Pisco, Poesía Y Ovnis En El Valle Chileno Del Elqui

0
42

Se trata de un valle en el que te invade un ambiente que mezcla la energía magnética, la poesía y los últimos halos de pisco, el potente aguardiente chileno. Acá proponemos ocho actividades para captar su esencia.

1. La Serena

Capital de la zona de Coquimbo, La Serena es una ciudad que respira apacible junto al océano Pacífico, a unos cuatrocientos setenta quilómetros al norte de Santiago. La Serena, con su aeropuerto y su estación de autobuses, es la puerta de entrada al valle del Elqui y Quizá De ahí que los visitantes tienden a pasarla por alto. No obstante, es recomendable dedicar Cuando menos unas horas a recorrer las calles empedradas del centro y la plaza de Armas, donde destacan cuidados edificios de estilo colonial y la catedral de piedra. En los mercados de las plazas conviven una mezcla ecléctica de campesinos de pueblos aledaños, artesanos indígenas y vendedores de remedios naturales.

2. El cerro de la Virgen

El pueblo de Vicuña, a unos sesenta quilómetros al oeste de La Serena, es la primera parada para quienes se adentran en el valle del Elqui. Desde este pueblecito de casas bajas de adobe es posible subir caminando O en vehículo al cerro de la Virgen. En la cima, un puñado de antenas de telecomunicaciones empequeñece la figura de la virgen, que preside una fácil capilla descubierta. Desde allí es posible abarcar con la mirada el valle entero; los viñedos abajo, coronados por montañas pardas cuyas siluetas aparecen recortadas contra el cielo azul.

3. Homenaje a Gabriela Mistral

La poetisa chilena Gabriela Mistral fue la primera latinoamericana que obtuvo el premio Nobel de Literatura, en 1945, y la única mujer de América Latina que lo ha recibido hasta la fecha. Mistral nació en Vicuña y pasó sus primeros años en múltiples puntos del valle del Elqui. El Museo Gabriela Mistral, en su pueblo natal, es un homenaje a la vida y la obra de la poetisa, firme defensora de la igualdad de género y de la importancia de la educación.

4. Pan con sabor a sol

En el pueblo de Villaseca, a solo 5 kilómetros de Vicuña, un grupo de mujeres ha popularizado la comida cocinada con hornos solares. En este valle que el sol golpea sin piedad trescientos días al año, esta técnica se ha convertido en una forma barata y limpia de cocinar alimentos. El restaurante Donde Martita sirve deliciosos estofados de cordero y pollo cocinados siguiendo este procedimiento, Como hogazas de pan que guardan dentro el calor del sol.

5. Serpenteo de pueblo en pueblo

La carretera D-cuatrocientos ochenta y cinco que parte desde Rivadavia, 15 kilómetros al este de Vicuña, conduce al viajero hasta las entrañas del valle del Elqui. El valle se estrecha metro a metro y se suceden los pueblos de Pahiuano, Montegrande, Pisco Elqui, Horcón y Alcohuaz. Callejuelas escarpadas, iglesias de madera pintadas de colores brillantes, viñedos, talleres de artesanos y un sinnúmero de mochileros salpican un lugar donde es imposible dejar de mirar arriba para admirar la inmensidad de las montaña y el color intenso del cielo.

6. Un sorbo de néctar chileno

El debate sobre el origen del pisco, un aguardiente hecho desde la uva, lleva de cabeza a chilenos y peruanos. Mas polémicas aparte, la mayor una parte de la uva que se cultiva en el valle del Elqui se utiliza para elaborar este potente brebaje. La destilería Pisco Mistral, una de las principales productoras del país, organiza visitas guiadas a las instalaciones, muestra el proceso de elaboración y ofrece una cata de pisco.

7. A caballo por Cochiguaz

A Cochiguaz se llega siguiendo una carretera angosta que parte desde la población de Montegrande. El valle vecino de Elqui es menos turístico, más rural y más salvaje. Quienes creen en ello, aseguran que el valle tiene una energía electromagnética que lo hace singular. Incluso hay quienes aseguran haber avistado ovnis. Quizá Por ello, abundan talleres y actividades relacionadas con el esoterismo. Es recomendable dejar atrás el misticismo y proseguir más allá de la carretera asfaltada, por el camino que se adentra en el valle y que bordea el río Cochiguaz. Durante esta senda, múltiples campings y caballerizas organizan cabalgatas por los senderos del valle.

8. Bajo la luz de las estrellas

Los chilenos conocen el valle del Elqui como «el sitio donde se hallan el cielo y la tierra». Lo cierto es que, A lo largo de la noche, la bóveda celeste es tan nítida que parece el techo de una enorme burbuja cuyas paredes son las montañas preandinas. El turismo astronómico es uno de los grandes atractivos del valle y varios observatorios organizan actividades guiadas que permiten contemplar el cielo a ojo desnudo y Mediante telescopios de distinto calibre. El Cancana, en Cochiguaz, es recomendable por su precio algo más económico que el resto, la magia del lugar y la pasión con que hablan sus guías.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre