Usuario:DEGA8/lab/Iglesia Adventista Del Séptimo Día

0
57

La Iglesia Adventista del Séptimo Día[n. 1] es una denominación cristiana[7] protestante,[8] distinguida por su observancia del sábado[n. 2] como día de reposo y por su énfasis en la creencia de una inminente segunda venida de Jesucristo.[10][11][12][13]

1 Historia 1.1 El movimiento adventista 1.1.1 Millerismo y el gran chasco
1.1.Dos Organización de la iglesia

El movimiento adventista[editar]

El surgimiento del adventismo se enmarca en el Segundo Gran Despertar religioso, ocurrido Durante la primera mitad del siglo xix. La inestabilidad político-social —provocada por las Guerras Napoleónicas—[14] suscitó un reavivamiento en el estudio de las premoniciones bíblicas por parte un conjunto interdenominacional de protestantes, quienes consideraron acontecimientos como el Terremoto de Lisboa de 1755, el Día oscuro de Nueva Inglaterra en 1780 y la lluvia de meteoros de 1833, como señales del inminente retorno de Jesucristo.[15] El interés profético fue estimulado por los estudios apocalípticos de Isaac Newton[14][16][17] y por la obra La venida del Mesías en gloria y majestad del jesuita chileno Manuel Lacunza.[14][18][19]

Uno de los fieles más entusiastas fue William Miller, un granjero bautista de Nueva York, quien en 1818, tras 2 años de intenso estudio de las premoniciones bíblicas, llegó a la conclusión —basándose en textos como Daniel 8:Catorce y aplicando el principio día por año— que Jesucristo volvería a la tierra alrededor del año 1843.[20][21][22]

En 1831, Miller comenzó a propagar sus ideas, dando inicio a un movimiento que atrajo a unas cincuenta mil personas de diferentes confesiones religiosas, muchos de los cuales fueron expulsados de sus iglesias de origen al adherirse al Millerismo.[21] Las ideas de Miller fueron difundidas por Joshua V. Himes,[20] pastor bautista, Mediante la edición de las gacetas Signs of the Times y The Midnight Cry, y la publicación de Abundantes folletos y panfletos.[22] Junto a Himes y otros líderes, Miller fijó claramente la fecha del regreso de Cristo para el 22 de octubre de 1844.[20][22] Cuando esto no ocurrió,[23] La mayor parte de sus seguidores abandonaron el movimiento, retornando a sus iglesias de origen.[22]

Un grupo minoritario continuó estudiando los textos bíblicos, procurando encontrar una respuesta a la fallida predicción.[22] Algunos llegaron a la conclusión de que los cálculos de Miller eran correctos, Mas había errado en la interpretación de la «purificación del santuario» mencionada en Daniel 8:14.[23] Ellos consideraron que el texto se refería a la «purificación del santuario celestial» y no a la segunda venida de Cristo,[22] acontecimiento que continuaron considerando inminente, Pero evitando en lo sucesivo indicar una fecha concreta.[24] Dentro de este conjunto destacaban Hiram Edson, impulsor de la doctrina del santuario celestial; Joseph Bates, marino jubilado que había invertido toda su fortuna en la propagación del mensaje millerita;[25] y James White y Ellen Harmon, quienes contrajeron matrimonio en 1846.[26] Bates se convirtió en el el primordial defensor de la observancia del sábado como día de reposo,[25] creencia adoptada de los Bautistas del Séptimo Día, y pronto aceptada por los líderes del movimiento adventista.[22][23]

En un inicio, los adherentes del millerismo no tenían la pretensión del formar una nueva iglesia, Mas tras el gran chasco se vieron en la necesidad de contar con una institución que coordinara la difusión de sus creencias.[27] En 1853 —como primer paso hacia una organización formal— se inició la entrega de credenciales pastorales, y en 1860 los creyentes acordaron la creación de una entidad que pudiera ser legalmente propietaria de las casas de culto y de una imprenta adquirida en 1855, que hasta ese instante se hallaban a nombre de James White.[27] En la asamblea, celebrada en Battle Creek, Míchigan, escogieron ser conocidos como adventistas del séptimo día.[22][27]

La organización oficial de la iglesia se realizó el 21 de mayo de 1863, al constituirse la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, que contaba En un inicio con 3500 miembros, distribuidos en 125 iglesias que eran dirigidas por treinta pastores.[22] Como presidente de la iglesia fue escogido en forma unánime James White, quien declinó el cargo, el Como fue ocupado por último por John Byington.[27]

Los adventistas del séptimo día basan su doctrina en las cinco solas que resumen las creencias teológicas básicas de los protestantes: la Biblia como la única norma de fe y práctica de los cristianos,[28] Cristo como único mediador entre Dios y los hombres,[29] y la salvación como un don divino recibido únicamente A través de la fe,[30] que tiene el propósito de vivir una vida que glorifique solamente a Dios.[31]

La Iglesia se ha mostrado reacia a la formalización de un credo, argumentando que «La Biblia y solo la Biblia» forma su único credo.[32] No obstante, debido a la necesidad de una publicación oficial que permitiera a la comunidad comprender mejor la fe adventista, un comité de la Asociación General preparó un documento que exponía en forma abreviada las primordiales enseñanzas de la denominación.[32] Esta declaración —que incluía 22 afirmaciones— fue publicada por primera vez en el anuario institucional de 1931, y permaneció vigente Hasta el momento en que la sesión de la Asociación General realizada en 1980 la reemplazó con un resumen similar Pero más amplio, que contenía veintisiete párrafos publicados bajo el título de Opiniones Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día.[32]

Con la meta de asegurar que no se interpretara el documento como un credo inmodificable, el año 2000 se añadió un preámbulo, expresando que «Estas creencias, tal como se presentan Aquí, constituyen la forma como la iglesia comprende y expresa las enseñanzas de la Escritura. Se pueden revisar estas declaraciones en un congreso de la Asociación General, si el Espíritu Santo lleva a la iglesia a una comprensión más plena de la verdad bíblica O encuentra un lenguaje mejor para expresar las enseñanzas de la Santa Palabra de Dios.»[32] Una expansión y revisión tal ocurrió el año 2005 al aprobarse una declaración adicional, quedando resumida la doctrina de la iglesia en veintiocho opiniones fundamentales. La aceptación pública de estas opiniones es prerrequisito para el bautismo y —por lo tanto— para ser llegar a ser miembro de la Iglesia.[33]

Prácticamente Todas y cada una de las opiniones de la Iglesia Adventista son compartidas por uno O más conjuntos cristianos. No obstante, algunas son rasgos distintivos de esta denominación.[34]

Los adventistas del séptimo día comparten con los cristianos conservadores y los credos protestantes históricos la creencia en un solo Dios Autor, sustentador y gobernante del Cosmos, que es omnipotente, omnisciente y omnipresente.[35] Profesan que la divinidad es una unidad de tres personas coeternas: Dios el Padre,[36] Dios el Hijo[37] y Dios Espíritu Beato.[38]

Creen También que las Sagradas Escrituras —que abarcan el Antiguo y el Nuevo Testamento— son la revelación inspirada de Dios a los hombres, y constituyen la única regla de fe y práctica.[39]

Sostienen que Jesucristo es Dios en toda la extensión de la palabra, y que ha existido con el Padre desde toda la eternidad. Se encarnó Mediante una concepción milagrosa y un nacimiento virginal, y vivió una vida sin pecado en la tierra. Su muerte vicaria y expiatoria es suficiente por sí misma para la redención de la humanidad. Al tercer día resucitó de la tumba, y Posteriormente ascendió literal y físicamente al cielo, donde ejerce como mediador ante el Padre.[40] Retornará a la tierra en una segunda venida inminente, literal, personal, visible y de alcance mundial.[41]

Consideran Además que el hombre fue creado inmaculado, Pero que por su subsiguiente caída entró en un estado de separación y depravación. Sin embargo, puede lograr la salvación únicamente por gracia, A través de la fe en en el sacrificio de Jesús en la cruz.[42] La entrada a la vida nueva en Cristo es A través de el bautismo, una confesión pública de la muerte del viejo hombre y del nuevo nacimiento. La iglesia es la comunidad de fieles que confiesan que Jesucristo es Señor y Salvador,[43] un cuerpo con muchos miembros, llamados de toda nación, raza, lengua y pueblo.[44] De esta forma, enseñan que el hombre es justificado por la fe, santificado por la morada interior de Cristo a través del Espíritu Santo, y Será glorificado en la resurrección O traslación de los santos, cuando Jesucristo retorne a la tierra.[45] En la Tierra Nueva, Dios proporcionará un hogar eterno para los redimidos y un entorno perfecto para la vida, el amor, el gozo y el aprendizaje eternos en su presencia.[46]

Por último, comparten que el matrimonio fue establecido por Dios en el Edén A fin de que fuera una unión para toda la vida entre un hombre y una mujer,[47] que habrá un juicio de todos los hombres,[48] y que el evangelio ha de ser predicado como testimonio a todo el Planeta.[49]

En cuanto a ciertas doctrinas controvertidas entre los cristianos, los adventistas del séptimo día sostienen uno de entre 2 O más puntos de vista.[50]

Aseveran que los Diez Mandamientos son la norma de vida y conducta para los hombres de todos y cada uno de los tiempos, rechazando que el decálogo haya alterado O que haya sido abolido.[51] Comparten con los bautistas del séptimo día y otros grupos la creencia en que el séptimo día de la semana, el sábado, es el día de reposo bíblico. Niegan que haya sido abolido, que haya pasado a ser el primer día O bien que sea meramente una séptima una parte del tiempo.[52]

Manifiestan que la humanidad es libre para elegir O rechazar el ofrecimiento de salvación A través de Cristo, negando que Dios haya predeterminado que ciertos hombres se salven y que otros se pierdan.[53] Afirman que el hombre fue dotado en la creación de inmortalidad condicional, rechazando que las personas tengan inmortalidad innata O bien un ánima inmortal.[54] Los malvados van a ser castigados con sufrimiento y una destrucción completa en el lago de fuego. No creen en un averno que arderá eternamente en el que las ánimas serán atormentadas sin fin.[55]

Consideran que los creyentes son responsables por el uso conveniente del tiempo, de las capacidades y posesiones, y de las bendiciones de la tierra y sus recursos, los que Dios colocó bajo su cuidado. Promueven el diezmo como el plan de Dios para el sostenimiento de la iglesia, negando que este fuese instruido solamente para los judíos.[56]

Sobre el bautismo, creen que debe administrarse únicamente por inmersión; no Mediante aspersión, derramamiento, inmersión triple u otras formas.[57] Enseñan que tiene que practicarse la ordenanza instituida por Cristo de lavarse los pies unos a otros en ocasión de la Cena del Señor; no creen que tal cosa fuera meramente un acomodo a las costumbres y necesidades de aquellos tiempos.[58]

Por otra parte, los adventistas creen que Dios creó el Mundo en 6 días literales, rechazando que la creación se efectuara Durante miles y miles de millones de años O bien de procesos evolutivos.[59]

Sostienen que la Iglesia y el Estado deberían actuar en esferas totalmente separadas. Niegan que, en un esfuerzo por controlar la religión O las actividades religiosas de los hombres, la Iglesia deba dominar al Estado, O el Estado deba gobernar a la Iglesia.[53]

Por último, fomentan la abstinencia de prácticas tales como el empleo de bebidas alcohólicas y del tabaco. Consideran que la indulgencia en estas cosas no es representativa del carácter de Dios.[61]

En algunas áreas del pensamiento cristiano, las doctrinas de los adventistas del séptimo día no son compartidas por ninguna otra denominación.[62]

Creen que hay un santuario en el cielo donde Cristo ministra como sumo sacerdote y mediador en 2 fases diferenciadas, la primera de las que culminó en 1844. Consideran Además que habrá un juicio investigador en el que se decidirán los destinos de todos y cada uno de los hombres antes de la segunda venida de Cristo.[63]

Afirman que el don profético —o «espíritu de profecía»— es uno de los dones del Espíritu prometidos a la iglesia de los últimos días,[64] y que ese don fue manifestado a la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la obra y escritos de Ellen G White.[65]

Consideran que el sello de Dios y la marca de la bestia —mencionados en el libro de Apocalipsis— son símbolos de las fuerzas opuestas del bien y el mal en el último gran conflicto antes de que Cristo venga por segunda vez.[66]

Por último, enseñan que los 3 ángeles de Apocalipsis catorce representan la proclamación del último mensaje de Dios al Mundo en preparación para la venida de Cristo.[67]

Organización Y también instituciones[editar]

Cultura y prácticas[editar]

Lorem Ipsum

↑ Oficialmente abreviada como Iglesia Adventista; A veces, abreviada erróneamente como IASD.[6]
↑ Los adventistas entienden el día de reposo como el periodo de 24 horas entre la puesta de sol del viernes y la puesta de sol del sábado.[9]
↑ Existen 3 métodos principales utilizados para la interpretación de las premoniciones apocalípticas de Daniel y Apocalipsis: el historicismo, el preterismo y el futurismo.[60]
↑ El historicismo, O método histórico, considera que las profecías apocalípticas se cumplen A través de la historia del pueblo de Dios; desde el tiempo del profeta que recibe la revelación hasta el establecimiento del Reino de Dios.[60]
↑ El preterismo considera que las premoniciones apocalípticas se cumplieron en el pasado remoto, ya sea en tiempos del profeta O bien poco después. Niega todo elemento sobrenatural de la profecía, Con lo que el profeta solo puede Hablar de cosas que acontecen en su tiempo O en el pasado, y “pronosticar” algunas cosas en un corto plazo basándonos en mitos y opiniones populares.[60]
↑ El futurismo considera que las premoniciones se cumplirán en un futuro distante, en el final de los tiempos.[60]
Referencias[editar]

↑ White, Arthur L. «Ellen G. White: A Brief Biography» (en inglés).

↑ Iglesia Adventista del Séptimo Día. Asociación General (2006). «Sistema de organización de la Iglesia Adventista». Manual de la iglesia (5ª edición). Florida (Buenos Aires): Asociación Casa Editora Sudamericana. pp. 26-27. ISBN 987-567-189-4. «La Asociación General sesionando en congreso mundial, y la Junta Directiva de exactamente la misma en los intervalos entre congresos, es la más alta unidad organizacional en la administración de la obra mundial de la iglesia, y está autorizada por sus estatutos a crear organizaciones subordinadas para promover los intereses específicos en las distintas zonas del Mundo. Se entiende, Por tanto, que Todas las organizaciones Y también instituciones subordinadas, en todo el mundo, reconocerán a la Asociación General como la autoridad suprema, después de Dios, entre los adventistas del séptimo día.»
↑ «General Conference Tours» (en inglés). Consultado el 1 de febrero de 2014. La referencia utiliza el parámetro obsoleto |añoacceso= (ayuda)
↑ «General Conference Leadership» (en inglés). Consultado el 1 de febrero de 2014. La referencia utiliza el parámetro obsoleto |añoacceso= (ayuda)
↑ McChesney, Andrew (1 de mayo de 2017). «Propelled by Total Member Involvement, Adventist Church tops veinte million members». Adventist News Network (en inglés). Consultado el 19 de mayo de 2017.
↑ a b c d Y también f «Seventh-day Adventist World Church Statistics 2015» (en inglés). 26 de octubre de 2016. Consultado el 18 de mayo de 2017.
↑ Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. «Use of the Church Name» (en inglés). Archivado desde el original el 26 de enero de 2007. Consultado el 10 de diciembre de 2009.
↑ Christian Research Institute (10 de junio de 2009). «Seventh Day Adventism» (en inglés). Consultado el diecinueve de mayo de 2017.
↑ Queen, Prothero y Shattuck, 2009, p. 913.
↑ Biblical Research Committee (21 de noviembre de 2001). «When Does the Sabbath Begin?» [¿Cuándo comienza el sábado?] (en inglés). Consultado el 19 de mayo de 2017.
↑ John Gordon Melton, James Hutchinson Smylie. «Adventist» [Adventista]. Encyclopædia Britannica (en inglés). Consultado el diecinueve de mayo de 2017.
↑ Rhodes, 2015, p. 31.
↑ Ellwood y Alles, 2007, p. 416.
↑ Ramos, 1998, p. 7.
↑ a b c George W. Reid. «Introductory Historical Sketch». Seventh-day Adventists: A Brief Introduction to their Beliefs (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2012.
↑ Departamento de Ministerios de la Iglesia de la Asociación General (1994). «Tres señales espectaculares». Nuestra herencia (1ª edición). Florida (Buenos Aires): Asociación Casa Editora Sudamericana. pp. 25-26. ISBN 950-573-388-7. «Estas 3 espectaculares señales ocurridas en el Mundo natural, O fenómenos atmosféricos, ocurrieron por la voluntad divina para llamar la atención de los hombres y mujeres a la verdad de la proximidad del fin del Planeta. Estas señales dieron un enorme empuje a la predicación de las doctrinas adventistas.»
↑ de Camargo Vieira, Ruy Carlos. «Isaac Newton: hombre de ciencia y teólogo». Consultado el veinticuatro de julio de 2012.
↑ Jacobs, Alan (19 de junio de 2012). «Why Seventh Day Adventists Revere Isaac Newton» (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2012.
↑ Vaucher, Alfred-Felix (1970). Publicaciones Interamericanas, ed. Lacunza, un heraldo de la Segunda Venida de Cristo (PDF). Pacific Press Publishing Association. OCLC 9430137. Consultado el veinticuatro de julio de 2012.
↑ Arce, Osvaldo (noviembre de 2008). «Manuel Lacunza y La venida del Mesías en gloria y majestad: bibliografía comentada». Rev. Chil. Lit. (Santiago de Chile) (73): 109-137. ISSN 0718-2295. Consultado el veinticuatro de julio de 2012. La referencia emplea el parámetro obsoleto |mes= (ayuda)
↑ a b c Francis, Joan. «Guillermo Miller: el hombre tras la historia de 1844». Consultado el 24 de julio de 2012.
↑ a b Departamento de Ministerios de la Iglesia de la Asociación General (1994). «Guillermo Miller (1782-1849)». Nuestra herencia (1ª edición). Florida (Buenos Aires): Asociación Casa Editora Sudamericana. pp. 28-31. ISBN 950-573-388-7. «Guillermo Miller fue el predicador más destacado de la doctrina de la segunda venida de Cristo A lo largo de la primera mitad del siglo xix. Miller había estudiado la profecía de los 2300 días de los capítulos 8 y 9 de Daniel, y estaba convencido de que la purificación del santuario era la purificación de la tierra por medio del fuego en ocasión de la segunda venida de Cristo.»
↑ a b c d e f g h i Ministerio de Mayordomía Cristiana y Salud, División Sudamericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día (2011). «El origen histórico y profético de la Iglesia Adventista del Séptimo Día». Permanezcan en mí Hoy. Una jornada de cuarenta días. (1ª edición). Florida (Buenos Aires): Asociación Casa Editora Sudamericana. pp. 17-19. ISBN 978-987-567-805-7. «Aplicando El mismo principio bíblico de día por año, era obvio que esos 2300 días representaban 2300 años. Considerando, como en el caso de las setenta semanas, el año 457 a.C. como punto de partida para esos 2300 años, tendríamos su desenlace en el año 1843. Miller creía que el santuario que sería purificado era la tierra, y que el regreso de Jesús ocurriría en 1843. Esa conclusión se dio en el año 1818, 2 años después de comenzar su estudio de la Biblia.»
↑ a b c du Preez, Ron. «1844: ¿Coincidencia O providencia?». Consultado el 25 de julio de 2012.
↑ Cottrell, R. F. (26 de junio de 1855). «Definite Time» [Tiempo definido] (PDF). En White, James. The Review and Herald (en inglés) 6 (32). Consultado el veinticinco de julio de 2012.
↑ a b Departamento de Ministerios de la Iglesia de la Asociación General (1994). «Otros pioneros del movimiento adventista». Nuestra herencia (1ª edición). Florida (Buenos Aires): Asociación Casa Editora Sudamericana. pp. 60-63. ISBN 950-573-388-7. «José Bates gastó su dinero en la obra Hasta el momento en que le quedaba muy poco cuando sucedió el gran chasco, después de lo cual vivió mayormente por la fe. Bates fue el primero de los líderes de aquellos primeros días que llegó a ser adventista del séptimo día, el primero que aceptó la verdad del sábado y el que la presentó a otros dirigentes y fieles. Fue el autor del primer folleto impreso sobre la santidad del sábado.»
↑ White, Arthur L. «Ellen G. White: A Brief Biography» (en inglés). Consultado el 25 de julio de 2012.
↑ a b c d Departamento de Ministerios de la Iglesia de la Asociación General (1994). «Se organiza oficialmente la iglesia remanente (1853-1863)». Nuestra herencia (1ª edición). Florida (Buenos Aires): Asociación Casa Editora Sudamericana. pp. 65-70. ISBN 950-573-388-7.
↑ Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. «Creencias». Sitio oficial de la Iglesia Adventista mundial. Consultado el 18 de mayo de 2017.
↑ Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. «El apocalipsis». Sitio oficial de la iglesia adventista mundial. Consultado el dieciocho de mayo de 2017.
↑ Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. «La salvación». Sitio oficial de la Iglesia Adventista mundial. Consultado el 22 de mayo de 2017.
↑ Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. «La vida diaria». Sitio oficial de la Iglesia Adventista mundial. Consultado el veintidos de mayo de 2017.
↑ a b c d Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «Breve comentario sobre las opiniones fundamentales de los adventistas del séptimo día». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 5-10. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2015). «Membresía». Manual de la Iglesia (Walter E. Steger, trad.) (7.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 45. ISBN 978-987-701-453-2. «Los candidatos al bautismo y los que se van a recibir en la feligresía de la iglesia por profesión de fe deben confirmar su aceptación de las creencias doctrinales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en presencia de la iglesia O de otro conjunto debidamente designado.»
↑ Bosch, 2008, p. 23.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La Deidad». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 23. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «Dios el Padre». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 34. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «Dios el Hijo». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 41. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «Dios el Espíritu Santo». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 67. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La Palabra de Dios». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 11. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La vida, muerte y resurrección de Cristo». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 118. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La segunda venida de Cristo». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 372. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La experiencia de la salvación». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 131. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La iglesia». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 161. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La unidad en el cuerpo de Cristo». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 200. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «Crecer en Cristo». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 147. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La Tierra Nueva». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 415. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El matrimonio y la familia». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 330. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El milenio y el fin del pecado». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 403. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Bosch, 2008, pp. 23-24.
↑ Bosch, 2008, p. 24.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La ley de Dios». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 262. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El sábado». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 280. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ a b Bosch, 2008, p. 25.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La naturaleza humana». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 87. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La muerte y la resurrección». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 389. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La mayordomía». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 301. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El bautismo». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 211. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La Cena del Señor». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 225. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La creación». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 76. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ a b c d Urrutia, Héctor (2012). «Métodos de interpretación». Profecías apocalípticas de Daniel (2.ª edición). p. 30-36.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «La conducta cristiana». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 312. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Bosch, 2008, p. 26.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El ministerio de Cristo en el Santuario Celestial». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 348. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «Los dones y ministerios espirituales». Opiniones de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 237. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El don de profecía». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 246. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El gran conflicto». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 109. ISBN 978-987-567-362-5.
↑ Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (2007). «El remanente y su misión». Creencias de los Adventistas del Séptimo Día (Miguel A. Valdivia y Armando Collins, trads.) (2.ª edición). Florida Oeste, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. p. 180. ISBN 978-987-567-362-5.
Bibliografía[editar]

Díez, Francisco, ed. (2008). Religiones entre continentes: minorías religiosas en Canarias.

Blaschke, Jorge (2006). Enciclopedia de las creencias y religiones. Barcelona: Robin Book. ISBN 978-9-7073-2158-8.
Bosch, Daniel, ed. (2008). Los adventistas del séptimo día responden preguntas sobre doctrina. Doral, Florida: Asociación Publicadora Interamericana. ISBN 978-1-5755-4692-6.
Buades, Josep; Vidal, Fernando (2007). Minorías de lo mayor: minorías religiosas en la Comunidad Valenciana. Barcelona: Icaria Editorial. ISBN 978-84-7426-925-3.
Bull, Malcolm; Lockhart, Keith (2007). Seeking a Sanctuary: Seventh-day Adventism and the American Dream (en inglés) (2.ª edición). Bloomington: Indiana University Press. ISBN 978-0-253-34764-0.
Díez, Francisco, ed. (2008). Religiones entre continentes: minorías religiosas en Canarias. Barcelona: Icaria Editorial. ISBN 978-84-9888-025-0.
Ellwood, Robert S.; Alles, Gregory D. (2007). The Encyclopedia of World Religions (en inglés). Nueva York: Facts on File. ISBN 978-0-8160-6141-9.
Estruch, Joan; Gómez, Joan; del Mar, María; Iglesias, Agustí (2007). Las otras religiones: minorías religiosas en Cataluña. Barcelona: Icaria Editorial. ISBN 978-84-7426-881-2.
Fortin, Denis; Moon, Jerry (2013). The Ellen G. White Encyclopedia. Hagerstown, Maryland: Review and Herald Publishing Association. ISBN 978-0-8280-2504-1.
Fraser, Gary E. (2011). Diet, life expectancy, and chronic disease: studies of Seventh-day Adventists and other vegetarians (en inglés). Nueva York: Oxford University Press. ISBN 9-780-1951-1324-2.
Gallagher, Eugene V.; Ashcraft, W. Michael (2006). Introduction to new and alternative religions in America (en inglés). Westport, Connecticut: Greenwood Press. ISBN 978-0-2759-8713-8.
Höschele, Stefan (2010). Interchurch and Interfaith Relations: Seventh-Day Adventist Statements and Documents (en inglés). Berna: Peter Lang Publishing Group. ISBN 978-3-631-61056-5.
Knight, George R. (2004). A brief history of Seventh-day Adventists (en inglés) (2.ª edición). Hagerstown, Maryland: Review and Herald Publishing Association. ISBN 978-0-8280-1430-4.
Knight, George R. (2000). A search for identity: the development of Seventh-Day Adventist beliefs (en inglés). Hagerstown, Maryland: Review and Herald Publishing Association. ISBN 978-0-8280-1541-7.
Land, Gary (2015). Historical dictionary of Seventh-Day Adventists (en inglés) (2.ª edición). Lanham, Maryland: Rowman & Littlefield. ISBN 978-1-4422-4187-9.
López, Bernabé; Ramírez, Ángeles; Herrero, Eva (2007). Arraigados: minorías religiosas en la Comunidad de Madrid. Barcelona: Icaria Editorial. ISBN 978-84-7426-938-3.
Martin, Walter (1960). The truth about Seventh-Day Adventism (en inglés). Grand Rapids, Míchigan: Zondervan Publishing House. OCLC 33004208.
Martin, Walter (2003). Zacharias, Ravi, ed. The Kingdom of the Cults (en inglés). Bloomington, Minnesota: Bethany House Publishers. ISBN 978-0-7642-2821-6.
Queen, Edward L.; Prothero, Stephen R.; Shattuck, Gardiner H. (2009). Encyclopedia of American religious history (en inglés). Vol. Interpretación (3.ª edición). Nueva York: Facts on File. ISBN 978-0-8160-6660-5.
Ramos, Marcos Antonio (1998). Nuevo diccionario de religiones, denominaciones y sectas. San José: Editorial Caribe. ISBN 978-0-8992-2284-4.
Rhodes, Ron (2015). The Complete Guide to Christian Denominations: Understanding the History, Beliefs, and Differences (en inglés). Eugene, Oregon: Harvest House Publishers. ISBN 978-0-7369-5292-7.
Schwarz, Richard W.; Greenleaf, Floyd (2012). Portadores de luz: Historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana. ISBN 978-950-573-891-5.
Spalding, Arthur W. (1962). Origin and history of Seventh-day Adventists (en inglés). Washington, D.C.: Review and Herald Publishing Association. OCLC 367125271.
Wiebe, Elmer (2006). Who is the Adventist Jesus? (en inglés). Maitland, Florida: Xulon Press. ISBN 978-1-5978-1331-0.

DEJA UNA RESPUESTA

tu comentario
Tu Nombre