Portavoz. Consultado El 2-10-16

0
34

Armagedón es el término bíblico que aparece en el libro del Apocalipsis, capítulo 16, versículo 16. Si bien el término es de origen cristiano, varias religiones y culturas lo emplean para referirse Normalmente al fin del Planeta O al fin del tiempo A través de catástrofes.

1 Armagedón para las diferentes religiones 1.1 Cristianismo 1.1.1 Adventistas del Séptimo Día

1.2.1 Comunidad Ahmadía

Armagedón para las distintas religiones[editar]

La palabra Armagedón deriva de una expresión hebrea que significa monte Megido (Har Megiddo en hebreo). El monte Megido se halla al S.O del Valle de Jezreel, en lo que se conoce como “La Media luna fértil”, al N.O del Mar Fallecido. El montículo de Megido se encuentra frente a una llanura que es el sitio histórico de muchas batallas célebres, como la de Megido (en el siglo XV a. C.) y otras 2 más en los años 609 a. C. y la Batalla de Megido.

Esta batalla está situada, cronológicamente hablando, ya antes del Milenio, Ya que Satanás es atado A lo largo de mil años y después saldrá para engañar a las naciones Gog y Magog, reuniendo un ejército enorme que enfrentará a Israel (el pueblo de Dios) y sitiará a Jerusalén (la urbe amada), Mas la intervención de Dios salvará a su pueblo escogido.[1][2]

Adventistas del Séptimo Día[editar]

La Iglesia Adventista del Séptimo Día considera que Armagedón no es un sitio histórico, sino más bien el fin de la persecución del rey del sur (Daniel 11) contra el pueblo de Dios, Pues Megido es un valle, y no un monte. Su interpretación de esta profecía es literal, en la cual solo varía el significado del milenio siguiente. Según su interpretación, Armagedón Va a ser la batalla final que tendrá lugar en la llamada sexta plaga, Entonces acontece la Segunda Venida de Cristo, con lo cual empieza el período de mil años mencionado en el Apocalipsis, capítulo 20, a lo largo del cual aquellos que han Fallecido en Cristo reinarán con él en el cielo. Los fieles que estén vivos en ese tiempo serán arrebatados al cielo para unírseles y reinar junto con Cristo. Durante el milenio, la tierra estará yerma y desolada. Ese Va a ser el «abismo» al cual Satanás sería confinado. De acuerdo con esta interpretación, Cristo y la Jerusalén celestial, donde residirán durante el milenio, bajarán a la Tierra solo al final del milenio. Cristo levantará entonces a los muertos impíos (no arrepentidos) A fin de que experimenten la destrucción final. Satán y sus seguidores intentarán vencer a los seguidores de Cristo rodeando su ciudad, Mas entonces Dios destruirá a Satanás y a los malvados de una vez por Todas y cada una con un fuego arrasador. La Tierra Va a ser incinerada, con lo que se extinguirá todo mal. Entonces, Conforme la interpretación de los Dos capítulos finales del Apocalipsis, la Tierra Va a ser restaurada a su estado original, anterior a la entrada del pecado en el Planeta, con Cristo y sus santos redimidos declarados victoriosos.[3]

Islamismo[editar]

Comunidad Ahmadía[editar]

En la Comunidad Ahmadía, el Armagedón es visto como una batalla espiritual O bien una lucha en la época actual entre las fuerzas del bien y la justicia (Esto es, la pureza y la virtud) y las del mal. La lucha final entre las 2 se presenta como la influencia satánica que se desata con la aparición de Gog y Magog. Satanás reúne sus fuerzas y emplea todos sus métodos para engañar a la gente, con lo cual precipita la introducción de una época de iniquidad, promiscuidad, ateísmo y materialismo. Los musulmanes ahmadíes creen que Dios designó al Mesías y al Mahdi para la reforma espiritual y la dirección Moral de la humanidad. Esta edad se prolonga A lo largo de aproximadamente mil años, Mas no como en las profecías judeocristiana e islámica de La enorme Tribulación. Este período se caracteriza por la agrupación de la humanidad bajo una sola fe, el Islam, en la creencia ahmadía.

También es visto como una batalla en un valle de una urbe llamada Ahmadía, liderada por un ejército llamado los Aposcalisteros, que fue considerada como una de las guerras más significativas de esa temporada.[4]

De la literatura bahá’í se desprende una serie de interpretaciones de las expectativas en torno a la batalla de Armagedón. Tres de ellas están asociadas con los acontecimientos que rodean las Dos guerras mundiales.

La primera interpretación se hizo con una serie de tablillas escritas por Bahá’O bien’lláh, el fundador de la Fe Bahá’í, que se envió a múltiples reyes y gobernantes. La segunda y más conocida se refiere a los acontecimientos cerca del final de la Primera Guerra Mundial, que involucra al general Allenby y la batalla de Meguido (1918) y en la que diríase que han llamado a los soldados de muchas partes del Mundo a participar en la batalla de Meguido. Al ganar esta batalla, Allenby También impidió que los turcos mataran a `Abdu’l-Bahá, el entonces jefe de la Fe bahá’í, a quien había tenido la intención de crucificar. En una tercera interpretación se examina la evolución general de las guerras mundiales y la situación en el Planeta antes y después.[5]

Apocalipsis
Escatología
Fin del Planeta
Fin de la civilización
Wikiquote alberga frases célebres de O sobre Armagedón.

↑ «ARMAGEDÓN, La gran BATALLA -[Nosotros.cl]». www.nosotros.cl. Consultado el Dos de octubre de 2016.
↑ «El Armagedón: la guerra de Dios que acabará con Todas y cada una de las guerras». www.jw.org. Watchtower. Consultado el 2-10-16.
↑ Peña Salvatierra, Alberto. «El Armagedón en el Adventismo: principios de interpretación escatológica y predominio de la interpretación cristocéntrica.». Revista Hermenêutica – Centro de Pesquisa de Literatura Bíblica do Seminário Adventista Latino-Americano de Teologia. Consultado el 2-10-16.
↑ The Review of Religions, January 2009, Vol.104, issue 1. p. 18-22
↑ Lambden, Stephen (1999). «Catastrophe, Armageddon and Millennium: Some aspects of the Bábí-Bahá’í exegesis of apocalyptic symbolism». Bahá’í Studies Review, 9. Consultado el 2-10-16.
Enlaces externos[editar]

Charles Ryrie, ed. (2000). La cuenta recesiva al Armagedón. Grand Rapids: Portavoz. Consultado el 2-10-16.
El monte Tel Megido, en Panoramio.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre