Temor A La “extinción” En El PP Catalán

0
142

El PP catalán se halla sumido en una interinidad irresoluble desde que su presidente, Xavier García Albiol, anunciara que deseaba abandonar el cargo tras la debacle electoral del 21-D para volver a su refugio en Badalona. Casi siete meses han transcurrido ya y el relevo en la cúpula de la capacitación prosigue sin acometerse, para desesperación de los cuadros del partido y, Singularmente, de los candidatos municipales que en menos de un año se enfrentarán a las urnas. Son muchos los que temen no conseguir representación en sus consistorios. No son pocos los que opinan que el PP catalán corre serio riesgo de “extinción”.

“Sólo espero que Todavía estemos a tiempo”, manifiesta preocupado un alto cargo del partido en Cataluña, tras revisar Cómo una concatenación de “causas de fuerza mayor” -la demora en la formación de Gobierno en Cataluña, primero, y la sentencia de Gürtel, después- han bloqueado la sustitución de Albiol tras haber arrastrado al partido al peor resultado de su historia en unas elecciones catalanas: solamente cuatro diputados, que a punto estuvieron de ser tres, Hasta que el voto exterior concedió asiento en el Parlament a Alejandro Fernández, el aspirante en el que buena una parte de los 30.000 afiliados populares catalanes -entre ellos el propio Albiol- tiene depositadas sus esperanzas para renovar un proyecto que no deja de emitir signos de agotamiento.

En 2012, el partido entonces capitaneado por Alicia Sánchez-Camacho, conseguía los mejores números de su historia en unos comicios al Parlament al amasar diecinueve diputados, Pero tres años después, ya con el ex alcalde de Badalona como candidato a la Presidencia de la Generalitat, el PP catalán perdía ocho escaños, tras contemplar su electorado De qué manera el Gobierno permitía la celebración de la consulta ilegal del 9-N. “Nos sentimos abandonados a nuestra suerte por Rajoy y Soraya y nuestros votantes sintieron lo mismo. Ahí perdimos claramente la batalla con Ciudadanos”, diagnostica un estrecho colaborador de Albiol.

El zarpazo de Arrimadas -medró en 16 diputados y se aupó hasta los 25- fue doloroso para el PP, Pero resultó prácticamente mortal Dos años después. De nada sirvió que Rajoy corrigiese el rumbo, impidiera la normal celebración del 1-O enviando -esta vez sí- a las fuerzas de seguridad del Estado a Cataluña y aplicara el 155. El destino de su partido en la comunidad estaba escrito, Singularmente tras la premura con la que el presidente del Gobierno convocó elecciones: Ciudadanos capitalizaría el voto constitucionalista, ganaría las elecciones y abocaría al PP catalán a la residual situación en la que ahora se halla y de la que no podrá comenzar a salir hasta tras el verano, una vez celebrado el congreso nacional y escogido el sucesor de Rajoy. Hasta entonces, la sustitución de Albiol Proseguirá paralizada.

El enfrentamiento para dirimir la presidencia del PP catalán se trasladará a septiembre u octubre. La inmensa mayoría de la militancia del partido en Cataluña da por hecho que la elección de su nuevo líder Asimismo se realizará por votación en un congreso regional, no Mediante un dedazo, como era tradición en la casa hasta la fecha. “Otra cosa provocaría un motín”, considera un miembro de la cúpula del PP catalán.

En ese escenario, el favorito para imponerse es Fernández. El líder del PP en Tarragona se ha hecho con el control de la militancia del partido en Cataluña, como demostró al propiciar la victoria de Casado en la comunidad al lograr que amasara el 49% de los votos. Al tiempo que la ex- ministra Dolors Montserrat, su principal rival para sustituir a Albiol, dirigió la campaña de Cospedal y Sólo consiguió que obtuviera un 25%.

La influencia de Fernández y sus apoyos internos También quedó de manifiesto en la elección de los compromisarios que esta semana escogerán al nuevo presidente nacional del PP. En Cataluña estaban en juego ciento siete compromisarios. De ellos, ochenta y cinco son afines a Fernández y Casado.

Más dudas existen sobre la elección del candidato a la Alcaldía de Barcelona. La ex- diputada Esperanza García, que apoyaba a Cospedal y lideraba las quinielas para sustituir a Alberto Fernández como alcaldable al contar con el apoyo de la dirección nacional saliente, Ni siquiera fue escogida como compromisaria. Si no ha sido capaz de imponerse en una simple elección de compromisarios, ¿cómo va a persuadir a los votantes en las municipales?, se preguntan en el partido.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre