Tiempos Finales, Las 30 Premoniciones Que No Se Han Cumplido, Aún

0
229

Hemos entrado en el año 2.003. Un año más que del Amor se aleja y otro más que se acerca al final no deseado. Los tiempos apocalípticos ya iniciaron su andadura y las miserias ya están siendo recogidas por sus sembradores. Los consecutivos hechos desastrosos que están sucediendo, predichos, corroborados y crecientes en cantidad Y también intensidad, son negados por aquellos que no quieren ver la realidad que les acecha. Aumentará la penuria, el horror, el terror, acudirá el pánico. La absurda crisis que padece el Planeta se verá enturbiada por aquellos que manejan con ahinco la defensa de sus propios intereses. El odio, la violencia, la destrucción y los cataclismos se acrecentarán en datas próximas. Los jinetes del Apocalipsis ya iniciaron su cabalgadura y el relinchar de la furia de sus caballos azotarán sin tregua la faz de la Tierra. Muchos son los hechos que sucederán, con sus efectos vistos por todos, Pero sería muy largo de reseñar Todas y cada una de las premoniciones que, en su instante, fueron vaticinadas por los auténticos profetas, para la mofa de muchos incapaces de percibir los signos de los tiempos. Por eso, aparte la posible caída de un asteroide sobre la Tierra en el 2.006, a continuación Será expuesto un compendio de aquellos acontecimientos más relevantes que le quedan por sufrir a esta Humanidad hasta el cercano día de su extinción:

1º.- Guerra fulminante entre cristianos, árabes Y también israelitas.

2º.- Asesinato del rey Español Juan Carlos I de Borbón.

3º.- Golpe de Estado militar, que terminará con la democracia De España.

4º.- Dictaduras en diferentes países europeos, entre ellos España, Italia y Alemania.

5º.- Graves trastornos sociales en variados países sudamericanos.

6º.- Terribles inundaciones en Abundantes lugares del Planeta y sequías espantosas en otros.

7º.- Violentos terremotos de creciente intensidad y destrucción.

8º.- Súbitas erupciones volcánicas llenarán de pavor a vastas superficies.

9º.- Terribles tornados asolarán comarcas enteras con un poder destructor incalculable.

10º.- Derrumbamiento de las bolsas mundiales y pavoroso caos financiero.

11º.- Sangrientos atentados terroristas azotarán a las naciones de Occidente.

12º.- Invasión de Francia por italianos y alemanes. Tercera Guerra Mundial.

13º.- Huída de Roma del Pontífice Karol Wojtyla.

14º.- Holocaustos inenarrables con armas atómicas, bacteriológicas y químicas.

15º.- Nombramiento como nuevo Papa del Cardenal Arzobispo de París

.
16º.- Nueva derrota de Alemania e Italia en la guerra mundial.

17º.- Secuestro y muerte del Papa “De Gloria Olivae”.

18º.- Masiva manifestación extraterrestre.

19º.- Oscurecimiento del Sol y de la Luna.

20º.- Asesinato de Juan Pablo II en Lyón.

21º.- Derrumbamiento de la Iglesia Católica.

22º.- La Guerra de las Razas. China contra Occidente.

23º.- Segunda venida de Jesús el Hijo del Hombre.

24º.- Bajada del cielo de una inmensa astronave conocida como la “Nueva Jerusalén”.

25º.- Evacuación de los Elegidos a otros lugares del Sistema Solar.

26º.- Entrada del planeta-cometa Hercólubus en la atmósfera terrestre.

27º.- Descomunales cataclismos sobre todo el orbe terráqueo.

28º.- Variación del Eje de la Tierra por la influencia del astro intruso.

29º.- Trastornos espantosos a nivel planetario.

30º.- Incendio atmosférico generalizado y extinción de esta Humanidad.

El que tenga ojos para poder ver, verá y el que tenga oídos para oír, oirá.

Esto es lo que le aguarda, entre otras muchas cosas, a esta Generación degenerada, malvada y pervertida. De nada servirán las baladronadas salvacionistas que están extendiendo algunos, Porque la purificación y la renovación van a ser llevadas a cabo de forma traumática, tal como está descrita en el Apocalipsis de Juan y en las Centurias de Nostradamus. A esta Humanidad le va a suceder otra nueva que sabrá vivir entre los parámetros del Amor, la Justicia, la Paz y la Fraternidad.
El que tenga ojos para poder ver, verá y el que tenga oídos para oír, oirá.
Que la misericordia de Dios, nuestro Padre Autor, se apiade de nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre