Una Mujer ávida De Poder Y De Esotéricos Amuletos

0
126

A sus sesenta y cinco años, Rosario Murillo no pasa desapercibida. De complexión delgada y cabello obscuro y exuberante, la esposa del presidente de Nicaragua va Siempre y en toda circunstancia ataviada con ropajes coloridos y llamativos; Como con un sinfín de joyas: 28 anillos, 7 collares y seis brazaletes, armas para enfrentar el mal y alejar a los demonios. Amante del esoterismo defiende con ahínco el poder de amuletos como la Mano de Fátima, pintada en uno de los muros de la Casa Presidencial, como emblema de la cultura maya, de la continuidad de Todas y cada una de las cosas y de la compasión.

Madre de diez hijos -los 7 últimos de Daniel Ortega-, su pasado como profesora de idiomas queda al descubierto cuando habla con un fluido inglés O francés. Inteligente y ávida de poder, muchos afirman que ella es la responsable de las resoluciones de su marido, quien ahora la desea convertir en vicepresidenta. La revista Forbes la clasificó en una de sus ediciones como una de las 50 mujeres más poderosas de Centroamérica. Además de esto, tiene singular pasión por la poesía. Un arte que en los años 70 afirmó que era su arma para luchar contra la dictadura de Anastasio Somoza, derrocado tras la explosión de la revolución sandinista (1979).

Murillo se puso a favor de su marido y tildó a su hija de «mitómana».

Su vida no ha quedado al margen de la polémica; más bien Siempre y en toda circunstancia ha estado Siempre y en toda circunstancia acompañada por ella. En 1998, su hija mayor, Zoilamérica, acusó a Ortega de abuso sexual. Murillo se puso a favor de su marido y tildó a su hija de «mitómana». Mientras, la opinión pública se protesta de que la portavoz del Gobierno nicaragüense viaja Siempre acompañada de toda su familia: hijos, nietos y nueras. Asimismo se lamenta de sus gastos en vestuario, en personal de seguridad y en la decoración de las calles de la capital de su país, Managua, adornadas con gigantescos árboles metálicos e iluminados: «árboles de la vida».

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre