«Se Están Tendiendo Puentes Entre La Isla Y El Exilio»

0
261

César G. Calero nació en Madrid, Mas conoce muy bien América Latina. Si bien ahora reside en Buenos Aires, donde escribe para el diario La Nación, ha pasado cinco años de su vida recorriendo Cuba para entender el día tras día de un pueblo que puede dar la sensación de haberse paralizado desde 1959. Pero nada se detiene, sino que cambia de ritmo para sobrevivir. El resultado de su trabajo – herencia del mejor periodismo narrativo – se traduce en el libro de crónicas Cuba a cámara lenta (RBA), con el que fue reconocido con el Premio Eurostars Hotels.

No hay ni una pizca de ficción.

Antes de este libro, publicaste la novela Humano (InÉditor). En tu caso, ¿las diferencias entre periodismo y literatura están claras?
Las fronteras entre periodismo y literatura son Siempre movedizas. El periodismo narrativo es un género literario más, como lo es la literatura de viajes. Géneros que usan técnicas de la ficción para contar la realidad, Mas sin alterarla. El libro Cuba a cámara lenta es un compendio de crónicas narrativas y piezas de literatura de viajes. No hay ni una pizca de ficción. No hace falta. La isla es una fuente inagotable de historias pasmosas. Desde las ruinas habaneras, gobernadas por la «estática milagrosa», hasta los espiritistas de Bayamo O los inverosímiles personajes de Baracoa… No hay ficción que pueda superar al hiperrealismo caribeño.

Y en los diarios tradicionales cada vez tiene menos cabida, es cierto.

Parece, Sin embargo, que el periodismo narrativo cada vez tiene menos espacio en los diarios.
La crónica narrativa es una suerte de cara B del periodismo. Y en los diarios tradicionales cada vez tiene menos cabida, es cierto. Los editores de los periódicos son como esos locutores de radio-fórmulas que Solo pinchan los éxitos musicales del instante -la cara A- y olvidan esas caras B mucho menos comerciales. Pero, afortunadamente, hay algunos proyectos periodísticos, pocos, que sí se ocupan de ese género de periodismo. En América Latina hay ejemplos ilustrativos: Etiqueta Negra, Gatopardo, El Malpensante… Mas Quizá la revista que mejor periodismo narrativo publica Actualmente sea Orsai -el proyecto del escritor y bloguero argentino Hernán Casciari- que se distribuye tanto en España como en América Latina. Si los medios tradicionales siguen ignorando la crónica narrativa, Internet Va a ser el soporte donde se refugie.

¿Cómo empezó tu relación con la isla y cuáles son los primordiales tópicos que caen cuando comienzas a vivir allí?
Llegué a Cuba en 2003 como corresponsal para varios medios. El libro Cuba a cámara lenta es fruto de cinco años de estancia en la isla, de muchas entrevistas, conversaciones y lecturas. Para huir de los tópicos, nada mejor que evitarlos y sumergirse en la Cuba que no aparece en los folletos turísticos. A pocos quilómetros de las plazas atestadas de turistas de La Habana Vieja, Por servirnos de un ejemplo, en el suburbio de Alamar, hay un conjunto de jóvenes artistas contraculturales que organizan performances con muy pocos recursos Mas con un gran talento. No hay mojitos ni cohíbas en Alamar. Y la canción Guantanamera suena a ritmo de rap.

El primer capítulo de Cuba a cámara lenta comienza hablando de El Malecón, «un anfiteatro abierto al mar». ¿Qué relación tienen los habaneros con esta una parte de la urbe?
El Malecón es La Habana. No se entendería la ciudad sin el Malecón. Allá van los habaneros a bailar O a beber, Pero Asimismo a enamorarse O bien a lanzar unos anzuelos para llevarse a casa algo de pesca. Para Cernuda, el Malecón era el aire y la luz de una ciudad que no se entendería sin ese balcón de piedra de ocho kilómetros. Para muchos, es la constatación de que, como decía el poeta cubano Virgilio Piñera, el agua está por Todas partes, con todo cuanto eso implica.

El «robo hormiga» al Estado está completamente extendido y nadie niega su existencia.

Explicas que el Hombre Nuevo con el que soñó el Che es Hoy «un estraperlista que sobrevive vendiendo en la calle lo que le roba al Estado». ¿Cómo afecta este hecho a la autoestima de los cubanos?
A quien debería afectar esa realidad es a los dirigentes cubanos. Los principios morales de la revolución, aquellos que defendía el Che Guevara y que sintetizó en su idea del Hombre Nuevo, se fueron desplomando con el paso de los años. El «robo hormiga» al Estado está completamente extendido y nadie niega su existencia. En tono jocoso, los cubanos Acostumbran a decir que como todo pertenece al pueblo, no hay tal robo sino más bien solamente «un desplazamiento de materiales».

Con su muerte, la revolución perdió un referente Mas ganó un mártir.

El Che Guevara es un símbolo mundial, Mas tiene muchos claroscuros en su trayectoria. ¿Cómo recuerdan los cubanos su figura?
El Che es uno de los personajes más populares de la historia contemporánea. Su figura suscita admiración y rechazo en Todas partes. Cuba no es una excepción. Hay incondicionales y, en menor medida, detractores. Quizá uno de los aspectos más opacos de su biografía sea su relación con Fidel Durante los últimos años de su vida. Con su muerte, la revolución perdió un referente Mas ganó un mártir. Y Fidel Castro Siempre adoró el martirologio. Hoy, el Che es una suerte de santo laico en la isla y un icono pop en gran parte del planeta.

También escribes que «el sonido de La Habana es el canto de un gallo». ¿Para qué y De qué manera lo usan los orishas? En un país con cierta escasez de alimentos, ¿no está mal visto que se utilicen animales únicamente para rituales religiosos?
La escasez de alimentos se produjo sobre todo durante el llamado «Periodo Singular» de los años noventa. En ese momento, el gobierno autorizó que en las zonas urbanas, como La Habana, la gente criara animalitos en sus casas. Quien podía tenía gallos, gallinas y hasta puercos. Por eso, ahora no es raro encontrarse un gallo criollo asomado a un balcón de La Habana Vieja. En cuanto a los ritos religiosos, no hay cubano que no tenga un altarcito en su casa. La religión afrocubana está muy presente en la isla y los sacrificios de animales forman parte de sus rituales. ¡Es mejor no enfrentarse a los orishas!…

Explícanos qué son los llamados «llegaypon» que retratas en el libro, y Cómo viven en la capital.
Los flujos migratorios del interior de la isla cara La Habana Comenzaron hace años. Muchos orientales (santiagueros y de otras provincias del este) buscaron en la capital el trabajo que se les negaba en sus ciudades. Pero toda la isla sufre un gran déficit de viviendas, reconocido por el propio gobierno. Los «llegaypon» son esos «inmigrantes» de las provincias que se agolpan en los suburbios de La Habana y se arman la casa con cuatro palos y unas lonas. Llegan y ponen… Muchos consiguen quedarse Mas otros son «deportados» a sus ciudades de origen.

Cuba a cámara lenta está lleno de referencias literarias, y el país es cuna de grandes escritores. Sin embargo, Aún El día de hoy no es posible localizar los libros de Cabrera Infante en ninguna de sus librerías oficiales. ¿Piensas que los creadores actuales Sufren una rígida censura O este aspecto ha ido cambiando?
Normalmente, los escritores críticos con el régimen O bien aquellos que viven fuera de la isla no ven publicadas sus obras en Cuba. Lo que ha ido mudando es la relación de los responsables culturales del régimen con algunos grandes escritores que en su día sí estuvieron orillados. No es el caso de Cabrera Infante, Pero sí el de Lezama Lima O Virgilio Piñera, marginados A lo largo de muchos años y ahora reivindicados.

¿Piensas que, Por lo general, ha habido una evolución desde que entró en el poder Raúl?
Como expresa el título del libro, en Cuba las cosas suceden a cámara lenta. En lo que más se ha notado la mano de Raúl es en la desaparición de la figura del líder omnipresente. Hasta Exactamente el mismo día en que enfermó, la imagen de Fidel Castro en un televisor era una de las estampas que mejor reflejaba la vida cotidiana en la isla. Fidel ejercía una influencia directa sobre todos y cada uno de los aspectos de la vida de los cubanos. Ahora, por una cuestión de supervivencia política, se están introduciendo los primeros cambios económicos: aumento del número de cuentapropistas (O trabajadores autónomos), autorización de compra-venta de viviendas, reparto de tierras ociosas a campesinos particulares, etc. Todo a cámara lenta.

En lo que sí que semeja que se ha mejorado en los últimos años, y mucho, es en el respeto de los derechos humanos de los homosexuales.
Hay un cambio de actitud. Lejos quedan experiencias nefastas como las UMAP de los años 60, granjas de reclusión de «inadaptados» (y para la revolución, los homosexuales lo eran). En el libro se narran las experiencias de unos travestis de Santa Clara que dan cuenta de la marginación y persecución que sufrían hasta hace no mucho. Pero También reconocen que Poquito a poco esa actitud está mudando.

Tras tus viajes y tu contacto con la gente, ¿qué crees que va a pasar en Cuba tras la muerte de los Castro?
Las profecías sobre el futuro de la isla Suelen estar marcadas por las opiniones ideológicas de quienes las enuncian. Hace tiempo que se están tendiendo puentes entre la isla y el exilio. Ese puede ser un buen camino. Hay una canción del trovador Frank Delgado que se convirtió en un himno generacional, «La otra orilla», y que habla Exactamente de esa necesaria reconciliación nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre