¿Qué Hacer Si Tenemos Poca Tierra?

0
64

Los pitagóricos (500 a J.C.) consideraban que todo cuanto existe está formado por cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire y lo mismo opinan los tibetanos, Sólo que estos añaden un quinto elemento: el espacio. Idea parecida se recoge en la cábala, en la sabiduría china y en la de pueblos americanos, Solo que A veces los nombres que se dan son otros, Mas el significado es parecido.
Debe decirse que Realmente estos nombres son simbólicos O bien metafóricos, Es decir que aporta un significado mayor que su simple descripción, Pero sí que guardan una relación directa los nombres con lo que desean expresar y Por este motivo se han elegido estos y no otros.
Tomaremos la nomenclatura tibetana, que Además de esto por algo los tibetanos están de moda. Decir que nosotros somos tierra, aire, fuego, agua y espacio semeja, en principio, algo extraño Pero si lo pensamos mejor podemos ver que eso somos. Nuestro cuerpo tiene 2/repaso partes de agua; precisamos aire para vivir y que esta llegue a nuestras células; nuestro cuerpo material está formado por componentes químicos que se encuentran en la tierra; se genera un fenómeno permanente de combustión (fuego) para la asimilación de los alimentos y, Evidentemente, ocupamos un espacio. Luego ya vemos que somos esos cinco elementos.
Mas bueno, se ha dicho que todo está formado por esos elementos, vamos a ver casos más extremos. Un turismo es tierra, Pues está hecho de metal, es fuego Pues combustiona la gasolina, es aire Pues debe refrigerar las piezas, es agua, Por el hecho de que hay líquidos en él y es espacio Por el hecho de que ocupa un volumen. En resumen: tanto lo vivo como lo inerte tiene esa composición de 5 elementos.
A fin de que veamos mejor la relación entre lo que somos nosotros y esos elementos que nos componen podemos darnos cuenta que necesitamos a los mismos. Cuando estamos en un sitio cerrado precisamos “aire”; cuando tenemos frío procuramos calor que Sólo se genera por un fenómeno de combustión O fuego, necesitamos tocar tierra firme después de un viaje por aire O mar prolongado y Obviamente precisamos agua para sentirnos bien, no solo para tomar, sino para sentir confort (pensemos en un baño relajante, una ducha etc.)
Todo lo dicho podría quedarse como una simple curiosidad cultural Mas no, es más que eso. Hay Dos conclusiones a extraer de lo dicho:
– Si todo está formado por esos elementos todo está relacionado y la idea que tan a menudo se repite en esoterismo de “todos somos Uno” ya no es una cuestión filosófica, es una cuestión demostrada casi matemáticamente. Quizás hubiese resultado más conveniente que se dijera “todos somos lo mismo” Mas la expresión precedente es más poética
– Lo que afecta al todo afecta a la parte de forma que ya no podemos considerarnos como algo separado del resto. Atacar a la tierra Por poner un ejemplo es atacarnos a nosotros mismos, Puesto que todos estamos conectados Ya que todos somos lo mismo.
El corolario de ver que todos somos iguales (Puesto que estamos compuestos de lo mismo) es que cada parte requiere la misma consideración sagrada que el todo. Pongamos un ejemplo para no perdernos. Imaginemos los pueblos de otras temporadas (no me gusta llamarlos primitivos) que adoraban al sol. El sol es fuego, está claro, Mas si se adora al sol por ser fuego También se debe considerar sagrado a quien Asimismo es fuego, solo que en cantidad inferior a la del sol, Pero en esencia son la misma cosa y en conclusión merecen El mismo trato. Con esto la consideración que Durante siglos nos han vendido una parte superficial de muchas religiones sobre despreciar el cuerpo, es un sacrilegio Puesto que el cuerpo es sagrado. La idea de “pecado” que supone todo suicidio O asesinato tiene Acá su raíz, Puesto que como el cuerpo es sagrado no se puede atentar contra él.
Mas bueno, podemos meditar que eso ya no es De este modo y que los tiempos de las mortificaciones han pasado, Pero la sociedad actual También ha olvidado este carácter sagrado del cuerpo y un caso de ello lo tenemos con la idea de belleza. El deseo de estar Pero esbelto, delgado O guapo hace que muchas personas no deseen a su cuerpo sagrado, le castiguen para Mudar su forma externa, O lo desprecien por comparación con otros considerados, sin razón, superiores. Esto traerá consecuencias como Entonces se explicará, Pero no por un castigo ni nada de eso, sino por el principio de causa y efecto.
Y ello se debe a lo siguiente. Todo cuanto existe tiene una entidad. Por servirnos de un ejemplo y para simplificar, usted es una entidad que habita en su cuerpo. Cuando se muera dejará su cuerpo de exactamente la misma manera que cuando se va de viaje y retorna a su casa deja el hotel donde ha estado hospedado. Lo que va a hacer su entidad después no es el tema ahora, Pero sí que debe quedarnos claro que todo lo que hay tiene detrás una entidad. Puesto que de exactamente la misma forma el elemento fuego debe tener una entidad, y a esa entidad le damos el nombre de elemental. Lo mismo ocurre para Cada uno de los otros elementos. Los elementales conforman Así nuestro cuerpo. Si nosotros, por nuestras ideas, fastidiamos a los elementales estos se verán obligados a “defenderse” y producirán Inconvenientes en nuestra vida.
Volvamos con nuestro ejemplo: usted se marcha a un hotel y allá, por sus caprichos, se dedica a dar golpes a las paredes, a las cañerías etc. Es normal que la habitación al final se le venga abajo ¿no? Pues si ahora sustituye usted la idea del huésped por la de su entidad, el hotel por su cuerpo y los elementales por las paredes y cañerías del hotel va a poder hacerse una idea de lo que puede pasar si no cuida a los elementales que lleva dentro.
Hay que honrar el cuerpo, Pues hay “seres sinitnetes” que habitan en él y que precisan de nosotros. No considerarlos por cuestiones estéticas, de modas, creencias O bien similares es como derruir los cimientos de nuestra propia casa.
Mas ya va siendo hora que se hable un tanto de lo que cada elemento quiere expresarnos. Empecemos:
TIERRA.

Igual pasa en nuestro ser.

La tierra es la base de todo. Ello es bastante evidente, Pues es en ella en donde tenemos experiencias. Las cualidades que representa la tierra son bastante evidentes: solidez, estabilidad, seguridad, pesadez etc. Pensemos en expresiones como “tocar de pies en tierra” que nos da idea de seguridad y solidez. Pero la tierra presenta muchos matices: puede ser fértil y rica si está en armonía con los otros elementos, Esto es cuando hay un calor conveniente y humedad (fuego y agua) O bien puede ser estéril y árida si está en desarmonia con esos elementos, Por poner un ejemplo por exceso O defecto de calor O por exceso O bien defecto de humedad.
Igual pasa en nuestro ser. Cuando nuestra tierra está bien equilibrada nos sentimos seguros, firmes, confiados, realistas, prácticos, sanos, equilibrados.
Por el contrario un exceso de este elemento supone que somos lentos y perezosos, nos sentimos pesados, nos falta creatividad, etc. Todo ello hasta degenerar en una depresión y resignación en nuestras vidas. Otro signo es el gusto por dormir, soñar y olvidar los sueños, sentirnos faltos de inspiración etc. Esto tiene un añadido importante: nos identificamos con nuestros Inconvenientes y esto hace que los mismos sean Todavía mayores. Cada vez que uno piensa “yo no soy bueno en esto” se está haciendo cada vez peor en eso a lo que se refiere. Temer a un problema nos hace temerosos y al unísono provoca que ese problema sea más horrible. Tradicionalmente el aspecto más negativo de la tierra es la ignorancia.
Esto es a lo que afecta el exceso de tierra. Por el contrario cuando nos falta nos sentimos volátiles, agitados, irritados por todo, sin capacidad de acabar las cosas, desarraigados Y también insatisfechos. El típico personaje falto de tierra es aquel “estresado” que Nunca halla nada que le estabilice.
Para la meditación se precisa tener este elemento equilibrado, ni mucho ni poco. Y es que es la tierra quien genera una psique estable que se precisa en toda meditación.
¿Qué hacer si tenemos poca tierra? Puesto que con independencia de lo que se expondrá más adelante es conveniente practicar la concentración, tomar alimentos pesados y no estimulantes, hacer ejercicio y sobre todo hacer aquello que sabemos es bueno para nuestro cuerpo.
¿Y sí la tenemos en exceso? Puesto que lo opuesto: tomar alimentos ligeros, eludir el agotamiento, intentar ser más flexible en nuestros pensamientos y buscar ser más creativos en nuestra vida.
AGUA

Los balnearios trabajan intensivamente con este elemento, Por este motivo son tan gratos.

El agua se identifica con la fluidez, el saber estar bien en Todas partes, como hacen todos los líquidos. Si este elemento está equilibrado nos sentimos a gusto con nuestra vida, con nuestro ambiente, con nosotros mismos. En definitiva nos sentimos felices.
Hay que decir a este respecto que la Dicha no es algo que dependa de causas externas, de tener dinero, de ser querido, de tener el reconocimiento público etc., la Felicidad radica en nuestro interior y depende de la manera en que nos tomamos las cosas. O bien para decirlo en palabras más estructuradas: la Felicidad no depende de hacer O tener, depende de ser.
Para poder ver la relación del agua con la Dicha piense en lo reconfortante que es encontrarnos con ella. Los baños relajantes, las duchas que nos dejan como nuevos, el placer de nadar y sentir liviano nuestro cuerpo etc. Los balnearios trabajan intensivamente con este elemento, Por este motivo son tan gratos.
Veamos los extremos. Una persona con exceso de agua puede ser demasiada emotiva y ser comodona, Pero el exceso de comodidades supone eludir responsabilidades y no medrar ni estimar Cambiar cosas caducas, Es decir supone dejar de luchar por cosas que, Aunque bastante difíciles, valen la pena. Mas la característica negativa mayor de un exceso de agua es vivir una marea de emociones.
Por el contrario tener poca agua supone sentirse mal con uno mismo, con el resto, con el trabajo, con la vida. Si Además de esto se une a una situación de poca tierra ello origina falta de estabilidad y agitación excesiva.
Para desarrollar los aspectos positivos del agua sin duda lo mejor son las prácticas afectivas. Estimar a alguien, a una persona, a un entorno, a un animal, a plantas O bien minerales sin duda repercuten positivamente. Los tibetanos incluyen Aquí el desarrollo de la compasión y la busca de la sabiduría como modelo de comportamiento.
FUEGO

Con la ilusión se despierta el gozo por la acción, el entusiasmo, el empuje.

Por lo general tenemos la idea del fuego como algo destructor, Pero como elemento no debemos olvidar que es También el fuego el principio de todo. Señala Así la creatividad, el inicio de las actividades, el movimiento, el entusiasmo.
El fuego representa un gozo, Mas no como el agua, sino más bien un gozo por la acción emprendida y por el entusiasmo que ello conlleva. Estas son las características que aporta el elemento fuego equilibrado.
Por el contrario las personas con demasiado fuego tienden a ser irritables Y también impulsivas, teniendo reacciones excesivas y estallando en cólera. Les cuesta dormir y tienden a Charlar mucho y veloz, mudando de idea Conforme las expresan.
Ya puede imaginarse, leyendo las líneas anteriores, el cuadro de una persona con exceso de fuego y carencia de tierra: se pondrá histérico por tonterías y Va a ser absolutamente inestable.
Cuando falta fuego hay falta de vitalidad y de inspiración. No se disfruta del trabajo, no aparece nada nuevo, no hay entusiasmo etc., y Así la vida semeja una rutina. Cuando la falta de fuego se combina con un exceso de aire tenemos a una persona de psique brillante Mas incapaz de aportar cambios de aquello que aprende O bien que deduce.
Para un exceso de elemento fuego se recomienda cualquier actividad equilibrante, yoga, tai-chi, meditación etc., que además de otras funciones sirven para serenar a la persona.
A aquellos a quienes les falta fuego precisan poner ilusión en sus vidas. Con la ilusión se despierta el gozo por la acción, el entusiasmo, el empuje. Eso es lo que deben hacer.
AIRE

Cuando hay deficiencia de aire nos quedamos bloqueados y no podemos hacer cambios.

Todos asociamos la idea de aire con cambio. Esto es Puesto que lo que representa este elemento: el poder de Mudar lo negativo en positivo, el odio en amor, la codicia en esplendidez etc. Asimismo se relaciona con la curiosidad, el aprendizaje y el intelecto, en definitiva: con la sabiduría capaz de conseguirlo todo.
Es normal que cuando hay mucho aire hay poca tierra. Entonces nos cuesta estar en un sitio O bien en una situación determinada. Las creencias caen, la Dicha se convierte en infelicidad tan pronto como vemos algo negativo, se viven situaciones de inseguridad y se hacen los Problemas mayores de lo que son. Falta gravedad interna y las influencias del ambiente nos arrastran con facilidad.
Cuando hay deficiencia de aire nos quedamos bloqueados y no podemos hacer cambios. Cuando hay un problema este se instala en nuestro interior.
El aire en equilibrio nos deja ser flexibles y Así darnos cuenta que Aunque que Si bien hayan cosas “malas” el sol brilla en el cielo día tras día. El equilibrio del aire permite libertad mental para poder ver las cosas desde perspectivas diferentes y Así aumentar y crecer en conocimiento. La prontitud en transformar la ira, la depresión, el enfado en algo bueno nos indicará el equilibrio de este elemento.
Hay una asociación entre aire y prana que conduce a la psique, de allá la importancia de la respiración en el yoga. El aire es el elemento más permeable que está en todos los lugares y deja la comunicación con todo.
Si nos falta aire no puede surgir el progreso espiritual Puesto que no somos capaces de plasmar en práctica aquello que aprendemos.
Por último decir que el aire es el que nos permite el discernimiento entre estados de pureza y Dicha interior y lo que son meros espejismos.
ESPACIO

Todo cuanto existe se da en el espacio. En él todo se hace y todo se disuelve. Es intangible Pero preciso para la existencia manifiesta, es el principio y el final de todo. Lo que consideramos con nuestros sentidos como espacio no es tal, Pues lo que vemos como vacío En realidad es aire con millones de partículas flotando. Acá por espacio comprendemos aquello en donde está es aire. No es Puesto que una realidad sensorial.
En nosotros este quinto elemento representa la conciencia despierta, O sea a darnos cuenta de la realidad de lo que somos y de lo que todo es.
Cuando este elemento está equilibrado tenemos tiempo para todo, tolerancia para todo, sitio para todo. Vaya que todo tiene cabida en nosotros y somos capaces de aceptar, entender y procesar todo lo que nos pasa.
Cuando hay un exceso de espacio nos encontramos “flotando” sin conexión con el resto elementos. Estamos perdidos en la realidad que no entendemos. Estamos desarraigados de lo que es la vida, hasta llegar Por este motivo a depresiones. No sabemos qué O quienes somos.
Por otra parte la falta de espacio hace que la persona se vea dominada por las circunstancias y cualquier pequeño problema parezca una montaña. Además de esto tener poco espacio hace que otro elemento se manifieste en exceso y ello determina nuestras reacciones.
Trabajar el elemento espacio supone conocer la naturaleza de la psique. Y ello nos hace libres Pues no dependemos de las circunstancias externas que pasan en nuestra vida. No buscamos afuera la causa de nuestros males O bien Problemas. No nos identificamos con nuestros fallos O bien situaciones personales, nos aceptamos a nosotros mismos y ponemos nuestro juicio propio Por encima de opiniones ajenas. No juzgamos ni catalogamos las cosas y tendemos a salirnos del Mundo dual de bueno/malo. Practicar estos puntos supone equilibrar el elemento espacio.
Este elemento engloba a todos (por algo es el espacio) y si todos los otros elementos están equilibrados Asimismo lo está el espacio.
Sabemos que A fin de que todo nos vaya bien precisamos vivir en un sitio donde haya tierra fértil, agua abundante, un grado de calor aceptable y un aire puro para respirar. No obstante Asimismo somos capaces de vivir en lugares inhóspitos, con frío, en tierras áridas, O en ambientes en que el aire está contaminado. Puesto que lo mismo ocurre en nuestras vidas. Podemos vivir con desequilibrios en los elementos de la misma forma que podemos vivir en la Antártica, que no es Precisamente un paraíso de condiciones ambientales, Mas nuestro bienestar es mucho mayor cuando los elementos están bien equilibrados.
¿Cómo conseguir ello? ¿Cómo equilibrar los elementos? Se ha hablado un poco de ello al presentar a cada elemento Pero hay Todavía más cosas a hacer. Solo que, para no cansar al lector, Será mejor explicarlo en otro artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre