Una «mujer Medicina»

0
312

POR MARÍA ISABEL SERRANOFOTO DANIEL G. LÓPEZMADRID. Ella no engaña. No es lo suyo. Además de esto, su mirada es directa, clara y transparente. Tampoco es una charlatana al empleo. Utiliza su energía para Asistir

POR MARÍA ISABEL SERRANO. MADRID.

Actualizado 04/02/2008 – 09:30:30

En el Planeta del esoterismo Asimismo hay que ser un profesional. Sobran charlatanes y cuentacuentos. Rosa María Fernández tiene título de fisioterapeuta y ha trabajado como técnico de Emergencias en el Samur. Ahora se dedica a curar almas ajenas

Esta «sanadora del alma» es naturópata, fisioterapeuta y técnico de Emergencias.

Ella no engaña. No es lo suyo. Además, su mirada es directa, clara y transparente. Tampoco es una charlatana al empleo. Usa su energía para Asistir al prójimo a que conserve su equilibrio interior. Rosa María Fernández está metida en el esoterismo hasta el fondo. Ha dejado atrás un buen empleo y varios negocios particulares para dedicarse en cuerpo y Alma a los demás.
«Soy una «mujer medicina» y sacerdotisa de la Tercera Cámara, iniciada en México. Me gusta el chamanismo y me lo tomo muy en serio Porque es como una filosofía de vida que se usa, Aun, en ceremonias como bodas».
-Una «mujer medicina», ¿qué cura?
-No curamos nada. Sanamos el Ánima. Los que curan son los médicos. Sanar es limpiar. Quien diga otra cosa miente y puede, Además, estar entrando en algo que es ilegal. Mi abuela era un tanto bruja y a mí me gustaba mucho estar con ella. Me fijaba en todos sus gestos, en sus costumbres. Por ella estoy en este mundillo.
En contra del dinero fácil
Rosa María sabe mucho de echar las cartas. Parece que se lo toma muy en serio. No deja las palabras al azar. Habla de forma pausada, segura. Da confianza Mas reniega de los que Solo buscan sacar dinero simple a las personas confiadas. «Es cierto: yo hago limpiezas chamánicas. Todo tiene «espíritu» si se trabaja con dignidad y respeto. Me agrada utilizar plantas como el romero, y flores como los claveles Porque ayudan a equilibrar los sentidos».
Esta «sanadora del alma» es naturópata, fisioterapeuta y técnico de Emergencias. De todo ello tiene el diploma y la acreditación pertinente. Ha trabajado en el Samur. También la dio por abrir una tienda de ropa y un «pub» Mas «lo he dejado Por el hecho de que me agrada considerablemente más el contacto con la gente y eso que en Emergencias el trato con los madrileños era muy directo y muy cercano».
Rosa María es madrileña Mas ha pasado una parte de su vida -en especial, su infancia- en Belinchón (Cuenca), donde vivía su abuela, ese ser que ella adora y que, en cierta forma, marcó el rumbo de su vida. Es madre de cuatro hijos Mas, en estos instantes, de lo que la agrada presumir es de su nieto.
Por su consulta pasan todo género de personas. Desde jueces y magistrados hasta amas de casa y empresarios. Asimismo las edades son muy variadas. «Llevo -nos afirma- veinte años en la Asociación de Sanadores Espirituales. Es una organización muy seria, sin ánimo de lucro. Contamos, Aun, con un gabinete jurídico que nos orienta Porque todo debe estar bien regulado. La fiabilidad en nuestro ámbito es básica».
A Rosa María la requieren para dar masajes terapéuticos. Asimismo para echar las cartas y para limpiezas espirituales. «La vida es, A veces, complicada. La gente se bloquea Porque falla su equilibrio interno. Es ahí donde entramos nosotros. Tampoco somos «especiales». Los que nos tomamos esta profesión en serio trabajamos a base de intuición, sin engaños, transmitiendo mensajes positivos, de fuerza interior».
Todos en la Feria
En el terreno de la fisioterapia, Rosa María Realiza masajes metamórficos en los que se trabajan los pies y las puntas de los dedos. «Son excelentes Por el hecho de que se actúa en tres niveles: el consciente, el inconsciente y el sutil. Me ha venido, Aun, gente con cáncer Mas yo no curo. No me agrada engañar».
Ahí dejamos a esta mujer. Con su mesa y sus utensilios de trabajo. Ilusionada con la Feria Esotérica que va a estar del 6 al 16 de marzo en el Centro Puerta de Toledo. «Vamos a estar todos: taroristas, brhaman de la India, monjes… Un lujo».

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre