Suplicando la sangre de Jesús por la libertad de la opresión del diablo para disfrutar de las bendiciones de Dios

0
16

¿Sientes que estás bajo asedio para sucumbir a lo que no es tu porción en Cristo; tal que no importa lo que hagas, parece que nunca saldrás de él. Este es el caso de muchos cristianos creyentes. Conoces las promesas de Dios para ti, pero parecen exageradas. La buena noticia es que hay una solución para esto: la sangre del Cordero. Este artículo lo alienta a suplicar la sangre de Jesucristo para ser libre de disfrutar su herencia en Cristo Jesús.

En cuanto a ti también, debido a la sangre de tu pacto, liberaré a tus prisioneros del pozo sin agua – Zacarías 9: 11 (NKJV).

& quot; Y por esta razón Él es el Mediador del nuevo pacto, por medio de la muerte, para la redención de las transgresiones bajo el primer pacto, para que aquellos que son llamados puedan recibir la promesa del eterno herencia – Hebreos 9: 15 (NKJV).

Muchas personas han entregado sus vidas al Señor y realmente están sirviendo a Dios con todo su corazón, pero todavía están bajo el ataque del enemigo en un área de la otra. Es posible que haya orado, ayunado y participado en muchas actividades del reino, pero el desafío sigue ahí. El desafío puede no ser agobiarte o devorarte debido a la alegría del Señor en ti, pero todavía está allí negándote la bendición de Dios para que tu alegría sea plena. Es hora de suplicar la sangre del pacto.

Tienes un pacto con Dios sellado con la sangre de Jesús, que te da acceso a la herencia eterna en Cristo. El precio fue totalmente pagado por el Señor con Su sangre. El enemigo no tiene el derecho legal de conservar tus bendiciones. Sin embargo, hasta que declare su caso con el trabajo terminado en la cruz, él todavía lo resistirá.

Hay una sala de la corte en el cielo donde debe defender su caso. Dios dijo en Isaías 43: 26 que debes venir y discutir tu caso y demostrar que tienes razón; debes ponerlo en memoria. El enemigo, el acusador, siempre está ahí, día y noche, acusando a los hermanos. La buena noticia es que lo vencemos con la sangre del Cordero y con la palabra de nuestro testimonio.

Cuando suplicas la sangre del cordero, estás haciendo recordar a Dios lo que Jesús hizo en la cruz, cómo Él te limpió de todos los pecados, entró en el lugar santísimo para liberarte por completo de la oscuridad y entregarte la herencia y cómo selló el pacto con su sangre. La sangre de Cristo hace que Dios vea la justicia del Señor y no la tuya; por la sangre Él no ve los pecados cometidos anteriormente. Esto te coloca en la posición correcta para recibir de Dios.

Dios dijo en Zacarías 9: 11 que debido a la sangre del pacto, Él liberaría a los prisioneros de su esclavitud. Es hora de suplicar la sangre del pacto y liberarse del asedio. Tu justicia nunca vencerá al acusador porque no es más que un trapo sucio, pero la sangre de Jesús solo tendrá fe en la obra terminada de Cristo.

Por lo tanto, equípate con el conocimiento del poder de la sangre del pacto, ve a la sala del cielo del tribunal en oración y defiende tu caso. Como la viuda en Lucas 18: 1-8, no le des a Dios descanso hasta que Él te venga de tus adversarios. Prometió hacerlo incluso si lleva mucho tiempo con ellos. Por lo tanto, defienda la sangre hoy y sea justificado y regrese con su testimonio.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre