Reconstruyen Calendarios Mayas Para Probar La Falacia De La Predicción Del Fin Del Mundo

0
34

Los calendarios de los mayas no anuncian el fin del Mundo para el veintiuno de diciembre de 2012 (21-12-12), como han repetido centenares de augures del apocalipsis, sino un cambio de ciclo astral Y también histórico. Esa es la conclusión de los expertos que han montado la exposición Maya 2012: Prophecy becomes History (Maya 2012: la profecía se hace historia), la mayor y más completa muestra didáctica y científica sobre el llamado fenómeno de 2012.

Los responsables de la entidad organizadora, el Museo de Ciencias Naturales de Houston-Texas (EE UU), quieren “desmitificar” con pruebas en la mano la supuesta profecía sobre el apocalipsis. Para conseguirlo muestran una reproducción exacta a tamaño real de calendarios encontrados en el sitio arqueológico de Bonampak, en la selva Lacandona del estado mexicano de Chiapas. La réplica fue encargada a la Universidad de Yale.

“Va a haber Navidad”

Los visitantes de Maya 2012: Prophecy becomes History van a tener la oportunidad de salas escasamente iluminadas con piezas de alfarería, tallado en jade y estelas encontradas en la selva, elementos relacionados con el avanzado calendario maya. Toda la exposición gira en torno a una idea: el sol sí saldrá Nuevamente el veintidos de diciembre. “Absolutamente nadie debe tener temor de lo que va a pasar el 21 de diciembre, Porque va a haber un 22 de diciembre, y sí, va a haber Navidad”, dijo Dirk Van Tuerenhout, comisario de la muestra.

Los objetos más interesantes de la muestra son los complejos calendarios, basados en conteos cíclicos que ayudaban a los habitantes de zonas selváticas, montañosas y costeras de Mesoamérica hace 3.Quinientos años —habitantes de ciudades de hasta 90.000 habitantes— a rastrear “hechos cruciales, particularmente las lluvias”.

Los calendarios estaban enfocados a las necesidades cotidianas y no a las premoniciones Los murales cuidadosamente reconstruidos por la Universidad de Yale muestran la entronización de un nuevo rey, sobre un fondo rojo. Los relieves indican aniversarios y acontecimientos, Al tiempo que las grandes pirámides dejaban a los mayas continuar el avance del sol A fin de que los astrónomos dedujesen en qué momento comenzaría la temporada de lluvias y cuándo era propicio sembrar el maíz. El calendario maya, Si bien avanzado y complejo, estaba enfocado hacia las necesidades cotidianas y no las profecías, señalan desde el museo.

Preparar la coronación y los sacrificios

“Así podían tener tiempo de organizar festivales y de preparar la coronación del rey, los sacrificios y las cosechas. El poder del sacerdote astrónomo ese sacerdote y del rey dependían de su capacidad de alimentar al pueblo”, añade Carolyn Sumners, vicepresidenta de astronomía del museo. El “ciclo ritual” de los calendarios, Por servirnos de un ejemplo, era de 260 días, el tiempo preciso para cultivar el maíz y posiblemente También el que va desde la concepción humana hasta el nacimiento, dicen los expertos. El rey, No obstante, necesitaba un “conteo largo para dejar un legado”.

Los mayas creían que al día siguiente empezarían a contar de cero Es este conteo, que se inicia con el nacimiento de la cultura maya y concluye el veintidos de diciembre, el que ha originado las hipótesis sobre el fin del Planeta. El calendario se divide en trece segmentos de 400 años O bien baktuns, el último de los cuales termina el 21 de diciembre de 2012, y los antiguos mayas creían simplemente que al día siguiente “comenzarían a contar De nuevo desde cero”, explica Storey.

La mayor parte de los expertos en la cultura maya opina que la idea del posible apocalipsis proviene de las opiniones cristianas. Realmente, los mayas ya sufrieron un “apocalipsis”, señala Sumners, Pero ocurrió alrededor del año 900 de nuestra era, cuando su civilización clásica colapsó tras largos años de sequía.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre