Realidad Y Ficción En CSI

0
54

En ‘La ciencia en la sombra’, J. M. Mulet explica De qué forma trabajan los forenses y señala los fallos más usuales que cometen los investigadores de ‘Castle’, ‘Bones’ O ‘CSI’.

TERESA GUERRERO
Madrid
@teresaguerrerof

“Cualquier cosa que pise, cualquier cosa que toque, cualquier cosa que deje, Si bien sea inconscientemente, servirá como testigo silencioso contra él. No Solo las huellas de sus pisadas O bien sus huellas dactilares. También su pelo, las fibras de sus pantalones, el vidrio que rompe, la huella de la herramienta que usa, la pintura que rasca, la sangre O bien el semen que deposita O bien que recoge. Son los testigos que no olvidan,que no se confunden por las emociones del momento. Las pruebas físicas no pueden equivocarse, no pueden cometer perjurio y no pueden desaparecer. Sólo el error humano en encontrarlas, estudiarlas y entenderlas, puede hacer disminuir su eficacia”. El francés Edmon Locard (1877-1966), autor del tratado de criminalística que sentó la base del método científico aplicado a la investigación criminal, tenía claro que las pruebas son infalibles, Mas los que las analizan no.

Junto con el Maestro de Medicina en la Universidad de Lyon Jean-Alexandre-Eugène Lacassagne, del que fue discípulo, Locard tuvo un papel clave en el desarrollo de la ciencia forense moderna. Llevaron a la realidad lo que su admirado Arthur Conan Doyle plasmó en los casos que resolvía Sherlock Holmes, cuya obra fue una fuente de inspiración para su trabajo. Por su parte, Conan Doyle se había inspirado en otro detective de ficción, Auguste Dupin, creado por Edgar Allan Poe, y en Joseph Bell, uno de sus profesores de Medicina en Edimburgo, que instaba a los alumnos a observar y deducir para identificar enfermedades y el historial de pacientes, tanto el que cuentan como el que esconden.

A los legendarios y a los nuevos detectives de las novelas policíacas se han sumado los protagonistas de series de televisión como CSI, Castle, Bones, El Mentalista O Major Crimes, que han popularizado ciertas técnicas que los detectives usan Actualmente para solucionar crímenes. Sin embargo, en la vida real hay diferencias significativas, como relata el doctor en bioquímica y biología molecular J. M. Mulet (Denia, 1973) en su última obra.

‘La ciencia en la sombra’ (Editorial Destino) recopila algunos de los crímenes más famosos de la Historia, repasa la aportación de la ciencia a esta joven disciplina y explica con detalle Cómo trabajan policías y forenses.

Como tantas personas, Mulet se considera “muy fan” del género negro: “Afortunadamente, La mayor parte de los ciudadanos reconducimos esa fascinación por el mal y el crimen con la ficción”, asegura el Profesor de la Universidad Politécnica de Valencia A lo largo de una entrevista con EL Planeta.

El fenómeno de las series policíacas

Si bien tanto la novela negra como el cine negro siguen gozando de buena salud, Mulet considera que el fenómeno de las series de TV ha superado a ambos y está detrás del creciente interés entre los jóvenes por dedicarse profesionalmente a resolver crímenes, ya sea formando parte de la policía científica O como médico forense. Él mismo ha podido comprobar en primera persona ese aumento de las vocaciones en la Politécnica de Valencia, donde imparte una asignatura optativa, Biotecnología Criminal y Forense.

Pero ya sea por desconocimiento O para hacer las escenas más atractivas y sacar más favorecidos a los protagonistas, los guionistas se toman bastantes licencias a la hora de plasmar la investigación de los crímenes. En su libro describe ciertos de los fallos más usuales, como entrar a la escena del crimen sin patucos y sin recogerse el pelo con una redecilla, algo que Nunca hacen, Por ejemplo, la inspectora Beckett O la forense Lanie Parish.

Para Mulet, la serie más realista, sin duda, es CSI. También es su favorita, en particular CSI Las Vegas: “Donde esté Grissom quitándose las gafas…”, bromea.

“CSI intenta tener una base científica y muchas de las historias que cuenta son reales. He aprendido y disfrutado con muchos capítulos. Son minuciosos recogiendo pruebas, Si bien no es realista que Exactamente el mismo agente recoja las pruebas, haga los análisis y detenga al sospechoso. En la vida real la investigación criminal está muy jerarquizada”, señala. Sus actores También cometen fallos A veces, Por poner un ejemplo, al manipular incorrectamente el material del laboratorio. No obstante, “esto ocurría, sobre todo, en las primeras temporadas”, Conforme el bioquímico. En el otro extremo sitúa a Expediente X: “Todo en ella es un fallo. Se basa en el esoterismo y la pseudociencia”, asegura.

Asimismo tiene críticas para Castle y El Mentalista: “Se basan en un personaje que cae realmente bien. No Suelen examinar la escena del crimen de forma concienzuda y rara vez lo resuelven basándose en las pruebas, sino en las ocurrencias de los protagonistas”.

No tan rápido

Tampoco ve realista la rapidez con la que la policía científica de las series obtiene los resultados: “Un análisis de una muestra de ADN no tarda menos de tres O bien 4 horas, ni Acá ni en Las Vegas, Por el hecho de que se basan en una reacción química que tiene unos ciclos de temperatura y unos ciclos de tiempo”. Y eso, si es urgente, Pues lo normal es que tarden múltiples días.

Y Como es lógico, Aunque en la vida real muchos casos quedan sin resolver, los guionistas saben “que nos agrada ver crímenes y nos agrada que cojan al malo”, señala Mulet, que asistió a 2 autopsias para documentarse para su libro.

“Las autopsias más complicadas son las de los casos de muerte súbita de un bebé, Pues todo es muy pequeño y hay que trabajar con una gran precisión. Asimismo son muy complejas las autopsias de personas cuya causa de muerte se desconoce, Puesto que hay que coger muestras de todos los tejidos para analizarlas”, relata.

Las nuevas técnicas forenses están permitiendo, asimismo, resolver asesinatos que se produjeron hace décadas y que, O fueron archivados, O bien se condenó a inocentes: “En EEUU hay organizaciones como Innocence Project que se dedican Precisamente a reabrir casos antiguos en los que la culpabilidad del detenido arrojaba serias dudas O en los que han aparecido pruebas, de ADN principalmente, que entonces no se tuvieron en cuenta Por el hecho de que la tecnología no estaba lista”, asegura. Gracias a esos recientes análisis de ADN, han conseguido exonerar ya a trescientos cuarenta y dos personas y han encontrado al auténtico autor en 147 casos, Según los datos que ofrece en su web esta organización.

En España ha habido varios casos que han sido resueltos años después merced al ADN, como el asesinato de la joven Eva Blanco, que fue violada y apuñalada en la localidad madrileña de Algete en 1997. “La fortuna es que los análisis se hicieron poco ya antes de que se cumplieran veinte años del crimen y prescribiera. Por el hecho de que en ese caso, se hubiese resuelto Pero no se habría podido detener al culpable”.

La tecnología para recoger y examinar ADN ha avanzado mucho en pocos años y Según Mulet, Seguirá haciéndolo y revelando más información. Para documentarse para el libro, contó con el asesoramiento de Ángel Carracedo, uno de los mayores expertos en ADN en España: “Tradicionalmente tenías una muestra de ADN y un sospechoso, y la prueba te afirmaba sí O no. Mas en el caso de Eva Blanco se vio que con una muestra puedes tener un perfil de la raza, el color de ojos O el pelo, De forma que te permitía hacer un retrato robot basado en el ADN y no basándote en los testigos”, señala. “El problema de un testigo es que su percepción es muy falible y es muy fácil de engañar. La memoria es algo que construimos y Por consiguiente, se modifica. Muchas cosas que recordamos no son Exactamente como las recordamos”. Como ejemplo cita el asesinato de Rocío Wanninkhof. Aunque Dolores Vázquez fue condenada a 15 años de prisión basándose en los testimonios de los testigos, por último se demostró que era inocente.

“Ahora se está investigando si es posible determinar la hora del crimen basándose en el ADN. Y sobre todo está incrementando mucho la precisión, a partir de muestras más degradadas O a partir de menos muestra sacar más información”, relata.

Hay, asimismo, otras pruebas empleadas habitualmente por la policía científica que rara vez se plasman en las series, como el análisis de isótopos estables, muy usado para identificar a personas de las que se desconoce su identidad, Puesto que permite averiguar información a partir de las huellas que deja en nuestro cuerpo lo que ingerimos. Por poner un ejemplo, la composición del agua que se bebe en la costa es distinta a la del interior, O el azúcar que se toma en EEUU procede principalmente de caña de azúcar, que tiene más carbono 13, que el que se consigue a partir de la remolacha, que es el que más consumimos en Europa.

La detección de venenos

Los venenos merecen un capítulo aparte. Históricamente fue el método más limpio y más usado, sobre todo por las mujeres. Al arsénico, Por servirnos de un ejemplo, lo llamaban el polvo de las herencias, Puesto que De este modo se lograron adelantar muchas. Era simple de conseguir, insípido y letal en pocas cantidades. Su uso cayó dramáticamente a raíz del desarrollo de la toxicología forense, cuya paternidad se atribuye al mallorquín afincado en Francia Mateo Orfila. No obstante, como la ciencia forense En general, la toxicología forense es muy reciente.

“Antes se podía hacer pasar fácilmente un envenenamiento por una muerte natural y ahora es realmente difícil Por el hecho de que los métodos de análisis son muy precisos y los médicos forenses saben distinguir muy bien los síntomas”, señala. ¿Hay venenos que no pueden detectarse? “Muy pocos. Por poner un ejemplo, el ex espía ruso Alexander Litvinenko fue envenenado con polonio, que es bastante difícil de advertir Pues se usa muy poco y los forenses no sospechan, Pero se termina descubriendo”, explica.

“Lo bueno de la ciencia es que se expande veloz. En el momento en que una técnica funciona, se publica y todo el Mundo la aprende muy veloz. Otra cosa son los medios, no todos los cuerpos tienen los mismos medios y El mismo presupuesto”, señala. En España la investigación criminalística corre a cargo tanto de la Policía Nacional como de la Guarda Civil. Mulet considera que “Actualmente, el nivel de la ciencia forense en nuestro país es muy bueno. En EEUU También es muy bueno, Mas tienen más medios”.

Pese a los avances en las técnicas forenses y al tiempo, dinero y energía dedicados a investigarlos, Existen muchos crímenes que van a quedar sin resolver. Los que más intrigan a Mulet son los de Jack el Destripador, en Londres, y los del Estrangulador de Boston (trece asesinatos de mujeres cometidos en los años 60). Aunque Albert DeSalvo fue condenado a cadena perpetua, investigaciones siguientes pusieron en duda que él fuera el autor de los crímenes O Cuando menos el único asesino.

Por otro lado, el bioquímico subraya que “cada técnica tiene sus restricciones y En ocasiones se han generado en las familias de las víctimas expectativas que no eran reales y acabaron produciendo mucho dolor. Asistir a una investigación forense privada es cara. La gente desea solucionar el caso, Mas lo más ético es avisar de lo que se puede hacer y lo que no. Si los restos aparecen muy deteriorados O el escenario del crimen ha sido contaminado, posiblemente Jamás se hallará al culpable”.

LOS Fallos MÁS Frecuentes EN LAS SERIES

LA ESCENA DEL CRIMEN

Para procurar evitar contaminar el escenario de un asesinato, los investigadores deben ponerse patucos O recogerse el pelo con una redecilla. Nada de llevar el pelo suelto y acercarse al cadáver como los inspectores Y también inspectoras de las series. La caída de un pelo, Por servirnos de un ejemplo, puede arruinar una prueba.

CADÁVERES SIN GLAMOUR

El aspecto de un Muerto real en un accidente O asesinato es mucho más impactante que el de las víctimas televisivas. Suele estar en una posición poco estética, hinchado y si han transcurrido varias horas desde su muerte, es probable que esté rodeado de heces y orines. Si murió hace días, el olor Será realmente fuerte y habrá muchos gusanos. Por otro lado, la sangre no es de color colorado refulgente, sino de un tono negruzco.

RESTOS DE SANGRE

Para advertir si el asesino limpió la sangre, se Suelen esparcir unas sustancias llamadas luminol y fluoresceína. Para observar la reacción hace falta oscuridad en el primer caso e iluminar la superficie con una longitud de onda determinada en el segundo, Así que no es posible hacerlo a pleno sol, como se ha visto en algunos episodios de series.

LA HORA DE LA MUERTE

En general se toma la temperatura del hígado, Pero no es una medida tan precisa como se ve en las películas Puesto que, Aunque el cuerpo humano suele perder un grado cada hora, depende de muchas variables, como la temperatura ambiental, la humedad O la ropa que lleve el cadáver. A lo largo de las primeras 12 horas, la técnica más precisa es la concentración de potasio dentro del ojo, Conforme J.M. Mulet.

PRUEBAS DE ADN

En la ficción tienen resultados de las pruebas casi de forma inmediata Mas, Conforme explica Mulet, un análisis de ADN tarda Al menos tres O cuatro horas Porque se basa en una reacción química que tiene unos ciclos de temperatura y unos ciclos de tiempo. Lo normal es que los investigadores tengan que aguardar múltiples días para disponer de los resultados.

SUPERPOLICÍAS

En las películas y series es usual que una misma persona dirija la investigación, analice pruebas y detenga a los sospechosos. Sin embargo, en la vida real investigar un asesinato es un proceso muy jerarquizado y el papel de cada especialista está muy delimitado.

1. Los 2 españoles que lideran la revolución del grafeno, cara a cara
2. Llega el verano: 5 cosas que no sabías del solsticio
3. Scientix: Cómo fomentar vocaciones científicas en toda Europa
4. Cuando la Tierra dejó de ser el centro del Universo
5.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre