Por Poner Un par de Ejemplos

0
117

El uso de las dignidades -nombre con el que se conoce la relación entre planetas y signos- es básico en la interpretación astrológica. Deben ser conocidas de memoria por el astrólogo que haga el trabajo de interpretar una carta natal.

Para los astrólogos, el regente del Ascendente es el planeta más esencial de la Carta astral, y se toma muy en cuenta a la hora de efectuar cualquier trabajo sobre esta.

Nomenclatura[editar]

La palabra “regente” En ocasiones se sustituye por “gobernador”. Es lo mismo, de lo que se trata es de indicar la influencia que ejercita el planeta sobre el signo y, Por ende, sobre las casas, cuyas cúspides cortan dicho signo. Por poner Dos ejemplos, tradicionalmente, el Sol se considera el regente del signo de Leo y la Luna el regente del signo de Cáncer (véase el cuadro adjunto).

El signo que rige un planeta lleva por nombre su “domicilio” y se estima que, cuando el planeta se halla en su domicilio, su influencia es armónica y fluida. Se entiende entonces que sus manifestaciones serán fuertes y oportunas.

Como ciertos signos se consideran beneficiosos para la “estancia” de un planeta, otros se consideran perjudiciales. Es el caso de los signos de exilio, que Suelen ser los opuestos al domicilio. Cuando el planeta se encuentra en exilio, su influencia se considera inarmónica y forzada. Se manifestará a destiempo y sus efectos pueden ser negativos.

Un planeta rige O gobierna a otro (y en ese caso lleva por nombre dispositor) cuando este último se halla en el domicilio del primero. Esta influencia se Realiza De manera que el planeta que gobierna, afecta Mediante sus peculiaridades que le son propias, al planeta gobernado. O sea, si el Sol se encuentra en Aries, entonces el dispositor del Sol Será Marte, Porque Marte es el regente de Aries. Esto desea decir que el Sol tendrá rasgos “marcianos” (agresividad, energía, impulso, etc…).

El domicilio es doble, diurno y nocturno. El domicilio nocturno y el diurno se distinguen en su manifestación. Según ciertos autores, el domicilio diurno sería más favorable que el nocturno. Según otros el nocturno sería más inconsciente y el diurno más consciente.[3][4]

Hay determinados signos en los que la situación de los planetas es Singularmente positiva (exaltación) O En especial negativa (detrimento). Todas y cada una estas relaciones se llaman dignidades planetarias.

Además, cada decanato tiene su regencia.

Dignidades tradicionales[editar]

Las regencias O bien dignidades tradicionales se muestran en el cuadro adjunto.

Las dignidades planetarias arrancan de la astrología Babilónica,[5][6] introducidas en occidente Mediante Ptolomeo. Desde entonces el corpus astrológico ha venido usando dichas relaciones con mayor O menor éxito, Mas tradicionalmente se han mantenido sin cambios. En el cuadro se pueden ver las dignidades “tradicionales”, Esto es como se han mantenido A lo largo de siglos Hasta el momento en que se han ido descubriendo nuevos planetas. Ciertas dignidades han estado puestas en duda Durante bastante tiempo. Ciertas, Aun, sin contenido. A medida que se han ido realizando estudios serios sobre esta cuestión, durante el siglo XX, algunas se han replanteado plenamente. Un ejemplo de esto sería la regencia de los asteroides y cometas sobre Virgo (Ceres, Palas, Quirón) sustituyendo a la tradicional regencia de Mercurio, que quedaría, Según determinados autores,[7] relegado a una regencia nocturna.

Nicholas de Vore intenta encontrar una pauta lógica a las exaltaciones a través del ángulo existente entre los signos de regencia y el signo de exaltación. Esa relación existe, Pues En verdad el ángulo es 120º O 60º. De este modo Libra es la exaltación de Saturno, trigono con Acuario, regido por Saturno. Y Capricornio exaltación de Marte, sextil de Escorpio, del que Marte es corregente. Pero Libra está en cuadratura con Capricornio, el otro signo de Saturno y Capricornio También hace cuadratura con Aries, el otro signo de Marte, Por lo que la teoría falla.[8]

Luis Cárcamo, 1987, 1ª ed., 814 páginas, pag.

↑ En astrología, la palabra “planeta” es amplia, en el sentido de que se considera como tal a cuerpos que no lo son, como el Sol, la Luna y Quirón.
↑ Gouchon, Henri-J. Diccionario astrológico. Luis Cárcamo, 1987, 1ª ed., 814 páginas, pag. 614.
↑ Dumón, Eloy R. Manual de astrología moderna, 5ª ed., Kier, 1999, ISBN 950-17-0531-5, 9789501705317, cuatrocientos setenta y tres páginas, pag. Trescientos noventa y cinco
↑ Alcoba, María Emilia et al., Curso de astrología: Signos, planetas, casas, Kier, 2005, ISBN 950-17-4201-6, 9789501742015, trescientos cuatro páginas, pag. Ciento cuarenta y seis
↑ Villegas, Nelson.La astrología y el sol, Kier, 1992, ISBN 950-17-0526-9, 9789501705263, doscientos setenta páginas, pag. Dieciocho
↑ Tester, Jim. Historia de la astrología occidental, Siglo XXI, 1990,ISBN 968-23-1544-1, 9789682315442, trescientos páginas, pag.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre