Prevención De La Enfermedad De Alzheimer

0
154

La prevención constituye la baza más segura para atajar una posible epidemia del mal de Alzheimer. No obstante, Mientras no se disponga de vacuna, es bastante difícil evitar su aparición, Ya que se desconoce la causa que la genera. Las recomendaciones de los expertos se centran fundamentalmente en Dos puntos clave: detección precoz de los primeros síntomas, y ejercitar la memoria y la función intelectual.

La detección precoz supone ganar tiempo a la enfermedad y retrasar los peores síntomas, los que incapacitan más a las personas. Por eso es tan importante advertir las primeras manifestaciones, signos que indican un declive en la memoria, Aunque no haya Aún disfunciones cognitivas, O bien alteraciones en la capacidad intelectual, De este modo, se va a poder actuar a tiempo.

Otra estrategia, con la que se reducen las posibilidades de EA se halla en el ejercicio intelectual y, específicamente, de la memoria. Diferentes estudios ya habían puesto de manifiesto esta teoría sobre la protección de la actividad intelectual frente al deterioro cognitivo, Mas semeja que los últimos trabajos efectuados a este respecto abundan en esta idea.

FORTALECER
LA MEMORIA

– Memoriza la lista de la compra, Si bien la tengas
apuntada.

– Emplea recursos mnemotécnicos para no olvidar un número de teléfono
O una fecha de cumpleaños.

– Haga asociaciones: Fíjate en las calles y los
edificios por los que pasas y planifica recorridos haciendo asociaciones.

– Fija la atención: Pon especial atención, por
ejemplo, cuando le presenten a alguien, en su nombre

– Procura no preocuparte: Los olvidos y lapsus
son normales y usuales, En especial cuando se está cansado O
en situaciones de estrés.

En el último congreso mundial sobre Alzheimer, celebrado en Washington, se ha expuesto que el entrenamiento de la memoria y de las capacidades intelectuales -Por poner un ejemplo, Mediante la lectura- reduce la probabilidad de padecer la patología.

Además, mantener una dieta equilibrada, baja en grasas, parece proteger Asimismo frente al deterioro cognitivo. El ejercicio de la memoria y de la actividad intelectual no tiene Por qué razón ir parejo al nivel de educación O bien cultural de la persona. De hecho, ciertos estudios han demostrado que los taxistas de Londres tienen menos riesgo de EA, Por el hecho de que ejercitan muy duramente su memoria, al tener que aprender el complicado mapa de la ciudad.

Respecto a las dietas, aparte de consumir pocas grasas, semeja que la vitamina Y también ejercita Asimismo un efecto protector. La vitamina E pertenece al conjunto de sustancias antioxidantes, que evitan el daño en las células nerviosas que producen los radicales libres. Ciertos científicos opinan que las células del sistema inmunológico actúan en el cerebro ante los cambios que se producen en su tejido, como la aparición de placas seniles. Las células inmunológicas liberan los radicales libres y estos terminan atacando a las neuronas, Conque los antioxidantes detienen, en parte, este proceso.

Otro estudio, algo más polémico, señala que el consumo moderado de alcohol podría tener efectos protectores ante la enfermedad de Alzheimer. Un trabajo, llamado Mirage, confirma que la ingestión regular, Pero moderada, de alcohol no Solo protege ante ciertas alteraciones cardiovasculares, sino más bien Asimismo frente al Alzheimer. Sin embargo, este efecto protector no se mantenía al aumentarse las dosis; Así, las personas que bebían más de Dos bebidas alcohólicas diarias tenían un 30 por ciento de riesgo menos que las abstemias, Mas si bebían menos de Dos al día, el riesgo disminuía en un 50 por ciento.

Detección precoz

Investigadores de la Universidad de Vermont, en Suiza, han desarrollado una prueba para determinar si una persona tiene la enfermedad de Alzheimer.

El médico tiene Siempre la última palabra, En tanto que el deterioro cognitivo puede deberse a otro tipo de lesión, Sin embargo, con unos 7 minutos se puede aportar una prueba que sugiera la presencia de la enfermedad.

La Prueba de los 7 Minutos indaga en las áreas que con más frecuencia aparecen alteradas en el mal de Alzheimer: la orientación, memoria, percepción visual y lenguaje.

– Orientación: Pide a la persona de la que sospecha estar afectada, que identifique en que día, mes y año se encuentra. El grado menor de error es confundirse en el día de la semana O el día del mes, el mayor, una confusión en el mes O bien el año

– Memoria: El sujeto observado debe identificar 16 figuras presentes en 4 láminas de imágenes diferentes (fotografías O bien dibujos). Debe indicar qué género de objeto O figura ha de buscar, Por servirnos de un ejemplo, «en esta foto hay una fruta, ¿cuál es?». Cuando haya identificado adecuadamente el objeto, se guarda la lámina y se saca otra, sobre la que se pregunta otro objeto. Al identificar las 16 figuras, se le hace descansar, pensar en otra cosa (puede preguntarle por los días de la semana O los meses del año) y después, se le pide que repita las dieciseis figuras y objetos identificados que pueda recordar.

– Percepción visual: pide el dibujo de un reloj, con las manecillas marcando las 4 menos veinte. Valora el resultado, Según la corrección del dibujo, Por servirnos de un ejemplo, la manecilla de la hora debe ser más pequeña, que el minutero.

– Lenguaje: Para evaluar la fluidez oral, debe nombrar todos y cada uno de los animales que pueda en un minuto.

Si la Prueba de los Siete Minutos plantea la posibilidad de que se trata de un enfermo de Alzheimer, acude inmediatamente al médico. Sólo un equipo de profesionales de la salud va a poder determinar con exactitud el diagnóstico.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre