesario tener una referencia O un caso a proseguir. Una escala de valores que por desgracia no se encuentra en nuestra sociedad, donde reina la confusión y resulta tan difícil distinguir lo correcto de lo erróneo.

Nuestra referencia debe ser sin duda alguna la Naturaleza, entendiendo claro está por Naturaleza todo cuanto existe. De ahí que para obrar correctamente, debamos adquirir unos conocimientos mínimos sobre la Creación, de la que, nosotros formamos parte y conocer Asimismo mínimamente las Leyes que gobiernan su funcionamiento y el de sus criaturas. Por ende, nuestra obligación es informarnos debidamente, a la par que ponemos en práctica nuevos hábitos:

Procuraremos llevar una vida más tranquila y sosegada, prescindiendo si es preciso de algunas de nuestras actividades actuales. Desde este momento nuestro orden de prioridades debe Cambiar, Ya que el propósito principal Va a ser el cuidado de nuestro ser.

Pese a tener Por norma general una vida muy ocupada, no es válida la excusa de falta de tiempo para algo tan serio como es la introspección personal. No se pueden sacrificar las cosas más esenciales de la vida por las que no lo son. Sólo las esenciales perduran para siempre en nuestra consciencia, de ahí que sea esencial tener las ideas claras A fin de que el día siguiente pueda acabar con mejores resultados que el precedente, Pues la única manera de prosperar mañana es saber lo erróneo del día de El día de hoy.

Con lo que diariamente, una vez cumplidas nuestras obligaciones dispondremos de ciertos instantes de privacidad, buscando quietud para serenar nuestra psique y poder observar cuales han sido nuestros impulsos y nuestras reacciones A lo largo de los actos de la jornada.

Para tal fín podemos practicar un sencillo ejercicio que sirve de gran ayuda; se trata de explicar hipotéticamente a alguien, el porqué hemos pensado, sentido, O bien actuado de determinada manera en cada una de las circunstancias del día. O sea, justificar honestamente nuestra actitud, examinar cuales han sido los motivos que han propiciado nuestro comportamiento En todos y cada situación. La ausencia de interlocutor, nos permitirá desnudar nuestros más íntimos pensamientos y sentimientos, favoreciendo en gran forma el autoanálisis que Va a ser minucioso, extenso y veraz, En tanto que nuestra intención es conocernos lo mejor posible. Al argüir nuestras intenciones hurgaremos en nuestro interior y saldrán a la luz peculiaridades propias que hasta el instante ignorábamos por completo.

Al principio puede ser que el intento no sea del todo satisfactorio Mas con voluntad y perseverancia muy pronto se lograrán excelentes resultados.

En Cada uno de ellos de nuestros actos nos acostumbraremos a percibir lo que nos dice nuestra mente y nuestro corazón, Esto es, prestaremos debida atención a lo que pensamos, a lo que sentimos y a De qué forma lo llevamos a cabo, viviendo plenamente conscientes en todo momento, en lugar de ‘existir’ de forma rutinaria.

Con este ejercicio de examen y observación nos vamos a ir habituando a estar pendientes de nuestro interior y a permanecer en continua vigilancia, para poder rendir cuentas en nuestro análisis al final de la jornada.

En todo momento, nosotros debemos decidir lo que más nos convenga. Tenemos la obligación de manifestarnos Conforme somos y de librarnos de la esclavitud que nos imponen los condicionamientos sociales. Debemos recordar que somos seres libres, singulares y que singular es nuestra manera natural de expresarnos. Hemos visto que cada ser es una identidad única e irrepetible y Exactamente es lo que se trata de demostrar y desarrollar. Con ello, Cada uno aportará a la sociedad su particular forma de ser, logrando de esa forma una extraordinaria riqueza de tendencias. Hemos heredado de nuestro Origen esta condición de individualidad y tenemos el deber y el derecho de manifestarla, A la inversa de lo que se pretende, que es que todo el Mundo piense, sienta y actúe por igual. Cada ser es una manifestación única y pretender anular esa condición es ir contra la Ley.

Si al comportarnos tal como sentimos alguien considera que somos ‘raros’, O sea, diferentes a los demás, tendrá toda la razón Pues somos seres únicos y Así debe ser nuestro modo de obrar. No importa lo que la gente pueda decir, Siempre y cuando obremos correctamente. La historia de la humanidad la escriben los individuos que destacan de la inmensa mayoría, los que no se comportan como el resto defendiendo su propio punto de vista. No resulta peyorativo ser diferente, sino más bien Todo lo contrario.

Algo Verdaderamente importante es fomentar el contacto con la Naturaleza, observarla, aprender de ella, disfrutar de su energía y aprovechar el marco incomparable que nos brinda para meditar y reflexionar. Cada especie contemplada, es un libro abierto que nos muestra el funcionamiento de unas Leyes perfectas que actuan en todo instante y en todo lugar; en los minerales, vegetales, animales, humanos, etc.

Otro dato a tener en cuenta, es dejar fluir nuestra intuición, Pues En muchas ocasiones Por medio de ella nos llega una sabia ayuda. Es conocida a nivel popular como ‘presentimiento’ O bien ‘corazonada’ y Más o menos todo el Mundo la experimenta alguna vez, Pero es necesario desarrollarla. Es una faceta humana ciertamente ignorada, Quizá a propósito, Ya que nos deja percibir alén de la razón, aparte de favorecer y propiciar inquietudes sobre nuestra trascendencia.

En cuanto a las posesiones materiales, nuestra actitud debe ser la de conformarnos en la medida de nuestras posibilidades, pensando que la persona no se valora Por lo que tiene sino Con lo que Realmente es. La cuestión es adaptar nuestro modo de vida a los propios medios. Desarrollar actividades O costumbres acorde con nuestros gustos, independientemente de si son actuales O no. Muchas de las cosas que están de moda se hacen de una manera mecánica, arrastrados por la inercia de la sociedad, no Porque haya verdadero interés en hacerlas. De manera que nuestras acciones deben estar Siempre y en toda circunstancia en consonancia con lo que pensamos y sentimos, sin dejarnos influir Con lo que hacen el resto.

No esclavizarnos con excesos de tecnología, ni con ninguna de las corrientes a que induce la publicidad, las modas, etc. Somos seres libres y De esta forma debemos sentirnos, sin dependencias de ningún tipo.

Velar por nuestros intereses Mas sin dañar a nadie, teniendo Siempre y en todo momento en cuenta a lo ajeno y procurando dar nuestra ayuda.

Muy pronto irán cambiando nuestros conceptos sobre las cosas, como También cambiarán nuestros valores y prioridades. Paulatinamente se irán derrumbando las viejas estructuras, para substituirlas por otras nuevas considerablemente más amplias y hermosas, que nos permitirán vivir con entera libertad y plenitud. Por todos es conocida la oración ‘La Verdad os hará libres’.

Aprenderemos a querer la vida, Porque las circunstancias agradables serán vividas con plenitud y las adversas van a ser experiencias útiles que enriquecerán nuestros conocimientos. Todo ello gracias a la atenta observación realizada y a un mayor control en nuestros actos.

Poco a poco, dejaremos de ser esclavos de nuestros impulsos y con voluntad, disciplina y autodominio, nuestro ser crecerá en armonía y equilibrio, al unísono que obtendrá una paz y serenidad que Nunca habíamos imaginado.

El autodominio es el control de la mente. Si controlamos la psique, controlaremos nuestras acciones, con lo cual, tendremos una mejor actitud en el momento de afrontar los Inconvenientes, calma en el momento de tomar decisiones, seguridad y confianza en nosotros mismos. Todo este conjunto de aptitudes harán posible afrontar cualquier situación y nuestra estabilidad permitirá trasmitir a el resto una protección y una seguridad que la inmensa mayoría no posee. De esta manera mudando Cada uno de nosotros sería posible Cambiar la sociedad, De forma que si no hubiese rivalidades, envidias, competiciones, egoísmo, etc., por lógica, habría menos lucha y más calma, y Por tanto, menos sufrimiento y más Dicha.

De ese modo, a base de esmero y trabajo, iremos forjando nuestro interior, a la par que iremos conociendo a Dios y a sus Leyes. A su vez, Dios nos va a ir guiando en nuestro camino Mediante las circunstancias de lo cotidiano. A través del más pequeño y sencillo detalle de nuestras vidas, A fin de que podamos adquirir conocimientos sobre Él mismo y su Obra, sin necesidad de prodigios, ni ritos, ni nada excepcional que vulnere su Ley. Toda la Creación es excepcional por sí misma, siendo su funcionamiento un milagro continuo que despierta en nosotros una profunda admiración.

Todas y cada una estas prácticas requieren voluntad y esmero, Mas ¿qué hay en esta vida que no cueste esmero lograr?. De todos modos, esta tarea que al principio semeja tan bastante difícil, se convierte lentamente en un hábito grato e indispensable al comprobar sus excelentes resultados.

Nos daremos cuenta de esta necesidad de cambio que viene Además impulsada por el espíritu, Pues somos seres espirituales con una experiencia humana, y no humanos con una experiencia espiritual. Formamos parte de una gran estructura en la que no podemos olvidar a los demás seres de la Creación, que junto a nosotros siguen el camino de la evolución. Debemos ser conscientes de que el humano es un simple eslabón de una larga cadena, y que está obligado a tender una mano, del mismo modo que otros se la tienden a él. De manera que precisamos adquirir un mínimo de conocimientos para poder Ayudar a los demás al unísono que nos ayudamos a nosotros mismos.

En definitiva, lo primero y esencial para todo ser humano es el conocimiento de su Origen, Es decir, el conocimiento del auténtico Dios, que tal como hemos visto abarca los Dos extremos de la dualidad y es En consecuencia nuestro Padre y nuestra Madre.

Este Ser, es nuestro Origen O Progenitor y Si bien su naturaleza es incognoscible en su total magnitud, el ser humano está obligado a reconocer la parte que su capacidad le permite y que está de forma directa relacionada con su existencia. No obstante cabe tener presente que Será Siempre y en toda circunstancia un conocimiento relativo conveniente a nuestra condición humana.

Asimismo, es esencial conocer el sitio que ocupa su Hijo Cristo, que es Asimismo dual por tener una parte igual del Padre que de la Madre. Es el tercer integrante de la Trinidad Divina y Por lo tanto Asimismo es Dios.

Asimismo tener presentes a los demás seres de la Creación, En tanto que son nuestros hermanos y como tal debemos tratar y respetar.

Conocernos a nosotros mismos y compartirlo todo con Quien todo nos lo da; nuestros anhelos, nuestras alegrías, nuestras penas, etc.

Va a ser entonces cuando podremos constatar de una forma clara y fácil que no estamos solos en nuestro camino, que tenemos la ayuda, el apoyo y la protección precisa Para que por fin podamos entender la mayor inquietud que ha podido tener el humano, que es; ¿qué hacemos Aquí?, ¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos?.

Por otro lado, descubriremos la extraordinaria belleza que encierra la vida, y que Pese a haber estado Siempre y en toda circunstancia ante nosotros, Jamás habíamos podido querer. Poquito a poco sentiremos la libertad y la seguridad que da el conocimiento de la Ley, Mas hay algo que no podremos olvidar ya Jamás y es que debemos al genuino Dios cuanto somos y conseguimos, Pues sin Él nada es posible.

Y ya para terminar, Sólo desear que mi testimonio sirva de estímulo a Todas las personas Por norma general, Pero sobre todo a las que se hallan en un instante crítico de sus vidas. En sus manos está la posibilidad de dar un cambio a su trayectoria, lo único que precisan es un esfuerzo personal Y también intransferible, que les proporcionará la mayor recompensa de su vida.

Desde Acá Deseo dar ánimos y ofrecer ayuda en la medida de mis posibilidades, a Todas y cada una de las personas que decidan dar ese paso. Para mí fué la resolución más esencial que tomé en la vida y gracias a ella, mi forma de ser y de vivir ha experimentado un rotundo cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre