Róterdam, La Ciudad Que Se Reinventó Tras La Destrucción Nazi

0
121

Ninguna urbe se mantiene totalmente inalterable con el paso del tiempo. Sin embargo, Róterdam y sus gentes han interiorizado la necesidad de renovarse de forma constante hasta tal punto que se ha convertido en toda una filosofía O bien idiosincrasia urbanística en esta urbe de los Países Bajos.

En verdad, esta urbe, en la que se prodigan y se celebran las nuevas construcciones, se considera la capital de la arquitectura de los Países Bajos. Esta premisa cobra un sentido singular al poner el foco en su historia reciente.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, Róterdam fue literalmente arrasada por los nazis. Ante el estupor y la desolación que ocasionó la invasión germánica, el Gobierno neerlandés decidió rendirse, con la esperanza de que otras ciudades del país no corrieran la misma suerte.

El próximo 14 de mayo se cumplirán setenta y seis años de los bombardeos que dejaron a más de 80.000 personas sin hogar.

Pocos edificios históricos, entre los que destaca el ayuntamiento, sobrevivieron al brutal ataque. La iglesia de San Lorenzo (1449) fue la única construcción medieval que se ha conservado hasta nuestros días.

En la segunda mitad del siglo XVI abandonó su carácter católico inicial y abrazó el protestantismo, Por lo que se retiraron los altares y las estatuas.

Si bien quedó muy dañada por los nazis, hasta lucir su estado actual se ha sometido a distintas fases de reconstrucción y restauración desde la década de los cincuenta -la última intervención concluía en 2011-.

Junto a esta iglesia, la primordial de la ciudad, se erige la estatua de Erasmo de Róterdam, datada de 1622, que recuerda y homenajea al famoso humanista, teólogo y pensador neerlandés del siglo XVI.

Tras el bombardeo y el siguiente incendio se optó por la demolición total del centro de la ciudadUna de las viviendas particulares que logró salvarse de la guerra es la de la familia Sonneveld, El día de hoy convertida en casa-museo.

Albertus Sonneveld fue uno de los directores de la fábrica de té, café y tabaco Van Nelle, gracias a la que amasó una pequeña fortuna, y en 1929 encargó una vivienda unifamiliar en la que los Sonneveld apenas residirían 4 años, Puesto que en 1933 se mudarían a una nueva casa en Jongkindstraat -donde se encuentra En la actualidad la casa-museo-.

Se trata de una muestra notable del modernismo neerlandés O bien Nieuwe Bouwen, que refleja De qué manera las nuevas tendencias arquitectónicas fueron adoptadas por la influyente clase media alta.

La historia de la vivienda está rodeada de anécdotas. Diríase que cuando la familia Sonneveld llegó a la nueva casa no llevó consigo ninguna pertenencia anterior. También se puede ver la instalación de aparatos de uso doméstico inexistentes en La mayor parte de viviendas de la temporada, Como un mobiliario y una distribución de vanguardia.

Con motivo de la Semana del Arte de Róterdam, celebrada el pasado mes de febrero, se están suceciendo diferentes instalaciones temporales en la azotea de la casa.

Una de las más llamativas es la del arquitecto mexicano Santiago Borja, que contruyó un observatorio para poder ver las estrellas, combinando la arquitectura tradicional con el esoterismo. La casa-museo Sonneveld se halla a escasos metros del NAI -Instituto Holandés de Arquitectura-, en cuyo museo se puede revisar la magnitud de la arquitectura contemporánea en la urbe.

La fábrica Van Nelle, para la que trabajó Albertus Sonneveld, está protegida por la UNESCO como un “icono del modernismo holandés” desde el año 2014.

Cuando fue construida en 1920 se concibió como un edificio que conjugara la luz, el espacio y la ventilación. Hoy en día, la fábrica es un centro vivo y dinámico de actividad empresarial y en su viejo tostadero de café se celebran destacados acontecimientos.

El resurgimiento de las cenizas

De la misma tragedia bélica surgió la ocasión de crear una urbe moderna y orientada hacia el futuro. Salvo contadas edificaciones, tras el bombardeo y el posterior incendio se optó por la demolición total del centro, en lugar de tratar reconstruirlo.

A partir de un lienzo prácticamente en blanco, la ciudad buscó corregir su viejo trazado urbano, cuya remodelación hubiese sido excesivamente radical de no haberse producido el ataque de las fuerzas aéreas del III Reich.

La estética de Róterdam, debido a sus avatares históricos, es sustancialmente diferente a la de otras ciudades de los Países Bajos.

Marco Berm, coordinador de proyectos de Woonstand Rotterdam, asegura que “es una ciudad en incesante crecimiento” como se puede observar “En todos y cada esquina de la ciudad”.

Este hombre, enamorado de su ciudad, enfatiza que Róterdam “Jamás duerme”, lo que es aplicable tanto a sus incesantes transformaciones como a su animado entorno diurno y nocturno en bares, restaurantes y comercios de toda índole.

Antes de la II Guerra Mundial, Róderdam no disponía de una estación de tren central, sino más bien de cuatro estaciones que rodeaban el centroUno de los referentes turísticos de Róterdam son las casas cubo O bien casas cúbicas, diseñadas en la década de los ochenta por Piet Blom.

Aparte de sus colores -amarillo y blanco-, este “bosque de viviendas” llama poderosamente la atención por su inclinación de 45 grados. La mayor parte de ellas son viviendas en uso, Si bien es posible visitar una por dentro para comprobar De qué forma se vive en una casa inclinada.

Al lado de las casas cubo se alza otro emblemático edificio de viviendas con forma de lápiz y caminando unos cuantos pasos llegamos hasta la Casa Blanca de Róterdam (1897), de estilo art nouveau, que fue el primer rascacielos de Europa.

En él se instaló uno de los primeros ascensores de la urbe. 2 modernas construcciones llamarán la atención del visitante en el centro urbano: la estación central de tren y el Markthal Rotterdam.

Ya antes de la II Guerra Mundial, Róderdam no disponía de una estación de tren central, sino de 4 estaciones que rodeaban el centro de la urbe. La llamada Rotterdam centraal se inauguró en 2014 y sustituye a la estación levantada a finales de los cincuenta -demolida en 2008 para la construcción de la actual infraestructura-.

Al pasear por los alrededores de la estación, se puede contemplar numerosas muestras de edificios de arquitectura vanguardista. Por lo que respecta al Markthal Rotterdam (2014) es el mayor mercado cubierto de los Países Bajos.

Combina la actividad comercial propia de un mercado con la empresarial e inclusive con la residencial. La concepción interior del Markthal Rotterdam es muy De España, en tanto que pretende fusionar la venta de productos frescos con una experiencia gastronómica muy diversa y peculiar.

Bajo el nivel del mar

Otra de las singularidades de la urbe es su relación con el agua. Los doscientos seis kilómetros cuadrados de tierra de Róterdam están rodeados por otros 114 de agua.

Los doscientos seis kilómetros cuadrados de tierra de Róterdam están rodeados por otros ciento catorce de aguaBuena parte de la urbe se encuentra por debajo del nivel del mar, protegida por enormes diques. Asimismo, el río Nieuwe Maas atraviesa la ciudad de sur a norte y desemboca en el Mar del Norte.

Róterdam está conectada por varios túneles -como el el Beneluxtunnel O bien el Maastunnel-, aparte de por puentes tan emblemáticos como el Erasmusbrug (1996), en cuyo vano sur se halla el puente vasculante más grande de Europa occidental.

Mas el mayor exponente de la vinculación de Róterdam con el agua es su imponente puerto, el Europoort.

Es el puerto más importante del viejo continente y se encuentra entre los primeros del Mundo. Con sus 40 quilómetros de longitud y un cruce de canales estratégico, es posible llegar a otras ciudades europeas desde el puerto de Róterdam.

No te puedes perder…

– Holanda es sinónimo de bicicletas. Alquílate una y descubre la ciudad en Dos ruedas O bien contrata alguno de los tours guiados.
– Visita los museos de Boymans Van Beuningen -con obras de Van Eyck, Tintoretto, Pieter Brueghel el Viejo O Dalí, entre otros pintores- y el Kunsthal Rotterdam.
– Súbete a la torre Euromast en uno de sus ascensores ultrarrápidos.
– Móntate en el anfibús que te permitirá contemplar el skyline de Róterdam, introduciéndote en el río Maas desde las calles de la urbe.
– Si te agradan los tulipanes -característicos de los Países Bajos- y las flores Por lo general, tienes que visitar el parque Keukenhof en primavera, a unos 25 Km de Róterdam. Es el parque floral más grande del Mundo, con sus más de 7 millones de bulbos en flor.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre